Publicado el

Desaprender para recordar la esencia

“Para llegar al gran momento del des-aprendizaje, hay que renunciar a todas las creencias, a todo el sistema de creencias que canaliza nuestros pensamientos, sentimientos y emociones hacia nuestro cuerpo. Podríamos decir que todas nuestras creencias convergen en el cuerpo.

Desaprender implica tomar plena conciencia de que nuestras vidas están regidas por unos programas inconscientes, heredados de nuestro inconsciente familiar y colectivo, que se expresan en nuestro inconsciente individual y se manifiestan en nuestras vidas en forma de circunstancias, situaciones, relaciones interpersonales, síntomas y enfermedades.

Tenemos que estudiar las emociones si queremos liberarnos de todos los condicionamientos que gobiernan nuestras vidas. Lo que nos causa dolor y sufrimiento no son los hechos en sí mismos, sino los pensamientos activados por los sentimientos y emociones acumulados en nuestro inconsciente. Una emoción puede generar muchos sentimientos y éstos, a su vez, crear miles de pensamientos.”
Enric Corbera.

Cuando desaprendemos, nos quitamos de encima un montón de programas, etiquetas, máscaras y roles que lejos de ayudarnos, bloquean la expresión de nuestra verdadera esencia.

Mercurio ya está en Géminis donde va a comenzar a retrogradar el 29, el 26 tenemos un eclipse lunar total en Sagitario, Júpiter ingresa a Piscis el 13 (por un ratito, luego retrograda y vuelve a Acuario), y Saturno va a comenzar a retrogradar en Acuario el 23. Si hay algo que podemos aprovechar bajo esta próxima temporada de eclipses y retrógrados, es la oportunidad de romper creencias, desafiar mandatos, desaprender todo lo que no nos hemos animado a cuestionar previamente.

Lo revolucionario es romper con todo lo que nos ha formado para tener determinadas cosas, para creer que nuestro valor radica en lo que hacemos o en eso que tenemos -o en lo que nos falta-. Cuando nos atrevemos a ver que somos mucho más que lo que el patriarcado y el capitalismo pretenden de nosotros, estamos siendo parte de la revolución.
Una revolución donde la igualdad y la equidad representan el poder que tiene el pueblo al reconocer su propio valor: el de ser quienes han venido a ser.

Publicado el

Luna junto a Plutón

No le podemos echar la culpa a la Luna, peeeero….

A veces lo que duele es resistirse a ver aquello que nos está destruyendo, aquello que nos hunde. Me siento tan pesada que me hundo sola, nadie más me está empujando hacia abajo. Estoy triste, desesperanzada, angustiada. Es la primera vez en mi vida que reconozco a consciencia sentirme deprimida. Lo que más me nutre es hacer lo que amo, aunque a veces me cueste salir de la cama para hacerlo.

No estás sola, solo, si te estás sintiendo así. Tal vez, como humilde consejo, sea bueno mirar eso que te duele a la cara, si es que te sentís lista, listo. Cuando lo vemos nos deja de hundir tanto.

A mí me está sirviendo mover el cuerpo, caminar, estirar, hacer yoga, tocar, regar y hablar con árboles y plantas, y escribir todo lo que siento. Escuchar música alegre, aunque de a ratos no sepa ni cómo reírme de manera genuina. Y prestarle atención a mi cuerpo, oler agua florida y hacerle mimos a Pipa.

Les abrazo.

Publicado el

Noche de Brujas

Nunca nadie quiere ser de Escorpio.

No así las personas que encarnan con su Sol a este arquetipo tan temido.
Escorpio es mi ascendente y, lejos de integrarlo, siento que cada vez soy más esa energía, al menos en este momento. En el juego de identificarnos con los arquetipos, Escorpio me devora cada vez más. Porque es eso lo que hace, ¿cierto?

Mi Sol en Acuario está esperando su turno, y a veces cuando se cansa de esperar emerge y lo sacude todo cual huracán. Pero Escorpio siempre está ahí.

Le he temido tanto que no me quedó otra que decirme a mí misma y en voz alta, mis miedos más grandes. Hacerme grande frente a la adversidad ilusoria que representan.

Verme en otros con decepción, lastimarme siendo ese otro, ser el pantano, llorar viendo mi sombra, entristecerme, hundirme en obsesiones y en depresiones por no ser toda luz, intoxicarme con mi propio veneno, aprender de los extremos, ser radical, aprender a decir que no e incluso a poner límites desde el dolor o desde el silencio, ambos necesarios para sanar y reaprender a armarme.

Puedo encontrarle la lógica buscando a Plutón en mi carta natal o en tránsito -me es tá ha cien do mier da- pero sin ganas de resistirme, estoy cada vez más inmersa en las profundidades, en la brea pegajosa de lo peor y lo más oscuro de mí misma. Siento que ahora mismo SOY Escorpio, y es un proceso natural, orgánico. Como ascendente, necesario.

Me pregunto a veces si esto es, además de evolución para la consciencia, una trampa de comodidad. Porque eso siento ahora mismo: la profundidad que me abraza y abrasa como un infierno pero en el que me siento como en casa. Ese infierno que te desafía a crecer mientras destruye de tu mano todo lo que sabés que ya no podés sostener. Un infierno delicioso, exquisito, visceral.

Hoy es la verdadera noche de brujas, es Samhain, el Halloween del hemisferio Sur. Podés ritualizar honrando a tus ancestros…o hacer cucharita abrazando a tu propia sombra.

Así que feliz noche, brujas.
Casi todo eso a lo que le tememos*, se encuentra dentro. Cuando lo reconocemos, lo liberamos.

*Excepto el patriarcado y el capitalismo, que se encuentran dentro porque están demasiado allá afuera.

Publicado el

Plutón retrógrado en Capricornio

De nuevo en los seis meses de cueva que propone Plutón retrogradando (desde ayer).

Esos meses en los que recuerdo que el cuerpo habla más fuerte que la mente.
Recuerdo, quizás, que en su revelación estoy llena de sabiduría, que se halla en mis células todo lo que es parte de mi esencia. El pus que emana de la herida es también medicina.

No es casual que el movimiento sea tan lento, tan denunciante, tan personal y tan político. Tan dolorosamente colectivo.
Lo que revelo de mí te libera incluso a vos también.

No es casual recordar de a poco que nos unimos, todos, en la profundidad trastornada y pantanosa del inconsciente.

Allí, donde la sombra es demonio, pesadilla y tabú, en lugar de huir y negar, se hace urgente afrontar, recuperar, abrazar. Visibilizar eso que es tan turbio y no deja ver la luz.

Plutón, el del inframundo salvador, se ríe porque sabe que lo más doloroso es, en verdad, una ilusión. Muestra que su sombra de control y negación es incómoda pero su luz -la de mostrarnos, irónicamente, nuestra propia sombra- es la de la herencia. Heredamos de los antiguos dioses el fuego creador e infernal, la capacidad de crear y de destruir. Al igual que Plutón, podemos elegir qué opción llevar a cabo hoy.

El temor protege de lo desconocido.
El control sostiene la preservación.
Es natural actuar como mamíferos.

Una vez que reconociste el olor del veneno, hay que comenzar a purgarlo. Hay que vomitar lo que intoxica, lo que nos puede enfermar, lo que nos mata.
Aunque a veces lo que nos mate exija un inmenso renacer.

Plutón despertará el 6 de octubre en el grado 24°19′ de Capricornio.

Procurá reconocer tu propia medicina. Nadie más que vos te saca de tus propios abismos. Pero, bajando de la mano de Caronte, nos encontramos todxs.

Lo que te dolió, te llenó de poder: ahora sabés qué se siente sanar y tener la fortaleza para hacerlo.

Hay una revolución latente, todo el tiempo. Cuando explote, que nos encuentre juntxs.

Publicado el

Mercurio ingresa a Piscis

Hay triple conjunción en el cielo: Neptuno, Venus y el Sol, todos en Piscis. Como Gachi y Pachi pero ellos son de Sagitario. Y Mercurio hoy ingresó a Piscis también.

El asunto con estos tránsitos -especialmente el de Mercurio- es que forzar la máquina de la lógica no funciona bajo energía pisciana. Estresa y tensiona.

Permitir la creatividad, la flexibilidad y la entrega -en un sentido no de hartazgo sino de confianza- ayuda a aflojar las resistencias. Todo lo que sea estimular el hemisferio derecho es un plus, así como permitirse el descanso extra.

Con el exceso de energía pisciana en el aire, he comprobado -no empíricamente- que es como estar embarazada: necesitamos descanso extra, mini siestas reparadoras, saber cuándo el cuerpo pide parar. Por supuesto, esto vendrá acompañado de la pregunta: ¿qué estás evitando? porque puede ser muy natural usar excusas para no encarar lo que nos toca.


Por otro lado, Marte desde Géminis se está acercando al Nodo Norte y por ende, oponiendo al Nodo Sur. Si Marte es nuestra voluntad de acción, energía diaria, probablemente le estemos dando demasiado machete a la cabeza y bajando poco al cuerpo. La cantidad de energía de aire y agua sólo se equilibra un poco con Plutón en Capricornio y Urano en Tauro. La Luna está en Aries respondiendo a ese Marte. ¿Qué me drena? ¿Qué me activa?

Recomendaciones: mover el culo. Bailar, hacer deporte, salir a la naturaleza, dejar la rosca mental y animarse a atravesar las emociones y a sentir lo que haya que sentir.

Lo negado crece y nos termina sometiendo, así que evaluemos bien qué clase de cosas estamos metiendo bajo la alfombra.

Piscis está simbolizado en dos peces nadando en direcciones contrarias: uno va hacia arriba, hacia lo etéreo y sublime. El otro nos pide ir hacia abajo, a nuestras propias profundidades. No es un signo para tomar a la ligera: en él se concentran los once signos previos ya evolucionados, atravesados por sus propias luces y sombras.

Cualquier actividad artística es bienvenida. Y chamánica ni les cuento.

Las espero en el limbo de los sueños. Porque ahí seguro nos encontramos todassss.

Publicado el

Luna nueva en Piscis

GRACIAS AL AGUA🌧

La Luna nueva en Piscis se perfecciona el 13 de marzo a las 7:21 hs del 13/03 en el grado 23°03′ del signo. (hora Argentina/Uruguay/Chile)

Hoy no tengo ganas de nada más que de comenzar a agradecerle al agua.
La Madre, con su presencia, da vida a todo, nutre, alimenta. Y alivia cuando hay sequía, apaga el fuego cuando se excede.

Cuando pedimos por algo, sea en rezos, rituales, intenciones, estamos dando por sentado que carecemos de eso que estamos pidiendo. Sin embargo, agradecer como si ya lo tuviéramos tiene mucha más fuerza.

Así que les propongo algo: de la manera que quieran, como les nazca, agradezcamos el agua que asiste y apaga los incendios del Sur argentino. Es algo muy triste que está pasando y aunque podamos enojarnos con los iniciadores, si ponemos el foco en la ira, aumentamos el fuego.

Tal vez es mejor empatizar con todo lo que la gente, los animales y el resto de la naturaleza están viviendo, al menos los que pueden seguir con vida.

“Agradezco a la lluvia/Madre Agua/agua que asiste apagando los incendios en todo el mundo” es mi mantra actual. Podés decirlo en cualquier momento del día, que sea tu intención al despertarte y acostarte, ponerte recordatorios en el celular, hacer rituales, intencionar, etc.

Lo que está pasando nos incumbe a todos, porque todos somos parte de este sistema que se apoya en la demanda de los consumidores para seguir arrasando con la Madre Tierra.
El consumo de carne y lácteos y la megaminería son de los más grandes devoradores actuales. Si no tomamos consciencia ahora, es como estar cortando la rama del árbol donde estamos sentados. Estamos matando al planeta que nos cobija.

¿Querés ser parte de la solución o seguir propagando el problema?
Hay muchas maneras de colaborar, pero si no podés activamente con ninguna (donaciones materiales, de tiempo y ayuda por ejemplo), tu intención desde la compasión y el amor también suman. Pidamos asistencia de todos los reinos.

Gracias por el agua, naturaleza. Sabés equilibrarte muy bien solita, pero no podemos hacer oídos sordos cuando nos necesitás.

Que la última Luna nueva de este ciclo sea el inicio del fin del abuso hacia nosotros mismos.

#SalvenLaPatagonia