Publicado el

Sos tu propósito

Tengo una variada cantidad de intereses. Muchos hobbies.
Me gusta sumergirme en el arte, hacer música como pueda, y escribir.
Me encanta investigar sobre la medicina del sonido ahora.
Siempre me obsesiono con nuevos aprendizajes y hasta no escurrir la última gota y saciarme -o saturarme- no paro.
Me gusta trabajar de lo que ahora mismo me apasiona y dejar meterse en ese trabajo todo lo demás que me gusta hacer. Es como trabajar de lo que soy, y ya.
A veces me molestan las etiquetas porque no hay una sola que resuma todo lo que hago. Me limitan pero sé que son necesarias a veces para dar forma.

Hay cosas que son para ser hobbies y tener tiempo de jugar, también.
Tengo un título profesional que comencé hace 20 años (REAL) y que ya no uso. Que quedó relegado a uso personal cuando lo necesitara.

Vivo procesos internos que acompañé con terapia y con aprendizajes para ser mi propia medicina. Eso hace que yo trabaje hoy de lo que soy. De lo que siempre he sido.

Y todo eso que fui y todo eso que soy, se mezcla y se conjuga en el camino de mi presente.
Lo personal se vuelca hacia lo laboral y allí es donde siempre busco el equilibrio.
Sé que mi coherencia es mi propósito, mi vida lo es.

Y tu vida también es tu propósito, ser quien sos, permitir todos los juegos y combinaciones posibles entre lo que te gusta de lo que has sido y lo que sos, y entre lo que no te gusta y decidiste dejar atrás, también.

Hace 20 años, dije.
Nada tiene manifestación inmediata.
Sos tu propósito, si algo como tal existe.
Afuera hay muchas cosas que te pueden guiar pero en realidad te guían hacia adentro. A convertirte en todo eso que ya sos pero que no recordás.
Tenete paciencia.
Sobretodo ante cada lienzo en blanco que comiences a pintar.

Publicado el

Teorías conspirativas: ¿cuál es el límite?

Illuminatis que gobiernan al mundo, chips en las vacunas, la Tierra es plana porque la Nasa nos miente, y la lista sigue. Puedo nombrar sin repetir y sin soplar un montón de teorías conspirativas (conspiranoicas) y expresar sin problema a cuáles adhiero y a cuáles no.

Una teoría conspirativa es una teoría alternativa al respecto de un suceso importante para la humanidad, nacida de la desconfianza ante la historia “oficial” y es esa desconfianza la que nos lleva, muchas veces, al despertar de consciencia.

Pero hay un límite muy delgado entre el despertar y creer que todo es una conspiración. Es el mismo límite el que nos lleva a ser tremendamente egoístas al momento de tomar una postura en asuntos que involucran a gran parte de la población.

Léase usar teorías conspirativas en contra de la legalización del aborto (lo que lleva a esas personas a apoyar un statu quo creado por otra teoría -la del Nuevo Orden Mundial de los illuminati- y por ende al capitalismo y al patriarcado, porque lo que molesta es la libertad de elegir de la mujer de dejar de ser gestadora de mano de obra); o para oponerse a la aplicación de vacunas -poniendo en riesgo la salud de un montón de personas-; y para tantas cosas más que nos ayudan a evolucionar en libertad y en igualdad de condiciones.

Las teorías se activan cuando alguien siente miedo de perder su estatus social, su poder o sus privilegios. E incluso cuando sienten la necesidad de sentirse superiores: “tengo información privilegiada que te ayudaría a despertar”. Así, lo espiritual se opone a lo científico como si de nuevos Mesías conspirativos se tratara, en lugar de probar el camino del medio que, a mi parecer, realmente nos traerá la evolución: la unión entre ciencia y espiritualidad.

Hay teorías y hay límites.
No está mal creer en lo que nos hace bien. Lo que termina siendo nocivo es defender con ceguera y egoísmo lo que yo creo que es cierto sin pensar ni un segundo en la cantidad de personas a las que mi creencia pone en peligro.
Porque no todas las teorías conspirativas nos despiertan: algunas nos amenazan.
Y si me da la razón pero es peligrosa, la teoría no es más que una fantasía de mi ego para sentirse superior.

Yo creo…

  1. Creo en la teoría -que la ciencia está comenzando a confirmar- que dice que nuestro ADN fue modificado intencionalmente y que, por ende, provenimos de una raza fuera de la Tierra. Específicamente adhiero a la teoría de los Annunaki del planeta Nibiru y a las 31 otras razas que pusieron de su información genética en nuestro ADN. Por ende, no creo en la teoría darwinista de la evolución.
  2. Creo en los ovnis, en seres de otros sistemas estelares y de otras dimensiones. Y tengo pruebas al respecto, incluyendo una fotografía que me voló la cabeza cuando ví en la cámara lo que había captado. Creo y vivo en comunicación con seres de otros sistemas, dimensiones y con versiones de mí misma multidimensionales. Confío en eso porque lo vivo, sea que otros piensen que estoy loca o lo que sea. Ya ni me interesa.
  3. Creo en las abducciones e investigaciones alienígenas que se realizaron hasta el 8/8/1988 cuando seres protectores de la Tierra pusieron límites de acceso a la humanidad a quienes las realizaban, los llamados Grises o Zeta Retículi.
  4. Creo en una agrupación que intenta controlar al mundo, sin dudas, y que incluye a las personas más más más poderosas del planeta, vinculadas con reptilianos y otros seres que no sólo pretenden mantenernos en la ignorancia, sino sostener su poder en nosotros a través del miedo. No sé si son illuminati, masones, o qué.
  5. Creo que la Tierra es redonda como el resto de los planetas del Sistema Solar, creo en la gravedad y en que las fotos desde el espacio son reales.
  6. Creo en los guías, maestros, arcángeles y ángeles guardianes, pero también creo que jamás me dirán que haga o comunique algo que nos amenaza como humanidad o nos separa. Siempre hablan desde el amor y la unidad. Mi ego es el canal que comunica, solamente.
  7. Y mucho más que no viene al caso.

Todo esto lo podría explayar muchísimo, porque son cosas en las que creo y, sin embargo, poco a poco me estoy abriendo a sorprenderme. Mucho de lo que se ha movido con los eclipses Géminis-Sagitario fue parte de esto, las cosas en las que creía ciegamente y que ahora sostengo con un poco más de…pruebas, por decirlo de alguna manera. No pruebas únicamente científicas o de 3D, sino emocionales, lo que me dice mi cuerpo cuando pienso o leo algo al respecto.

Nuestras creencias nos ayudan muchísimo a sostener nuestra ideología, filosofía de vida y fe; y de hecho nos abren a nuevas creencias todo el tiempo. Pero si somos inflexibles, le tememos al cambio y sostenemos nuestra soberbia sólo para sentirnos superiores o “menos ignorantes” que el resto, entonces los que pretenden sostener el control se salen con la suya y nos siguen separando.

Mi intención al comunicar no es decir “esta es mi web y escribo lo que quiero”, porque de verdad quiero ayudar al mundo a despertar consciencia. Si me parara en el lugar del egoísmo intentaría convencerte de mis creencias exclusivamente, pero elijo invitarte a cuestionar las tuyas mientras también cuestiono las mías. Porque ganamos más en comunión -como humanidad-si somos flexibles. Y si nos aceptamos creyendo lo que sea que creamos sin que eso nos amenace literal y/o metafóricamente.

Para cristalizado y estructurado ya tenemos al statu quo que ha llevado al planeta y a nosotros, al estado actual.

Si queremos cambiar algo, debería ser más allá de la soberbia, del egoísmo y de las teorías que sostenemos para seguir separándonos. Porque al fin y al cabo, con eso seguimos inspirando miedo en lugar de abrir nuevas puertas para dialogar como comunidad, desde el amor y la búsqueda de respuestas en conjunto.

Si nos ponemos en contra unos de otros, si elegimos sostener y defender con uñas y dientes banderas que nos separan o ponen en peligro a los que no piensan como nosotros, somos más ególatras que “despiertos”.

Está bueno ser lo suficientemente humilde como para soltar la necesidad de tener la razón, y la de sentir que somos mejores que los demás por tener determinados privilegios.

O seguimos separándonos o nos unimos. Es nuestra decisión.

Publicado el

Manifiesto de la amistad

Hoy es un día Espejo Planetario en el sincronario maya.

La amistad como espejo, el otro como reflejo de lo que soy y como muestra de lo que somos juntos. La amistad es ese encuentro de comuniones con diferencias que nos hacen crecer.

La temporada Cáncer siempre propone el desafío de sentir, que se hace mucho más transitable cuando estamos acompañados. Cuando hay códigos, lenguajes, y abrazos que te sostienen y traducen lo que ni podés poner en palabras a veces.

Siento que la amistad no tiene rollos, es honesta.
Que tiene encuentros y desencuentros, fogonazos, pero con la mira siempre en el nosotros. Yo no soy más importante que el otro, mis necesidades importan tanto como las de quien espejo y me espeja. Somos iguales. No tengo que nutrirlo o salvarlo, porque mediante la mera existencia del vínculo todo es mutuo. La balanza siempre está equilibrada.

No hay demandas porque en la amistad el egoísmo no existe. Porque somos dos o más cuyo encuentro tiene implícito el dar y recibir. Y si no recibo, lo expreso; y si doy de más, me observo, me comunico.
En la amistad no hay ofensas ni enojos porque nadie me quiere dañar, porque sé que lo que me ofende son mis proyecciones y si no lo son, expreso lo que me duele. Y si es daniño, entonces no es amistad. SI hay miedo y suposiciones, tampoco.

La amistad es Acuario y Acuario es aire, comunicación, verbaliza lo que necesita en pos de sostener un equipo, un grupo o una meta. Y la meta en común es lo que nos une, que nos guía a crear, por afinidad y vibración, un espacio seguro donde puedo ser naturalmente yo, sin filtros. Soy quien soy y jamás me siento juzgada por las amistades con las que el amor es genuino.
Puedo ser yo en la más elevada expresión de mi esencia.

No hay requisitos ni reglas para una amistad, más que las de estar de común acuerdo en gestar el vínculo y respetarnos. Siempre respetarnos.

La amistad es transformadora, profundamente enraizadora.
El amor es lo que nos une y cuando hay amor, todo es simple.
Por eso amo a mis amistades, porque lo simplificamos todo.
La amistad es sencilla como el amor.
Porque es amor del más puro.

Feliz día a todas esas personas que me maravillan con su existencia.

Publicado el Deja un comentario

Mercurio cuadratura Quirón

Todo lo que siento últimamente me duele.
Por eso me duele sentir.
Es un desafío abrirme a lo visceral que es el poder de mis entrañas
de mi intuición, de mi des-conocimiento de mí misma.
Aunque crea conocerme de observarme tanto.
Es un desafío doloroso abrirme a que mi familia
son sólo un par de seres
y con algunos ni siquiera comparto sangre.
Es doloroso intentar forzar
que el árbol ofrezca una semilla
cuando no es temporada de fructificar.
Cuando duele la familia -en cualquiera de sus formas-,
la sanación está en liberarse del pasado
del deseo de aceptación
y de pertenencia.
Y aceptar también que pertenecer es una necesidad básica
fundamental.
El árbol duele
cuando han podado mal sus ramas
o cuando se han quebrado algunas
por la fuerza del viento.
Aún así
el árbol sigue en pie.
Y tal vez algo le duele
y nadie sabe
cómo vendarlo.
Curarlo.
Curarse.
Sanar lo quebrado adentro.
Sanarse.
Olvidar.
Dejar atrás lo que haya que dejar atrás.
Y reconocer que en realidad
estás más dispuesta a olvidar
que a perdonar.
Porque es más fácil esconder
que enfrentar.
Es más fácil enojarse
que disculparse
o decir lo que necesitás
lo que te faltó
lo que te sigue faltando.
Es más fácil olvidar
que atravesar.
Pero olvidando
no hay manera de ganar.

Cuando tu origen choca con el norte de tu brújula
y te sentís perdida de sólo intentar
darte a entender
y expresar tu verdad.
Cuando tus bases proponen
desarmarte y desaprender
para ser coherente
con toda la magia que sos
se hace difícil soltar el amarre
y partir al nuevo rumbo.

A veces tendrás que animarte
a atravesar las aguas
que te separan de tu destino
de todo lo que te espera
para crear la vida que soñás.
Aunque no sea color de rosa,
y esté desteñida a veces
lo mejor que podés darte
es el permiso para caer
para despintarte
y seguir adelante.
Porque rindiéndote a tu propio ritmo
es que podrás renacer.

Mercurio en Cáncer se cuadró hoy a Quirón retro en Aries.
Y todo lo que nos duele puede tomar forma de palabras.
O no.
Y está bien.

Publicado el

Mis colegas astrólogxs

Todxs lxs astrólogxs que sigo en Instagram tienen una mirada social, ecológica, transformadora. Ni dan por sentada una astrología tradicional y predictiva, ni se sienten dueños de una única verdad. No juran ser los que tienen la solución a tus males, ni a ser gurúes para nutrir a un ego herido: trabajan todo el tiempo en sí mismxs, se cuestionan, se preguntan.

Aunque no tengo un vínculo íntimo con la mayoría, con leerlos te das cuenta que no se la creen, que están incluso trabajando en creérsela, tal vez. No te prometen salvación ni se abrazan a una new age clasista y super patriarcal. Trabajan con ubicación y respeto. No recopilan información antigua sagrada y te la escupen como novedad para juntar seguidores. La cuestionan, la transforman.

No te dicen que si sos amor todo te va a ir de maravillas aunque no sepas si llegás a fin de mes. Miran al mundo con perspectiva, apertura, y estoy casi segura que fue la práctica astrológica la que les ayudó a cuestionar sus propios juicios. No te venden versos. No te dicen que por ser una semilla estelar tenés un propósito mágico que te ordenará la vida al encontrarlo. No te miran desde arriba (metafóricamente, pero tampoco cuando te hablan en un video). No te dicen que son los mejores, porque son humildes.

No te juran sabiduría para venderte algo ni hacen chapa con sus maestrxs. No hacen copy + paste. No te llevan a “despertar” jugando a que ellos ya la tienen clara en eso de comprender la realidad. No te hacen sentir chiquititx. Te acompañan porque se convirtieron en esa persona que les hubiera gustado encontrar en su camino de búsqueda.

Se renuevan, transforman, cuestionan y crecen todo el tiempo, estoy segura. La astrología no es lo que era, ni es para repetirla como un loro: es para hacerse responsable de lo que transmitimos, para apropiarse y hacer alquimia, para cambiar aunque sea un poquitito el mundo. Empezando por casa.

Gracias porque nutren mi forma de ver a la astrología y aprendo un montón de ustedes.

Se nota que Venus en Cáncer está en trino a mi Venus en Piscis *se va llorando*
Y sí, Sailor Júpiter era mi favorita porque era pro aborto, ah re.💚

Publicado el

No tengo ganas

Hace mucho tiempo estoy cansada, y estos últimos días no siento ganas de nada.

En lugar de resistirme, me quedo ahí. La verdad es que no tenía ni ganas de escribir este post. Pero me empujé a hacerlo por varios motivos:

-En lo personal, estoy pudiendo ponerle nombre a aquellos dolores, malestares y al cansancio físico general después de hacerme muchos estudios. Quedan más durante este mes pero ya son parte de la solución, del “qué hacemos para curar y sanar todo esto”. Obvio que apenas termine todos los estudios pediré turno con mi biodecoficador. 😁No son cosas graves, pero sí que requieren atención para poder tener una vida más enérgica. Encontrar que mi agotamiento tiene posibles nombres es verdaderamente un alivio. Así que les agradezco todo el amor y los mensajitos en este período, sobretodo a quienes me han enviado reiki y otras magias, ¡no saben lo mucho que me ayudaron! Aprender a recibir es algo hermoso, jaja!

-En lo astrológico, en este justo momento, es muy natural sentirnos agotados. Marte perfeccionó su cuadratura a Plutón, Venus está en trino a Júpiter en Piscis, semana entre eclipses yendo hacia un eclipse solar super potente, Mercurio retro y en cuadratura a Neptuno… y puedo seguir.

Estamos saturados. Y está bien poder decir “No tengo ganas”, tenemos derecho. Y también está bueno entender que si alguien nos dice eso a nosotros, no es personal, es parte de todos los procesos que estamos viviendo en estos tiempos caóticos y de incertidumbre. Más allá de los movimientos sociales compartidos, somos individuos con historias que nos atraviesan. Empatía sobretodo.

Les abrazo y si quieren pasen por el canal de Telegram que les dejé más info por ahí.
Ah, y para las suscriptas a la #MembresíaAlba les estoy preparando el artículo del eclipse que es una bommmmba.

Info sobre el canal de Telegram y la membresía en historias destacadas.

¡Buenas tardes-noches!

Publicado el

Nuevas miradas astrológicas

Tal vez sea hora de abordar nuevas miradas astrológicas.

De dejar de mirar a la luna -gran representante de lo receptivo y de la energía matriarcal- como un mecanismo de defensa infantil, desprestigiando su energía esencial opuesta a lo que el capitalismo y el patriarcado siempre han inculcado. La Luna está llena de dones, de talentos, de información ancestral y cósmica que heredaste. Y no todo lo heredado es “malo”.

Es preciso cuestionar las dignidades planetarias de la antigüedad, porque las eras han mutado, nosotros hemos mutado, y ya no necesitamos la mirada de un astrólogo que nos pueda predecir si el bufón está en contra del rey o no.

Es momento de atrevernos a dejar de creer lo que algunos pretenden enseñar sobre Plutón como un apego -exclusivamente- y animarnos a apropiarnos de su fuerza, de su poder, derrocando las sombras de abuso, manipulación y ambición de control que las instituciones que gobiernan al mundo sostienen. Dejar de temerle al concepto de la muerte, tan florecido y hermoso y poco apreciado. Si la semilla no muere, la planta no puede nacer. Si mis identificaciones no perecen, no puedo transformarme y evolucionar. Es hora de dejar de fundamentar los puntos de apego como si no tuvieran luz, y de bastardear lo yin porque le tienen miedo, porque no da plata o sencillamente no conviene. Porque eso también se ha venido haciendo desde antaño, ¿es lógico y sano seguir sosteniendo el miedo a sentir si las emociones nos liberan?

Con los tránsitos planetarios y eclipses también sostenemos predicciones, miedos y consideraciones de la antigüedad.

Ya no podemos seguir vivenciando una astrología determinista que nos quita la poca libertad que realmente poseemos, que es la de elegir dentro de determinados marcos y posibilidades sociales. Los planetas y los eclipses no hacen nada solos, indican la energía disponible para que tomes esa información que llega en forma de mensajes, palabras, códigos, símbolos, arquetipos.

El mandala de tu carta natal está dirigido por su centro, el Sí Mismo o Yo Superior, que es quien desea expresarse cuando la mente se calla. Y esto sucede a la fuerza en las temporadas de eclipses, porque sino no nos silenciamos nunca.

Publicado el

¿Y si sale bien?

¿Por qué siempre lo primero que pensamos es en las opciones “malas”? ¿Tanto control creemos que podemos sostener?

¿Y si sale bien, e incluso mejor de lo que esperábamos? ¿O acaso también tenemos miedo a ser felices?

Al final la vida es mucho más simple de lo compleja que la vemos en nuestras mentes.
Y sí, merecemos que salga bien.

Aguante Júpiter en Piscis ayudándonos a rendirnos ante el Universo.

Publicado el

Despertar…

Despertar ya se lee en todos lados y se está convirtiendo en una palabra sin sentido, como el “soltá”. Una pena, porque es una palabra hermosa, que significa una gran transformación, un portal. Pero bueno, así somos, convertimos todo en una moda hasta desgastarlo y quitarle el sentido.
Me quedo con lo que sigue significando para mí.
Y con las personas que sí la usan de la forma trascendental que representa.

Este meme es para recordarte que en el camino de la evolución y el crecimiento personal, está bien caerte, cometer errores, pifiarla, sentir emociones que te dicen que no sientas para vibrar alto. Y también está bien vibrar como el culito cuando no tengas fuerza ni para levantarte. Siempre con la consciencia de que todo es cíclico y de que mañana lo vas a volver a intentar, y va a salir bien. El error también enseña.

Y si no podés soltar eso que te pesa hoy, ya vas a poder cuando sea el momento. No te fuerces por lo que leés, escuchás o ves por ahí.
Todos tenemos tiempos y ciclos diferentes. Por suerte no somos maquinitas de repetición automática.
Estancarte de a ratos, sentirte perdida o creer que retrocedés, también está bien. Porque estás aprendiendo y nadie va a juzgar tu camino, sólo tu juez interno y las personas que estén al pedo, cuyo juicio habla de ellos y no de vos. Y tampoco tenés que hacerte cargo de esas críticas o juzgar lo que hagan, porque cada cual tiene su manera de aprender.

Permitite el descanso, sin él no podemos recuperar energías para seguir avanzando.

Publicado el

Mi Luna natal

Según mi mecanismo lunar, voy a lo profundo como una obsesión por obtener respuestas que no están en el plano concreto. Intento comprenderlo todo, racionalizarlo todo. Leo, estudio, investigo en una eterna búsqueda, saco conclusiones para entender y en eso aprendo que cada situación trae un aprendizaje.

Cuando me hago consciente de todo esto, surge el don lunar. Y me rindo. Entrego mi libre albedrío a mi Yo Superior. Le digo que estoy dispuesta a todo en pos de la evolución planetaria, incluso a atravesar los miedos y dolores más oscuros.

Dejo de leer, de buscar, de ir al fondo de cada abismo, pregunta existencial y cuestionamiento. Me digo que nada de lo que creo es verdad y que todo al mismo tiempo, lo es. Que no sé nada y lo sé todo. Me animo a ver que quizás nunca, ni después de la muerte física, pueda responderme mis preguntas más cósmicas o existenciales. Lo más terrible para mí es no saber qué hay en los rincones más recónditos y desconocidos del multiverso en el que creo. Qué es lo que lo organiza todo, qué hay detrás del telón de esta ilusión que llamamos realidad, cuál o cuáles son las verdades que rigen el Universo. Y me digo que quizás todo lo que creo ni existe o no es así. Me desafío a la ruptura. Me silencio.

Entonces me dice -quién sabe quién- que no será necesario atravesar el dolor cuando simplemente ya renunciaste al control de evitarlo. Que por el hecho de rendirte ante la sabiduría del universo, estás siendo guiadx por el camino correcto. Siempre es el camino correcto.

La realidad tiene mil formas y tenemos miedo porque intuímos que acá no se termina la crisis, sino que estamos yendo hacia el abismo que asusta al ego porque es desconocido y aterra, como perder el control. Este proceso es para dejar un planeta mejor de lo que estaba cuando llegamos. Para poder estar bien necesitamos atravesar esto.

Mi Luna, mi esencia, no sabe mentir.
No te voy a decir que mañana va a estar todo bien. Pero sí te puedo decir que si te rendís, si soltás el control, fluís mejor con la locura que es la vida estos años. Que, al final de todo, la Luna en Sagitario sabe que siempre volvemos a salir. Aunque cueste mil procesos de transformación en el camino.

Publicado el

Permitir la transformación

Venus se está alineando con las pléyades, estamos en proceso de llegar a la Luna balsámica, y para la astrología maya estamos atravesando la Luna de la Serpiente, que como dice mi profe @lunarstorm119 :

“Nos habla de un período perfecto para soltar, dejar ir, fluir y nos va a estar marcando un momento donde las cosas que estuvimos tratando de forzar se sueltan, se disuelven. Es un mes que nos trae la sensación de libertad, de que todo es posible.”
Y bajo la onda encantada de la semilla que “nos trae 13 días de energía ideal para dejar los miedos atrás”.

Creo que se nos pide mucho, pero no porque no podamos, sino porque justamente nunca habíamos vivido este tipo de transiciones. Hoy @lu.gaitan habló en sus historias sobre el Índice Cíclico Planetario de Gouchon-Barbault, que es importantísimo para comprender el nivel de profundidad de las crisis personales y mundiales que estamos atravesando.

Estamos viviendo un período complejo y es natural sentir miedo. Pero justamente por eso es el momento donde más necesitamos el amor. No porque haya que negar las sombras -en absoluto- sino porque es necesario atravesarlas con el mayor amor, paciencia, empatía y compasión (por nosotros mismos y por los demás) posibles.

Me está ayudando un montón aprender astrología maya, y los libros que dejo en la foto son mis grandes salvavidas (incluyo el que nunca te devolví, Vir). Pero también, sentir que cuando más me hundo, más me conozco.

Soltar el control. Entregar tu libre albedrío a tu Yo Soy. Confiar en algo -no en alguien- sino en algo superior que te muestra lo que está adentro tuyo. De eso hablan los eclipses en el eje Géminis-Sagitario: la divinidad no está allá afuera ni en el gurú de moda, está en tu interior aunque suene new age pedorro. Es real, nadie te conoce más que vos.

Quedarnos quietos hasta que pase el miedo, la incomodidad o el dolor nos obliga a reconocerlos, por mucho que cueste. Es complejo y es un proceso tremendo, pero al fin y al cabo, ese es el propósito de todo lo reprimido: ser visto a toda luz, para ser liberado.
Y nosotros nacimos para ser libres.

Buen fin de semana.

Publicado el

Se acerca la temporada de eclipses

Todos los planetas que vayan saliendo de Tauro se encontrarán en trino con Plutón, además de estar en contacto con el cúmulo estelar de las Pléyades, un punto de ayuda cósmica para nuestra evolución, y uno de tantos posibles orígenes estelares nuestros. De esto les hablaré pronto a quienes están suscriptos a la Membresía Alba.

Mientras tanto, la Luna se prepara para estar nueva en Tauro -en una amplia conjunción con Urano- el 11 y abrir la temporada de Eclipses que tendremos el 26 y el 10 de junio.

Como siempre, con los eclipses se trata de dejar hablar al Alma, de soltar el control y las resistencias. Así que vayan limpiando el sótano 😬

Publicado el

Luna junto a Plutón

No le podemos echar la culpa a la Luna, peeeero….

A veces lo que duele es resistirse a ver aquello que nos está destruyendo, aquello que nos hunde. Me siento tan pesada que me hundo sola, nadie más me está empujando hacia abajo. Estoy triste, desesperanzada, angustiada. Es la primera vez en mi vida que reconozco a consciencia sentirme deprimida. Lo que más me nutre es hacer lo que amo, aunque a veces me cueste salir de la cama para hacerlo.

No estás sola, solo, si te estás sintiendo así. Tal vez, como humilde consejo, sea bueno mirar eso que te duele a la cara, si es que te sentís lista, listo. Cuando lo vemos nos deja de hundir tanto.

A mí me está sirviendo mover el cuerpo, caminar, estirar, hacer yoga, tocar, regar y hablar con árboles y plantas, y escribir todo lo que siento. Escuchar música alegre, aunque de a ratos no sepa ni cómo reírme de manera genuina. Y prestarle atención a mi cuerpo, oler agua florida y hacerle mimos a Pipa.

Les abrazo.