Publicado el

Temporada acuariana

Queridos no acuarianos:

Sólo somos demostrativos cuando nos nace, no cuando nos pretenden forzar a que lo seamos. No toleramos las demandas ni las manipulaciones.

Si reclamás cosas que nunca hablamos, no te asombres cuando sigamos de largo, con un desapego que puede oler a desprecio.

Evitamos las relaciones carentes de empatía donde una persona quiere ser el centro, chantajéandote emocionalmente.
Porque seremos “fríos” y es porque no somos bolud@s.

Podemos desaparecer pero es que estamos en nuestro propio mundo. Nuestra mente vuela y las emociones de los demás se nos escapan de la vista, por eso aprendemos a comunicar nuestras ausencias -pero sólo a quienes nos importan de verdad-.

No soportamos que nos digan qué hacer porque la bandera de la libertad la respiramos, por eso huímos de vínculos agobiantes. Pero nos gusta la confianza de establecernos.

Tenemos un gran caudal creativo y somos genios locos, pero tenemos que aprender con quién compartirnos, porque no todo el mundo querrá ser parte de nuestro equipo, partícipe de nuestras locuras.

Anhelamos mundos utópicos, una humanidad más sana, justa e igualitaria. Adherimos a teorías conspirativas, hablamos del despertar y de salir de la matrix pero también podemos pecar de soberbios, de que “son todos tontos menos yo”.

Amamos algunas reglas y detestamos otras. Nos enorgullece nuestra capacidad de romper y crear estructuras todo el tiempo, y sabemos cuándo fluir con el cambio, tanto personal como colectivamente. Si no rompemos viejos paradigmas, no hay lugar para que los nuevos aparezcan.

Pero no nos gustan los cambios inesperados, preferimos ser nosotros las sorpresas. Por eso somos cambiantes, para no estancarnos ni aburrirnos.

La temporada Acuario comenzó ayer y hoy se perfeccionó la Luna Nueva en el grado 1°32′ a las 17:53 hs. cerquita de donde Júpiter y Saturno se unieron al ingresar al signo, a finales de 2020.

Hay un comienzo enorme pero requiere transformación: de tus viejas estructuras, de tus creencias, de quien creías que tenías que ser.
De aquí a seis meses nos encontraremos con nuevas versiones de nosotr@s mism@s.

Porque si hay algo constante en el Universo, es el cambio.

Publicado el

Cuestionarse

No te podés hacer la distraída cuando te cuestionaste.
Y empezás terapia, a cambiar tu alimentación, encontrás patrones inconscientes, vas a constelar, te abrís los registros, conocés tu carta natal, te acercás al tarot. Y así.

⚡Lo que cuestionaste no te dejó indiferente y quisiste más, aún sabiendo que con eso habría más procesos, más dolor que liberar, más purga de pus viejo y vencido, más traumas familiares o infantiles que abrazar, más y más paciencia, más consciencia que seguir despertando…

🔥Es un viaje de nunca acabar porque sanar no es la meta, es el camino desde el nacimiento hacia la muerte. No, no es una tragedia: sanar es iluminarte a cada paso, mientras vas reconociendo que hay tanta muerte que sostenés (en las lealtades familiares, en tu profesión, en tus relaciones) vinculada a la persona que creíste que tenías que ser. Pero cuestionarte te dejó ver que podés deconstruir todo eso, desaprender, liberarte, decondicionarte, para poder ser libre, ser quien de verdad sos.

Y eso duele.
🌊Como sólo duele cambiar de piel, transformarse, morir y renacer. Dejarse abatir por la ola para resurgir de las profundidades. Cambiar, mutar. Lo mutativo da vida porque el cambio es la única constante del Universo.

Entonces te das cuenta de lo valiente que sos, de tu fuerza y poder interiores, de que con todo eso que viviste, estás de pie. Y aunque te vuelvas a caer, aunque retrocedas un escalón -porque la vida no es lineal y los procesos de sanación tampoco- volvés a levantarte.

Sos más fuerte de lo que pensás. Podés recuperar el poder que le cediste a las normas, al deber ser, a otros, al trabajo, al dinero. Podés y te lo debés a vos mism@.

Te espero en Astrología para Emprender🪐 si querés seguir desprogramándote y conociéndote, para crear un negocio que te de placer y no algo que sientas como “trabajo” con la densidad del “tener que” constante. Link en bio para toda la info o escribime mensajito y te la envío.

*Esta frase salió hoy en el encuentro de la próxima Puerta de Venus en la Membresía Alba, y resuena con la temporada acuariana que comienza esta madrugada, a las 5:29 hs (Uruguay/Argentina) cuando el Sol ingrese al penúltimo signo zodiacal.♒️

Publicado el

Sanar

La Luna es como un archivo de memoria emocional y vincular, donde cada vez que se llena “aparecen” recursos y recuerdos que necesitan culminar, dejar de aparecer en el presente y dejar de dirigir nuestra vida.

A las 20:07 hs se perfecciona la Luna llena en Cáncer, con el Sol en Capricornio uniéndose a Mercurio retro, casi marcando la mitad de su período de retrogradación.

¿Qué creencias, patrones y mecanismos aún siguen generando emociones en tu cuerpo, aunque haya pasado mucho tiempo?

¿En qué sentís que estás trayendo el pasado al presente continuamente?

¿Qué te cuesta superar, perdonar, dejar atrás?

¿Qué situaciones o personas activan tus mecanismos de reactividad, tu respuesta defensiva o tu ataque?

Lo que te hace reaccionar, está tocando una herida. Lo que duele, no puede reprimirse porque cuando lo hace, enferma.

¿Cuáles son las emociones que ya no podés negar porque te ahogan?

¿Qué es “casa” para vos? ¿Es ese lugar cómodo donde todo se repite y se sostiene el control porque se sabe cómo funciona; o es un espacio más gentil, nutricio, donde te permitís el confort de ser vos misma y de cambiar para crecer?

Dejar el pasado atrás duele porque implica romper con esas máscaras y armaduras que estaban aferradas a nuestra identidad, y que nos creímos que eran parte de ella.

Duele porque dejamos de ser quienes creíamos que teníamos que ser, y vamos desprogramando infinidad de creencias y patrones que eran conocidos pero ya demasiado incómodos.

Duele porque muchas veces vemos que lo que creíamos seguro y conocido en realidad era poco sano y amenazante.

Que hogar no sea sinónimo de estancarse o de reprimirse.

Que mutar no sea una excusa para escapar, sino para evolucionar culminando lo que haya que culminar.

Feliz Luna llena🌝

PD: Y para vos, ¿qué es “sanar”?

Publicado el

Cambio de paradigma

⚡Cambiar de paradigma no es fácil, y ser emprendedor no es para todo el mundo. Dejar un trabajo y quedarse en el limbo o lanzarse a la aventura tampoco es para todos.

Pero ante un cambio que ya estamos atravesando, lo mejor es identificar en cuáles de las nuevas vías y formas funciono mejor, cómo me adapto a lo nuevo sin quedarme en antiguas perspectivas que me llenan de miedo, incertidumbre, inseguridad.

Estamos viviendo el tránsito de Júpiter en Aries🔥 y el Nodo Norte se mudará a ese signo este año, por lo cual podemos estar sintiendo la necesidad de hacer algo por primera vez, de lanzarnos a seguir los deseos más biológicos -como la libertad de ser- y de ser las directoras y jefas de nuestra vida.

⚡Las ganas de co-crear ya superan a las ganas de obedecer.

⚡Las ansias de amar lo que se hace hablan de la urgencia por amar la vida.

➡En febrero comenzamos este viaje que se llama “Astrología para Emprender” e incluye mucho de Diseño Humano, Arteterapia, ejercicios y preguntas para decondicionarte y desprogramarte, y otras herramientas para que despertar a vos misma no sea una frase más que leés y dejás pasar, ni que tampoco sea una imposición sino una elección.

➡Te invito si elegís este camino este año -es la única edición que tendremos-, te invito si estás dispuesta al compromiso que conlleva conocerte a vos misma. Te invito porque es un camino que sigo experimentando y que me apasiona: trabajar de lo que amo compartiendo consciencia y poder compartirte todo para que vos también lo hagas.

Por supuesto que hablaremos en profundidad sobre este cambio de paradigma laboral, sobre tu mecánica biológica y ADN🧬, y sobre tantas cosas más que este viaje de tres meses sólo será el principio del resto de tu vida.

Que sea de la mano de quien realmente sos.

¿Te sumás?😍

✏Créditos de la mayor parte del texto de la segunda imagen -hasta donde dice “el tiempo/tu talento es dinero” : @borjavilaseca de su libro “¿Qué harías si no tuvieras miedo?” (¡Gran libro que también comentaremos en esta mentoría grupal porque es muy inspirador!)

Publicado el

7 claves para 2023

2023 es el primer año en que comenzamos a ascender en el índice cíclico planetario, luego de la profunda bajada que sentimos desde 2020. Puede sentirse algo más liviano, sin duda transformador, pero tal vez mucho menos denso que 2022.

1- El año comienza con Marte retro en Géminis y Mercurio retrogradando en Capricornio, como regente del tránsito de Marte. Lo mejor es vacacionar la primera quincena de enero, ya que después el ritmo comenzará a avanzar de a poquito, hasta llegar a marzo cuando hay grandes movidas.

2- En marzo Saturno ingresa a Piscis y Plutón a Acuario. Podremos ir sintiendo poco a poco la fuerza con la que todo nos pide avanzar en pos de crear una nueva realidad, personal y colectivamente.

3- Los Nodos se mudarán en mayo del eje Tauro-Escorpio a Aries-Libra. Seguir el tránsito de Venus y de Marte nos mostrará el ritmo que van a ir marcando.

4- Júpiter transitará por Aries directo e ingresará a Tauro, para retrogradar y quedarse allí hasta 2024. Por las casas de nuestra carta natal que transite (casas Aries y Tauro) es que podremos comprender los temas de nuestra vida que necesitan crecimiento y evolución, salir de la zona cómoda, expandirse.

5- Mercurio va a retrogradar en los tres signos de tierra: Tauro, Virgo y Capricornio. Si necesitábamos bajar el ritmo, conectar con el cuerpo y con el cuidado del planeta, es ahora.

6- Venus comenzará un nuevo ciclo en Leo en agosto, pero mientras tanto seguimos atravesando el que inició en enero 2022 en Capricornio. Conectar con el deseo a través del cuerpo y no tanto desde la mente, ambicionar lo que nos motiva y no lo que nos dicta el deber ser, disfrutar el recorrido en lugar de sólo perseguir la meta.

7- Los tránsitos astrológicos son indicadores de posibilidades, nada más. Intentar controlar tu año en base a lo que “puede ocurrirte” es hacer un uso inútil de la astrología, que no está hecha para que controlemos nuestra vida sino para que aprendamos a fluir con los ritmos naturales. Que son de los que estamos hechos.

Sos mucho más que un mapa natal en contacto con tránsitos astrológicos. Una vez que comprendés que los planetas no te hacen nada sino que depende de tu elección la construcción de tus experiencias, la astrología deja de ser una amenaza y pasa a ser tu brújula amiga.

Publicado el

Aspectos 2023

💫 Para que te vayas preparando para el año que está por llegar, te dejo la lista de tránsitos astrológicos importantes (en las imágenes).

⚠ Anotate todo y guardate este post, que la magia de la astrología es la capacidad de conectar fechas claves con los sucesos y experiencias que vamos atravesando.

🌟¡Que te sean de mucha ayuda! 🌟

Publicado el

Aspectos astrológicos cerrando el 2022

Venus está en Capricornio, y repasando todo lo que vivimos a fines del año pasado y enero de este. El 24 de diciembre llegará al punto donde se encontró el 8/1 con el Sol -creando el Venus Star Point  que  inició su ciclo actual -.
Esto significa que estamos revisando qué compromisos, trabajos y responsabilidades realmente deseamos y cuáles no, y cómo esto se relaciona con nuestra capacidad de hacer espacio para la abundancia, a todo nivel. También estamos desafiando al deber ser, aquello que sigo creyendo que tengo que hacer y ser, pero que realmente no resuena conmigo sino más bien con lo que aprendí.

Marte sigue retrogradando en Géminis hasta el 12 de enero: no hay tanto impulso para ir por lo que queremos, sino más bien la necesidad de observar cuáles creencias y patrones de conducta inmaduros seguimos sosteniendo, y cuáles es necesario conscientizar para abrazar y despejar después.

Venimos de la unión del Sol (Mercurio y Venus también) con el Centro Galáctico.  Este centro de nuestra Vía Láctea, que emana partículas energéticas de ascensión y despertar espiritual, nos activa a niveles de consciencia que ni imaginamos. Si estás en la Membresía Alba, la Puerta de Venus que estamos atravesando habla de nuestra multidimensionalidad, nuestra capacidad de ser lo que de verdad somos mucho más allá de la materia, y expandir los niveles de nuestra mente fuera de la necesidad de control y limitaciones aprendidas.

El 20 Júpiter reingresa a Aries.
Hagamos un repaso y anotá estas fechas para revisarlas: Júpiter ingresó por primera vez a Aries el 10 de mayo y comenzó a retrogradar, hasta volver a Piscis el 28 de octubre. Es decir, entre estas fechas tuvimos un vistazo de lo que propondrá su tránsito por Aries. Pero, desde el 28 de octubre hasta el 20 cuando reingrese al primer signo, su tránsito por Piscis nos habrá estado haciendo conscientes sobre los regalos de ese tránsito.
Pasó por Piscis del: 13/05/21 al 27/07/21 y luego del 29/12/21 al 10/05/22. Ahí ingresa a Aries y vuelve a Piscis del 28/10/22 al 20/12/22. Todo este recorrido pisciano, ya en este último trayecto, nos muestra la recompensa en la casa Piscis de nuestra carta natal. Puede que no sea literal siempre, sino que puede ir de la mano de un cambio de consciencia, crecimiento interno, etc. En este artículo encontrás más info.

El 21 el Sol ingresa a Capricornio abriendo el portal del solsticio (invierno en el hemisferio norte, verano en el hemisferio sur)
¿Sabías que uno de los tantos orígenes paganos de la celebración de Navidad, proviene de las celebraciones romanas llamadas Saturnales o Saturnalia?
Inicialmente se establecieron del 17 al 23 de diciembre, para elevar la moral del pueblo romano luego de haber vivido derrotas militares, y se hacían en honor a Saturno que es el dios de la agricultura, confirmando también que cerraban un ciclo de trabajo en el campo. En las celebraciones había banquetes, encendían velas para celebrar la vuelta de la luz, hacían orgías (y sí, romanos) y también se daban regalos. Decoraban las casas con plantas, algo que nos puede recordar el uso actual del árbol de Navidad.

Venus el 22 se encontrará perfeccionando el trino a Urano: que todo lo que has trabajado sobre tu relación con tu deseo, con el dinero, el amor propio y con los demás desde enero de este año, realmente te lleve a un despertar de consciencia y puedas romper lo que sea que desees romper para avanzar.

El 23 llega la Luna nueva en Capricornio y de eso compartiré la info más adelante en mi blog.

Publicado el

Oh, juremos con gloria morir

Desde la mirada de la #astrología mundana, cuando miramos la carta de un país, la Luna es la representante del pueblo.

La Luna capricorniana de #Argentina en la casa 4 en oposición al Sol en #Cáncer en la 10, nos cuenta sobre la capacidad de superponerse una y otra vez a las derrotas, a las limitaciones, sobre el sufrimiento como una condición para respetar lo ancestral, como si al no sufrir no pudiera existir la recompensa. Hay, en el pueblo, una actitud de seguir siempre para adelante, de no dejarse abatir aunque el pesimismo parezca siempre estar a punto de ganar.

Hay, también, una fuerza, una resiliencia dada por la Luna en sextil a #Plutón en #Piscis y por un #Júpiter en #Escorpio cerca del ascendente libriano, que es innata: esa recompensa vendrá luego de momentos donde creías morir, donde, inevitablemente, renacerás para cambiar la piel y seguir adelante.

Y lo que te sostiene avanzando son los valores de la familia, las costumbres del amor y la fraternidad que te sostienen en espacios seguros, contenidos, lejos de las amenazas del mundo. La patria es lo seguro: cuando la defiendo, hablo de mí, de mis orígenes, de los que me trajeron hasta acá.

Considerando que un gran porcentaje de argentinos (entre un 50 y 63%) llegó desde Italia, vemos que comparten al Nodo Sur en casa 2 y al Nodo Norte en casa 8, en Sagitario y Géminis respectivamente. Junto a Urano y Neptuno, para Argentina representará los inmigrantes que tuvieron que cruzar un océano con urgencia, escapando y buscando un mundo mejor, transformándose a ellos y a su descendencia en el camino.

Pero el “dolce far niente” italiano, en Argentina se vive con culpa: la culpa de no hacer nada, de disfrutar, de no trabajar, de no sufrir para conseguir algo.

Quizás ahora podamos cambiar la herencia al conscientizarla: merecemos triunfos sin que cuesten tanto, sin el dolor al que acostumbramos. Merecemos vivir con disfrute, con placer, sin hacer nada más que celebrar una victoria que además de merecida, era imprescindible para alegrarnos el espíritu. Con gloria morir, sin tener que sufrir siempre.

PD: En el 86, Júpiter también estaba en Piscis. Que la magia existe, existe.

Publicado el

Sol en el último grado de Escorpio

Hablemos de lo crítico que se siente cuando el Sol transita el último grado de Escorpio.

No puedo sino ver a la vida y a la astrología como sucesos encadenados que cuentan historias (la nuestra). Como ya les conté sobre cuán complejos fueron para mí los 9/10 primeros meses de este año, veo ahora el final de un ciclo que viene de la mano con el siguiente comienzo, que también tendrá un final.

Y qué poco nos amigamos con los finales, pero sobre todo con la muerte.
La muerte de ciclos, de estados, de relaciones, procesos y experiencias.
La muerte como portal hacia la propia oscuridad pero también a la nueva vida.

La vida de los hongos no prospera si no hay materia en descomposición.

Nuestras células nacen y mueren todo el tiempo.

Si nadie se muere, habría aún más superpoblación en el planeta.

La muerte es necesaria porque no somos los mismos todo el tiempo y pretender quedarnos fijos es una ilusión: estamos moviendo, envejeciendo y evolucionando a cada segundo.

Que se vaya tranquilo el Sol hacia Sagitario, que necesitamos frescura, risa y celebración 💫🎉

Publicado el

Necesito dejar morir quien ya no soy

Tengo un sueño enorme, y es dejar los espacios que habito en el mundo un poco mejor de lo que estaban cuando llegué.

Pero se está haciendo difícil, muy cuesta arriba.

Este año es particularmente desafiante porque no sé adónde voy. Siempre tuve y sigo teniendo en claro mi norte, ese con el que conecto adentro, pero muchas veces estoy tan mental que no me soporto ni a mí misma, ni a todos mis miedos y mucho menos al cansancio que tengo por haber vivido tanto tiempo haciendo fuerza.

Y no quiero hacer más fuerza con nada.

No tengo ganas de hacer cosas que no disfruto.

No tengo ganas de seguir teniendo paciencia.

Intenté mil y una veces estrategias diferentes para que mi trabajo y mi contenido se difundan, pero el famoso y detestable algoritmo me obliga a ser quien no soy para tener un éxito que no me interesa, pero que en esta dimensión me ayudaría a seguir trabajando de lo que amo.

Pero es que ya no sé qué es lo que amo, ni hacia dónde quiero ir; ya no sé bien quién soy, a qué vine, qué me enciende, qué deseo. Porque siempre lo supe desde la mente pero cuando bajé a tierra me dí cuenta de que en realidad no sabía nada.

Ví que mi cuerpo estaba intentando de sostener a alguien que no soy.

Y me empecé a enfermar. Empecé a caer en depresiones de donde voy y vengo constantemente. Tengo días de optimismo a los que me aferro porque cuando llega el pesimismo no parece querer irse más.

Así que le empecé a hablar. Que qué quiere de mí, que porqué no me deja en paz, qué cuál es la maestría esta vez. Que para qué tanta paciencia si no veo resultados.

Pero se ve que la maestría es sobre mis propios miedos. Y es la mierda más enorme que jamás he atravesado.

No sé adónde me llevarán mi cuerpo, la vida, mi norte. Sólo sé que lo único que sigo sosteniendo es querer hacer de este mundo un lugar mejor y que tengo una tarea de servicio que vive mutando.

Todo esto es parte de estar desprogramándome, es desconocido y está bien. Será diferente mañana, sólo tengo que atravesar esta parte densa del proceso.

Y duele, hay desesperanza, demasiada quietud a veces. Por eso busco con hambre el movimiento, la transformación, mutar.

Porque morir a quien ya no soy es necesario.

Publicado el

Eclipse para soltar el control

La semana pasada y ayer les conté en el newsletter cosas sobre el eclipse de hoy, y les dejé algunas preguntas.

Los eclipses no son aspectos planetarios “comunes”, son eventos donde el ego no tiene la palabra, la mente se silencia y el verdadero Ser toma la delantera. Nos ayudan a deconstruirnos, decondicionarnos, rompernos para reprogramarnos.

Es decir, nos asisten para escucharnos de verdad y para dejar de responder a la aparente autoridad que quiere tener nuestra mente, cuando la verdadera autoridad es interior y está en el cuerpo. Tus genes dictan cuál es la mejor manera de tomar decisiones más allá de tu mente, para que ella pueda volver a su rol creativo, de procesos, imaginación, enseñanza, aprendizaje y comprensión.

✨ ¿Cuánto dejás que el pasado controle tu vida? Que por temer repetir tu historia, uses mecanismos que inevitablemente te la hacen repetir…

✨ ¿Cuánto te quedás en la zona cómoda porque la podés controlar?

✨ ¿Cuántas oportunidades, experiencias o relaciones evitás porque te piden mostrarte vulnerable y creés que eso es una debilidad?

✨ ¿Cuánto evadís el cambio y la transformación por el deber ser o el qué dirán? O porque eso “no se hace”, “no es normal”…

✨ ¿Cuánto más vas a quedarte recluída emocionalmente por temer al dolor?

✨ ¿Cuánto más vas a evitar ser quien viniste a ser de verdad?

Todo eclipse cierra una etapa para que permitamos abrir otra. Hay una transformación en curso y si bien puede pedir que purguemos y dejemos ir lo que nos hace mal, también puede permitir que hagamos alquimia desde el alma, que nos permitamos ser en paz, sin tantas barreras ni miedos limitantes.

Para poder “soltar” algo necesitamos primero reconocer que podemos vivir saludablemente sin ello. Ya no hay principios caprichosos que tengan la razón y con los que podamos sostener relaciones, trabajos y circunstancias nocivas, sin pagar el precio que conlleva.

Permitirnos la transformación es reconocer que jamás tenemos el control. Y que es necesario no tenerlo para disfrutar lo que significa estar vivos.

Publicado el

El placer de renacer

El 8 de enero Venus abrió un ciclo de diez meses en Capricornio, mientras retrogradaba por allí.

Fueron meses de mucha desestructuración, destrucciones y quiebres tan fuertes, tristes y deprimentes, como necesarios.

Un ciclo acompañado de aspectos al Nodo Norte y Urano en Tauro, que más y más socavaban la idea de una vida cómoda, segura y estable de acuerdo a las normas sociales, y más impulsaron seguir las propias, o respetar esas normas ancestrales por deseo real y no por obligación.

Nos debilitamos, nos hundimos. Nos transformamos.

Ese ciclo llega a su final a las 18:17 hs cuando Venus y el Sol, en su danza divina, se vuelven a encontrar pero esta vez con ella en fase directa y en el grado 29° de Libra. Un grado mágico y complejo al mismo tiempo.

En diseño humano, hay 64 puertas, una por cada hexagrama del IChing y por cada codón de nuestro ADN. Y la puerta de Venus cazimi (también se le llama “cazimi” a las conjunciones planetarias con el Sol) es la puerta 50.

Este ciclo -hasta agosto 2023- nos desafía a reconstruir haciéndonos responsables, especialmente si eso nos aterra. Si creemos que no tenemos las capacidades para ser responsables, para cuidar a otros o abastecerles con recursos. Nos pone enfrente los mecanismos de defensa que nos hacen huir de compromisos serios, familiares y emocionales.

Los valores que emergen de nuestras memorias más ancestrales, están ahí como un legado de la #tribu para la supervivencia, pero no tienen que ser respetados ciegamente si el presente ya no es igual al pasado. Es hora de adaptarnos al tiempo actual y transformar los códigos y lealtades que provienen del pasado, no de seguir insistiendo porque “las cosas siempre fueron así”. Conservar lo viejo cuando intoxica nos enferma como sociedad.

Hagámonos cargo de los deseos que nos habitan, de los valores que queremos seguir sosteniendo y de los compromisos que sabemos que deseamos y nos hacen bien. Seamos honestos con los que buscamos y también con nuestros miedos.

La libertad vincular nace de la confianza y la responsabilidad, y las relaciones maduras son siempre sanas.

Que Venus te haga latir fuerte el corazón y decir que sí sólo cuando realmente querés hacerlo.

Publicado el

Los eclipses no te hacen nada

No debo ser la única que ya no sabe cómo explicar que los planetas, Mercurio retro, los eclipses… no te hacen nada.

Recibimos información e improntas energéticas todo el tiempo: de otras personas, de estímulos, de la naturaleza, de nuestras mascotas, y así. A nivel macro, recibimos neutrinos que contienen información y atraviesan la materia (esto es física) y a nivel micro hay información contenida en nuestro ADN que define tendencias, probabilidades y características de nuestro ser. Así que entre la física y la biología tenemos la parte de la materia.

En los otros niveles, que podríamos definir como mental, emocional, psíquico y psicológico, actuamos desde la experiencia, es decir, desde el pasado. Por eso es que nada nuevo podemos crear si lo intentamos siempre de la misma manera. Entonces nuestro ego/mente genera mecanismos de supervivencia y estos definen que lo conocido -el pasado- es seguro y lo desconocido, un riesgo, peligroso.

Así es que lo desconocido termina teniendo el potencial de destruirnos cuando vivimos sin hacernos cargo de nuestras elecciones y responsabilidades, y es por eso que le tememos y le pedimos “que no nos haga nada”.

La única persona que te puede “hacer algo”, sos vos mism@, a través de elegir desde el pasado o desde tu sabiduría -autoridad, en diseño humano- interior (no hablo de la gente dañina, que sí existe).

Sé que necesitamos creer, pero creer no implica depositar la responsabilidad de lo que nos sucede en lo externo, porque así siempre seremos eternas víctimas de los dioses, como en la antigüedad, cuando le temían a los eclipses porque creían que un dragón se comía al Sol.

Elegir actuar desde tu autoridad interior es desprogramar todo lo que aprendiste y reprogramarte con lo que sí habla de vos. Esto es genética, es atreverte a seguir a tus células y no a las normas y condicionamientos impuestos desde la niñez.

Sobre la autoridad en diseño humano dejé toda la info en mi canal de Telegram, y en un artículo anterior.

Publicado el

Los eclipses cuentan tu historia

Los eclipses cuentan historias.
Lo hacen en ciclos de 9 y 18 años, y también lo hacen uno tras otro, encadenándose, añadiendo eventos y circunstancias que nutren el relato de la naturaleza y de nuestras vidas.

Representan la verdadera historia de nuestro Ser interno, de eso que verdaderamente somos: Espíritu, Yo Soy, Sí Mismo. Nuestro Ser real es el centro de nuestra carta natal, la presencia que designa el mapa necesario para nuestro desarrollo y el de nuestros condicionamientos.

La astrología no es sólo el lenguaje simbólico que interpreta a los planetas, sino que es el símbolo que hace sentido a la existencia, que nos ayuda a comprender que no somos sólo ego y persona. Que somos algo más, mucho más potente y magnífico que nuestra humanidad. Y que, cuando alineamos ambas facetas, podemos crear maravillas.

Este Ser que somos es quien se alinea con los eclipses para ofrecernos, casi a la fuerza, experiencias necesarias para salir de la zona de confort, de estancamientos y de situaciones nocivas, y encaminarnos hacia el desarrollo de nuestro potencial. Pero, claro, al ego/mente que quiere tener todo controlado -de acuerdo a lo conocido, que es el pasado- no le gusta nada la idea de cambios y de transformaciones.

Y los eclipses actuales en Tauro-Escorpio hablan un poco de eso: de soltar el control, abrazar a nuestros miedos y sombras, permitir la transformación, apreciar la belleza y simpleza de la vida, valorándolo todo.

Esto nos ayuda para que cuando lleguen los nodos y eclipses en Aries-Libra no nos perdamos en los demás, validemos ser sanamente egoístas, no dependamos de la validación externa, podamos poner límites y aprender a decir que no, nos permitamos seguir a nuestros deseos de realización personal y liberarnos así de falsas amabilidades.

Al integrar la energía Tauro de valoración y amor propio, podemos irnos de espacios dañinos, dejar de revolver heridas de manera compulsiva y rendirnos al placer de habitar un cuerpo humano.