Publicado el

Alinearse con el propósito

El propósito es estar viv@, creo yo. A grandes rasgos.

Pero como cada ser es diferente y tiene un potencial único, también creo que hay un propósito en cada existencia, y no que caímos a este planeta porque sí.

Confío en que cada ser tiene un potencial, una medicina para sí mism@ y para compartir con el mundo, sea de manera directa o no. Y descubrirlo es como sanar: no tenemos que sumar cosas, sino desprogramarnos de las que nos limitan. Es más un proceso de vaciado que de llenado, y por eso suele ser tan difícil: porque vivimos en una sociedad de consumo donde “el vacío” parece una amenaza.

Para poder vaciarnos contamos con muchas herramientas, y mis favoritas son tres: la terapia psicológica, las limpiezas energéticas y, claro, Diseño Humano junto a Astrología.

Esta tríada me ha ayudado a mí a ir alineándome a lo que a cada instante es mi propósito, porque muta, no es el mismo toda la vida (al menos para mí). Entonces mi propósito ahora puede ser darte tranquilidad con estas palabras y mañana asistirte en una sesión o proceso, o lo que sea. Muta y se mueve, como la energía que somos.

No se trata de “saber para qué vine al mundo”, se trata de decondicionarte y de permitirte escucharte a vos mism@, de ser tu esencia.

Y si bien mi mentoría grupal que comienza en febrero se llama “Astrología para Emprender”, ni es sólo astrología ni es sólo para emprender. Es un proceso de decondicionamiento y desprogramación de creencias para crear la libertad financiera que estés anhelando. Porque el dinero no es ni un enemigo ni un deseo superficial: es natural, es humano, es nuestra manera de intercambiar energía. Y es energía, también.

Es una manifestación de mi amor propio en la materia, una asistencia del Universo implícita en nuestra existencia, porque el confort y la prosperidad son derechos divinos para vivir en esta Tierra.

Si tenés ganas de romper con todo lo que creías sobre carencia y abundancia, si querés desafiar tus ideas sobre el dinero y la independencia laboral y, además, crear un negocio desde lo que amás, entonces te espero ahí.

Publicado el

Cuestionarse

No te podés hacer la distraída cuando te cuestionaste.
Y empezás terapia, a cambiar tu alimentación, encontrás patrones inconscientes, vas a constelar, te abrís los registros, conocés tu carta natal, te acercás al tarot. Y así.

⚡Lo que cuestionaste no te dejó indiferente y quisiste más, aún sabiendo que con eso habría más procesos, más dolor que liberar, más purga de pus viejo y vencido, más traumas familiares o infantiles que abrazar, más y más paciencia, más consciencia que seguir despertando…

🔥Es un viaje de nunca acabar porque sanar no es la meta, es el camino desde el nacimiento hacia la muerte. No, no es una tragedia: sanar es iluminarte a cada paso, mientras vas reconociendo que hay tanta muerte que sostenés (en las lealtades familiares, en tu profesión, en tus relaciones) vinculada a la persona que creíste que tenías que ser. Pero cuestionarte te dejó ver que podés deconstruir todo eso, desaprender, liberarte, decondicionarte, para poder ser libre, ser quien de verdad sos.

Y eso duele.
🌊Como sólo duele cambiar de piel, transformarse, morir y renacer. Dejarse abatir por la ola para resurgir de las profundidades. Cambiar, mutar. Lo mutativo da vida porque el cambio es la única constante del Universo.

Entonces te das cuenta de lo valiente que sos, de tu fuerza y poder interiores, de que con todo eso que viviste, estás de pie. Y aunque te vuelvas a caer, aunque retrocedas un escalón -porque la vida no es lineal y los procesos de sanación tampoco- volvés a levantarte.

Sos más fuerte de lo que pensás. Podés recuperar el poder que le cediste a las normas, al deber ser, a otros, al trabajo, al dinero. Podés y te lo debés a vos mism@.

Te espero en Astrología para Emprender🪐 si querés seguir desprogramándote y conociéndote, para crear un negocio que te de placer y no algo que sientas como “trabajo” con la densidad del “tener que” constante. Link en bio para toda la info o escribime mensajito y te la envío.

*Esta frase salió hoy en el encuentro de la próxima Puerta de Venus en la Membresía Alba, y resuena con la temporada acuariana que comienza esta madrugada, a las 5:29 hs (Uruguay/Argentina) cuando el Sol ingrese al penúltimo signo zodiacal.♒️

Publicado el

Tus vacaciones pueden ser en cualquier momento

🌊Este verano, luego de cinco años de emprender y tres de ser mi propia jefa, rompí mucho deber ser y muchas creencias limitantes al respecto de mi ritmo de trabajo y especialmente las vacaciones.

Me dí cuenta que no necesito tomarme desesperadamente quince días seguidos de vacaciones y que de hecho eso no me motiva mucho, porque tengo picos creativos tanto de hobbies como laborales que intercalo siempre que sienta ganas.

Me levanto cada día preguntándole a mi autoridad interna “¿Qué deseo hacer hoy?” y eso no solo me alinea energéticamente sino también física y financieramente.

Descubrir y respetar mi diseño (humano) me enseña día a día que mi mente y condicionamientos no tienen la razón. Que las costumbres y las tradiciones no siempre vienen a ser respetadas sino cuestionadas para ajustarse a las necesidades individuales de cada ser.

Entonces me tomo vacaciones uno o dos días, luego un día si quiero creo contenido, otro envío un subliminal o grabo videos, y otro vuelvo a tomarme vacaciones, y así…lo que sea que el cuerpo me diga que quiere hacer.

¿Si me costó lidiar con la culpa de “no producir”? Sí, a veces aparece pero sé que es una trampa de mi mente que aún quiere tener el control en base al pasado y al qué dirán. “Mirá si quedo como una vaga…”

Respetar mi biología está cambiando mis células, además de mi manera de vivir y disfrutar mi vida.

Poder llegar a esto me tomó tiempo y trabajo interno, y eso es algo que este año quiero compartir en Astro para Emprender: tus vacaciones no tienen que ser una sola vez año, ni solamente quince días. Tu descanso puede estar guiado por tus propias necesidades y ser tan mutable y reiterado como lo necesites. Si sos tu jefa/e, no te explotes a vos misma/o.

Me hubiera gustado darme cuenta antes pero no hubiera aprendido todo lo que aprendí ni sentiría que mi vida me gusta tanto que quiero compartir todo lo que integré, para que crees una vida de disfrute también.

¿Nos vemos en febrero en Astrología (y diseño humano) para Emprender?

Acordate que es la única edición de este año.⚡

Publicado el

La libertad conlleva responsabilidad

⚡Cuando llegan a mis procesos o sesiones con intenciones de emprender, hay varios miedos que se repiten:

• El miedo al cambio
• El miedo a no poder solventarse económicamente haciendo lo que ama (vivimos en una sociedad que siempre nos dijo que estudiemos lo que da plata, no lo que nos apasiona)
• El miedo a aburrirse, a darse cuenta que no amaba hacer eso y a querer cambiar (como si ese tipo de cambio nos estuviera vetado, como si dar otro volantazo fuera “un fracaso”)
• El miedo a la cantidad de responsabilidad que es hacerse cargo completamente de una misma

Bueno, esto último en realidad es mi observación.

Para independizarnos económicamente, si es lo que realmente deseamos, la mayoría de las veces nos ponemos excusas antes de siquiera comenzar: que es mucho trabajo, que tengo que aprender muchas cosas nuevas, que tiene que salir perfecto, y así.

🦋Es que reinventarse requiere honestidad y no es fácil ser tan valiente y humilde como para eso.

Ser honesta con una misma es dejar de engañarnos y de buscar excusas para no hacer eso que realmente deseamos hacer. Es madurar y eso requiere de muchos procesos y de tiempo. Ya ni papá, ni mamá ni el jefe nos van a dar exactamente eso que buscamos, porque la responsabilidad de nuestras elecciones pasa únicamente por nosotras.

🌠Ser honesta es abrazar las luces que guiarán nuestro camino y las sombras que nos animan a crear una vida con sentido desde las posibilidades que tengamos, si tenemos la suerte de tenerlas.

🦅“Cuanto mayor es nuestro miedo a la libertad, más larga es nuestra lista de excusas y justificaciones para no cambiar ni reinventarnos.”

B. Vilaseca

Para muchas personas es fundamental comprender que la reinvención laboral ya no es una opción, sino una necesidad urgente de supervivencia y adaptación en los tiempos que corren.

💰La abundancia y la prosperidad siempre acompañan la reinvención que nace desde el corazón.

🧬Si estás para comenzar a reinventarte, en febrero iniciamos Astrología para Emprender, una mentoría grupal de #autoconocimiento y #marketing para crear ese negocio que soñás y romper todas tus excusas. Es la única edición de 2023, sumate hasta el 31/1.

Publicado el

Cambio de paradigma

⚡Cambiar de paradigma no es fácil, y ser emprendedor no es para todo el mundo. Dejar un trabajo y quedarse en el limbo o lanzarse a la aventura tampoco es para todos.

Pero ante un cambio que ya estamos atravesando, lo mejor es identificar en cuáles de las nuevas vías y formas funciono mejor, cómo me adapto a lo nuevo sin quedarme en antiguas perspectivas que me llenan de miedo, incertidumbre, inseguridad.

Estamos viviendo el tránsito de Júpiter en Aries🔥 y el Nodo Norte se mudará a ese signo este año, por lo cual podemos estar sintiendo la necesidad de hacer algo por primera vez, de lanzarnos a seguir los deseos más biológicos -como la libertad de ser- y de ser las directoras y jefas de nuestra vida.

⚡Las ganas de co-crear ya superan a las ganas de obedecer.

⚡Las ansias de amar lo que se hace hablan de la urgencia por amar la vida.

➡En febrero comenzamos este viaje que se llama “Astrología para Emprender” e incluye mucho de Diseño Humano, Arteterapia, ejercicios y preguntas para decondicionarte y desprogramarte, y otras herramientas para que despertar a vos misma no sea una frase más que leés y dejás pasar, ni que tampoco sea una imposición sino una elección.

➡Te invito si elegís este camino este año -es la única edición que tendremos-, te invito si estás dispuesta al compromiso que conlleva conocerte a vos misma. Te invito porque es un camino que sigo experimentando y que me apasiona: trabajar de lo que amo compartiendo consciencia y poder compartirte todo para que vos también lo hagas.

Por supuesto que hablaremos en profundidad sobre este cambio de paradigma laboral, sobre tu mecánica biológica y ADN🧬, y sobre tantas cosas más que este viaje de tres meses sólo será el principio del resto de tu vida.

Que sea de la mano de quien realmente sos.

¿Te sumás?😍

✏Créditos de la mayor parte del texto de la segunda imagen -hasta donde dice “el tiempo/tu talento es dinero” : @borjavilaseca de su libro “¿Qué harías si no tuvieras miedo?” (¡Gran libro que también comentaremos en esta mentoría grupal porque es muy inspirador!)

Publicado el

Mi propósito es ser quien soy

Muchas veces llegan a las sesiones o procesos astrológicos conmigo buscando su propósito, como si algo tan enorme y trascendental pudiera resumirse, explicarse o ponerse en palabras.

Y sé que la gran mayoría lo buscamos hasta el hartazgo, o hasta darnos cuenta que ninguna búsqueda externa, por más exhaustiva que sea, dará frutos sinceros.

Si buscamos al propósito pensando en trabajar de eso, estamos buscando a nuestra vocación, que no le llega a los talones al primero.

Desde la primera vez que me encontré con la palabra “propósito” quise saber cuál era el mío, pesquisando en todos lados a ver si encontraba a esa definición divina que me salvara de mí misma. Pero en realidad tenía que salvarme -sanarme- primero yo para entender de qué se trataba todo.

Somos energía divina anclada en la Tierra gracias al cuerpo físico, somos dones de la divinidad expresándose en esta encarnación, ¡y ese ya es nuestro propósito! ¡Ser! ¡Existir! Dejarnos ser en paz debería ser la única regla a respetar desde que nacemos, para nosotros y para los demás.

En la construcción de nuestra identidad terminamos creyendo que eso es todo lo que somos, que lo que nos define nos imprime algún tipo de valor y que nuestros condicionamientos protectores demuestran que “yo soy así”.

Al terminar la escuela, nuestr@s compañer@s nos escriben “no cambies nunca”, como si fuera la peor premonición del resto de nuestras vidas. Nadie desea un epitafio que diga “Nació, vivió y no cambió nunca.” (“y por eso se murió”)

¿Cómo no voy a cambiar, si me construí en base a algo que no soy y necesito, lo más urgente posible, reencontrarme con mi esencia?

El propósito es hacer el camino de vuelta a casa, de deconstrucción, desprogramación de esos seres en los que nos convertimos siguiendo normas, deber ser y herencias, para recordar nuestra única verdad. Ojo, por algo nos convertimos en eso y no en otra cosa: todo en nuestra vida tiene su propósito. Y el nuestro es permitirnos atravesar todas esas etapas, construcciones y destrucciones, ciclos y experiencias, que nos forman y nos transforman.

El propósito es ser quienes somos, animarnos a cambiar, a hacer alquimia en nuestro ser, convertirnos en oro. Y ese es el oro del espíritu viviendo en la Tierra.

En estos días estamos sintiendo la triple conjunción de Marte, Urano y el Nodo Norte en Tauro. Tu propósito es expresar tu verdad, tu esencia, alinearte con tu naturaleza y experimentar una vida creativa, cambiante y llena de disfrute.

Merecés eso, y más.

Publicado el

Validá tu necesidad de vivirlo todo

En 2012-2014 atravesé mi primer Retorno de Saturno y fue gracias a los quiebres que trajo, que pude reconocer que necesitaba un cambio radical en mi vida. Con dos valijas a tope, mi compu y una mochila, llegué a Tres Cruces en Montevideo desde Buenos Aires.

Sí, claro que llegué con esperanzas pero también llena de miedos que aparecieron la primera noche, cuando acostada miré al techo y me pregunté: ¿qué carajos hice?
Lo que hice fue seguir mi norte.

Estaba aprendiendo astrología y fue gracias a mi Carta Natal que validé mi hambre por la aventura. Sin embargo, el período de mi vida de mayor cantidad de experiencias “descontroladas” estaba finalizando, porque ahora se abría un portal para experimentarlas no sólo como método de autoconocimiento, sino para integrar mi propia sabiduría.

De acuerdo a mi perfil en Diseño Humano, una de las cosas que más me nutre es la experiencia, a cualquier nivel. Bajar al cuerpo lo que aprendo en la mente, y animarme a seguir el rugido de mi centro sacral cuando tiene hambre, de lo que sea. Es decir, mandar a la miércoles a cualquier miedo que pueda aparecer y aventurarme a decidir si algo es o no para mí, a través de vivirlo en carne propia.

Así fue que aprendí que temerle a la crítica es limitar mi expresión, no permitirme ser yo. Entonces elegí que no me importaría el qué dirán si quería ser fiel a mí misma.

Confirmé que lo que me digan los demás sobre si algo me conviene o no, no me va a ser nunca de utilidad, porque yo lo quiero vivir. Eso me dijeron algunas personas cuando me quise mudar a Uruguay: “yo lo intenté y esas cosas no salen bien”, por ejemplo. Pero yo tenía que vivirlo. Y acá estoy, ocho años después sintiendo que sí salió bien.

¿Qué cosas estás hambrienta de vivir y los miedos te están limitando?

¿Qué te dicen los demás que no es para vos o que es muy arriesgado, pero tenés ganas de intentarlo igual?

¿Qué es lo que te hace sentir chiquita, cuando sabés que en el fondo viniste a ser enorme?

Validá la experiencia si necesitás probar las cosas para elegir.
Es tu manera personal de volverte sabia.

Publicado el

Sol conjunción Nodo Norte en Tauro

El cambio que viene de afuera siempre es deseado, nace de adentro, pero no lo estábamos escuchando.

Los eclipses en Tauro/Escorpio con Urano envuelto nos están desafiando la noción de seguridad. Saturno está envuelto cuadrando a los Nodos y a la conjunción de hoy de Sol y Nodo Norte en Tauro.

Apoyados por la introspección a la que nos guía Mercurio retrogradando en una de sus casas -Géminis- aparecen preguntas como:

¿Cuál es mi valor?
¿Qué tiene valor para mí y en mi vida?
¿Qué es lo seguro?
¿Será que es momento de ganar dinero haciendo algo que amo?
¿Será que llegó la hora de abrirme a compartir mis recursos y dones con el mundo?
¿Qué es el trabajo y cuánto tiempo le estoy destinando en mi vida?
¿Es necesario que siga sosteniendo estructuras que no van con mi esencia y que nada me aportan?
¿Será que es hora de cambiar las creencias para abrirme a algo mayor que mi necesidad de control y de repetición?

“Cuando tú compras algo, no lo compras con plata. Lo compras con el tiempo de vida que tuviste que gastar para tener esa plata.” dijo una vez José Mujica.

Pero…¿qué pasa si nos atrevemos a desafiar ese concepto tan arraigado de la cultura del trabajo y el esfuerzo? ¿Acaso no puedo ganar mucho dinero en poco tiempo y haciendo lo que amo? ¿Implicaría eso que estoy jugando sucio, cagando a alguien o siendo mala persona? ¡En absoluto! El dinero es energía y como tal, podemos desafiar nuestra propia noción de cómo recibimos dinero, a través de cuál inversión de tiempo, recursos, conocimientos, etc.

¿Qué pasa si quiero trabajar menos, ganar más, establecer el valor que me parece justo por mis conocimientos y sabiduría, y desafiar todas las nociones, creencias, reglas y estructuras que siempre me dieron seguridad porque las conozco, pero no me dan nada más que una ilusoria apariencia de control, de que conozco el camino?

¿Qué pasa si me atrevo al camino menos transitado, al desconocido?

¿Qué pasa si suelto el control y sigo mi norte, mi camino, si creo mi propia aventura desafiando al deber ser y a mis propias normas mentales?

Casi nunca nos guía la mente 100%, siempre nos guían el corazón, el alma, la intuición, las tripas.

A vos, ¿qué te guía hoy?

Publicado el

Vocación

Podemos entender que la palabra vocación define a algo así como a un llamado de la voz interior, un llamado divino. Algo que no se ejecuta, sino que se sigue. Es esa voz interior que está directamente relacionada con el llamado eclesiástico. Entonces seguir tu vocación sería algo así como renunciar a todo menos a Dios.

Si lo miramos desde un punto de vista metafísico, tiene sentido seguir a la propia divinidad porque un poco la vida se trata (creo yo) de expresar la propia esencia y divinidad en la Tierra. Un proceso que va mucho más allá de la mera profesión o trabajo que ejerzamos, porque necesita de mucho autoconocimiento previo.

Claro que es un concepto que el capitalismo ama, porque si tenés una vocación y la convertís en tu profesión, listo, quedás encarrilada en eso y sirviendo a ese “propósito” el resto de tu vida.

Pero pregunto…

¿Podemos seguir el mismo camino toda la vida como si fuera algo fijo e inmutable? ¿Es la vocación el camino entero o es una meta que creemos que nos hará felices cuando la encontremos? ¿Es definitiva o tenemos muchas vocaciones en una vida? ¿Podemos renunciar para siempre a la materia que es la que en esta dimensión nos enseña a habitar el mundo? ¿Podemos “iluminarnos” igual?

Encontrar tu vocación no es garantía de felicidad: porque no es algo único, fijo.
La vocación muta, se transforma, muere y renace en formas, a veces, completamente diferentes entre sí. No es algo que encontrás y te resuelve la vida, te hace feliz y te llena de dinero.
Es, como todo, un proceso.

Si es un llamado, entonces que el camino, la búsqueda para responder ese llamado, sea la vocación misma. Que no te de ansiedad recorrer, sino que puedas detenerte, disfrutarlo, entender que ese camino ya es tu propósito porque éste es todo lo que hacés en tu vida para evolucionar.

La vocación y el propósito no son algo que encontrás y te salva. Son el desarrollo de todos tus procesos, los caminos que atravesás en tu vida y la expresión de tus dones, talentos, sabiduría.
No pueden ser nunca conceptos que aprisionen y te encierren en un rol para siempre: son conceptos mutables, en continuo movimiento.
Y por eso deben ser libres.
Como la vida misma.

Publicado el

Vocación & Propósito

Todos nacemos con un propósito que va más allá de la vocación y el trabajo, es lo que los japoneses llaman ikigai. Tu ikigai es tu manera de encontrarle sentido a la vida y de hacer lo que sea que hagas (más allá de lo laboral) por placer, con alegría y disfrute.
También -creo- el propósito de todo lo que creamos y experimentamos en la vida es evolutivo, es de crecimiento espiritual a través de todos los tiempos y espacios que habitemos, pero acá me pongo muy esotérica. 😅

El ikigai no es laboral, pero dentro de él podemos encontrar a nuestra vocación, que es parte de ese gran propósito que es nuestra existencia. Y tu vocación te permite ganar ingresos y vivir en la Tierra sintiendo que tenés una vida con sentido y ya no funcionando en automático para sobrevivir en lugar de gozar y honrar tu existencia entera.

No se trata de responder al mandato social de “tener que tener” una vocación profesional para ser funcional a la idea del obrero del capitalismo, sino de encontrar realmente lo que te llena el alma para poder VIVIR GOZANDO tu existencia en esta Tierra, en lugar de sobrevivir en automático. Porque, sí, plata para vivir precisamos todos y mejor hacerla disfrutando.

Hacer lo que amás no tiene que ser un trabajo. Pero cualquiera sea el trabajo que hagas, es hermoso que sea algo que ames. Porque sino la vida pierde sentido, respondemos y actuamos en automático bajando la cabeza ante lo injusto, temiendo todo el tiempo a la carencia, al cambio, a los desafíos. Pero ojo, hacer lo que amás no es garantía de llenarte de guita (ojalá así fuera) porque emprender, descubrir tu camino, tu medicina, requiere un plan definido.

Y para todo eso creé este proceso de sesiones llamado Vocación & Propósito: para ayudarte a descubrir tu vocación, lo que le da sentido a tu vida (tu ikigai) y para poder crear un emprendimiento que llene de belleza, armonía y abundancia tu mundo. El proceso consta de once sesiones pero no las llevamos a cabo solas: nos guía también con su sabiduría mi socia Eve @semillaemprendedora

¿Estás lista para ese cambio que necesitás?

Encontrás toda la info aquí.

¡Esperamos ser parte de tu camino!

Publicado el

Sol conjunción Urano en Tauro

Te despertás angustiada, harta, con cero motivación para lo que tenés que hacer en el día.
No estás sintiendo la conexión ni siquiera con las excusas de siempre.
Te bajonea pensar en crear ingresos de la misma manera en la que lo venís haciendo, pero más te hunde la idea de no saber qué hacer.
Estuviste demasiado tiempo perdida como para no tener ganas de disipar la neblina de un sopapo.

Capaz es que llegó la hora de encarar el cambio, de dar el primer paso, de moverte fuera de la seguridad para crear nuevas realidades, para darte más tiempo para el placer, el disfrute.
Estar vivos no puede ser tener que sobrevivir todo el tiempo.
El sistema nos consume, somos presas de nuestros miedos y creencias, de nuestras inseguridades, incluso de nuestras tristezas.
No puedo sostener más lo que no me motiva.
Lo que me hunde, me estanca, me destruye.
Lo que aparentemente me da algo pero me quita todo, hasta el aire, las ganas de confiar en que hay luz al final del túnel.

Seguir el llamado interno es atravesar la incertidumbre, es arriesgarse a lo desconocido y probar nuevos sabores de la vida que antes ni pensábamos que podíamos o íbamos a querer probar.

¿Qué pasa con el miedo al cambio?
Mejor que se vaya porque es hora de cargar la batería por completo.

El #Sol se unió anoche a #Urano y el hambre de mutación es más grande que la zona cómoda.

Tal vez sea hora de despertar a la medicina interior, seguir un camino propio, romper reglas, miedos, creencias y mandatos limitantes.
Tal vez la sanadora interior quiere tomar el mando.
Tal vez tu ser creativo te pide que lo escuches.
Tal vez tu magia necesita salir porque el mundo está precisando de ella.
La idea de vender tu magia no es algo que molesta: le estarías haciendo un favor al mundo dándole eso que sólo vos podrías darle.
Entonces tal vez sea hora de ser caradura, de animarte a lanzarte a ese camino que vislumbrás en el horizonte, de dejar de estar sometida a tus miedos.
Porque…

¿Cuántos miedos más te van a frenar de vivir disfrutando la única vida que tenés?

Publicado el

¿Y si trabajo de otra cosa?

¿Y si trabajo de otra cosa?

Nos venden que el trabajo dignifica, que si somos obreros como nos pretende el sistema, hijos del sacrificio y de la lucha, de vivir peleándola, entonces nos vamos a merecer cosas buenas. Como si no las mereciéramos ya por existir, nomás. Nos hacen creer que merecemos sólo si nos portamos bien, si nos sacrificamos.

Que si trabajamos ocho horas cinco o seis días a la semana, podemos descansar uno o dos para reponer energías, para seguir después en una rutina que muchas veces nos agobia.

A los diecisiete años nos hacen elegir una carrera que -excepto milagrosas excepciones- terminaremos tirando por la borda cuando descubramos que no podemos vivir toda la vida sintiendo el mismo fuego por las mismas tareas. Si es que tenemos la suerte de poder comenzar a estudiar una carrera…

Vamos por ahí creyendo que sin títulos, certificados y comprobantes de estudios, no podremos lograr nada, porque no seremos nadie sin esos papeles que nos aprueben. Hasta pedimos certificados cuando aprendemos un hobbie, para sentir la validez personal en un pedazo de papel que quedará en una pared amarilleándose, sino en el olvido.

No nos damos cuenta que podemos cambiar de trabajo, de carrera o de la llamada vocación, todas las veces que deseemos en nuestro camino.
Nadie nos dice que somos libres de salir de la aparente seguridad que nos da un trabajo estable, aunque lo odiemos, sea insalubre o hayamos creído que era lo único a lo que podíamos aspirar con nuestros estudios. Porque, sí, muchas veces aunque seas el mejor autodidacta, aunque tengas sabiduría directa de la práctica y de la experiencia, aunque sepas cosas que nadie sabe, si no tenés el comprobante, nadie te cree. Nadie se puede jugar o arriesgar para hacerlo.

¿Y vos? ¿Te arriesgás? ¿Creés en tu potencial? ¿Estás lista/o para hacer un cambio, una movida que te sacuda las bases porque te tiene harta/o seguir en un trabajo que apesta porque temés no encontrar nada más?

Podemos entender la situación social, sin dudas, pero también podemos preguntarnos qué hay más allá, un poco más allá de nuestros miedos, donde el llamado del alma se une con la materia y puede hacer realidad ese cambio que anhelamos.

Estamos en temporada de eclipses y Mercurio está en sombra pre retrógrada….momento de evaluar nuestro norte de vida y todo lo que deseamos dejar atrás.

Publicado el

Permitirse mutar

Siento que soy una tormenta eléctrica.
El mar retirándose a punto de volver con más fuerza.
La ola que al retornar lo inunda todo.

Soy una con las flores, plantas y árboles, con el mar, los animales, la naturaleza.
Soy el alimento que me ofrece la tierra. Ese olor a ozono cuando recién comienza a llover, las gotas frías en la cara y en la hierba, los truenos que hacen temblar nuestras bases. El viento, el viento fresco que te cierra los ojos, el que despeina y divierte, el que arremolina las hojas y las hace danzar.
Soy esa energía que se recuerda cuando se rodea del resto de los reinos.

No puedo trabajar, me cuesta escribir lo que es del hemisferio izquierdo. No tengo foco para otra cosa que no sea mi vida personal. Mis ritmos, mis ciclos internos, mi casa y todo lo que la habita, me pide atención. No me cuesta dársela, pero me es incómodo no ser una adicta al trabajo, no trabajar todo el día para evadir.

Me doy cuenta que el cuerpo y el alma me piden otra forma de llevar adelante el trabajo, dejando de hacerlo racional, lógica e intelectualmente, incluso cuando enseño. No es dejar de trabajar, es transmutar la forma. Transformar.

En el encuentro con mi casa, la naturaleza y ese otro yo con quien convivo, siento que soy lo que he venido a ser, y es por eso que la energía de la tormenta me es necesaria: necesito arrasar, destruir, revolcarme en el barro para salir nueva, renacida, transparente.

Mis momentos nutricios ya no pueden seguir siendo volátiles y efímeros. Ya no pueden ser sólo momentos y la nutrición no es sólo el alimento.
Aunque sembrar previo a la Luna nueva se siente fuerte: comeré aquello que he cuidado, que he nutrido, para que me nutra a mí.

Necesito cerrar la etapa de una tal Alejandra, para que la que surge desde adentro pueda romper la armadura y salir del cascarón.

En el abrazo del romero, de las caléndulas, las rosas y el lino floreciendo, la belleza de la pasionaria y la paz de los árboles, me siento en casa.
De allí nace todo lo que luego podré dar, pero mientras tanto tengo que ocuparme de la energía que conlleva el proceso de florecer.

Mientras se ordenan mis caminos interiores, qué lindo es pasar el día culo pa’rriba entre las plantas.