Publicado el

Se acerca la temporada de eclipses

Todos los planetas que vayan saliendo de Tauro se encontrarán en trino con Plutón, además de estar en contacto con el cúmulo estelar de las Pléyades, un punto de ayuda cósmica para nuestra evolución, y uno de tantos posibles orígenes estelares nuestros. De esto les hablaré pronto a quienes están suscriptos a la Membresía Alba.

Mientras tanto, la Luna se prepara para estar nueva en Tauro -en una amplia conjunción con Urano- el 11 y abrir la temporada de Eclipses que tendremos el 26 y el 10 de junio.

Como siempre, con los eclipses se trata de dejar hablar al Alma, de soltar el control y las resistencias. Así que vayan limpiando el sótano 😬

Publicado el

Luna junto a Plutón

No le podemos echar la culpa a la Luna, peeeero….

A veces lo que duele es resistirse a ver aquello que nos está destruyendo, aquello que nos hunde. Me siento tan pesada que me hundo sola, nadie más me está empujando hacia abajo. Estoy triste, desesperanzada, angustiada. Es la primera vez en mi vida que reconozco a consciencia sentirme deprimida. Lo que más me nutre es hacer lo que amo, aunque a veces me cueste salir de la cama para hacerlo.

No estás sola, solo, si te estás sintiendo así. Tal vez, como humilde consejo, sea bueno mirar eso que te duele a la cara, si es que te sentís lista, listo. Cuando lo vemos nos deja de hundir tanto.

A mí me está sirviendo mover el cuerpo, caminar, estirar, hacer yoga, tocar, regar y hablar con árboles y plantas, y escribir todo lo que siento. Escuchar música alegre, aunque de a ratos no sepa ni cómo reírme de manera genuina. Y prestarle atención a mi cuerpo, oler agua florida y hacerle mimos a Pipa.

Les abrazo.

Publicado el

La Luna natal y el mecanismo lunar.

Cada Luna, por signo, casa y aspectos en la carta natal, es un conglomerado, una matriz que recibe influencias y al mismo tiempo las genera, en un constante feedback con el entorno. La Luna natal de un niñe reflejará en el entorno lo que ese niñe interpretará que es el amor, mientras va creando las circunstancias que vayan de la mano con ese aprendizaje.

Este contenido es exclusivo para miembros de “Alba”.
Acceder Unite ahora
Publicado el

Luna nueva en Piscis

GRACIAS AL AGUA🌧

La Luna nueva en Piscis se perfecciona el 13 de marzo a las 7:21 hs del 13/03 en el grado 23°03′ del signo. (hora Argentina/Uruguay/Chile)

Hoy no tengo ganas de nada más que de comenzar a agradecerle al agua.
La Madre, con su presencia, da vida a todo, nutre, alimenta. Y alivia cuando hay sequía, apaga el fuego cuando se excede.

Cuando pedimos por algo, sea en rezos, rituales, intenciones, estamos dando por sentado que carecemos de eso que estamos pidiendo. Sin embargo, agradecer como si ya lo tuviéramos tiene mucha más fuerza.

Así que les propongo algo: de la manera que quieran, como les nazca, agradezcamos el agua que asiste y apaga los incendios del Sur argentino. Es algo muy triste que está pasando y aunque podamos enojarnos con los iniciadores, si ponemos el foco en la ira, aumentamos el fuego.

Tal vez es mejor empatizar con todo lo que la gente, los animales y el resto de la naturaleza están viviendo, al menos los que pueden seguir con vida.

“Agradezco a la lluvia/Madre Agua/agua que asiste apagando los incendios en todo el mundo” es mi mantra actual. Podés decirlo en cualquier momento del día, que sea tu intención al despertarte y acostarte, ponerte recordatorios en el celular, hacer rituales, intencionar, etc.

Lo que está pasando nos incumbe a todos, porque todos somos parte de este sistema que se apoya en la demanda de los consumidores para seguir arrasando con la Madre Tierra.
El consumo de carne y lácteos y la megaminería son de los más grandes devoradores actuales. Si no tomamos consciencia ahora, es como estar cortando la rama del árbol donde estamos sentados. Estamos matando al planeta que nos cobija.

¿Querés ser parte de la solución o seguir propagando el problema?
Hay muchas maneras de colaborar, pero si no podés activamente con ninguna (donaciones materiales, de tiempo y ayuda por ejemplo), tu intención desde la compasión y el amor también suman. Pidamos asistencia de todos los reinos.

Gracias por el agua, naturaleza. Sabés equilibrarte muy bien solita, pero no podemos hacer oídos sordos cuando nos necesitás.

Que la última Luna nueva de este ciclo sea el inicio del fin del abuso hacia nosotros mismos.

#SalvenLaPatagonia

Publicado el

Luna nueva en Capricornio

La Luna nueva de morir y renacer.

Nunca está de más recordar que las Lunas nuevas son portales, aperturas energéticas de seis meses, que nos muestran en qué área de nuestra vida social y personal es hora de introducir algo nuevo, un cambio, un inicio, o incluso un cierre. Al mostrar cambios de etapa o de estado, sin duda pueden marcar períodos donde evaluamos, procesamos y concretamos finales además de inicios.

Datos técnicos

La Luna nueva se perfecciona el 13 de enero a las 2:00 (hora Uruguay/Argentina) en el grado 23°13′ de Capricornio. Y lo hará en conjunción a Plutón, con Marte super inquieto. Tenemos 28 días plutonianos y marcianos por delante…explosivos, diríamos.

El 13 de enero del año pasado, el Sol y Saturno se unían en el grado 22°53′, y Saturno y Plutón se habían unido el día anterior, en el grado 22°47′. Esta lunación nos trae toda esa energía y la pone en la mesa nuevamente: es hora de transformar la manera en la que vivimos dentro de la sociedad. La normalidad ya no será nunca más lo que era, las estructuras abusivas de poder están cayendo, al igual que el deber ser, el patriarcado, el statu quo. Todo lo que en 2020 fue tomando importancia para que con la energía acuariana revolucionemos.

Mientras sucede esta Luna nueva, también tenemos a Mercurio, Júpiter y Saturno en Acuario en tensión a Marte-Urano en Tauro, y a Venus en Capricornio en tensión a Quirón pero en trino a Urano, apoyando los cambios vinculares para crecer, para seguir despertando e instándonos a profundizar en nuestros procesos de sanación.

Saturno, el regente de Capricornio, es quien marca el tiempo en esta tercera dimensión. Pero también nos habla de las estructuras y las formas que sostenemos por tradición, por costumbre, y sin cuestionar porque “siempre se hicieron así”. Y ahora se encuentra en su otra casa, Acuario, mientras su otro regente Urano trata de sacudir bases de lo que creemos que nos da estabilidad y seguridad y que también es tradicional -e ilusorio- como la antigua energía capricorniana. Ambos nos piden paciencia con los procesos tanto en lo individual como en lo social.

Este grado sabiano donde sucede la Luna nueva, significa:

Dos medallas al valor en tiempo de guerra. El ingenio del hombre para desarrollar nuevas áreas de experiencia práctica, y su talento para dramatizar los frutos de la vivacidad cotidiana, estimulando un amplio despliegue personal. El continuo esfuerzo de un liderazgo idealista para obtener ganancias sociales y políticas demanda una exaltación de la visión personal y el carácter, y en el devenir del tiempo cada individuo llegará a una más amplia comprensión de sus semejantes. La meta de vivir deviene una preservación de los valores. Reconocimiento.
Positivo: La administración social que demanda una continua dedicación personal.
Negativo: Una ensoberbecida explotación de sí mismo.

Las guerras no son lo que creemos. Estamos viviendo guerras mediáticas, energéticas, sociales, todo el tiempo. El fin de la guerra es obtener más poder y más control sobre el común de la población. ¿Y quién tiene más poder ahora? El que controle la mayor parte de redes sociales, internet.

La era de Acuario está llegando cada vez con más fuerza -siempre digo que no estamos 100% inmersos en ella y que de todos modos nunca lo podríamos determinar de la forma en la que pretendemos hacerlo- pero claro que su energía se cierne sobre nuestras cabezas, en nuestras vidas y en todo lo que hacemos.

Entonces

Estamos cambiando la visión que tenemos al momento de tomar decisiones. Ya no podemos seguir siendo egoístas porque a cada paso estamos formando parte de algo mayor, mucho mayor que nosotros. Somos parte de una familia, de un entorno, de una sociedad. Y si soy egoísta al elegir, entonces me estoy priorizando sobre los demás, sobre el mundo que me sostiene.

Ser egoísta, en este caso, no se refiere a priorizar nuestro bienestar y supervivencia, cuestiones lógicas. Se refiere a que no me importa que el otro crezca si yo crezco, sobretodo en ámbitos materiales, relacionados al poder, a la ambición. Esto no queda relegado únicamente a los políticos y manejadores de títeres de siempre, sino también al ser humano “común y corriente”, al que te cruzás en el super o al que seguís en su emprendimiento en una red social.

La ambición no tiene clase social predilecta, la vemos en todos lados. El hambre de poder y de querer ser alguien -no necesariamente para ayudar al mundo a sanar- también.

Ejemplo sencillo: hace poco me encontré siguiendo una cuenta de Instagram que no conocía y que nunca comencé a seguir. Entré, la dejé de seguir y ví que había comenzado hacía escasos días (quince para ser precisa) y que tenía muchísimos seguidores, muchísimos. Y muy poquitos likes en sus fotos. Como diseñadora gráfica, siempre me atrajo el marketing, y conozco muchas estrategias para obtener seguidores (que no equivalen exactamente a dinero y mucho menos a valor personal). Sin embargo, la cuenta es muy sencilla: si con 6000 seguidores en quince días, las fotos tienen 15 likes, entonces esos seguidores son falsos, comprados.

¿A qué voy con esto?

A la ambición por “ser alguien”, que como sociedad tenemos asociado a que te siga mucha gente, a que seas famoso o conocido, que a su vez asociamos con recibir amor, ser querido. Creemos que cuando nos conoce mucha gente, eso nos da valor. ¡Es tremendo!

Eso, como ejemplo entre otras cosas, está cambiando porque es hora de que lo haga.

Porque la ambición suele ir de la mano con un sentido muy escaso de valoración personal, y de esa tarea se está encargando Urano en Tauro, además de que a fin de año tendremos un eclipse taurino -fuera de los nodos- y nos hará ver qué estamos haciendo por nuestro amor propio.

Claro que no es fácil amarse a una misma como nos dicen por todos lados. Es todo un proceso pero siempre es mucho mejor animarse a atravesarlo y decir “me estoy aprendiendo a amar” que “me odio a mí misma”. Porque duele aprender a quererse, duele un montón. Pero si somos nuestras propias observadoras, sabremos ver cuándo estamos haciendo algo por búsqueda de aprobación y para ser queridas, y cuándo por amor propio.

Resumiendo

Ser egoísta no es ocuparme de mí misma, de crecer, sanar y aprender a amarme como soy. Eso ya de por sí es amor propio.

Ser egoísta es querer cosas sólo para mí, es que no me importe si con mis decisiones daño a los demás, que no me importe dañar el planeta con tal de obtener todo lo que quiero. Eso es lo que tiene que cambiar.

De la mano de Plutón, no es una Luna nueva sencilla. Se nos pide dejar atrás los bajos -y viejos- valores relacionados al control, a la ambición, las obsesiones, y limpiar todo lo que metimos bajo la alfombra. La muerte del ego es lo que nos aterra, no la muerte real. Y el ego se aferra a todo aquello con lo que se identifica: profesión, creencias, valores. ¡Todo lo que los grandes en el cielo y los eclipses nos piden cambiar!

Es un renacimiento que necesita una muerte primero. Una muerte que nos hará renacer más fuertes para la Luna llena en Capricornio del 24 de junio de este año.

¡Feliz Luna nueva!

Publicado el

Dejar el pasado atrás

El pasado y el futuro son ilusiones.
No están acá, en tu presente continuo, donde vos sí estás.
Cuando estás pensando en tiempo lineal de pasado-futuro, solamente aumentás tu nostalgia o tu ansiedad. Ninguna de las dos cosas te trae calma.

La Luna Llena en Cáncer insiste con algo muy importante: no podemos vivir trayendo el pasado al presente todo el tiempo, justificándonos con él, echando culpas de lo que pasó y de lo que no pasó, etc. No podemos vivir en paz y en libertad de elección si seguimos eligiendo que el pasado sea un lugar donde queremos vivir, o que no nos permitimos liberar y olvidar.

No es sano, no nos trae equilibrio y mucho menos coherencia.

Acuario es un signo que marca sus metas a futuro, pero no puede manifestarlas con la cabeza allá: tiene que estar presente aquí y ahora. La Gran Mutación parece buscar un mejor futuro personal y colectivo creándolo desde este instante. No hay otra receta.

Cáncer, el signo de la actual Luna llena que cierra un ciclo tremendamente emocional y sacudido, es el signo del pasado del que provenimos y de cómo aún sostenemos emociones, hilos energéticos que nos atan a él, incluso cuando sabemos que nos hacen mal. El pasado es un lugar muy engañoso, la memoria lo es.

Pero no somos nuestra memoria, ni nuestro pasado, y no podremos crear un futuro sano, coherente y equilibrado si seguimos repitiendo patrones, creencias y recuerdos como en loop en nuestra mente.

El pasado, si lo dejamos, nos puede dominar desde su nostalgia, desde el “todo tiempo pasado fue mejor”.
El futuro, si lo dejamos, nos llena de ansiedad, ataques de pánico y más.

Es momento de estar presentes en el presente, agradeciendo todo lo que es nuestra vida y lo que queremos crear desde aquí.

¿De qué querés huir cuando el pasado o el futuro parecen controlar tu mente?

Cerrá los ojos, respirá profundo y agradecé tu presente. Sea el que sea, siempre tenemos la chance de hacerlo crecer.

Venus mañana termina de caer en el Nodo Sur.
Dejemos ir eso que no nos haría crecer porque, “los que mandan” nos quieren atados a ilusiones en lugar de creciendo en nuestro lugar en el mundo.

Y tu lugar en el mundo es ahí donde estás ahora mismo.

Publicado el

Luna llena en Cáncer

A las 00:28 hs del 30 de diciembre, se perfecciona la Luna llena en Cáncer en el grado 8°53′ del signo.

Venus ya está cayendo en el Nodo Sur llevando un deseo sagitariano, tal vez vincular, pidiendo que lo dejemos ir. Tal vez no tiene que ser, tal vez no es lo mejor para tu crecimiento en este momento de tu vida. Es necesario soltarlo para tomar claridad, ya que también se está cuadrando a Neptuno y si lo sostenemos, estaremos tensionándonos y haciendo esfuerzos que nos lastiman. Aflojá los hombros, liberá esa tensión. Dale, hacelo ahora mientras leés. Aflojá esa mandíbula.

El Sol está en trino a Urano, dejá de resistirle al cambio. El terremoto es inevitable.

De dónde venimos…

El 21 de junio pasado tuvimos un eclipse solar anular en el grado 00°21′ de Cáncer, que abrió la puerta de esta Luna llena: fueron seis meses de asuntos cancerianos (vinculados a esa casa de tu carta natal). Saturno ya había ingresado a Acuario en ese momento, antes de retrogradar, y Júpiter se encontraba en Capricornio junto a Plutón.

Durante todo 2020 la sombra colectiva fue un tema a observar, aceptar, integrar. Es ahora que sentimos que se ha hecho más grande -después de la conjunción Júpiter-Saturno- y que no nos queda otra que mirarla a la cara.

No es menor notar el retorno de Plutón que está viviendo uno de los países más dominantes del mundo, Estados Unidos, que no sólo fuerza la visibilidad de esa sombra colectiva, manipulada y abusadora, sino que también nos hace preguntarnos hasta cuándo vamos a seguir negándola y permitiendo que, por comodidad, los que ostentan el poder sigan abusando de los que no.

No es una Luna llena sencilla, nada lo ha sido este año. Como cierre, nos muestra que tenemos que estar agradecidos por haber tenido la fuerza necesaria para atravesar esta tormenta, y nos hace preguntarnos qué sentido tienen para nosotros nuestra familia, la estabilidad, el hogar, la patria. ¿Qué son para nosotros?

Al respecto de eso, recientemente en medio de un proceso, escribí:

“Estos días estuve filosofando sobre el significado de lo que para mí siempre fue la familia. Me dí cuenta que más allá de la sangre, y fuera de los dichos populares, uno cree que formar una familia es elegir a una persona, tener hijos y quedarse ahí para siempre, de forma inmutable. PARA SIEMPRE. Para siempre es un montón. Para siempre no incluye transformaciones, mutaciones, cambios. Creemos que el “para siempre” es que todo siempre sea igual, y no. La vida es un suceso de historias tras historias, de experiencias, de dolores y de felicidad. Nada está demasiado quieto mucho tiempo.

Caí en cuenta de que sí, hay gente de mi sangre que amo y elijo, pero otra que no. Y luego están esas personas que llegan a tu vida a marcarte, a acompañarte. Eso creo que es la familia: las personas del alma que elegís que querés en tu vida en ese “para siempre” de presente continuo, con la consciencia de que todo muta, se mueve, todo el tiempo. De que el vínculo puede no ser siempre el mismo, pero si hay amor y respeto, el cambio nos encuentra mutando juntes.

No idealizás ni proyectás con esas personas cosas para tu propio bienestar, sino para el bienestar y la evolución mutuas. Querés que el otro también crezca. A veces vas al mismo ritmo de crecimiento y otras no. Cuando hay destiempo, es porque hay que hacer procesos por separado…”

En resumen

Estos seis últimos meses han sido un tsunami, una inmensa ola emocional que nos pide que dejemos de pensar para vivir y sentir de una vez qué es lo que queremos crear en nuestras vidas. Porque no, en realidad no queremos lo que creemos que queremos, ni lo que el mundo dice que tenemos que querer. Lo que creemos también está viviendo sus cambios…

Hay algo más, siempre hay algo más. Sabremos lo que realmente queremos crear en la vida, para nosotros y para el mundo, cuando dejemos de pensarlo y nos animemos a sentirlo, a meternos la mano de verdad en el corazón, a reconocer que las emociones nos hablan pero que no somos ni ellas ni nuestros pensamientos.

Así podremos dejar de ser meros esclavos de las cosas que creemos necesitar para sentirnos estables, dejaremos de intentar sostener lo insostenible y descubriremos que cuando atravesamos la propia sombra -que forma a la sombra colectiva-, comenzamos a ser libres.

Cada ser humano haciéndose cargo de su propia sombra cambiaría al mundo de manera enorme y radical.

¡Feliz Luna llena!

Publicado el

Eclipse solar total en Sagitario

¿Cuál es tu verdad? ¿Cuáles son tus creencias? ¿En qué basás tus experiencias? ¿Cuáles son tus ideales, tu filosofía de vida? ¿Qué sentido tiene la vida para vos? ¿Estás idealizando, negando o ilusionándote con muchas cosas, sin bajar a la realidad?

Y ¿qué es la realidad, al fin y al cabo? ¿Estás dispuesta a cambiar tu noción de realidad para poder co-crearla?

El 14 de diciembre a las 13:16 se perfecciona la Luna nueva en Sagitario que también es eclipse total de Sol, y podremos verlo desde las 12:09 hasta las 15:03 cuando finalice, teniendo su máximo de ocultación a las 13:37 hs.

¿Qué es un eclipse de Sol? Lo encontrás acá.

Aspectos

El eclipse se da en el grado 23°08′ de Sagitario junto a Mercurio (Sol, Luna, Nodo Sur y Mercurio están juntos), en trino a Marte en Aries y en cuadratura a Neptuno en Piscis. Venus en Escorpio hace un sextil al regente del evento, Júpiter.

¿Qué significa esto?

Que durante los próximos seis meses -hasta el 26 de mayo de 2021- estaremos trabajando en cambiar nuestras creencias -bases de muchos miedos, pensamientos, patrones y comportamientos-, intentando hacer algo al respecto de un cambio en nuestras vidas y procurando salir de negaciones, idealizaciones y nebulosas. Hay un gran dejar ir de condicionamientos aprendidos y heredados, ya lo que defendemos a ciencia cierta como verdad será desafiado. Si queremos crear una nueva realidad, debemos animarnos a romper lo que siempre creímos, ya que sosteniendo lo mismo de siempre y sin flexibilizarnos, el cambio no puede ocurrir.

Por otro lado, el día 3 de enero Venus estará tocando el punto del eclipse, contándonos desde ya que su energía (deseos, relaciones, vínculos en general, apegos, seguridad material, asociaciones) estarán implicadas en el significado de este eclipse en general y será parte de la «respuesta» que encontremos al respecto de cómo toca nuestra vida.

Con Júpiter y Saturno a punto de ingresar a Acuario, sabemos que el cambio estructural y de creencias es la base para crear nuestra nueva realidad, individual y social.

Y hay más

Este evento se vincula con otro eclipse solar que sucedió el 4 de diciembre de 2002 en el grado 11°58′ de Sagitario, también de Nodo Sur. Se dió en conjunción a Plutón y en trino a Júpiter en Leo. ¿Qué pasaba en tu vida en ese momento? ¿Hay algún planeta en tu carta en ese grado -o a +-5 grados de diferencia-? ¿Estuvo involucrada su energía en algo que haya pasado en ese período de tu vida? ¿Qué se transformó, renació o «murió» en tu vida desde diciembre 2002 a junio 2003?

Extra: también chequeá el grado 28°01′ de Aries, porque resuena de alguna manera con este eclipse.

La energía de los eclipses en general es escorpiónica: nos lleva a purgar de nuestra vida algo que ya cumplió su ciclo, nos desapega de las zonas excesivamente cómodas. Y ya sabemos que la comodidad en exceso, estanca.
No nos suele gustar lo que los eclipses sugieren cuando quieren «llevarse» algo de nuestras vidas, porque nos aferramos a lo que nos da seguridad aunque nos esté matando por dentro, aunque no nos deje crecer. Y, además, olvidamos que siempre que algo se va o se cierra, está haciendo lugar para algo más y que nos proveerá mayor crecimiento en general.

El cambio es la única constante con los eclipses, el destino juega un rol muy importante (no el destino escrito, sino los sucesos que nos marcan cambios de rumbo, aquellos que «tenían que sucedernos») y no nos queda otra que soltar el control, si queremos disfrutar el proceso en lugar de padecerlo.

Cómo lo vas a vivir depende de tu carta natal, pero también de tu filosofía de vida, de tu capacidad de mutación, de tu adaptabilidad.

Publicado el

Eclipse lunar penumbral en Géminis

El lunes 30 de noviembre tenemos el primer eclipse de esta temporada, perfeccionándose en el grado 8°38′ de Géminis.

Siempre que se da un eclipse, no sólo se activa el punto matemático del signo donde ocurre, sino también el signo opuesto-complementario. A esto se le llama axis: dos signos que representan dos caras de la misma moneda. En este caso, Géminis-Sagitario es el axis de la expresión, la comunicación, la sabiduría en cuanto a lo intelectual-empírico. El aprendizaje en este axis se da tanto a través del mundo mental como a través de la experiencia.

Datos técnicos

El eclipse comienza a las 5:32 (hora Argentina/Chile/Uruguay) y su máxima ocultación -cuando esté “completo”- se dará a las 7:43 hs. Ya a esa hora no será visible para el hemisferio Sur. Finaliza a las 9:53 hs.

Es un eclipse penumbral, lo que significa que la Luna no se cubrirá por completo y que estaremos procesando a toda luz sólo una parte de nuestro inconsciente, un sector específico sobre el tema que el eclipse toque en nuestra carta.

Mercurio -regente del evento- desde Escorpio se encuentra en sextil a la triple conjunción donde está Júpiter, regente del Sol: qué natural se nos hace romper creencias que irradian miedos ahora. Qué natural y necesario.

La canalización sobre el grado 8° de Géminis dice:

“La necesidad de que el hombre actúe en su propio interés cuando su situación general fracasa en brindarle el escape creativo que precisa o se muestra inadecuado en sus relaciones con sus pares. El simbolismo inverso enfatiza las inestabilidades de la vida como una dinámica para el logro, pidiendo al espíritu humano una reorganización constructiva. Dignidad de una personalidad que puede ser exaltada pero nunca explotada. Positivo: Una indesviable afirmación de sí mismo y una negativa a aceptar algo menos en lugar de algo más. Negativo: Insatisfacción que se rinde en lugar de recuperar el potencial del ser. Protesta.”

El movimiento, la inestabilidad y las crisis son necesarias para que nos aprendamos a reconstruir, a reorganizar luego de destruir lo que nos ha venido limitando. Al sentir insatisfacción, la búsqueda se abre en pos de una mayor expansión y felicidad -para sentirnos satisfechos- pero si nos rendimos antes de dar el primer paso, por miedo, duda o lo que sea, jamás podremos expandir todo nuestro potencial.

Los eclipses se conectan entre sí

Tuvimos una puerta de poquito más de cinco meses con el último eclipse solar del 21 de junio en el grado 00°21′ de Cáncer, y ese punto es sensible en nuestra carta natal al respecto del eclipse del 30, así también como lo es el grado 12°08′ de Géminis. Esos tres puntos (grado 8°38′ y 12°08′ de Géminis y 00°21′ de Cáncer) estarán pidiendo, de acuerdo a dónde caigan en tu carta natal, liberar contenido inconsciente, atreverse a ver lo reprimido porque hay algo que soltar, que cerrar. Un final se concreta porque el 14 de diciembre algo pujará por comenzar a nacer.

Los dolores de parto de este 2020 han roto tantas estructuras, que para volver a crearlas tenemos que hacerlo desde un nuevo lugar: ni las viejas creencias, dogmas, verdades ni ideas nos servirán para concretar la vida que tenemos que crear ahora. Porque ya no somos los que éramos hace meses atrás, porque la nueva humanidad creará la Nueva Era, la Era Dorada donde anclemos el amor de la quinta dimensión en este planeta.

¿Cómo hacemos?

Rompiendo con todo lo que creíamos que era cierto, lo que dábamos por verdad. Respetando que cada verdad es individual porque cada persona genera sus creencias, miedos y dogmas a raíz de su propia historia. Es momento de mayor empatía y de abrir el corazón para poder mirar a esa humanidad de la que formamos parte, con mayor esperanza.

Estamos dejando de juzgar. Cuanto menos juzgamos, más libres somos, más naturales, empáticos y amorosos. Cuanto menos juzgamos, menos soberbios somos. Porque al creer que tenemos la única verdad, nos metemos en batallas del ego que no reditúan a nuestra alma, nos enroscamos en pérdidas energéticas enormes y sostenemos posiciones rígidas que no nos permiten fluir con el cambio.

Las creencias son necesarias pero sostener las que nos llenan de miedos, las que traemos de nuestro pasado personal y familiar, y las que nos apegan a lo que no nos deja crecer, nos estanca.

Géminis-Sagitario es también el axis del movimiento en pos del crecimiento. Es momento de aplicar la Ley del Mentalismo con toda su sabiduría: “Como piensas, vibras. Como vibras, manifiestas.” De eso, ambos signos saben mucho.

Que este cierre te encuentre observando cómo cambiás tus patrones de pensamiento para poder convertirte en tu mejor versión.

Publicado el

Luna nueva en Escorpio: inicia la temporada de eclipses.

A las 2:07 de la madrugada se perfecciona la Luna nueva en el grado 23°17′ de Escorpio, iniciando así la última temporada de eclipses del año.

¿Qué es una temporada de eclipses?

Es el período en que tenemos eclipses en el cielo. Normalmente tenemos eclipses cada seis meses, es decir, dos temporadas de eclipses por año, pero como este año los Nodos del Karma cambiaron de signos, tuvimos un eclipse en enero y ahora tendremos otros dos, así que hubo tres temporadas en total, sumando 6 eclipses anuales.

Las temporadas de eclipses se abren en la Luna nueva anterior al primer eclipse y se cierran con la Luna nueva o llena siguiente al último eclipse de la serie (dependiendo del tipo de eclipse). Esta temporada inicia el 15/11 y finaliza entre el 30/12 con la Luna llena en Cáncer y el 2/1/2121, aproximadamente.

Los eclipses.

Los eclipses son eventos astrológicos que se dan en puntos matemáticos llamados Nodos Lunares o Nodos del Karma y no son solamente astrológicos, sino que existen para la astronomía también. Estos puntos donde suceden los eventos, son muy importantes en astrología: hablan sobre nuestra vida pasada y lo que dejamos sin aprender -que debemos aprender en esta- y sobretodo de nuestra misión.

Para la metafísica y algunas religiones, todos los seres humanos nacemos con un propósito, que al cumplirse, no sólo eleva nuestra vibración y nuestra alma, sino que ayuda a mejorar el mundo, el universo. Parece que fuéramos super pequeños dentro del universo, pero cada uno tiene una importancia enorme y vital para el desarrollo de su propia consciencia y la de los demás.
La misión usualmente implica ayudar a los demás, y esto puede ser desde nuestro conocimiento como desde nuestras acciones, un trabajo, un voluntariado, un proyecto que ayuda a muchos a evolucionar, etc. Y ése es el punto: nuestra misión la aceptamos porque manifestarla implicará una gran evolución álmica.

Los eclipses, entonces, son como esa pinza que dobla alambres torcidos: nos enderezan en el camino de desarrollar nuestra misión, nos alejan de situaciones y personas que nos estancan y provocan muchos cambios de dirección, como si nos forzaran a encauzarnos en nuestra misión.

La energía de la carta natal es un juego de adentro-afuera, es psíquica, psicólogica, es destino también, y requiere que nos esforcemos, que hagamos nuestra parte. Sin embargo, los eclipses traen los cambios directamente frente a nuestras narices, quieras o no, te muevas o no. Por supuesto siempre nos conviene estar alineadas con nuestro propósito y nuestros deseos, para que el cambio no sea tan drástico o dramático. Lo vivirás con mucha más naturalidad y fluidez si sabés de qué se tratan, qué traen «entre manos» para vos. Comprender los códigos de cada eclipse y aplicarlos en la propia carta es una gran guía.

Cada eclipse tiene mucho poder, se podría decir que triplicado: los eclipses de Luna son como tres Lunas llenas (finales, energía femenina que se eclipsa) y los de Sol, como tres Lunas nuevas (inicios, energía masculina que se eclipsa).

Apuntes más importantes sobre las temporadas de eclipses en general:

-Los eclipses nos impulsan a desarrollar nuestro propósito. Estos eventos se conectan y nos van haciendo ver las cosas que debemos eliminar en nuestra vida y hacia donde debemos enfocarnos.
Si no hacemos el trabajo de tomar acción -por miedo, comodidad, etc- los eclipses lo harán por nosotras. Acá no vale el libre albedrío: nuestra alma nació con un propósito de evolución y hacia él nos dirigimos.

-Cuanto más nos negamos al cambio, más nos resistimos a desprendernos, más nos duelen los movimientos que nos obligan a hacer los eclipses. Son tirones para aprender del desapego. Lo principal es no resistir el cambio, porque cuanto más resistamos, más va a doler. Los eclipses son escorpiónicos.

-En estos períodos nos encontramos con personas predestinadas, las situaciones se sienten conectadas, mágicas, como si todo estuviera perfectamente calculado en el Universo. Hay vínculos de Almas que nacen o renacen para apoyarnos mutuamente en nuestros propósitos evolutivos.

-Todo lo que sucede en temporada de eclipses, tiene durabilidad, es algo que va a existir por largo plazo o que nos hará crecer muchísimo.

-Lo mejor para transitar los eclipses es no aferrarse a nada externo, sólo a la claridad de que siempre nos tenemos a nosotras mismas. No hay que ser catastrófica, porque todo, absolutamente todo lo que sucede, tiene un mensaje, una enseñanza muy grande para nosotras.

-Parejas, sociedades o relaciones que se separan: no te quedes enganchada. Si los eclipses te impulsan a terminar o darle punto final a una relación que estaba en el limbo, es porque llegó la hora de avanzar y dar un paso más grande, que seguramente es con alguien más indicado para tu nivel de consciencia y evolución.

– Nos podemos encontrar con personas que parece que conocemos de toda la vida, porque los eclipses suelen ayudarnos a encontrar almas gemelas.

– Cada eclipse, activa tus propios Nodos Lunares. Cliqueá para conocer un poco más de los tuyos.

Los eclipses que vienen son:

– 30 de noviembre: eclipse penumbral lunar en el grado 8°38′ de Géminis.

-14 de diciembre: eclipse solar total en el grado 23°08′ de Sagitario. Su influencia se sentirá incluso hasta enero de 2021.

Por supuesto que más adelante les traeré información minuciosa y completa sobre cada eclipse, pero mientras tanto ya se pueden ir preparando para transitar este período lo más entregadas al Universo que puedan.

Sé que es mucha info para absorber, pero el tema principal es: no se resistan. Acepten que a veces quieren cosas de manera caprichosa que no son las que le harían mejor a su Alma, conecten con su centro, con su intuición.

Mediten, hagan yoga, aprendan cosas que les gusten y las ayuden a aumentar su vibración, practiquen hobbies, lean y escuchen cosas que las alimenten y no que las consuman.

Sobre la Luna nueva en Escorpio

Sus aspectos más importantes son el sextil a la triple conjunción capricorniana- y Marte, su co-regente, ya directo en Aries.

Qué renacimiento hemos atravesado y seguimos transitando.

Hace poco describí al 2020 como el año de los dolores de parto y al 2021 como el parto de la Nueva Humanidad: que la Luna nueva escorpiana abra un período de seis meses donde vamos a transformarnos, renacer de nuestras cenizas, y autoparirnos junto a Gaia, despierta nuestros códigos genéticos y energéticos para recordar cómo hacer alquimia en nuestras vidas.

El 2020 ha sido y sigue siendo EL año más desafiante de todos. Pero… ¿para qué?

Para que realmente surja la humanidad que no va a atentar contra sí misma, sino que regenerará sus vínculos, las rejillas energéticas de Gaia, que sabrá sostenerse en los brazos de la Tierra que a nutre y que elevará su consciencia para poder vivir desde el amor, rompiendo las cadenas de mando que la atan al miedo.

El 2021 seguirá sacudiéndonos y esta Luna nueva abre sus piernas como para comenzar a pujar, porque las contracciones que estuvo teniendo ya no se soportan.

No habrá nueva normalidad: habrá nueva humanidad.

Que la Luna nueva abra un ciclo en tu vida que te guíe a renacer.