Publicado el

El fracaso no es real

El verdadero fracaso es dejar que el miedo al error te limite la experiencia.

¿Quién te dijo que equivocarse estaba mal?
¿Quién te hizo creer que cometer un error es una pérdida de tiempo o de dinero?
¿De dónde sacaste que el fracaso te marca?
¿Tanto te sigue importando el “qué dirán”?

¿Nunca te diste cuenta lo mucho que aprendiste equivocándote?

¿No ves que ahora tenés maestría en lo que sirve y en lo que no, por haber fracasado alguna vez?

Perderle el #miedo al fracaso no hará que lo evites, pero te ayuda a soltar el control de cómo tienen que salir las cosas, un control ilusorio que en realidad nunca tenés y sólo te estresa.

Haber conocido mi tipo y perfil en #DiseñoHumano me habilitó muchos “darme cuenta” de cosas que creía que estaban erradas, que yo hacía “mal” y que tenía que trabajar en mí, cambiar.

Me calmé cuando entendí que sencillamente mi naturaleza viene a experimentarlo todo y a no limitarse por nada externo que me quieran imponer.

El fracaso es una ilusión, una fantasía que nos destruye cuando sucede porque queremos que todo en la vida salga perfecto. Y sí, habrá cosas hermosas y maravillosas, pero tal vez los errores no duelan tanto cuando te das cuenta que estás practicando, que estás viendo qué onda esta vida, de que se trata todo esto. Tal vez el miedo se vaya cuando te permitar vivir sin darle poder a tu mente para que te carcoma con inseguridades.

Tal vez se vaya cuando aprendas a escuchar a tu cuerpo, la máquina más maravillosa que podemos experimentar en esta vida.

El Sol desde Libra hoy está en trino a Saturno retro en Acuario, y qué buen momento para escuchar a tu cuerpo, especialmente si viene gritando hace tiempo.

Andá al link de mi perfil para conocer tu tipo y perfil en Diseño Humano, ¡gratis! Incluso podés descargarte un pdf con toda la info.

Y en el canal de Telegram hoy les conté sobre la Autoridad en DH (también podés ir cliqueando el link de mi perfil)

PD: Si en tu perfil hay un 3 (es el número con dos cifras, por ejemplo 5/1, 6/3, etc) también viniste a experimentarlo todo y a vivir mucha prueba y error para aprender qué sirve y qué no.

Publicado el

Estrategia en Diseño Humano

Creo que cada deseo que nos nace de manera genuina (no a través de la envidia, de condicionamientos o “deber ser”) por algún motivo se presenta en nuestra vida. Creo que nos habla de una necesidad evolutiva, de una afirmación de nuestro ser natural, de una oportunidad de crecimiento.

Y aunque jamás negaré los privilegios, también creo en que aquel deseo que va más allá de la mera supervivencia, tiene algo enorme que entregarnos: la posibilidad de mostrarnos nuestro poder.

Nuestro poder creativo, creador, manifestador o como le llamemos. La capacidad de hacer realidad nuestros sueños cuando seguimos el ritmo natural de la vida.

Hablando diseño humano, esto puede relacionarse con la Estrategia de cada tipo:

-El manifestador debe informar antes de actuar, a aquellos involucrados en su actividad

-El generador debe esperar a que llegue el estímulo adecuado para responder desde su autoridad interna

-El proyector debe esperar una invitación concreta donde se reconozcan sus habilidades y dones, en las áreas de amor, profesión, vínculos y dónde radicarse para vivir

-El reflector debe esperar un ciclo lunar completo -28 días- para confirmar una elección

Y desde allí, con la autoridad interna -ya hablaré de esto- se tomará la decisión final.

Esto significa que si respetamos nuestro ritmo interior, los ciclos de nuestra propia energía, podemos crear absolutamente todo lo que soñemos de manera genuina. Y con esto me refiero, por ejemplo, a que si el vecino se compró un auto de tal marca último modelo y de repente yo quiero lo mismo, tal vez no sea tan genuino…entonces no podré manifestarlo o al menos no tan fácilmente.

Sin embargo, si concretar mi deseo requiere de un proceso de transformación interior, probablemente sea esa de por sí su meta. Cambiar creencias, abrazar nuestra sombra o al merecimiento, animarnos a desafiarnos a nosotr@s mism@s, etc.

Los sueños, metas y objetivos innatos, que nacen de nosotr@s, tienen un porqué aunque ni lo sospechemos. Cuando algo “no es para ser” y no se da, revisá tu deseo. Porque tal vez hay otra posibilidad mejor para vos.

Con esto te quiero decir que nunca pierdas la fe. Que si tu deseo es genuino, entonces es posible.

Publicado el

Mantras para cada tipo

Diseño Humano nos ayuda a desprogramarnos del ser que siempre fuimos “porque creíamos que así teníamos que ser” para alinearnos con el Ser que sí somos, aunque al principio para nuestra mente/ego resulte chocante. 🤯🤯

Para eso, aquí les dejo un mantra para cada tipo.

¿Querés seguir profundizando? Solicitá tu lectura de Diseño Humano aquí.

Publicado el

Ansiedad & Mercurio retro

Es natural que con Mercurio retro sintamos mucha más ansiedad que de costumbre, como si los pensamientos fuera surgiendo de un volcán, uno tras otro. Perdemos el foco, se nos “cruzan los cables”, no hay claridad, nos cuesta expresarnos como de costumbre e incluso pensamos cosas random que ni sabíamos que teníamos en mente o que podrían aparecer.

Recuerdos y nostalgias del pasado se hacen presentes, mientras queremos seguir manteniendo un ritmo diario igual al que teníamos antes de que Mercurio comenzara a retrogradar (si estás canchera con #DiseñoHumano, y tu Centro de la Cabeza está abierto, esto se siente aún más intenso).

Pero no podemos pretender seguir ese ritmo porque todo lo que está pidiendo el cielo es que, justamente, 𝗟𝗢 𝗛𝗔𝗚𝗔𝗠𝗢𝗦 𝗗𝗜𝗙𝗘𝗥𝗘𝗡𝗧𝗘. Prioricemos nuestra salud mental, emocional, física y energética. Demos espacio a que las cosas sucedan en lugar de seguir forzando a que lo hagan. Nos sentemos a tomar un té con nosotras mismas sin más compañía que la nuestra.

Que salgamos a la naturaleza, que caminemos, que despejemos la mente. Que creemos, disfrutemos más, nos enrosquemos menos.

Tomate a #MercurioRetrógrado como unas vacaciones mentales y, si podés, empezá a organizar tu año para no estar enloquecida en estos ciclos (ni en las temporadas de eclipses).

Estamos por iniciar un nuevo equinoccio, hay tensiones en el cielo, Marte ya está en sombra pre retrógrada en Géminis. Hay mucho pasando por dentro que no podemos controlar pero sí podemos aprender o reaprender a relajarnos.

Conociéndote, realineándote con tu naturaleza, puede ser un poquitito más fácil.

Personalmente, es la primera vez en mis 39 años que tuve que tomar un relajante para la ansiedad mental. Sentí que no podía conmigo y tuve que reconocer que, más allá de mis herramientas, a veces necesito ayuda. Estoy poniendo al celu en modo avión muy seguido porque no puedo responder como antes siquiera.

Me estoy dejando de exigir a mí misma ser como creo que esperan que sea.

Y qué sano es mostrarse vulnerable, reconocer que no podemos solos y que nada es más importante que nuestra salud y bienestar general.

✨No es egoísta ponerte primera. Es necesario.✨

Publicado el

¿Cómo lo hago?

Diseño Humano me permitió responder los “¿Cómo lo hago?” que siempre surgen en las sesiones astrológicas.

Porque la respuesta es tan sencilla como: “𝘀𝗲𝗴𝘂𝗶𝗿 𝘁𝘂 𝗲𝘀𝘁𝗿𝗮𝘁𝗲𝗴𝗶𝗮 𝘆 𝘁𝘂 𝗮𝘂𝘁𝗼𝗿𝗶𝗱𝗮𝗱”. No hay otro secreto, y de hecho para cada ser humano no se pueden recomendar recetas generales, porque las únicas que funcionarán son las acordes a tu propia vida, a tu autoconocimiento, a tu diseño.

Cuando están muy mentales, se repreguntan sobre lo mismo: “Pero… ¿cómo sigo mi estrategia y mi autoridad? “

Cuando conectás con ellas en una sesión, se te explica -incluso con ejemplos claros- de qué se tratan y cómo aplicarlas de la mejor manera de acuerdo a tu diseño. Y no hay más nada que rebuscar o ahondar, ¡es tan simple como eso!

Pero la mente/ego siempre quiere más. Quiere saber a fondo cómo lo hace, cómo es que funciona, quiere comprobarlo y, en lo posible, desestimarlo.

Porque no siempre nos creemos merecedoras de una transformación.

Porque nos da miedo transformarnos. Nos da miedo darnos cuenta que para que llegue esa transformación, tendremos que dejar morir a esa persona que creíamos que éramos. Y nos va a doler. Y vamos a perder el control. Y vamos a pasarla mal mientras se nos arrancan los condicionamientos de las células, como si fuera nuestra propia piel.

No es divertido desprogramarse, cambiar, mutar, morirse y renacer.

Porque, como si fuera poco, también nos pide tiempo y en ese tiempo, paciencia.

“No tengo tiempo” o “No tengo paciencia”, son tus excusas favoritas cuando no querés comenzar un proceso de decondicionamiento, que para ser total, requerirá de siete años de tu vida. Y te asusta comprometerte con vos misma “por tanto tiempo”. Como si no hubieras vivido años y años siendo “otra persona”.

En realidad no te conocés, porque tenés miedo de verte de verdad, de ver a cuántos lugares no pertenecés, de ver cuánto forzaste ser alguien que no sos por responder al deber ser y a los condicionamientos de tu entorno.

Si tenés ganas de ser quien sos, el proceso puede comenzar hoy, con el primer paso que es comprometerte con vos misma. Porque te vas a destruir pero también vas a renacer.

Publicado el

Sólo se renace muriendo

Mi temor a la muerte es el miedo al dolor y a la soledad.

Le temo a mi propia muerte porque le temo a lo desconocido, y le temo a la muerte de mis seres queridos por la soledad y el dolor que representarían.

Mi relación con la Muerte, con mayúscula, es de amiga a la que a veces invito a charlar y otras veces prefiero ignorar. Reprimo ese temor porque sencillamente no lo puedo controlar, es compulsivo, panicoso, angustiante.

Es un miedo latente que sé que viene de otras vidas, y que también reconozco que está llegando el momento de trascender.

Plutón pasó varias veces sobre mi Mercurio natal y estará ingresando en breve a mi casa cuarta, a mi base, anunciando que de ahora en más no puedo pretender ignorarlo: se hace cada vez más presente, late desde mi inconsciente cuando no puedo dormir y siento ansiedad, cuando camino por la calle sintiéndome insegura, cuando miro a mis últimos años y veo que, aún amando la aventura, me he recluído para evitar lo desconocido. Porque eso puede representar la muerte de mi ego, de mi conocimiento. Del control.

Quienes sepan de Diseño Humano me entenderán mejor si les digo que soy un perfil 6/3: estoy en la parte del medio del ciclo, donde desée retirarme pero me terminé aislando. Y en ese aislamiento el miedo comenzó a habitar mi propia cueva y a creerse cada vez más el dueño de mi vida. Me retiré para integrar mis experiencias pero terminé aislándome para evadir nuevas.

Me cuesta, todavía, salir de casa sin protegerme con mil mecanismos de defensa, algunos que se han tornado en tocs. Me cuesta disfrutar una salida, juntarme fuera de lugares conocidos, vivir como viví en mis veintes, confiar en las experiencias, entregarme a la aventura como antes.

Y ahora me doy cuenta de que estuve un poco muerta.

Ya no quiero máscaras, armaduras o escondites para evadir todo lo que esté fuera de mi control. Ya no quiero limitarme de vivir experiencias porque me da pánico lo desconocido, o la entrega o la vulnerabilidad.

Ya no quiero seguir sintiéndome chiquita e indefensa al salir de mi zona de confort.

Te espero en mi casa cuarta con mi Sol, Plutón, para rendirme a todo tu poder.
Y renacer de la manera en la que tenga que hacerlo.

Publicado el

Los tipos bioenergéticos en Diseño Humano

Para entender por dónde comenzar con DH, el primer paso es conocer tu tipo energético.

Cada tipo (son 4 y un subtipo o hay quienes directamente cuentan 5) tiene su propio tipo de aura, y su propia estrategia; pero cada persona tendrá, además, una propia autoridad interna para manifestar, tomar decisiones o elegir.

La autoridad interna es la que de verdad tiene que tomar las decisiones, por eso en DH se le da a la mente el lugar que tiene que tener, que no precisamente es el de directora de nuestra vida, como estamos acostumbradas.

Al principio parece complejo pero, en realidad, se trata de volver a nuestra naturaleza esencial y con la práctica se vuelve maravillosamente fluido y sincrónico.

Estamos tan acostumbradas a responder al deber ser social, cultural y familiar, que hemos usado muchísimos roles, máscaras y disfraces para cumplir con lo que se supone (o creemos) que tenemos que cumplir, por supervivencia o para ser aceptadas, queridas y no abandonadas. Pero… a costa de perdernos a nosotras mismas.

Conociendo nuestro tipo en Diseño Humano, conectamos con nuestra verdadera esencia, con nuestra naturaleza y nos prepara y guía para alinearnos con quienes realmente somos.

La parte inicial implica conocer tu tipo energético, su estrategia y tu autoridad interna. (Si sos Generador Manifestante, en ese caso leé la parte del Generador)

❤️‍🔥 Te dejo más info en las imágenes, donde vas a poder leer sobre tu tipo y tu estrategia.

Aquí podés profundizar conmigo en tu carta de Diseño Humano.

Publicado el

No “tenés” que ser feliz

Buscamos la felicidad como una zanahoria, impuesta no solo por nosotras mismas (porque creemos que eso significará estar exentas de todos los males) sino también por la sociedad, la familia, los demás.

Creemos que tenemos que sonreír aunque estemos de mal humor.

Creemos que estar mal no está bien, entonces reprimimos el malestar, las emociones “malas”, e incluso reprimimos lo que sí nos hace bien porque los demás dicen que eso no está bueno.

Decimos que sí cuando en realidad queremos decir que no.

Decimos que no cuando desde el alma queremos gritar un sí.

Nos juntamos por obligación con personas que no nos nutren.

Forzamos vínculos y relaciones que no nos hacen bien, sólo porque alguna vez aprendimos que hay que sostenerlos. Aunque no se hayan alimentado durante años. Aunque el desinterés de alguna de las partes esté clarísimo.

Ser feliz no es tener la vida resuelta, plata en el banco y la casa propia (aunque cómo ayuda, eh). Ser feliz es un estado del ser, y es un proceso constante.

El problema es que nos quieren forzar todo el tiempo a que seamos felices.

Estar triste, deprimida, iracunda -lo que sea- también es permitirte que la vida te atraviese en la forma en que aparezca.

Siempre me gustó decir que soy una persona feliz incluso en mis peores momentos, porque para mí eso es permitirme absolutamente todo lo que estoy sintiendo. Es permitirme reírme a carcajadas o hundirme en mis profundidades, sin juzgarme.

Porque la felicidad no necesariamente tiene que sentirse como una plenitud y bienestar constantes. Ser feliz puede ser sencillamente respetarte a vos.

Y por eso mismo, no “tenés” que ser feliz. No tenés que comprarte todas las frases de moda, los “vos podés”, los “pensá positivo que te va a ir mejor”.

Es mejor fluir con el que sea tu estado de ánimo, porque no es permanente. Un estado de ánimo permite que las emociones te atraviesen, no las bloqueás ni reprimís.

El estado de ánimo que se cristaliza se convierte en un estado del ser donde te sobredefinís (en lugar de “estoy triste” decís “soy triste”) y eso no es natural.

Porque lo natural es el movimiento, el cambio constante, la fluidez.

Dejá que el agua corra por dentro, y limpie.

Publicado el

Diseño Humano

¿Sabías que toda reprogramación mental de tus creencias, se establece en tu cuerpo físico en un período de siete años?

Los ciclos de Urano nos marcan evolutivamente desde 1781 -el año de su descubrimiento- y como su ciclo total es de 84 años, si lo dividimos en doce (los doce signos, las doce casas de la carta natal) nos habla de períodos de siete años de despertares de consciencia y crecimiento evolutivo.

Es decir, una vez que comenzás a transformar tus creencias, a amarte más y a cambiar tus condicionamientos, tu proceso de transformación celular comienza y finalmente se establece al cabo de siete años.

De la mano del Diseño Humano, este cambio puede acelerarse (en su inicio, ya que para todos durará siete años) y te puede ayudar a reconocer tu impronta natural más allá de los condicionamientos aprendidos o heredados.

Esto significa que te vas a alinear con quien sos de verdad, para dejar de hacer fuerza intentando amoldarte a fórmulas generales y creencias que no te permiten brillar en esencia.

Tu gráfico o carta de Diseño Humano en conjunto con la carta natal, para mí, tienen la ventaja no sólo de complementarse sino también de poder decirte cuál es tu “¿Cómo lo hago?” personal y único.

Por algo también se le llama “La Ciencia de la Diferenciación”, porque plantea que todos somos seres únicos en nuestra encarnación.

Urano comenzó a retrogradar hoy y ¿qué te parece comenzar ese proceso de descondicionamiento para abrazar a quien sos en realidad?

Hay mucho más que quiero contarte sobre esto porque es un universo sumamente profundo y complejo -como cada ser- pero mientras tanto, si te interesa conocerte a ese nivel, estoy ofreciendo lecturas en dos sesiones (porque es mucho y no entra en una sola).

Podés reservar las tuyas aquí.

Publicado el

Validá tu necesidad de vivirlo todo

En 2012-2014 atravesé mi primer Retorno de Saturno y fue gracias a los quiebres que trajo, que pude reconocer que necesitaba un cambio radical en mi vida. Con dos valijas a tope, mi compu y una mochila, llegué a Tres Cruces en Montevideo desde Buenos Aires.

Sí, claro que llegué con esperanzas pero también llena de miedos que aparecieron la primera noche, cuando acostada miré al techo y me pregunté: ¿qué carajos hice?
Lo que hice fue seguir mi norte.

Estaba aprendiendo astrología y fue gracias a mi Carta Natal que validé mi hambre por la aventura. Sin embargo, el período de mi vida de mayor cantidad de experiencias “descontroladas” estaba finalizando, porque ahora se abría un portal para experimentarlas no sólo como método de autoconocimiento, sino para integrar mi propia sabiduría.

De acuerdo a mi perfil en Diseño Humano, una de las cosas que más me nutre es la experiencia, a cualquier nivel. Bajar al cuerpo lo que aprendo en la mente, y animarme a seguir el rugido de mi centro sacral cuando tiene hambre, de lo que sea. Es decir, mandar a la miércoles a cualquier miedo que pueda aparecer y aventurarme a decidir si algo es o no para mí, a través de vivirlo en carne propia.

Así fue que aprendí que temerle a la crítica es limitar mi expresión, no permitirme ser yo. Entonces elegí que no me importaría el qué dirán si quería ser fiel a mí misma.

Confirmé que lo que me digan los demás sobre si algo me conviene o no, no me va a ser nunca de utilidad, porque yo lo quiero vivir. Eso me dijeron algunas personas cuando me quise mudar a Uruguay: “yo lo intenté y esas cosas no salen bien”, por ejemplo. Pero yo tenía que vivirlo. Y acá estoy, ocho años después sintiendo que sí salió bien.

¿Qué cosas estás hambrienta de vivir y los miedos te están limitando?

¿Qué te dicen los demás que no es para vos o que es muy arriesgado, pero tenés ganas de intentarlo igual?

¿Qué es lo que te hace sentir chiquita, cuando sabés que en el fondo viniste a ser enorme?

Validá la experiencia si necesitás probar las cosas para elegir.
Es tu manera personal de volverte sabia.