Publicado el

Se acerca la temporada de eclipses

Todos los planetas que vayan saliendo de Tauro se encontrarán en trino con Plutón, además de estar en contacto con el cúmulo estelar de las Pléyades, un punto de ayuda cósmica para nuestra evolución, y uno de tantos posibles orígenes estelares nuestros. De esto les hablaré pronto a quienes están suscriptos a la Membresía Alba.

Mientras tanto, la Luna se prepara para estar nueva en Tauro -en una amplia conjunción con Urano- el 11 y abrir la temporada de Eclipses que tendremos el 26 y el 10 de junio.

Como siempre, con los eclipses se trata de dejar hablar al Alma, de soltar el control y las resistencias. Así que vayan limpiando el sótano 😬

Publicado el

El eje nodal: desarrollo de la existencia

Ir hacia nuestro Nodo Norte no es fácil. Implica romper con un montón de mandatos, repeticiones, patrones, creencias y comportamientos, y es progresivo. No es algo que podamos hacer de golpe, nos puede llevar años.

En la investigación astrológica, observar cuándo la persona comienza a hacerse consciente de su signo ascendente es super interesante, aunque al principio no sea más que otra energía a la que culpar. “Es que soy de tal ascendente, por eso soy así”, lo cual es gracioso porque lo hacemos como si la energía estuviera allí afuera, en un mandala ajeno pero tan personal que termino usándolo como excusa ante mis actos fallidos y los no tantos.

Reconocer al ascendente como energía propia implica dejar de señalar, negar, juzgar y reprimir. No es un juego fácil de jugar, porque nos pide ser responsables de todo eso que somos, de lo que emanamos y lo que absorbemos del entorno. Y el Nodo Norte, como guía del ascendente, es aún más misterioso y complejo.

Muchas personas tendrán al NN en una relación fluída o análoga a la energía del ascendente, pero otras no tanto, incluso en tensiones que representan un “No sé para dónde tengo que ir” tanto consciente como inconsciente. Pero la propia carta natal se revela ante el consciente, sale de las profundidades psíquicas, cuando nos hacemos responsables y nos damos cuenta de que los planetas invitan energías pero somos nosotros quienes elegimos cómo expresarlas, qué crear o destruir con lo que aparece disponible.

El NN es de las más difíciles energías a integrar: nos pone de frente con la repetición cómoda que siempre elegimos para sostener seguridad y control, y nos desafía hacia un lugar metafórico y literal, completamente desconocido. Y, como todos sabemos, lo desconocido asusta.

Y en esa aventura, es que lo desconocido pide ser casa, ser habitado por esa función lunar que tanto usamos como excusa infantil pero que podemos tornar en destino. Un destino de sabiduría y no de patrón reiterado desde lo genealógico incluso.

Porque los nodos son lunares. Es ella, la Luna, la que nos guiará por muchos caminos del laberinto nodal, junto a los planetas que sean regentes de los nodos y las casas que éstos ocupen.

Publicado el

Venus en conjunción al punto del eclipse

Este fin de semana, Venus llegó al grado del eclipse solar del 14 de diciembre, generando ecos del eclipse en general.

Como va cayendo en el Centro Galáctico, formando un trino a Marte y en breve a Urano, podemos sentir que todo se está moviendo muy rápido, en lugar de la acostumbrada calma de enero. ¿Será que nos estamos preparando para las sorpresas de este año venusino-uraniano? Porque los vínculos en general serán el mayor sostén dentro de un 2021 que aparenta querer desestabilizar lo estático y terminar de limpiar con un huracán los escombros de la triple conjunción.

Ya no se siente la destrucción profunda, de raíces, como con la unión de Júpiter, Saturno y Plutón: nos resistíamos a destruir lo que nos destruía y “el mundo” demostró ser más fuerte que nuestras ansias y deseos. Es decir, nuestro inconsciente es ese mundo, lo hacemos día a día con todo lo que reprimimos, negamos, escondemos de nosotros mismos.

Como dice Eckhart Tolle en “El poder del Ahora”: “¿Está usted contaminando el mundo o limpiando el desorden? Usted es responsable de su estado interior; nadie más lo es, así como usted también es responsable por el planeta. Lo mismo que ocurre dentro, ocurre fuera: si los seres humanos limpian la contaminación interior, también dejarán de crear contaminación exterior.”

Ahora la energía uraniana -que siempre responde a los ciclos de Júpiter y Saturno, así que era de esperarse- nos despierta a los sacudones, no tan profundos o destructivos, sino más bien veloces, urgentes. ¡Es ahora mismo! ¡Es YA! grita Urano con su efervescencia característica.

Los cambios se verán donde sea que esté transitando en tu carta, pero más fuertemente en lo social, ya que Urano es un planeta transpersonal: si hemos venido de destruir paradigmas, de hurgar en las bases de la estructura social y de provocarnos un renacimiento, ahora entonces tenemos que asistir nuestro propio parto.

Venus cayendo en el Centro Galáctico estos días luego de tocar el punto del eclipse, culmina la duración de éste y lo hace con su energía de deseo, vincular, de belleza, equilibrio, armonía, apegos sanos y valoración. Porque me amo, dejo ir este vínculo que no es para mí, esta ilusión, esta perspectiva soberbia o juiciosa, esta creencia del pasado, este dogma personal y social, esta manera de interpretar lo femenino, de creer que debe “ser” de tal o cual manera, esta forma de ser canal, de hacer vasija, de no estar amándome como lo merezco, o de ni siquiera creer que merezco todo lo abundante y bello en mi vida.

Somos magia, y la magia se manifiesta fuerte y claro cuando está envuelto el Centro Galáctico. Sencillamente lo que tenemos que dejar ir estos próximos seis meses no tenía que ser, no nos dejaba crecer o no es el momento para que se manifieste.

El presente es lo único que tenemos, como bien sabe el Nodo Norte en Géminis.

Publicado el

Eclipse solar total en Sagitario

¿Cuál es tu verdad? ¿Cuáles son tus creencias? ¿En qué basás tus experiencias? ¿Cuáles son tus ideales, tu filosofía de vida? ¿Qué sentido tiene la vida para vos? ¿Estás idealizando, negando o ilusionándote con muchas cosas, sin bajar a la realidad?

Y ¿qué es la realidad, al fin y al cabo? ¿Estás dispuesta a cambiar tu noción de realidad para poder co-crearla?

El 14 de diciembre a las 13:16 se perfecciona la Luna nueva en Sagitario que también es eclipse total de Sol, y podremos verlo desde las 12:09 hasta las 15:03 cuando finalice, teniendo su máximo de ocultación a las 13:37 hs.

¿Qué es un eclipse de Sol? Lo encontrás acá.

Aspectos

El eclipse se da en el grado 23°08′ de Sagitario junto a Mercurio (Sol, Luna, Nodo Sur y Mercurio están juntos), en trino a Marte en Aries y en cuadratura a Neptuno en Piscis. Venus en Escorpio hace un sextil al regente del evento, Júpiter.

¿Qué significa esto?

Que durante los próximos seis meses -hasta el 26 de mayo de 2021- estaremos trabajando en cambiar nuestras creencias -bases de muchos miedos, pensamientos, patrones y comportamientos-, intentando hacer algo al respecto de un cambio en nuestras vidas y procurando salir de negaciones, idealizaciones y nebulosas. Hay un gran dejar ir de condicionamientos aprendidos y heredados, ya lo que defendemos a ciencia cierta como verdad será desafiado. Si queremos crear una nueva realidad, debemos animarnos a romper lo que siempre creímos, ya que sosteniendo lo mismo de siempre y sin flexibilizarnos, el cambio no puede ocurrir.

Por otro lado, el día 3 de enero Venus estará tocando el punto del eclipse, contándonos desde ya que su energía (deseos, relaciones, vínculos en general, apegos, seguridad material, asociaciones) estarán implicadas en el significado de este eclipse en general y será parte de la «respuesta» que encontremos al respecto de cómo toca nuestra vida.

Con Júpiter y Saturno a punto de ingresar a Acuario, sabemos que el cambio estructural y de creencias es la base para crear nuestra nueva realidad, individual y social.

Y hay más

Este evento se vincula con otro eclipse solar que sucedió el 4 de diciembre de 2002 en el grado 11°58′ de Sagitario, también de Nodo Sur. Se dió en conjunción a Plutón y en trino a Júpiter en Leo. ¿Qué pasaba en tu vida en ese momento? ¿Hay algún planeta en tu carta en ese grado -o a +-5 grados de diferencia-? ¿Estuvo involucrada su energía en algo que haya pasado en ese período de tu vida? ¿Qué se transformó, renació o «murió» en tu vida desde diciembre 2002 a junio 2003?

Extra: también chequeá el grado 28°01′ de Aries, porque resuena de alguna manera con este eclipse.

La energía de los eclipses en general es escorpiónica: nos lleva a purgar de nuestra vida algo que ya cumplió su ciclo, nos desapega de las zonas excesivamente cómodas. Y ya sabemos que la comodidad en exceso, estanca.
No nos suele gustar lo que los eclipses sugieren cuando quieren «llevarse» algo de nuestras vidas, porque nos aferramos a lo que nos da seguridad aunque nos esté matando por dentro, aunque no nos deje crecer. Y, además, olvidamos que siempre que algo se va o se cierra, está haciendo lugar para algo más y que nos proveerá mayor crecimiento en general.

El cambio es la única constante con los eclipses, el destino juega un rol muy importante (no el destino escrito, sino los sucesos que nos marcan cambios de rumbo, aquellos que «tenían que sucedernos») y no nos queda otra que soltar el control, si queremos disfrutar el proceso en lugar de padecerlo.

Cómo lo vas a vivir depende de tu carta natal, pero también de tu filosofía de vida, de tu capacidad de mutación, de tu adaptabilidad.

Publicado el

Semanas entre eclipses

Estamos en la segunda semana entre eclipses.

El lunes 14, el Sol y la Luna se van a alinear sobre el grado 23°08′ de Sagitario. Estamos yendo hacia el eclipse solar total más intenso del año, Mercurio hace una semana está en Sagitario haciéndonos cuestionar nuestras creencias y preparando el terreno.

Las energías que están guiándonos y descendiendo al planeta pueden ser confusas al principio, y es porque nos llevan a tremenda purificación, a transformarnos para recordar cómo recuperar nuestro poder.

El eclipse de Ofiuco (chiste chiste) se dará en trino a Marte y en cuadratura a Neptuno: “Hola Idealización, ¿sos vos? Te tengo que pegar una patada en el culo, permiso.” Y lo mismo con las creencias que nos mantienen presas de ilusiones, de expectativas, de esperanzas. Porque se trata de “hacer para creerme posible”, y ya no de “creer para ver”, tan pisciano. Ahora es que nos movemos por lo que creemos y también para romper todo ese sistema de cosas que respetamos por años y que no nos resuenan más.

Si lo que creo me genera miedos, incertidumbre, ¿por qué lo sigo creyendo? ¿No será más fácil renunciar al control, recuperar la humildad y decir “mal yo, me equivoqué”? Es tan liberador reconocer que no tenemos todas las respuestas, que una no es perfecta, y hacerse cargo de la propia rigidez para permitirse ser flexible…

El eclipse es la antesala de la Gran Mutación.
Júpiter y Saturno están haciendo las valijas para irse a Acuario el 19 y el 17 respectivamente, y se encontrarán allí el día del solsticio. Ya de por sí un día intensamente mágico, nos tendrá a las puertas de un umbral: nada podrá sostenerse sin cambiar, sin mutar. ¿Para qué quiero peso que no me ayuda a crecer?

Esta semana limpiá, soltá, purgá. Es necesario que el eclipse te encuentre lo más liviana posible porque, como humanidad, estamos renaciendo. Seguiremos reestructurándonos durante todo el 2021.

Que sea, como siempre, para crecer.

Publicado el

Eclipse lunar penumbral en Géminis

El lunes 30 de noviembre tenemos el primer eclipse de esta temporada, perfeccionándose en el grado 8°38′ de Géminis.

Siempre que se da un eclipse, no sólo se activa el punto matemático del signo donde ocurre, sino también el signo opuesto-complementario. A esto se le llama axis: dos signos que representan dos caras de la misma moneda. En este caso, Géminis-Sagitario es el axis de la expresión, la comunicación, la sabiduría en cuanto a lo intelectual-empírico. El aprendizaje en este axis se da tanto a través del mundo mental como a través de la experiencia.

Datos técnicos

El eclipse comienza a las 5:32 (hora Argentina/Chile/Uruguay) y su máxima ocultación -cuando esté “completo”- se dará a las 7:43 hs. Ya a esa hora no será visible para el hemisferio Sur. Finaliza a las 9:53 hs.

Es un eclipse penumbral, lo que significa que la Luna no se cubrirá por completo y que estaremos procesando a toda luz sólo una parte de nuestro inconsciente, un sector específico sobre el tema que el eclipse toque en nuestra carta.

Mercurio -regente del evento- desde Escorpio se encuentra en sextil a la triple conjunción donde está Júpiter, regente del Sol: qué natural se nos hace romper creencias que irradian miedos ahora. Qué natural y necesario.

La canalización sobre el grado 8° de Géminis dice:

“La necesidad de que el hombre actúe en su propio interés cuando su situación general fracasa en brindarle el escape creativo que precisa o se muestra inadecuado en sus relaciones con sus pares. El simbolismo inverso enfatiza las inestabilidades de la vida como una dinámica para el logro, pidiendo al espíritu humano una reorganización constructiva. Dignidad de una personalidad que puede ser exaltada pero nunca explotada. Positivo: Una indesviable afirmación de sí mismo y una negativa a aceptar algo menos en lugar de algo más. Negativo: Insatisfacción que se rinde en lugar de recuperar el potencial del ser. Protesta.”

El movimiento, la inestabilidad y las crisis son necesarias para que nos aprendamos a reconstruir, a reorganizar luego de destruir lo que nos ha venido limitando. Al sentir insatisfacción, la búsqueda se abre en pos de una mayor expansión y felicidad -para sentirnos satisfechos- pero si nos rendimos antes de dar el primer paso, por miedo, duda o lo que sea, jamás podremos expandir todo nuestro potencial.

Los eclipses se conectan entre sí

Tuvimos una puerta de poquito más de cinco meses con el último eclipse solar del 21 de junio en el grado 00°21′ de Cáncer, y ese punto es sensible en nuestra carta natal al respecto del eclipse del 30, así también como lo es el grado 12°08′ de Géminis. Esos tres puntos (grado 8°38′ y 12°08′ de Géminis y 00°21′ de Cáncer) estarán pidiendo, de acuerdo a dónde caigan en tu carta natal, liberar contenido inconsciente, atreverse a ver lo reprimido porque hay algo que soltar, que cerrar. Un final se concreta porque el 14 de diciembre algo pujará por comenzar a nacer.

Los dolores de parto de este 2020 han roto tantas estructuras, que para volver a crearlas tenemos que hacerlo desde un nuevo lugar: ni las viejas creencias, dogmas, verdades ni ideas nos servirán para concretar la vida que tenemos que crear ahora. Porque ya no somos los que éramos hace meses atrás, porque la nueva humanidad creará la Nueva Era, la Era Dorada donde anclemos el amor de la quinta dimensión en este planeta.

¿Cómo hacemos?

Rompiendo con todo lo que creíamos que era cierto, lo que dábamos por verdad. Respetando que cada verdad es individual porque cada persona genera sus creencias, miedos y dogmas a raíz de su propia historia. Es momento de mayor empatía y de abrir el corazón para poder mirar a esa humanidad de la que formamos parte, con mayor esperanza.

Estamos dejando de juzgar. Cuanto menos juzgamos, más libres somos, más naturales, empáticos y amorosos. Cuanto menos juzgamos, menos soberbios somos. Porque al creer que tenemos la única verdad, nos metemos en batallas del ego que no reditúan a nuestra alma, nos enroscamos en pérdidas energéticas enormes y sostenemos posiciones rígidas que no nos permiten fluir con el cambio.

Las creencias son necesarias pero sostener las que nos llenan de miedos, las que traemos de nuestro pasado personal y familiar, y las que nos apegan a lo que no nos deja crecer, nos estanca.

Géminis-Sagitario es también el axis del movimiento en pos del crecimiento. Es momento de aplicar la Ley del Mentalismo con toda su sabiduría: “Como piensas, vibras. Como vibras, manifiestas.” De eso, ambos signos saben mucho.

Que este cierre te encuentre observando cómo cambiás tus patrones de pensamiento para poder convertirte en tu mejor versión.

Publicado el

Luna nueva en Escorpio: inicia la temporada de eclipses.

A las 2:07 de la madrugada se perfecciona la Luna nueva en el grado 23°17′ de Escorpio, iniciando así la última temporada de eclipses del año.

¿Qué es una temporada de eclipses?

Es el período en que tenemos eclipses en el cielo. Normalmente tenemos eclipses cada seis meses, es decir, dos temporadas de eclipses por año, pero como este año los Nodos del Karma cambiaron de signos, tuvimos un eclipse en enero y ahora tendremos otros dos, así que hubo tres temporadas en total, sumando 6 eclipses anuales.

Las temporadas de eclipses se abren en la Luna nueva anterior al primer eclipse y se cierran con la Luna nueva o llena siguiente al último eclipse de la serie (dependiendo del tipo de eclipse). Esta temporada inicia el 15/11 y finaliza entre el 30/12 con la Luna llena en Cáncer y el 2/1/2121, aproximadamente.

Los eclipses.

Los eclipses son eventos astrológicos que se dan en puntos matemáticos llamados Nodos Lunares o Nodos del Karma y no son solamente astrológicos, sino que existen para la astronomía también. Estos puntos donde suceden los eventos, son muy importantes en astrología: hablan sobre nuestra vida pasada y lo que dejamos sin aprender -que debemos aprender en esta- y sobretodo de nuestra misión.

Para la metafísica y algunas religiones, todos los seres humanos nacemos con un propósito, que al cumplirse, no sólo eleva nuestra vibración y nuestra alma, sino que ayuda a mejorar el mundo, el universo. Parece que fuéramos super pequeños dentro del universo, pero cada uno tiene una importancia enorme y vital para el desarrollo de su propia consciencia y la de los demás.
La misión usualmente implica ayudar a los demás, y esto puede ser desde nuestro conocimiento como desde nuestras acciones, un trabajo, un voluntariado, un proyecto que ayuda a muchos a evolucionar, etc. Y ése es el punto: nuestra misión la aceptamos porque manifestarla implicará una gran evolución álmica.

Los eclipses, entonces, son como esa pinza que dobla alambres torcidos: nos enderezan en el camino de desarrollar nuestra misión, nos alejan de situaciones y personas que nos estancan y provocan muchos cambios de dirección, como si nos forzaran a encauzarnos en nuestra misión.

La energía de la carta natal es un juego de adentro-afuera, es psíquica, psicólogica, es destino también, y requiere que nos esforcemos, que hagamos nuestra parte. Sin embargo, los eclipses traen los cambios directamente frente a nuestras narices, quieras o no, te muevas o no. Por supuesto siempre nos conviene estar alineadas con nuestro propósito y nuestros deseos, para que el cambio no sea tan drástico o dramático. Lo vivirás con mucha más naturalidad y fluidez si sabés de qué se tratan, qué traen «entre manos» para vos. Comprender los códigos de cada eclipse y aplicarlos en la propia carta es una gran guía.

Cada eclipse tiene mucho poder, se podría decir que triplicado: los eclipses de Luna son como tres Lunas llenas (finales, energía femenina que se eclipsa) y los de Sol, como tres Lunas nuevas (inicios, energía masculina que se eclipsa).

Apuntes más importantes sobre las temporadas de eclipses en general:

-Los eclipses nos impulsan a desarrollar nuestro propósito. Estos eventos se conectan y nos van haciendo ver las cosas que debemos eliminar en nuestra vida y hacia donde debemos enfocarnos.
Si no hacemos el trabajo de tomar acción -por miedo, comodidad, etc- los eclipses lo harán por nosotras. Acá no vale el libre albedrío: nuestra alma nació con un propósito de evolución y hacia él nos dirigimos.

-Cuanto más nos negamos al cambio, más nos resistimos a desprendernos, más nos duelen los movimientos que nos obligan a hacer los eclipses. Son tirones para aprender del desapego. Lo principal es no resistir el cambio, porque cuanto más resistamos, más va a doler. Los eclipses son escorpiónicos.

-En estos períodos nos encontramos con personas predestinadas, las situaciones se sienten conectadas, mágicas, como si todo estuviera perfectamente calculado en el Universo. Hay vínculos de Almas que nacen o renacen para apoyarnos mutuamente en nuestros propósitos evolutivos.

-Todo lo que sucede en temporada de eclipses, tiene durabilidad, es algo que va a existir por largo plazo o que nos hará crecer muchísimo.

-Lo mejor para transitar los eclipses es no aferrarse a nada externo, sólo a la claridad de que siempre nos tenemos a nosotras mismas. No hay que ser catastrófica, porque todo, absolutamente todo lo que sucede, tiene un mensaje, una enseñanza muy grande para nosotras.

-Parejas, sociedades o relaciones que se separan: no te quedes enganchada. Si los eclipses te impulsan a terminar o darle punto final a una relación que estaba en el limbo, es porque llegó la hora de avanzar y dar un paso más grande, que seguramente es con alguien más indicado para tu nivel de consciencia y evolución.

– Nos podemos encontrar con personas que parece que conocemos de toda la vida, porque los eclipses suelen ayudarnos a encontrar almas gemelas.

– Cada eclipse, activa tus propios Nodos Lunares. Cliqueá para conocer un poco más de los tuyos.

Los eclipses que vienen son:

– 30 de noviembre: eclipse penumbral lunar en el grado 8°38′ de Géminis.

-14 de diciembre: eclipse solar total en el grado 23°08′ de Sagitario. Su influencia se sentirá incluso hasta enero de 2021.

Por supuesto que más adelante les traeré información minuciosa y completa sobre cada eclipse, pero mientras tanto ya se pueden ir preparando para transitar este período lo más entregadas al Universo que puedan.

Sé que es mucha info para absorber, pero el tema principal es: no se resistan. Acepten que a veces quieren cosas de manera caprichosa que no son las que le harían mejor a su Alma, conecten con su centro, con su intuición.

Mediten, hagan yoga, aprendan cosas que les gusten y las ayuden a aumentar su vibración, practiquen hobbies, lean y escuchen cosas que las alimenten y no que las consuman.

Sobre la Luna nueva en Escorpio

Sus aspectos más importantes son el sextil a la triple conjunción capricorniana- y Marte, su co-regente, ya directo en Aries.

Qué renacimiento hemos atravesado y seguimos transitando.

Hace poco describí al 2020 como el año de los dolores de parto y al 2021 como el parto de la Nueva Humanidad: que la Luna nueva escorpiana abra un período de seis meses donde vamos a transformarnos, renacer de nuestras cenizas, y autoparirnos junto a Gaia, despierta nuestros códigos genéticos y energéticos para recordar cómo hacer alquimia en nuestras vidas.

El 2020 ha sido y sigue siendo EL año más desafiante de todos. Pero… ¿para qué?

Para que realmente surja la humanidad que no va a atentar contra sí misma, sino que regenerará sus vínculos, las rejillas energéticas de Gaia, que sabrá sostenerse en los brazos de la Tierra que a nutre y que elevará su consciencia para poder vivir desde el amor, rompiendo las cadenas de mando que la atan al miedo.

El 2021 seguirá sacudiéndonos y esta Luna nueva abre sus piernas como para comenzar a pujar, porque las contracciones que estuvo teniendo ya no se soportan.

No habrá nueva normalidad: habrá nueva humanidad.

Que la Luna nueva abra un ciclo en tu vida que te guíe a renacer.

Publicado el

El tiempo es cíclico, no lineal.

Estamos rodeados de influencias cristianas en nuestro calendario gregoriano, que comenzó a suplantar al calendario juliano a partir del año 1582.

Éste último, el calendario juliano, era un calendario solar, predominante en #Roma. Comenzaba en marzo y terminaba en febrero. ¿No les pasa que aún todavía sienten que el año de verdad inicia en marzo?

Los meses se nombraban de la siguiente manera:

1. Martius: mes de Marte, dios de la guerra
2. Aprilis: mes de apertura de flores (es primavera en el h. norte)
3. Maius: mes de Maia, diosa de la abundancia
4. Junius: mes de Juno, diosa del hogar
5. Quintilis: mes quinto
6. Sextilis: mes sexto
7. September: mes séptimo
8. October: mes octavo
9. November: mes noveno
10. December: mes décimo
11. Januarius: mes de Jano, dios de los portales
12. Februarius: mes de las hogueras purificatorias (Februa)

Este calendario tenía grandes errores de desfasaje de tiempo. Con la influencia cristiana, modificaron el calendario para ajustar estos desfasajes, y como esta modificación fue promovida por un papa, lo hicieron de acuerdo a la fecha en la que debería celebrarse Pascua. En síntesis: nuestro calendario actual fue autorizado por un Papa, reconociendo así la autoridad y vigencia mundial del cristianismo. Claro que muchos países no lo adoptaron de inmediato…

El calendario juliano se basaba en las estaciones. ¿Y si retomamos la validez de la naturaleza para guiarnos y usamos el calendario “usual” para lo que nos pida agenda? Podemos convivir con los dos…

Siento que es necesario que abramos los ojos a la manipulación inconsciente que sostiene la iglesia cristiana por sobre algo tan gigante como EL TIEMPO. Es algo mundial y la iglesia es un ente que ha pretendido, a lo largo de la historia, obtener el control mundial de la fe, de lo que debemos creer, practicar, ejercer. La inquisición, las cruzadas, la colonización de América… son algunas muestras de esto.

El 15 de este mes comienza la nueva temporada de eclipses. Y nuestras creencias se van a sacudir fuerte.

Publicado el

Eclipse lunar penumbral en Capricornio

Este último eclipse de la segunda temporada de este 2020 (nos queda una todavía a fin de año) se da en el grado 13°37′ de Capricornio y se perfecciona a la 1:44 de la madrugada del 5 de julio (hora Uruguay/Argentina). Sí, este lo podemos ver.

Se da en un cielo lleno de tensiones y tres super conjunciones: Júpiter y Plutón, Marte y Quirón, Lilith y Urano. Ah, la rebelión de las masas.

Los eclipses lunares nos muestran que hay algo en la memoria, en el pasado, vinculado a la energía Capricornio (donde además de la conjunción Júpiter-Plutón se encuentra el regente del evento, Saturno, y en un grado umbral, reingresando a buscar algo que se olvidó en su casa) que tenemos que soltar, dejar ir. La necesidad, por ejemplo, a demostrar que el saber va indefectiblemente de la mano de un certificado, o que sostener las estructuras y viejas creencias que nos llevaron a determinado lugar, van a seguir funcionando para ir hacia otro, completamente diferente.

Capricornio es un signo vinculado a lo terrenal, a aprender a manifestar en la Tierra lo que traemos en el espíritu. Como también es el signo del statu quo y el deber ser -por ende, también uno de los signos más arraigados al “qué dirán”-, muchas veces uno sostiene cosas porque cree que “no le queda otra”, que siempre fueron así y que no se las puede cuestionar, sino que sencillamente hay que respetarlas y soportar.

Creo que unas de las preguntas que más nos despiertan para romper con la baja vibración capricorniana (recordemos que cada signo, como cada planeta, tiene arquetípicamente luz y sombra) es: “¿Qué harías si supieras que sólo te quedan dos años de vida? ¿Seguirías sosteniendo en lugar de lanzarte a crear lo que deseás? Y en tu presente, ¿qué te está frenando de hacer eso?”

Pero Capricornio quiere más que sólo mirar en lo personal, porque es un signo social donde uno se para a darle algo al mundo. Como a través del trabajo, por ejemplo. Entonces vemos que hay más, que lo que se nos muestra está relacionado al inconsciente colectivo y familiar, porque el Sol en Cáncer está alumbrando al signo que más sombra tiene, al que se encuentra en tremenda profundidad aunque se lo considere poco profundo. De la intimidad, la familia y el pasado uno no habla fácilmente con todo el mundo, y eso es porque Cáncer está en la parte más oculta, íntima y “secreta” del mandala astrológico. No se crean que sólo Escorpio guarda secretos…Cáncer trae a sus espaldas todos los secretos ancestrales, generacionales, de los que la mayoría de las veces ni siquiera está consciente.

Es un eclipse que busca irrumpir en la consciencia, desde abajo, desde lo profundo. Es el último eclipse en el axis Cáncer-Capricornio. Es emocional, transformador, tiene la fuerza de un inconsciente harto de sostener normas, estructuras y estados políticos y sociales momificados. Nos hace ver los desequilibrios del sistema capitalista, los intereses de las empresas y de los que siempre lo manejan todo. Todo aquello que ignoramos, luego de un eclipse lunar, quiere ser revelado. La caca flota, no se puede ocultar demasiado tiempo.

Que podamos liberar la caca personal para poder dejar de cargar al inconsciente colectivo con tantos miedos y violencia.

Feliz eclipse.

Publicado el

Eclipse solar anular en Cáncer

Este 21 de junio, apenas ingresado el Sol a Cáncer, se encuentra con la Luna y perfeccionan la Luna nueva en Cáncer y el eclipse solar anular que marca el fin de los eclipses en el axis Cáncer-Capricornio de este ciclo nodal. De por sí al ser el último se considera bastante fuerte, aún más siendo en el grado 0°21′ del signo, puro potencial.

Se da a las 3:41 am (horario Uruguay/Argentina, 8:41 am España) y pertenece a la serie Saros 4 Norte, #137. Esto quiere decir que no sólo influye en la casa Cáncer de nuestra carta (y por ende también en lo que tengan a más o menos de 4 grados de los signos Aries, Libra y Capricornio) sino también en lo que haya cerca del grado 22°35′ de Géminis. Esto es porque el punto sensible donde se dió el primer eclipse de cada serie, es “activado” por cualquier otro eclipse de esa serie, que se de en tránsito.

Este eclipse representa la madurez de la semilla, la que voló con el viento y sabe de dónde viene, pero reconoce que su pasado ya no la influencia, que crecerá más allá de lo que su historia dicta, y suelta sin problema todo aquello que no le sirve como alimento, todo lo que no la nutre. Esa semilla que reconoce sus emociones en lugar de huirles, que sabe cuál es su hogar: el que lleva dentro donde quiera que vaya.

Aspectos

Mercurio va a estar retrogradando en el mismo signo del eclipse, llevándonos a reevaluar todo lo que traemos del pasado familiar y que necesitamos liberar, trascender. Es lógico que primero no sepamos de qué se trata y luego todo vaya adquiriendo claridad.

El eclipse se da con una inconjunción a Saturno en el grado 0°40′ de Acuario: se necesita una limpieza, una corrección relacionada a las emociones y creencias que traemos de casa, del pasado, la familia y lo ancestral. Como Mercurio ya estará retrogradando en Cáncer también, estaremos reevaluando todo lo que traemos para crear nuestras bases desde un nuevo lugar propio y menos influenciado por el pasado: no somos nuestra historia.

También se da en cuadratura a Marte y Neptuno aún juntos en Piscis, mientras éstos están en sextil a Saturno, Júpiter y Plutón: es momento de dejar ir viejos mecanismos de defensa que nos sostienen justificándonos con nuestra historia, con el pasado y lo que fuimos, con las excusas de “porque cuando era niña pasó tal cosa…”. Es como si un maremoto emocional se apoderara de nosotras y no nos quedara otra que sentarnos a sentir, a reconocer a todas y cada una de nuestras emociones y así poder liberarnos de pesos muertos que no nos dejan renacer.

Y como si fuera poco, Venus retro en Géminis está en trino a Saturno retro en Acuario: es un aspecto creativo, que nos hace buscar conectar con nuestros deseos para gestar una nueva estructura interna. ¿Sigo los mandatos de siempre o creo mi propio camino, siguiendo a mi corazón?

¿Hasta cuándo se siente?

La duración de los efectos del eclipse se sentirá hasta días después del 8 de agosto, cuando Venus lo reactive en cuadratura a la Luna, haciendo de heroína. El mensaje es claro: tenemos que aprender a nutrirnos, a ser nuestras propias madres/padres tomando consciencia de que la única persona que puede hacerse cargo de una, es una misma. Lo que sea que parezca irse, perderse con este eclipse, Venus nos permitirá volver a crearlo. Pero no será exactamente eso que se fue, ni será igual: mucho habrá cambiado y habremos crecido lo suficiente al respecto de ese asunto, como para tomar una decisión y re-elegir.

Conexiones

-9 de mayo de 1948, a 18°22′ de Tauro
-20 de mayo de 1966, a 28°55′ de Tauro
-30 de mayo de 1984, a 9°26′ de Géminis
-10 de junio de 2002, a 19° 54′ de Géminis

Esto significa que algún asunto que haya sucedido en aquel entonces, cerca de alguno de esos eclipses, puede llegar a tener algún eco al respecto de este eclipse. Podés chequear en tu carta si tenés algún planeta, punto matemático o asteroide en alguno de esos grados o cerca (a 4 grados de distancia), y chequear si su energía está vinculada a aquellos eventos. Es parte de ser tu propia pitonisa. 🙂

¿Qué es un eclipse solar?

Un eclipse solar se da cuando la Tierra, la Luna y el Sol se alinean en el mismo grado matemático, y están a menos de 14° de alguno de los nodos lunares. Acá podés encontrar info sobre qué sucede internamente al momento de un eclipse solar y acá sobre las consideraciones a tener en cuenta. En este artículo sobre uno de los primeros eclipses en Cáncer, encuentran más información.

Es anular y no total por la distancia que hay entre los tres cuerpos involucrados, que deja ver un anillo solar alrededor de la Luna.

¿Y entonces?

Repasemos qué significa un eclipse solar: una ocultación. Se oculta el ego, que queda detrás de nuestras emociones, de nuestra memoria y recuerdos del pasado. Algo de nuestro mundo interno, emocional, inconsciente, tiene la fuerza suficiente como para eliminar una fuente de energía externa.

¿Por qué? Por creencias limitantes y futuro aprendizaje al respecto de patrones repetidos, o porque sencillamente el Alma sabe cuándo llegó el momento de despedirse de algo externo que no nos deja crecer, nos limita, estanca o mantiene en una posición egoica.

Si el eclipse de Luna me ayuda como mecanismo para dejar atrás lo que no me es útil afuera, de manera práctica, el eclipse solar me permite soltar aquello de lo que mi ego no quiere desprenderse. Son eclipses de desapego, de pérdida de algo que no me deja crecer. Entonces… ¿por qué en general se le tiene miedo a los eclipses? ¿Por qué le tememos a la palabra “pérdida” y creemos enseguida que será de algo que amamos y valoramos? Sencillamente porque nos apegamos a todo y le damos mucho valor a las cosas externas, cuando ni aprendimos a valorarnos a nosotras mismas.

Obviamente el apego es natural, pero cuando es demasiado, cuando el apego me ayuda a justificarme, a quedarme en la zona cómoda, algo tendrá que moverse. Sino jamás nos moveremos del lugar infantil al lugar del adulto.

Los eclipses silencian al cerebro primitivo, no lo dejan controlar el curso de la acción ni predecir lo que podrá pasar. Lo fuerzan a relajarse en aquello que no es realmente básico para la supervivencia. Y ahí toma el mando nuestro cerebro superior, permitiéndonos soltar las supersticiones y miedos irracionales, que van de la mano con creencias limitantes.

Pachamama, estoy yendo a casa. Al lugar donde pertenezco.

Publicado el Deja un comentario

La Luna llena de la verdad…eclipsada.

Sagitario es el signo de la verdad, de la fortuna, y está muy vinculado a la suerte. Júpiter, su regente, es el gran protector, el benefactor del cosmos.

Este signo también se relaciona con la sabiduría, los doctorados y tesis, todo lo vinculado a lo educacional por elección, como universidades e instituciones terciarias y cursos. Otros temas son los viajes, las regulaciones aduaneras, recursos y leyes internacionales, asuntos de migraciones, exportación-importación, editoriales y publicaciones, creencias, sistemas relacionados a la fe, filosofía y religiones, enseñanzas y maestrías,

Que haya un eclipse de Luna, significa que hay Luna llena y que la Tierra se interpone entre ella y el Sol. Al ser penumbral, quiere decir que la Luna y el Sol están alineados, pero alejados de los nodos lunares, que son los puntos donde los eclipses suceden. Siempre que hay un eclipse, es porque la Luna y el Sol están a un rango de 14°-15° máximo de distancia de los nodos.

¿Esto es la verdad o debo aguardar un poco más?

El asunto con las Lunas llenas es que nos muestran todo en la cara, la Luna refleja la luz del Sol para poder hacer consciente lo inconsciente, para revelar información y que podamos vaciar lo que ya no sirve de todo eso, para seguir creciendo y avanzando, más livianos y confiados en nuestro camino.

Cuando nosotros, la Tierra, nos interponemos frente a la Luna, ella no puede reflejar la luz solar completamente. Esto quiere decir que tenemos un pequeño bloqueo o resistencia del ego, para acceder al inconsciente. Puede ser porque no queremos, porque duele, porque nos es difícil, etc. Es decir, nuestra esencia parece no poder sentirse completa porque algo no se puede ver con claridad, entonces, ¿qué nos pide? Paciencia. Como es un cierre de ciclo, es muy probable que lo hayas estado sintiendo desde hace dos semanas y lo sientas con fuerza hasta el próximo eclipse, que es la Luna nueva en Cáncer el 21 de junio, abriendo un nuevo solsticio. Puede que creas que estos últimos días estuviste viendo una verdad que luego resulta ser otra, cambia de faceta.

Recordemos que un eclipse desactiva momentáneamente esa casa donde sucede para permitir una reactivación con energía diferente.

Además, la energía está poco clara aunque pareciera que queremos salir corriendo a resolver asuntos, pero ¿sabés cuál asunto es el ideal para encargarte en el día del eclipse? El que implique la casa de tu carta natal donde el eclipse se de, en el grado 15°34′ de Sagitario, a las 16:24 hs, hora de Uruguay/Argentina. El regente del signo solar actual (Mercurio-Géminis) está en sombra porque pronto va a retrogradar, así que el apuro y la tensión por impaciencia tendrán que buscar por dónde salir. Escribí, hacé arte o manualidades, bailá, hacé deporte, salí a la naturaleza si podés, pero descargá la tensión para que no te haga reaccionar impulsivamente y tomar decisiones, durante las próximas semanas, de las que luego puedas arrepentirte.

La casa de tu carta natal donde se da el eclipse te da la mayor pauta de influencia a modo activación-desactivación-reactivación.

Por ejemplo, en mi carta tengo a la Luna en Sagitario y en casa II, la casa de lo material, los apegos. Hace muchos años era prácticamente compradora compulsiva, y tenía muchísimas cosas. Recientemente, recordando esas épocas, reconocí y decidí que de ahora en más sólo invertiría en libros y en objetos que me hagan feliz, que me nutran. Eso fue un gran cambio y ahora, cerca del eclipse, he regalado cuatro bolsas de ropa, libros y objetos varios, y ahora mi idea es seguir desapegándome de libros que no vibran conmigo. Esa es la casa II, la de cosas que mantenemos y acumulamos porque nos hacen sentir seguras, y es una apariencia, no es real. Aprender todo eso me resultó fundamental (sobretodo para mi bolsillo).

En la sección de descargas gratuitas podés encontrar un descargable para conocer de qué se trata cada casa de tu carta natal, y vincularla con el eclipse. ¿Qué se te pide limpiar, purificar y dejar atrás? Si es algo material, seguro que se reflejará en tu estado interior luego de purificar y ordenarte.

Que sea un gran eclipse y que puedas dejar ir lo que te estanca o ralentiza el andar. Porque la abundancia, en todas sus formas, está esperando ingresar ahí, donde hay algo ocupando su espacio.

Ah, y una cosa más: recordá que jugar y distraerte, es sano. No es más inteligente el que más sabe, sino el que mejor distribuye su tiempo para poder conectar con su niñe interior de vez en cuando.

Para saber más especificaciones, pueden ir a este artículo a leer más sobre este eclipse y a este a leer sobre los nodos en Géminis y Sagitario.

Publicado el 3 comentarios

Eclipse lunar penumbral en Sagitario.

Un eclipse lunar nos dice que es hora de limpiar el baúl de los recuerdos de la casa donde el eclipse cae.

Hay un dicho, muy difundido, de que un eclipse lunar “se lleva” energía femenina de nuestras vidas. Desde la experiencia en sesiones, considero que esa energía femenina es energía sencillamente emocional. Desde el contacto que tengamos con nuestro mundo emocional, sabremos, intuitivamente y mirando nuestra carta natal, qué está buscando revelar y limpiar el eclipse lunar. Lo emocional puede implicar el pasado, nuestros vínculos y relaciones más cercanas, nuestra alimentación, apegos, etc. El eclipse lunar influye inconsciente y sutilmente en el eclipse solar siguiente.

El viernes 5 de junio tenemos el primer eclipse de esta temporada, abriendo este axis nodal Géminis-Sagitario, en el grado 15°34′ de Sagitario, a las 16:24 hs hora Uruguay/Argentina. Es lunar penumbral, lo que significa que la Luna no se cubrirá del todo y que, entonces, se nos pide bucear en un sector de nuestro inconsciente, soltar “eso” específico, no necesariamente reiniciar un área emocional completa de nuestra vida. Aunque siempre todo depende de cómo influya en tu carta…

Aproximadamente entre los grados 10° y 20° de Sagitario, de Virgo y de Piscis, se sentirá fuertemente esa necesidad de liberar algo contenido en la casa Sagitario. Es el punto de limpieza lunar, porque enfrente, entre los grados 10° y 20° de Géminis, se genera un punto de crecimiento solar. Es como si en tu casa Sagitario abrieras un baúl emocional para sacar lo que no sirve e hicieras espacio no sólo allí, sino enfrente, en la casa Géminis. Se trata de dejar atrás y purificar algo estancado, hacer consciente lo inconsciente para ser libres de ello.

Cada eclipse le quita poder al ego, nos quita esa ilusión de poder controlarlo todo, por lo cual bajo un eclipse estamos prácticamente bajo la magia de nuestro Yo Superior, de nuestra Alma. Se silencia lo que entorpece el camino hacia nuestra realización, por eso cuanto más conscientes y rendidos al Espíritu vivimos, menos duele soltar lo que cada eclipse moviliza.

El eclipse se perfecciona en cuadratura a Marte y Neptuno juntos en Piscis, el regente del signo lunar está en conjunción a Plutón -ambos retrogradando-, y el regente del Sol está en cuadratura a Quirón en Aries y en sextil a Urano en Tauro: puede que realmente no sepamos a ciencia cierta qué nos pide este eclipse, porque nuestras emociones no están claras, tal vez estamos idealizando o insistimos en negar o resistir algo que se siente a punto de explotar como un volcán. Sentimos que necesitamos aclararnos o actuar con urgencia, pero eso no va a solucionar nada, la impaciencia tendrá que aprender a vivir en el presente. Tal vez nos sentimos así porque algo duele, pero mejor reconocer el dolor de una vez que estirarlo en el tiempo y que duela constantemente. Dale el tirón a esa curita, arrancála de una vez.

Venus retro está junto al Sol tratando de obtener luz desde el 3, cuando se unen, en lo que llamamos el Venus Star Point: aceptá lo que te merecés, amate como loca rompiendo las creencias que limitan tu esencia, todas las que te hagan creer que cambiar de opinión, de carrera o de meta en la vida “está mal”. Porque es completamente natural y necesario aceptar tus propios cambios, sobretodo vinculados a tus deseos de crecimiento. Si sentís que algo ya no te permite crecer, pues hasta la vista, baby. Y que vengan las cosas que sí, los deseos que realmente vale la pena manifestar de ahora en más.

Siempre que hay eclipses, para terminar, me gusta repetir lo mismo: cada quien es libre de cargar sus cristales, mazos de tarot o hacer rituales. Personalmente, elijo no hacerlo así: algo “se ve, luego se oculta y luego se vuelve a ver con nueva información”, por ende, la energía está confusa. Los días de eclipse el cuerpo lo siente y necesitamos aceptar e integrar la nueva información. También, tengamos en cuenta que cada vez que hacemos un ritual es con una intención, que si no estamos alineadas con nuestra alma, es del ego. Así que mejor no pretender ser más fuertes que un eclipse, sino rendirnos ante la sabiduría del cosmos. Y agradecer, sencillamente agradecer.

Publicado el Deja un comentario

Luna nueva en Géminis: temporada de eclipses.

La Luna nueva en Géminis no sólo abre el portal de seis meses de manifestación en la o las casas Géminis de nuestra carta natal, sino que abre mi período favorito: ¡la temporada de eclipses! *menea* Se perfecciona a las 14:38 hs (hora Uruguay/Argentina) en el grado 2°04′ del signo.

Estamos bajo un clima bastante confuso que requiere que nos entreguemos a la sabiduría de nuestro Yo Superior: cuando el ego está nublado, es porque hay que dejar hablar al Alma. Y escucharla, claro está. La neblina mental que podemos estar sintiendo se disipa cuando nos rendimos a ella, no cuando luchamos para obtener claridad y la queremos echar, porque como se sabe, lo que niegas, te somete.

La Luna nueva se perfecciona en trino a la triple conjunción Júpiter-Saturno-Plutón (con Júpiter en el medio haciendo de relleno en este sandwich astrológico transformador), con Marte en sextil a Urano y con Mercurio junto a Venus en cuadratura a Neptuno. Señorites, el regente de la Luna nueva se siente retrógrado -no lo está, sólo se siente un poco adormecido-, no es buen momento para buscar claridad a la fuerza, firmar contratos, ilusionarte con alguien online, comprar tecnología y vestimenta, hacerte cambios radicales de look… ¿por qué?

Porque la falta de claridad nos hace creer que deseamos algo que en realidad no estamos deseando, y mucho menos necesitando. Urano en Tauro sabe que lo que más necesitamos es cambiar nuestra manera de consumir, para poder crear un nuevo sistema económico (personal y social) y Marte desde Piscis le agrega que todo cambio es bueno si nos ayuda a despertar espiritualmente, a recordar que nuestro concepto sobre la realidad material se está desestructurando íntegro.

Géminis es un signo de curiosidad, de aprendizaje, de búsqueda de respuestas concretas, de información y medios. Con todos estos aspectos, comenzamos a sentir de qué se trata el viaje de los Nodos por el axis Géminis-Sagitario. ¿Qué es verdad y qué es mentira? ¿Cuál noticia es real y cuál es falsa? ¿Cuál de mis creencias -que traigo desde casa- debería sostener y cuál debo dejar de respetar por costumbre o dejar de idealizar, para poder renovar?

Es momento de silenciar a la mente hiper activa y volver a reconectarnos con la verdadera Mente, con la sabiduría que tiene nuestro cerebro para funcionar sin estar enchufado a nada, con nuestra conexión con esa Mente Superior que todo lo teje y lo conecta. Las conexiones piden ser más transparentes y menos idealizadas, y también necesitamos ver nuestras estructuras mentales rígidas para flexibilizarlas. Las etiquetas, lo aprendido, las respuestas que siempre nos dábamos en automático, los conceptos cerrados y cristalizados…muchas cosas en nuestra mente precisan abrirse, mutar.

Nos invita a mirarlo todo con los ojos de la inocencia, del niño o niña interior, a preguntarnos y cuestionarnos todo lo que hemos aceptado sin chistar, eso que estuvo siempre establecido pero que ahora, con toda la transformación actual, necesita actualizarse, romperse, sacudirse el polvo y/o cambiarse. Es una puerta abierta a jugar, a sentirnos creativos, a crear lo que sintamos de manera artística, con la mente abierta para recibir lo que sea que el Universo nos intenta enviar. Es la Luna nueva para cambiar creencias estancadas, y permitirnos desaprender, reaprender, redescubrir, y aprender en general.

De repente nos encontramos re-aprendiendo casi desde cero a vivir, estando bajo limitaciones que parecen ser negativas pero nos protegen. Estudiamos online, nos vinculamos online, trabajamos online. La red que nos conecta es tanto nutritiva como tóxica, por lo cual aprender a elegir lo que consumimos está siendo fundamental.

Algo más de la energía geminiana: siempre tiene problemas para decidir porque actúa como veleta, cambia una opción por otra mejor, más divertida, más interesante.
Punto uno: se aburre fácil y precisa constante estimulación, así que aprender a relajar la mente es necesario. Mediten, chiques, aunque sea 15 minutos al día una meditación guiada, para calmar la ansiedad, la impaciencia y la hiperactividad mental.
Punto dos: la diversión. ¿Por qué no ser más relajados, jugar más y estresarnos menos? A menos que el asunto sea de vida o muerte, merecemos un momento al día de distensión, risa, diversión y relax.
Punto tres: ¿quién te hizo creer que sólo debés elegir UNA cosa? ¿Será posible atender cinco quiosquitos a la vez? ¿Será posible combinar todos mis intereses en un proyecto o emprendimiento? ¿Será posible escribir un libro volcando todo lo que sé para vaciarme y poder seguir aprendiendo cosas nuevas? Todo es posible, porque Géminis es multitasking, un pulpo. Elegí, sí, pero no necesariamente una sola cosa. Si sentís que te gustan MIL, ¡dale adelante! Que en el camino quedarán diez, tal vez menos, pero sabrás combinarlas y habrás aprendido de la experiencia en el camino.

Esta segunda temporada de eclipses del año inaugura los eclipses de Nodo Sur en Sagitario, comenzando el 5 de junio con el eclipse penumbral de Luna llena a 15°34′ del signo. Viene acompañado por un eclipse solar anular el 21 de junio a 00°21′ de Cáncer y otro lunar -también penumbral- a 13°37′ de Capricornio el 5 de julio. De ellos les iré hablando más adelante.

¡Feliz Luna nueva!

Publicado el 3 comentarios

Nodos Lunares se mudan a Géminis y Sagitario

Los Nodos, esos puntos matemáticos donde suceden los eclipses (aquí encontrás más información, y también aquí) se mueven de forma retrógrada, en sentido horario, al contrario que los planetas del Sistema Solar, que lo hacen en sentido antihorario. Es decir, los planetas recorren los signos de Aries a Piscis y los Nodos lo hacen a la inversa, desde el último signo al primero. Esto es importante porque los eclipses cuentan historias, y entre ellas, importa dónde están tus eclipses pre y post natales también. Eso lo podés solicitar en una sesión o en un informe, ya que unas de las áreas que más amo de la astrología y en las que me especializo, son los eclipses.

De dónde venimos:

Acá podés encontrar el artículo de cuando los nodos se mudaron al axis Cáncer-Capricornio.
Estamos terminando el ciclo de eclipses en el axis Cáncer-Capricornio, donde se nos instó a revisar y reestructurar nuestras bases, a trabajar con nuestro árbol genealógico, a escuchar a nuestras emociones y a, no casualmente, quedarnos más en casa. “Mirá hacia adentro”, nos dijeron, con una cuarentena forzada. Los eclipses en ese axis aún no terminaron (falta uno solar en Cáncer el 21 de junio y uno lunar en Capricornio el 5 de julio) pero ya comenzaremos con el primero lunar en Sagitario el 5 de junio.

Esto hace que la energía personal y mundial vire hacia otro “norte”, como bien indica el Nodo Norte en Géminis ahora. Venimos de reconocer la importancia del núcleo familiar, de observar y reconocer nuestras emociones para dejar de bloquearlas con trabajo, de ir “hacia adentro y hacia abajo”, hacia nuestras raíces, y ahora se nos pide mirar para el costado: mis hermanos, mis vecinos, mi vecindario, mis colegas del día a día. De tanto estar en casa, literal y metafóricamente, necesito recordar que los vínculos alrededor mío pero no necesariamente íntimos, también son importantes. Y esto se vincula también a las barreras: si no puedo viajar al exterior, si hay nuevas reglas o condiciones, si el sistema económico no me lo permite, entonces hago turismo interno, o me dedico a observar mi entorno con otros ojos.

Algo que no es muy difundido, es que ambos nodos se mueven con energía de oportunidad y de desagüe. El Nodo Sur, ese famoso agujero negro que tritura y destruye todo lo que no es útil en nuestra vida, lo que nos estanca, muchas veces puede comportarse como una puerta de oportunidades, cosa considerada exclusiva del Nodo Norte. Y viceversa. Esto se nota claramente en el retorno nodal inverso, donde el Nodo Sur tocado por el Nodo Norte en tránsito obtiene algo siempre que deje ir algo previo, haciendo espacio. Pero sin este retorno nodal, los Nodos tienen ambas características: de entrada y de salida.

Hacia dónde vamos:

Así que no es que tengamos que dejar ir ahora a toda la energía sagitariana, ni que tengas que salir a abandonar todo lo que implique a la energía de tu Nodo Sur natal, en absoluto: lo que se requiere es que la baja vibración y/o determinados elementos que ya tomaron demasiada relevancia y no nos dejan avanzar, sean los despedidos dentro de los próximos 18 meses.

Este axis nodal pide que dejemos ir:

– fanatismos. El sentimiento de adoración hacia algo o alguien, y de aferrarse a que la propia verdad es la única. Esto se ve mucho en religiones y en seguidores de personas “endiosadas” que pretenden imponerles su propio dogma o verdad.
– gurúes. Esta vez tenés que hacerte cargo de que nadie te puede decir qué es lo mejor para vos, tenés que moverte y descubrirlo.
– la necesidad de huir cuando no queremos responsabilizarnos.
– el ego de maestro sabelotodo, la adoración intelectual.
– la creencia de que viajando lejos vamos a encontrarnos a nosotros mismos.
– la forma de idolatrar y viajar hacia lugares sagrados, que terminamos contaminando por visitarlos sin respeto.
– viejas creencias que nos estancan en posiciones soberbias (nacidas siempre de alguna inseguridad).
– la forma académica de estudiar como la única con validez, la única “cierta”. La educación en general puede sentir modificaciones, al igual que quienes la llevan adelante sin adaptarse a la era tecnológica actual.
– la manera de viajar, movernos en el extranjero, y de hacer negocios en el exterior también sentirán cambios, que Saturno muestra ya con algunas limitaciones.

Y nos abre puertas de oportunidad para:

– viajar hacia adentro, a encontrarnos pero también encontrar nuestra propia versión de la verdad.
– retomar el papel de alumno de la vida, de estudiante. Los cursos y plataformas online serán grandes fuentes de conocimiento.
– recuperar nuestra manera natural de expresión.
– escribir, escribir y escribir. Grabar, filmar, generar contenido.
– mirar a los medios con otra perspectiva. En general podrán generar o pretender generar movimientos masivos y habrá que estar atentos a qué tipo de información comparten los grandes medios y qué compartimos nosotros en nuestras redes sociales y medios personales, ya que las noticias falsas pueden correr demasiado rápido si no nos detenemos antes a pensar y evaluar la veracidad.
– simplificar y buscar la sencillez en nuestra expresión.
– reencontrarnos con nuestro entorno.
– aceptar nuevas creencias, ideologías y dejar atrás dogmas autoritarios. Las crisis de fe vinculadas a las religiones pueden ser muy frecuentes.

A medida que vayamos viviendo los eclipses, vamos a observar cómo en lo personal y en lo social se siente la nueva influencia. De por sí, Urano en Tauro, Saturno en Acuario (ambos cuadrándose) y Júpiter junto a Plutón en Capricornio ayudan a todo esto. Por lo pronto, para tener más guía, te cuento que la última vez que los nodos estuvieron en este axis de esta manera fue entre el 14 de octubre de 2001 y el 15 de abril de 2003. Si hacés memoria, seguro que los asuntos que despertaron en ese momento vuelven a ser importantes ahora pero con una vuelta de tuerca.

Socialmente, en general, los asuntos que se sentirán mutando, estarán vinculados a la industria de los viajes en general, la forma de viajar, libertades internacionales, fronteras, países y representantes, asuntos legales vinculados al extranjero, importación-exportación, editoriales y publicaciones, y, más que nada, estaremos viendo muchas verdades reveladas que se estaban manteniendo ocultas detrás de otras aparentes verdades, como por ejemplo las noticias falsas o los gobernantes diciendo algo “cierto” que en realidad encubre otra cosa.

Se vienen -y estamos viviendo- grandes tiempos de cambio. La nueva normalidad es la base de todo lo que estará moviéndose y mutando.

Que sea un gran ciclo para la Tierra y para cada uno de nosotros.

Publicado el Deja un comentario

Retorno nodal directo e inverso.

¿Qué es el retorno nodal?

Es cuando los Nodos del Karma en tránsito (es decir, los que actualmente están pasando por el axis Cáncer-Capricornio) tocan a tus Nodos natales.
Esto puede darse exactamente (retorno nodal directo) o al revés, lo que significa que el Nodo Norte en tránsito toca tu Nodo Sur natal y viceversa (retorno nodal inverso).

Retorno nodal directo.

Durante estos 19 meses las situaciones o eventos a experimentar te empujan a encauzarte en el camino de tu Nodo Norte, de ese propósito de tu Alma, elegido antes de encarnar. Es un ajuste sobre lo que viniste a hacer en esta vida sobre lo que pensabas o creías que tenías que hacer, lejos de tu ego.
Situaciones y experiencias significativas se dan en este período para que sigas tu camino, y si ya estás en el carril adecuado, las respuestas que recibirás serán confirmaciones. Caso contrario, hay que revisar y dar vuelta para elegir el camino correcto.

Se te pide enfocarte en habitarte, a ser tu propia madre, reconocer tu hogar dentro tuyo. Vas a buscar darte seguridad y estabilidad, sin importar si eso te lleva lejos de tu familia, porque naciste para romper normas o karma familiar. Es un camino de vuelta a casa, la búsqueda de encontrar tu lugar en el mundo, de crear tu propia tribu/familia/hogar y la integración de tus emociones, equilibrar tus hormonas.

 Vas a estar creando tu propio camino rompiendo patrones que te inculcaron tu familia y la sociedad. Sos muy buena trabajadora, buena jefa incluso, pero eso no te da poder: el poder lo encontrarás cuando aceptes lo distinta que sos a tus raíces y al mismo tiempo que la información que traés de ellos es muy importante, pero sentirte en tu lugar es el verdadero éxito. Hay mucho trabajo psicológico que hacer, sobre todo para deconstruirte de lo que tenés grabado como pautas patriarcales y además.

Tu idea de éxito y fracaso va a cambiar, normas y tabúes van a liberarse y vas a enfocarte en desarrollar tu intuición y energía femenina receptiva.

Es momento de darte cuenta de lo importante que es escuchar y atender tus emociones, para experimentar sentimientos acordes a la vibración y frecuencia que estás buscando. El mundo emocional parece de todo menos atractivo, es por eso que ir hacia allí marcará un gran desarrollo y crecimiento en tu vida. Llegó la hora de sentir, de sentarte con tus emociones en lugar de evadirlas con trabajo u otra ocupación. Tu mundo interno necesita crecer a la par del resto de tus mundos.

Retorno nodal inverso.

Es un período durante el cual el presente presiona tu pasado para que reveas situaciones, talentos, elecciones, experiencias, etc…y elijas accionar de forma diferente. También es para que, del pasado, traigas a tu presente la información (talentos, relaciones, etc) que van a ayudarte a evolucionar.
Es como si observaras que repetís muchas experiencias y no sabés qué hacer, pero, de acuerdo a la evolución que tuviste desde la experiencia previa hasta ahora, se te pide no reaccionar como antes, para aprovechar la oportunidad de crear un nuevo presente y no repetir aprendizajes. Es una lección para dejar de estar dormida y responder de manera inconsciente.
Es una actualización del potencial de tu Alma, porque el pasado no siempre representa al de esta vida actual.
Se siente contracorriente, porque mientras todos estaremos dejando atrás la zona Capricornio, vos estarás recuperando de ella talentos desconocidos, capacidades olvidadas, patrones de conducta que precisan actualizarse, etc. Todo depende de la casa que ocupe tu Nodo Sur.

Es un momento de realineación con tu vida, volviendo a la zona cómoda o “ a casa” pero no para quedarte allí, sino para utilizar esa sabiduría como apertura de tu Nodo Norte.
Con Saturno y Plutón en tu Nodo Norte, hay una obligación de crecimiento, una posibilidad de responsabilizarte por tu propia vida, un reto para crear la estructura necesaria para “salir de casa”, moverte fuera del estancamiento, liberarte del apego con tu familia, que no ayuda a tu evolución como ser independiente. Toca construir la estructura de la tribu propia, el lugar donde establecerse sea físico o psicológico.

La debilidad o la caída se encuentran en la familia, en el pasado y en los apegos. Es importante entender el lugar de donde venís para abrir la puerta a que la familia no es únicamente aquello vinculado por la sangre. El quiebre está en salir de la posición de “necesitado” o de víctima para romper con la idea de que la vida gira en torno a cubrir las necesidades emocionales (por otros).
Es momento de salir del cascarón incorporando todo el bagage del lugar de donde venís (conocimientos, talentos, capacidades, creencias y valores) y moverte en la vida por tu cuenta, crear tus propias normas, romper situaciones familiares agobiantes y equilibrar tus energías femenina y masculina, todo lo que es parte de lo que tu Alma necesita para evolucionar. Tenés gran intuición y eso te llevará a comprometerte con manifestar grandes metas, que es algo que tu Nodo Norte quiere que aceptes. Hay mucho trabajo psicológico que viene, relacionado a liberarte de preconceptos y patrones de comodidad que te aferran a situaciones incómodas, que repetís continuamente por no animarte a cortar e ir hacia lo desconocido.