Publicado el

Cada persona vive su propia espiritualidad de acuerdo a su propósito evolutivo.

Desde el punto de vista metafísico, en el caos del Universo hay un orden impecable, divino.

Para llegar a ese orden y al equilibrio que propone, debo primero atravesar el desorden. Si quiero llegar a la felicidad debo conocer lo que es sentirme infeliz, y así marcar la diferencia. Para encontrarme, primero debo saber qué es estar perdido. Es allí, en donde no me hallo, que se despiertan mis ansias de búsqueda, me motivo.

Cada ser humano vive su espiritualidad a través de su propia historia personal, experiencias, creencias. Cada uno tiene un propósito evolutivo personal y para el planeta, y cuanto más alineados estamos en coherencia con nuestro espíritu y vida en la Tierra, más orden podremos encontrar en nuestras vidas.

Lo que nos aleja de creer que todo es perfecto, es mantenernos en la ilusión de la dualidad. Claro, nos permite conocer la moral y vivir en la Tierra, su uso no está limitado a un bloqueo. Pero si yo conozco la dualidad, si la reconozco en mí, le quito poder y ya no me maneja. Es como integrar mi sombra.

Por un lado tenemos la espiritualidad práctica, mundana o terrenal, que es bajar el cielo a la tierra en actos rituales, pequeños, constantes. Va de la mano con nuestro crecimiento personal y procesos psicológicos. Es la parte de ir recordando qué soy en esencia y que tengo un cuerpo viviendo una experiencia humana. Alimentarme de manera sana, elegir mis batallas para proteger mi energía, tener un determinado proceso de higiene energética, saber intencionar para manifestar: esos son actos del día a día que me permiten realinearme con mi esencia, con mi Yo Superior.

Siguiendo, está el camino más profundo, el que desarma toda pretensión del ego en pos de su trascendencia: es la búsqueda de iluminación, de Ser mi propio Propósito Sagrado, de peregrinar hacia mí misme.

En la antigüedad, para iluminarse, había que ser asceta, encerrarse en un monasterio y meditar todo el día, cosa no muy posible para la vida actual. Experimentar este tipo de espiritualidad hoy en día, requiere disciplina, responsabilidad, consciencia social y mucha tridimensión. Rendición también: adiós juez y víctima, las posiciones egoicas más usuales dentro nuestro.

Desde este lugar, podemos elegir dejar de quejarnos, de enojarnos, de sentirnos inferiores, abandonados, que no pertenecemos, o lo que sea que nos ponga en una posición victimista. Desde aquí podemos hacer consciente nuestra capacidad y potencial para vivir en la 3D desde el amor. Podemos elegir cambiar de perspectiva.

Cada cual tiene su propia verdad, creencias y su manera de buscar cambiar el mundo, a través del cambio personal primero.

Habrá quienes lo hagan desde el fuego incendiario del hartazgo, poniéndole fin a históricos abusos a través de manifestaciones, actos, gritos desde el fuego interior, haciéndose notar y quemando todo a su paso. A esas personas las admiro con el alma.

Otres lo harán desde el agua, lo emocional, lo nutricio, abriendo el corazón, protegiendo, habitando su elemento desde el lugar que más conecte con su Alma.

Por otro lado estarán quienes lo hagan desde el aire, desde la palabra, la comunicación, la expresión del intelecto y del Alma, la enseñanza, como si fuera el éter divino compartiéndolo todo. Aquí está el trabajo energético que se trata de sostener y elevar la vibración del planeta, junto a quienes lo hacen desde la Tierra, Gaia, la Pachamama, abrazando todo lo que ella implica y nos sostiene a nosotros.

Entonces, de acuerdo a nuestra esencia y a nuestro Propósito Divino, podremos vivir nuestra espiritualidad de una forma o de la otra. Alguien que trabaje en un puesto de mando de una empresa multinacional, por ejemplo, tal vez no tenga tanto tiempo para desarrollar su espiritualidad o no le interese tanto como a un terapeuta energético, sólo por citar un ejemplo sencillo y que por supuesto no necesariamente siempre es así, es sólo para graficar.

Los caminos son diferentes y cada quien tendrá contacto consigo mismo de manera diferente, así como también habrá personas que directamente no tengan interés en desarrollar este aspecto de su vida. Y está bien, nos necesitamos a todos en conjunto. Cada cual juega su parte en este mundo, en esta vida.

Es en vano juzgar al que aporta diferente sólo por creer que «mi aporte» es el único válido, el que va a cambiar al mundo por fin, como si no fuéramos nosotros los que tuviéramos que cambiar primero.

La pluralidad de granos de arena de acuerdo a la complejidad de nuestros elementos personales hace del colectivo algo único, flexible. Y lo hacemos paso a paso mientras vamos creciendo y aprendiendo.

Amor por el proceso, respeto por el otre.

Publicado el

Responsabilidad espiritual

Repasando el manual de la Técnica del Arca (que después de aprender Tameana se redespertó en mí, igual que los Registros Akáshicos) encontré un párrafo sobre la responsabilidad espiritual en lo social que me resultó fascinante. Patricia, una de las creadoras de la técnica, cuenta:

«Ese día me crucé con uno de ellos -un niño pidiendo dinero con un cachorrito en sus brazos-, que lloraba a metros de mi consultorio, ante la total indiferencia de los centenares de personas que pasaban frente a él (era el mediodía). Las imágenes sumadas del chico abandonado y el perrito fueron demasiado para mí y estallé en un enojo interno: “¿Dios, cómo podés permitir algo así?”, pregunté con una fuerte carga de desconsuelo y enojo.

De pronto, fue como si el tiempo se detuviese para todos menos para mí.
El mundo estaba quieto y silencioso, como una película en “pausa” y una voz clarísima pero sin palabras y llena de autoridad y amor sonó en mi cerebro.

Me dijo algo como: “El Ser Humano tiene el Don del (libre) albedrío. Por lo tanto, no estoy en condiciones de intervenir. Esa escena del niño y el perro la presencian miles de personas por semana. En algunos casos, la ignoran.

Aunque muchos se enojan, sea porque consideran al chico una víctima o un timador, el resultado es que cada uno de ellos le cargó a esa alma una intención negativa (frustración, ira, desprecio, fastidio…) pero nadie, ni siquiera uno, me pidió que la ayudara. Y basta con que uno solo me convoque o pida la asistencia de un Ángel para que su situación comience a cambiar. No sólo no pasa eso sino que ese niño llevará el lastre de todas esas intenciones, las seguirá acumulando a lo largo de su vida y las pasará a la siguiente generación. Cuando apenas es necesario que alguien dé el primer paso para cortar esa cadena”.

Esta historia responde mucho con una simpleza absoluta: no somos superiores al otro por tener tiempo y seguridad para ocuparnos de nuestra espiritualidad, por tener dinero o trabajo. Todos vibramos, somos energía y nuestras intenciones crean tanto nuestro presente como el de los que nos rodean.

Responsabilidad espiritual.

Cada cual tiene su elemento para dar, el que sea, mirando al de al lado.

Tal vez algunes donan cosas o dinero, otres hacen trabajo voluntario, otres se suman a manifestar por sus derechos, otres lo hacen desde un lugar de sostén energético y amor… pero todes aportamos al colectivo desde nuestro lugar.
Es en vano juzgar al que aporta diferente sólo porque creo que mi aporte es el válido, verdadero, el más importante o real.

La pluralidad de granos de arena de acuerdo a cómo vibramos en la complejidad de nuestros elementos personales, hace del colectivo algo único, flexible. Nadie tiene un método o una verdad certera sobre cómo ser mejores para que el mundo retome su salud integral.

Lo hacemos paso a paso, a medida que vamos creciendo y aprendiendo, recordando nuestro propósito, que es nuestro camino.

Amor por el proceso. El cambio está cerca de llegar.

Publicado el Deja un comentario

Vive como escribes.

A Mariana la conocí a través de mi blog personal, donde vomitaba todo lo que me pasaba. Le gustaba cómo escribía y tenía el emprendimiento más mágico y hermoso que conocí: hacía jabones artesanales impregnados de su esencia. Amaría tener algunos en mi vida ahora, me transmitían cosas hermosas.

En aquel entonces se sumó a una feria de artesanos que armaba en casa, con la que fuimos un disparador para las ferias de la ciudad (¡salimos hasta en Clarín!) y siempre la sentí como una gran amiga, hermana del alma. Como si tuviéramos cosas que aprender una de la otra. Lo sigo sintiendo más allá de la distancia.

La admiro mucho, siempre lo hice. Contagiaba su magia y yo quería hacer eso, poder transmitir y contagiar mi esencia. Tal vez se está enterando ahora de lo mucho que me despertaba charlar con ella, sentirla cerca. La quiero con el Alma, con magia, como se quiere a esas personas que son parte de tu grupo de almas. Hasta me abrió las puertas a un trabajo que amé.

En julio de 2013 yo estaba muy triste -el año de mis mayores despertares- y ella me acercó a los registros akáshicos. Mientras escribo lloro, porque siento muchas ganas de ir a abrazarla ya mismo y acompañarla.

Esa primera vez que me abrió los registros, cerró el texto con un “¡Vive como escribes!” y ha sido mi lema desde entonces. Si puedo viajar con las letras, si me sano con las palabras, entonces puedo vivir como escribo. No sé cómo agradecerle esos mensajes todavía. También fue el texto que me impulsó a viajar, a mudarme a Uruguay, a volar.

Mariana estuvo triste, y le envié de regalo el libro de Rituales.
Me confirmó que llegó en el mejor momento. Y me alegra el corazón que así sea, porque si hay algo que deseo con el Alma, es que ella y todas las mujeres del mundo recuperen su magia, su sabiduría, el poder de transmitir su esencia. Es lo mínimo que espero con ese libro y de la revolución que estamos viviendo.

No estamos solas, nos tenemos entre todas, sin importar la distancia.

¿A qué mujer hermosa y mágica conocés y querés contarle de tu amor y admiración por ella? Hacelo, es el momento.

Publicado el

Tu camino es tu propósito.

Siempre que llegan a una sesión en la búsqueda de su propósito, me gusta explicar lo siguiente:

«El propósito es todo lo vivido en nuestra historia: desde la primera inhalación al nacer hasta la exhalación final al desencarnar. Todo lo que es parte de nuestra vida es propósito, porque éste es evolutivo. Es decir, el propósito de que cada uno de nosotros esté vivo, es la evolución del Alma. Es que crezcas y desarrolles tu máximo potencial.

Luego, dentro de este propósito personal, se encuentra lo que me gusta titular como «Propósito transpersonal», que incluye nuestros gustos, dones, talentos, habilidades, vocación, profesión y trabajos varios. Que trabajes de algo que no te gusta te está indicando justamente lo que no es por ahí, lo que no te llena. Está bueno tener un punto de partida, saber dónde no nos queremos quedar. El propósito transpersonal está ligado a darle al mundo nuestros dones, a no ser egoístas. Y a lo que nos apasiona, claro.

Viviendo en un sistema capitalista, tendremos que establecer el valor de nuestros servicios, tiempo, sabiduría, conocimientos, energía, para poder vivir de eso que tanto amamos, y convertirlo en un trabajo redituable, sin importar su estabilidad, porque al fin y al cabo entendemos que es propia y va de la mano con el ritmo personal, los propios ciclos y los ciclos de nuestro trabajo también.

Hay meses que no daremos abasto de tanto trabajo y otros en que podremos aprovechar para descansar. Y ahí le encontramos la función a la energía de tierra de nuestra carta natal: Tauro, Virgo y Capricornio nos enseñan a tener un valor, una organización y una estructura previsoria para poder sentirnos estables más allá del dinero que ingrese por mes.

Lógicamente, aprender a manejar nuestras finanzas es uno de los mayores desafíos de la vida, porque va de la mano con nuestra noción de abundancia, valor personal y merecimiento.»

Se trata de observar todo lo que nos ha traído hasta acá. No nacimos para quedarnos en el mismo molde toda la vida, ni para temerle al cambio.

Agradezcamos tener el privilegio de hacer nuestras búsquedas y de poder acceder a herramientas que nos ayudan a crear desde nuestro pequeño mundo, un mundo mejor.

Publicado el Deja un comentario

La Carta Natal: Guía & Mundo Interior.

La mayoría de sesiones de Carta Natal que suelo realizar, tienen un foco en común: la búsqueda de Norte de vida, el propósito.

El propósito, a grandes rasgos, es todo aquello que vivimos en nuestra vida que nos lleva a desarrollar nuestro potencial al máximo, de acuerdo a nuestro contrato álmico. Este contrato es todo aquello que aceptamos experimentar en esta encarnación para que el propósito de desarrollo, evolución y aprendizaje se cumpla. El «cómo» (cómo lo viviremos, sentiremos, experimentaremos, a través de qué, etc) es determinado por nuestro libre albedrío, lo elegimos, consciente o inconscientemente.

En la carta natal se encuentran todas las potencialidades del desarrollo del ser, tanto en la 3D (aspectos de la «realidad» conocida) como de la 4D (todo lo que sirve como «puente» al pasado y al futuro: emociones, sentimientos, el mundo de lo arquetípico e inconsciente) y la 5D: la consciencia sin dualidad anclada en el amor, que reconoce instintivamente su esencia y su camino.

El asunto es que todos estamos al borde de un abismo: debemos saltar hacia la medicina interior, hacia ese lugar donde habitan, esperando ser compartidos, todos nuestros dones, talentos, habilidades y sabiduría. Necesitamos darle nuestra medicina al mundo.

En el borde de ese abismo, en ese umbral tan saturnino-plutoniano, se nos pide confiar en el Universo, para trascender nuestra historia personal, separarnos de nuestro pasado y dejar de crear nuestro presente de su mano. No podemos seguir sosteniendo todo lo que nos dolió como excusa, no podemos seguir resistiendo el cambio, ni seguir siendo tan egoístas como para quedarnos estancados en el miedo, la inseguridad y la falta de valoración como sostenenes de quiénes somos y excusas para evitar salir al mundo con toda nuestra sabiduría. Sencillamente, ya no podemos seguir en esa absurda normalidad del miedo a revelar nuestra verdadera esencia. Ése es el cambio.

En ese umbral, hay dos asuntos a sanar y sobre los que concientizarse en profundidad: maternar a la niña/o interior y trascender la propia historia personal, dejar ir el pasado. En mis actuales estudios de astrogenealogía estoy incorporando nuevas herramientas terapéuticas para ir ayudándote en ese camino más adelante.

Si te interesa conocerte en profundidad para revelar toda tu luz y saber hacia dónde enfocar tus procesos actuales, escribime a hola@alemodarelli.com o ingresá a alemodarelli.com y cliqueá en «Tienda» para ver todas las sesiones disponibles.

Publicado el Deja un comentario

El despertar de la Kundalini

La energía Kundalini es energía de alta frecuencia que se vincula a todos nuestros chakras, cuerpos y a nuestro despertar de consciencia.
Se la considera la energía misteriosa que hace existir al mundo.

Es representada como una serpiente, que habita enroscada tres veces y media a la altura de nuestro hueso coxígeo. En el hinduísmo, es Shakti, la princesa que, cuando despierta, asciende por toda nuestra columna vertebral en busca de su amado Shiva (ubicado en nuestro séptimo chakra). Kundalini es un poder superior a la mente, y su poder mayor es el de desintegrar nuestro yo-mente para poder rendirnos del todo a nuestro Yo Superior, al Espíritu. Tiene un propósito evolutivo, energético y espiritual, nos marca el camino.

Cuando deseamos comenzar un camino de despertar espiritual, es decir, abrir los ojos a nuestra verdadera identidad, mucho de lo que creíamos cierto se desestructura, se desmorona. El ego-mente no sabe bien qué hacer porque su gran función es protegernos, controlar y crear una personalidad que sea útil en la 3D. Todo lo que vaya «más allá» lo encuentra perdido.

Es por esto que muchas veces, el despertar de la Kundalini se siente como depresión, tristeza abrumadora, y hay gente que lo ha calificado como una maldición (o como si te hubieran echado alguna). Eso es porque el ego, las creencias y los miedos son muy fuertes y uno no encuentra la manera de liberarse para que la energía fluya como lo desea. Porque si Kundalini no fluye, destruye. Como Shiva.

La Kundalini despierta y fluyendo con naturalidad, puede:

-Transmutar energías
-Disolver y deshacer bloqueos de todo tipo
-Ayudar al cuerpo a recuperar sus funciones naturales e integridad energética (equilibrar todos los cuerpos para vivir en coherencia)
-Fortalecer el sistema inmunitario y la salud
-Ayudarnos a desarrollar nuestras capacidades originales olvidadas
-Regenera la fuerza interna y el poder de sanación innato
-Aumenta el nivel de consciencia

Kundalini se vincula muchísimo con las glándulas pineal y pituitaria, y por supuesto con nuestros chakras (corporales y extra corporales).

En importante tener en cuenta que no todo el mundo tendrá un despertar como lo espera, por lo cual realizar los ejercicios a consciencia y sin expectativas será lo más indicado, así también como estar presente. Sin embargo, lo más importante, es estar en un estado meditativo y de alta vibración. ¿Por qué? Porque sino se puede experimentar este despertar de manera brusca y nada placentera, que por ley vibratoria se expandirá a todas las áreas de vida. No es algo para buscar a la ligera, ni por un propósito específico. Hay quienes sufrieron mucho con su despertar por no tener un nivel de consciencia adecuado para sostener lo que la energía requiere.

Su búsqueda debe ir de la mano con la evolución, con el despertar de consciencia y el crecimiento, en pos de algo mayor. No es para uno, aunque uno sea el que lo experimente. Cuando se tiene un despertar así, éste requiere completa devoción y servicio al Universo, como herramientas de él que somos. El ego no tiene nada que hacer aquí, porque de hecho lo que Kundalini busca, es la destrucción del ego. Es por eso que es un proceso sumamente intenso y transformador.

El despertar puede, muchas veces, ser accidental: despertarse luego de un accidente, o luego de un esfuerzo mal hecho -ya que la serpiente anida en el coxis, fuente de muchos dolores, consecuencias de malas posturas y esfuerzos-. Otras veces, puede ser sexual y hasta compartido, es decir, individuos -en general dos- sintiendo el despertar al unísono, lo cual es maravilloso. Pero muchas otras veces puede ser «intencional» a través de yoga, meditaciones y otras herramientas similares, aunque hay que saber que no se despertará cuando nosotros lo queramos, sino cuando ella quiera. Es necesario respetar y aceptar esto.

Acá les dejo consejos para despertarla. Recuerden que es mucho más recomendable hacerlo luego de un proceso donde el ego ya se haya desestructurado lo suficiente. Yo personalmente recomiendo primero la integración de la propia sombra -con terapia gestáltica- y la disolución de los miedos más profundos, antes de decidirse a despertar la Kundalini, para que las consecuencias sean más beneficiosas, fluídas y naturales.

¿Cómo reconozco el despertar de la Kundalini en mí?

Los «síntomas» pueden diferenciarse fácilmente por las sensaciones corporales de vibración, como si el cuerpo se estremeciera desde la punta de los pies hasta la coronilla, aunque la vibración puede comenzar a la altura del coxis. Es una vibración casi orgásmica, como si toda la energía de tu cuerpo se pusiera a bailar al unísono, a «hormiguear».

Otra sensación es la de expansión, como si lo abarcaras todo y además te sintieras alegre, feliz por ese estado. Kundalini trae alegría siempre que hayas estado vibrando alto, sino, es posible que te largues a llorar porque su energía te pide primero que purifiques tu interior. El trabajo constante interno, como la meditación, la alimentación sana y la consciencia en cada palabra y acción, son fundamentales.

Otra sensación es la de calor-frío en el coxis, que sube hasta la coronilla. El no poder conciliar el sueño en ningún momento del día y sentir una extrema emoción en el pecho, como si nunca pudieras parar de sonreír, son otras muestras de su despertar.

Hay personas que me comentaron que visualizaron intensas luces azules, serpientes doradas uniéndose por sobre la cabeza, y hasta un ojo que las mira de frente, como también luces o rayos de otros colores y sensaciones de calor abrumadoras. Tener experiencias repentinas de iluminación -comprenderlo todo de repente- o percepciones y sentidos alterados también es posible. Es como cobrar un sexto sentido que no requiere confianza, porque sencillamente es sentir la sabiduría dentro tuyo, ya nada te hará dudar.

¿Cómo despertarla?

Despertar a la Kundalini requiere perseverancia, consciencia y compromiso. Para esto, te dejo algunos consejos:

-Meditá -con tu método preferido- enfocándote en la respiración
-Tomá clases de Kundalini Yoga
-Aprendé a reformular tus pensamientos negativos y cambialos por el pensamiento contrario en positivo (tu vibración cuanto más alta, mejor)
-Observá siempre tu postura al meditar o hacer yoga
-Buscate alguna playlist de Kundalini para incentivarte a bailar con ella, o al menos a seguirla con el cuerpo mientras hacés tus cosas

-Visualización e Invocación de la Luz Divina: Parate tan derecha como puedas, separando los pies hasta que estén a la altura de los hombros. Luego, cerrá suavemente los ojos y movelos hacia arriba para que miren hacia tu zona del entrecejo. Mientras hacés esto, levantá los brazos por encima de la cabeza y mantené todos los músculos tensos. Repetí lo siguiente, imaginándote bañada en una luz blanca y brillante: «La luz divina me crea. La luz divina me sostiene. La luz divina me protege y me rodea. Estoy constantemente creciendo en la luz divina.»

-Probá el siguiente ejercicio:
Primero, sentate cómoda, y respirá profundamente mientras contás hasta diez.
Luego, concentrate en la zona del coxis para conectar con ella, hasta que puedas sentir una suave vibración. En este punto, cerrá los ojos y cantá repetidamente la palabra «Vum».
Mientras cantás, prestale atención a la sensación de vibración que sube gradualmente por tu columna vertebral. Imaginate flotando, liviana y libre, irradiando bondad y empatía a todo lo que encuentres.
Cambiá el canto, repitiendo ahora la palabra «Shum», una y otra vez mientras sentís que las vibraciones se extienden llenando todo tu cuerpo.
Finalmente, imaginate un gran globo ubicado en tu área pélvica y abdominal, llenando el espacio allí.
Poco a poco dejá salir el aire de ese globo, como si lo sostuvieras por la boca y te dieras cuenta -suavemente- de todo lo que hay contenido dentro. Acompañálo con la respiración.

Espero que les sirvan y si tienen experiencias, ¡cuéntenme! Que me encanta conocer los diferentes despertares de Shakti.

Publicado el Deja un comentario

Cambio de consciencia dimensional.

Estamos asistiendo a un cambio de consciencia, una apertura que nos puede llevar a traer el cielo a la tierra , a vivir ese paraíso que tanto nos vendieron las religiones pero que mañana puede ser una realidad.

El paraíso es la tranquilidad y la paz de tu conciencia. Es saber que a cada paso actuás con amor, que te motivan sentimientos altruistas, empáticos, compasivos. Es recordar que tu ego-mente es tu compañero, una herramienta, pero no tu jefe. Le cedimos el control porque creemos que nos sabe proteger, y muchas veces con ese interés, nos hace errar de camino. Que no está «mal», es sólo un aprendizaje.

Es momento de comenzar a integrar la dualidad positivo-negativo sin juicio. Es momento de dejar de juzgarlo todo con la lente del ego, de si es bueno o malo, lindo o feo, me sirve o no. Todo sirve a un propósito mayor, y todos tenemos la misma meta: volver a reunirnos con la energía creadora, la Fuente. Pero es algo que únicamente lograremos entrando en nosotros mismos y dejando de juzgarnos, y de juzgar lo de allá afuera, lo que hacen los otros. Mirar todo desde la dualidad nos fragmenta y divide, pero si aprendemos a ver esas divisiones como parte de un Todo Creador, veremos que en realidad esa fragmentación es sólo una ilusión, porque nuestro Yo Superior conoce nuestro origen estelar y unificado, integrado.

No es raro que te sientas acompañada, aún estando sola. Que aparezcan seres a cuidarte, a traerte tranquilidad, amor, sanación. Lo que conocemos como ángeles -desde las religiones- son seres del Reino de Arcturus intentando acercarse para ayudarnos a evolucionar. Otros seres de Sirio, Pléyades, Orión, y más, también conocen el plan evolutivo de la Tierra y nos acompañan, asisten y escuchan nuestro llamado. Saben que podemos solos pero también saben que los necesitamos para recobrar la fe cuando nos sentimos perdidos.

Los elementales de 2D (duendes, hadas, elfos, salamandras, ondinas…) son los seres correspondientes a cada elemento, y quienes protegen a la naturaleza, o la ayudan a rebelarse. ¿Estás escuchando el viento, a la lluvia o sintiendo el calor del Sol? ¿Maravillándote con el crecimiento de tus plantas? Todo tiene un propósito. 

Los Maestros Ascendidos y la Familia Galáctica también están aquí. Saben que tenemos que ascender nuestra frecuencia para poder anclarnos en la 5D del amor. No es un lugar adonde ir, es una vibración en la que convertirnos. Es retornar al Ser. Y todo se hace desde el corazón. Cuanto más lo pienses, más puede bloquearse tu conexión. Cuanto más permitas la apertura de tu Sagrado Corazón -su parte multidimensional- más fácil será comenzar a ver la belleza en todo. Es un cambio de consciencia mundial. 

Si tenés dificultades, la terapia gestáltica es una gran herramienta para poder trascender las etiquetas de tu ego-mente y masterizarte en la 3D-4D, para seguir adelante.

Publicado el Deja un comentario

Compartí tu medicina.

¿Viste cómo la Tierra demuestra sus cambios en la superficie cuando, por unos pocos días, le damos un respiro?
Así como aparecen cardúmenes y cisnes en Venecia o el aire de repente se siente menos sucio sin los humanos contaminando día y noche, se puede sentir tu mente si dejás de abrumarla con miedos.

No, no te digo que de repente tenés que dejar de sentir miedo o emociones negativas, sino que mantenerte en ese círculo vicioso de miedo-alerta-inseguridad únicamente aumenta tus niveles de estrés. Si la Tierra pudo sacudirnos de encima un rato para sanar, entonces vos tenés la capacidad para sacudirte la energía que baja tu vibración. Te propongo algo: dejemos de usar las palabras «crisis» y «caos» por un rato, para que tu mente se relaje. El ego las tiene incorporadas como palabras ante las cuales alertarse, así que, mientras tratamos de cambiar nuestra perspectiva al respecto -para entender que hablan de oportunidades creativas-, usemos la palabra «despertar». Al fin y al cabo, eso es lo que es. 

La Tierra está desperezándose, sacudiéndose lo que la intoxica, lo que la daña. Y esos somos nosotros con nuestro egoísmo, capitalismo, contaminación, falta de consciencia. Si nosotros no elegimos despertar, la Tierra lo hace.  ¿No te pasaba que de chica no entendías cosas -o hacías como que no entendías- hasta que alguno de tus papás ponía el grito en el cielo? Gaia, el espíritu del planeta, está haciendo lo mismo. Se cansó de que no la escucháramos.

Y todo esto no es desesperanza, al contrario: llegó la hora de hacerte cargo de tu misión, de tu propósito en esta vida. No importa la edad de tu cuerpo, lo que importa es lo que tu Alma te grita a través de lo que amás hacer. Porque es este el momento indicado, porque Gaia nos precisa haciendo lo que amamos porque con amor la ayudamos a sanar. Porque si seguimos nuestro camino, estamos más felices, menos quejosos, observamos todo con otra visión. Nos amamos más entre todos y nos impulsamos a sanar.

Por favor, compartí tu medicina. No importa si es arte, terapia, números, leyes. Tu medicina es lo que tu Alma te demuestra que ama hacer porque te hace vibrar, hace que tu corazón se exalte de alegría. Compartila sin vergüenza ni inseguridad (nadie lo sabe todo ni es el mejor en lo que hace, creéme, hay público para todo el mundo) y si sentís demasiado temor, trabajá tu sombra en terapia psicológica. La psicología no es para los «locos», a menos que la locura signifique querer desear un mundo mejor. Si todos los humanos nos responsabilizáramos de nuestra propia oscuridad, la Tierra estaría mucho menos dolida.

De nuevo: por favor, compartí tu medicina. Alguien busca eso que vos tenés y que podés ofrecer. Y alguien quiere dar lo que estás buscando. Es el momento para que los trabajadores de la Luz salgan de sus escondites y se animen a dar lo que son, a convertirse en su propio Quirón: aquel que crea una Nueva Tierra.

Publicado el Deja un comentario

Retorno nodal directo e inverso.

¿Qué es el retorno nodal?

Es cuando los Nodos del Karma en tránsito (es decir, los que actualmente están pasando por el axis Cáncer-Capricornio) tocan a tus Nodos natales.
Esto puede darse exactamente (retorno nodal directo) o al revés, lo que significa que el Nodo Norte en tránsito toca tu Nodo Sur natal y viceversa (retorno nodal inverso).

Retorno nodal directo.

Durante estos 19 meses las situaciones o eventos a experimentar te empujan a encauzarte en el camino de tu Nodo Norte, de ese propósito de tu Alma, elegido antes de encarnar. Es un ajuste sobre lo que viniste a hacer en esta vida sobre lo que pensabas o creías que tenías que hacer, lejos de tu ego.
Situaciones y experiencias significativas se dan en este período para que sigas tu camino, y si ya estás en el carril adecuado, las respuestas que recibirás serán confirmaciones. Caso contrario, hay que revisar y dar vuelta para elegir el camino correcto.

Se te pide enfocarte en habitarte, a ser tu propia madre, reconocer tu hogar dentro tuyo. Vas a buscar darte seguridad y estabilidad, sin importar si eso te lleva lejos de tu familia, porque naciste para romper normas o karma familiar. Es un camino de vuelta a casa, la búsqueda de encontrar tu lugar en el mundo, de crear tu propia tribu/familia/hogar y la integración de tus emociones, equilibrar tus hormonas.

 Vas a estar creando tu propio camino rompiendo patrones que te inculcaron tu familia y la sociedad. Sos muy buena trabajadora, buena jefa incluso, pero eso no te da poder: el poder lo encontrarás cuando aceptes lo distinta que sos a tus raíces y al mismo tiempo que la información que traés de ellos es muy importante, pero sentirte en tu lugar es el verdadero éxito. Hay mucho trabajo psicológico que hacer, sobre todo para deconstruirte de lo que tenés grabado como pautas patriarcales y además.

Tu idea de éxito y fracaso va a cambiar, normas y tabúes van a liberarse y vas a enfocarte en desarrollar tu intuición y energía femenina receptiva.

Es momento de darte cuenta de lo importante que es escuchar y atender tus emociones, para experimentar sentimientos acordes a la vibración y frecuencia que estás buscando. El mundo emocional parece de todo menos atractivo, es por eso que ir hacia allí marcará un gran desarrollo y crecimiento en tu vida. Llegó la hora de sentir, de sentarte con tus emociones en lugar de evadirlas con trabajo u otra ocupación. Tu mundo interno necesita crecer a la par del resto de tus mundos.

Retorno nodal inverso.

Es un período durante el cual el presente presiona tu pasado para que reveas situaciones, talentos, elecciones, experiencias, etc…y elijas accionar de forma diferente. También es para que, del pasado, traigas a tu presente la información (talentos, relaciones, etc) que van a ayudarte a evolucionar.
Es como si observaras que repetís muchas experiencias y no sabés qué hacer, pero, de acuerdo a la evolución que tuviste desde la experiencia previa hasta ahora, se te pide no reaccionar como antes, para aprovechar la oportunidad de crear un nuevo presente y no repetir aprendizajes. Es una lección para dejar de estar dormida y responder de manera inconsciente.
Es una actualización del potencial de tu Alma, porque el pasado no siempre representa al de esta vida actual.
Se siente contracorriente, porque mientras todos estaremos dejando atrás la zona Capricornio, vos estarás recuperando de ella talentos desconocidos, capacidades olvidadas, patrones de conducta que precisan actualizarse, etc. Todo depende de la casa que ocupe tu Nodo Sur.

Es un momento de realineación con tu vida, volviendo a la zona cómoda o “ a casa” pero no para quedarte allí, sino para utilizar esa sabiduría como apertura de tu Nodo Norte.
Con Saturno y Plutón en tu Nodo Norte, hay una obligación de crecimiento, una posibilidad de responsabilizarte por tu propia vida, un reto para crear la estructura necesaria para “salir de casa”, moverte fuera del estancamiento, liberarte del apego con tu familia, que no ayuda a tu evolución como ser independiente. Toca construir la estructura de la tribu propia, el lugar donde establecerse sea físico o psicológico.

La debilidad o la caída se encuentran en la familia, en el pasado y en los apegos. Es importante entender el lugar de donde venís para abrir la puerta a que la familia no es únicamente aquello vinculado por la sangre. El quiebre está en salir de la posición de “necesitado” o de víctima para romper con la idea de que la vida gira en torno a cubrir las necesidades emocionales (por otros).
Es momento de salir del cascarón incorporando todo el bagage del lugar de donde venís (conocimientos, talentos, capacidades, creencias y valores) y moverte en la vida por tu cuenta, crear tus propias normas, romper situaciones familiares agobiantes y equilibrar tus energías femenina y masculina, todo lo que es parte de lo que tu Alma necesita para evolucionar. Tenés gran intuición y eso te llevará a comprometerte con manifestar grandes metas, que es algo que tu Nodo Norte quiere que aceptes. Hay mucho trabajo psicológico que viene, relacionado a liberarte de preconceptos y patrones de comodidad que te aferran a situaciones incómodas, que repetís continuamente por no animarte a cortar e ir hacia lo desconocido.

Publicado el Deja un comentario

¿Cuál es mi propósito?

Tenemos la costumbre de creer que nuestro propósito es una sola cosa que venimos a hacer y ya, cuando en realidad no es meramente algo humano que nos da placer e inmediatamente somos felices.

El propósito es evolutivo: nacemos con determinados aprendizajes importantes a desarrollar -nosotros escogemos la forma en la que los experimentamos- y todos ellos, más cada cosa que hemos aprendido e integrado en nuestra vida (incluso las que aún están pendientes) forman a nuestro propósito. Él es el potencial máximo al que podemos llegar en esta vida. ¡Y la carta natal nos lo muestra!

Muchas veces sí puede incluir un trabajo y la tarea que hacemos para darle nuestros dones y talentos al mundo (por eso el desafío primario es descubrirlos), pero no siempre eso ES el propósito. Sin embargo, apoyo la idea de que todos tenemos una o varias áreas donde nos apasionamos y podemos ser felices trabajando de ello.

La cuestión es: para descubrir el propósito uno tiene que saber qué le gusta y qué le interesa, ir despertando los propios dones y ser consciente de que el propósito, en realidad, es todo el camino recorrido en su búsqueda. Como la felicidad: tenerla como una meta nos hace creer que es efímera e inalcanzable.

Cuando nos damos cuenta de que el sentido de nuestra vida y la felicidad son el camino, la compañía mientras vamos creciendo y descubriéndonos, todo toma otro color: el del merecimiento. Valgo y merezco vivir en mi propósito y en mi felicidad, incluso en los momentos dolorosos, porque sé que cada aprendizaje lo creé para ser cada día mejor ser humano, mejor hija de la Tierra, y para desarrollar todo mi potencial.

Hoy, 3 de septiembre, Venus está en trino al Nodo Sur y en sextil al Nodo Norte, así que esa búsqueda del propósito va aclarándose, perfeccionando detalles. Y el Sol se une a Mercurio después de que éste se una a Marte: ¿vas a seguir esperando que tu propósito te lo revele alguien más o vas a actuar y brillar ahora?