Publicado el

Carta natal de Julio Cortázar

El 26 de agosto de 1914, por el trabajo en la embajada argentina en Bélgica que tenía su padre, nació Julio Cortázar. Su Sol en Virgo en conjunción al Nodo Sur y a Mercurio en los últimos grados de Leo, revelan esa capacidad de escribir y de desarrollar el texto desde el alma, como si fuera innata, o si viniera de otras vidas.

Sin embargo, tenía a Quirón en la tercera casa, en Piscis y en trino a la Luna en Escorpio. ¿Sabían que tenía rotacismo? Es la dificultad para pronunciar la letra r, que fue parte sin duda de la no muy conocida falta de autoestima que tenía. Pero esa aparente limitación abriría el portal del don quironiano: la palabra.

La Luna en Escorpio en trino a Quirón habla de una relación bastante compleja con su mamá. Uno de sus biógrafos cuenta: “La madre, doña Herminia, era hija ilegítima y tanto ella como la hermana de Cortázar, Ofelia, vivirán de él toda su vida porque el padre les abandonó pronto -cuando él tenía 6 años-: hasta un mes antes de su muerte les enviará cheques desde Europa.”

Hasta sus 4 años vivió entre Bélgica, Suiza y España, y volvió con su familia a Argentina, donde estuvo hasta 1951, cuando se radicó en Francia. Sol, Nodo Sur, regente de ambos y el de la casa 4 (Marte) en casa 9, sumados a un ascendente sagitariano: claro que su evolución estaría marcada por alejarse de su patria, de sus raíces. Además, como él mismo dijo: «Mi nacimiento fue un producto del turismo y la diplomacia» y los tres idiomas que hablaba -que lo habilitaron para traducir la obra entera de Allan Poe- confirman esas posiciones natales. Podemos incluso sumar movimiento con Júpiter rx en la casa tres.

Un obsesionado con el tiempo, con las instrucciones y las relaciones humanas (Virgo + Venus y Marte en Libra) que vivió en una era y lugar inundados de arte y poesía, abrazando su Nodo Norte.

Fallece en 1984 supuestamente a causa de una leucemia, aunque varios biógrafos creen que fue consecuencia del sida, que contrajo luego de una -mal hecha- transfusión sanguínea. ¿Secretos y tabúes familiares que revela esa Luna escorpiana, como el origen de su madre, o cosas que nunca sabremos?

Lo que sí sabemos es que era un eterno creador de mundos fantásticos.

Carta natal de Julio Cortázar
Publicado el

Reflexiones de Luna llena

Hay familias grandes y familias pequeñas.
Familias que tienen mucho y otras que tienen muy poco, o casi nada.
Y a veces las que parecen no tener nada tienen mucho,
y las que parecen tenerlo todo, están llenas de vacíos.
Hay familia de sangre y familia del Alma,
las que se expanden en amor y las que se cierran para no dejar ingresar a extraños.
Hay familias que incluyen y otras que excluyen.
Hay secretos familiares y familiares ofendidos,
están los que se vinculan desde la madurez y los que lo hacen desde el niño herido.
Hay familias con historias muy duras y otras “más favorecidas”.
Hay familias unidas, las hay separadas, enteras y rotas. Ensambladas.
Hay familias que se han vuelto a armar y otras que no saben cómo hacerlo.
Hay familiares que parecen conocerte desde antes y otros que dejaron de hacerlo porque no les interesaba.
Hay familiares que lo dan todo y otros que se quedan con todo.

Hay familias felices y otras que duelen un montón. Familiares que siempre están y otros que ni recuerdan el sistema del que son parte, o no les interesa. O que lo hacen cuando les conviene, cuando les sirve para obtener algo o para demostrar algo que lograron.
Porque hay familiares materialistas y otros a quienes les importan más otras cosas.

Dentro de una familia hay muchas otras familias. No es una sola, es un montón.
Somos sistemas uniéndose a sistemas y creando nuevos núcleos.
A veces en tu familia pertenecés y otras tantas tenés que hacer fuerza para encajar, aunque el molde no sea justo para vos. Hasta que te cansás de intentarlo.

En mi familia somos un montón pero mirando de cerca, somos muy pocos.
Llevo en el corazón a muchos que hoy puedo seguir abrazando y escuchando, y a otros a quienes ya no veo en este plano pero siento.
Tengo tías y tíos adorados y otros que ya ni veo. Tengo primas que son hermanas y amigas que también lo son. Tengo hermanas de sangre lejos y hermanas de la vida muy cerca.
Cada familia es un mundo. Y si en la tuya no encajás, siempre tenés la opción de crear la tuya propia, que comienza desde vos misma.

Reflexiones de una segunda Luna llena en Acuario que, como toda Luna llena, nos ayuda a abrir los ojos.

Publicado el

Sol en Virgo

Lo que me gusta mucho de la temporada Virgo -que comenzó ayer a las 18:34 hs y terminará el 22 de septiembre a las 16:20 cuando el Sol ingrese a Libra- es la energía de alineación entre cuerpo y alma que se vivencia.

Sí, en sombra podremos volvernos locas tratando de cumplir lo que no cumplimos antes, siendo perfeccionistas y detallistas al extremo, sintiendo mucha (auto) exigencia, tratando de organizarnos en medio del caos personal y teniendo que responder ante trabajos y cosas que pueden no estar motivándonos, pero en luz la energía Virgo es hermosa.

Nos orienta para focalizarnos, organizarnos desde la presencia y la coherencia, cuidar nuestro cuerpo, mente y espíritu. Es un mes para atender nuestra alimentación, todo lo que es la atención hacia nuestra salud pero como Virgo está entre Leo y Libra pueden suceder dos cosas:

En luz, me atiendo, cuido y nutro porque lo valgo, me merezco lo mejor, me siento valiosa como para atenderme y ponerme primera. Me decido y hago cosas por mi bienestar, me muevo, estoy presente para mí. La salud holística y el equilibrio interior hacen que mi exterior brille en consecuencia.

En sombra, me atiendo por el qué dirán, quiero llamar la atención, que allá afuera me validen porque no puedo sentir validez dentro. Estoy indecisa y dubitativa porque lo estético toma más relevancia que lo interno.

Así que en este mes, prestate atención estando presente, esa es la gran clave virginiana. Poder estar para mí y por ende para los que me necesiten. El servicio del cuerpo es vasija y canal del servicio del alma.

Con Mercurio y Marte en Virgo en oposición a la Luna y Neptuno en Piscis, mejor soltamos la necesidad de ser y mostrarnos perfectas y fluímos en la perfección que ya somos, porque somos naturales, humanas. Y eso de por sí es lo perfecto.

¡Feliz renacer, Virgo!

Publicado el

Enojate, carajo

Con planetas en Virgo y en Libra, podemos ser demasiado amables con los demás, anteponer sus necesidades a las nuestras, priorizar la búsqueda inconsciente de aprobación en lugar de darnos tiempo, espacio y de permitirnos sentir toda emoción.

Y las emociones, cuando no las reconocemos y sentimos, crecen para que las escuchemos. Como nuestra sombra. Entonces se hace natural estar enojadas, iracundas, pero con una máscara de amabilidad y condescendencia agotadora.

Enojate, sentí esa ira, esa caca, eso que tanto te duele que está enmascarado por esas emociones. Andá ahí, decí lo que te pasa, bailalo, cantalo en la ducha, gritalo fuerte en la playa. Pero sacalo de adentro. Guardar las emociones de enojo nos asfixia las células, los cuerpos, y además carga al inconsciente colectivo con más enojo, que alguien se ocupará de liberar. Entonces mejor liberate, liberá esas emociones, escribilas en una carta y quemala, o en un diario, sacalas corriendo o haciendo deporte, como puedas, pero no las dejes ahí. Que no te consuman.

Son emociones humanas y vos no sos ellas, sólo piden atravesarte para transmutar y señalarte que, de fondo, hay algo que no soportás más. Algo que te duele mucho, tanto que lo escondiste allá, inaccesible.

Si lo guardás, nunca pasa. Se queda ahí, latente, esperando el momento para estallar. Y cuando lo hace, todo se quema. Si lo guardás, no hacés espacio para nuevas emociones luminosas puedan entrar, porque te quedás rumiando en lo que te molesta o enoja. Así nunca sanás, más te contaminás, más crece.

Permitite el enojo, poner el límite, decir que no y decir basta, hasta acá. Dejá de permitir que te pasen por encima para ser querida y aprobada, que se vayan a cagar los que no te quieren tal cual sos.

Sos vos así, encendida. Expresando tu esencia, permitiendo que las emociones sean maestras y te ayuden a crecer y transformarte. El enojo permite abrir la herida, ver lo que te duele para dejar salir la luz.

Nunca dejamos de transformarnos, cambiar y crecer. Así que mejor sacá de adentro lo que te estanca, lo viejo, lo agobiante.
Vos naciste para ser libre.

Mercurio en Virgo está en trino a Urano rx en Tauro. El cuerpo grita si la boca no habla.

Publicado el

Carta natal de Gustavo Cerati

El 11 hubiera sido el cumpleaños de Gustavo Cerati.
Si hay alguien que no sólo he admirado siempre, sino que ha sido compañía en mi vida desde la infancia y ha incentivado muchísimo mi creatividad, fue y sigue siendo él.

Era un ser humano maravillosamente creativo, fiel a su Sol en Leo, y tenía a la Luna en Escorpio, lo que lo hacía intenso, profundo, seductor y creador de las letras más desgarradoras emocional y sexualmente hablando, de la historia del rock argentino.

“Come de mí, come de mi carne […] tómate el tiempo en desmenuzarme” cantaba en “Entre caníbales”, delatando a esa luna escorpiana vorazmente visceral. Que también ilumina en “Canción animal”, que escribió con Daniel Melero -con quien después sacaría el hermoso disco “Colores santos”-: “No me sirven las palabras, gemir es mejor”.

“Zoom” es otra bestialidad poética al mejor estilo Luna en Escorpio. Escúchenla y después me cuentan. La capacidad metafórica se mezclaba con lo explícito y ese es un gran don de un Neptuno escorpiano emplazado en la casa 3, en amplia conjunción a su Luna. “Sos el paisaje más soñado y sacudiste las más sólidas tristezas” cuenta en “Lago en el cielo”, y claro que ese Neptuno rebosaba de dulzura también.

Tenía al Sol en el signo de su regencia, en casa 1; la Luna en la casa tercera en conjunción a la cúspide de la cuarta (siendo la regente del ascendente en Cáncer y por ende de la carta), a Júpiter en Escorpio en la casa cuarta que continúa en Sagitario (indicando esa herencia materna irlandesa) y a Quirón en la séptima opuesto a ese Sol leonino.

Tal vez ese Quirón explique el dolor de “Té para tres”, cuando Gustavo, su mamá y su papá se sentaron a tomar el té para abrir el sobre con resultados de salud de éste último, que terminaría falleciendo de un cáncer que los papeles anunciaban, años después.

En “Corazón delator” él mismo contaría que se basó en el cuento de Allan Poe llamado igual, pero que “en este caso la escribí pensando en que mi corazón me delata cuando veo a la persona que amo”. Más leonino no había.

Ese Sol estaba en conjunción a Urano, dándole ese estilo tan característico -cuasi acuariano, especialmente en los ochenta- y ese genio creativo que nunca paraba. Pero un día paró, no sin antes dejarnos un montón de herencia para disfrutar y para recordar que siempre usemos al amor como un puente. 💜

Hay un montón más de su carta para interpretar, ya se los contaré en algún video en mi canal de YouTube. 🙂

Publicado el

Dejarse en paz

Porque también es válido dejarte en paz, recordar que sos humana, y simplemente SER.

En el camino de desarrollo interior, es muy natural comenzar a ser tan observadoras de nuestros pensamientos, palabras y comportamientos, que nos terminamos volviendo juezas implacables de nosotras mismas.

Ser humanos también es recaer en comportamientos repetitivos que estamos intentando evitar, pero:

-Si ponemos atención en lo que deseamos evitar, crece. En ese caso es mejor enfocarnos en el nuevo comportamiento a adoptar (cambiar una creencia negativa suplantándola por una en presente y en positivo, por ejemplo).

-Si somos exigentes en no recaer nunca, estamos entrando en una prohibición y todo lo prohibido -especialmente si ha sido costumbre- es imposible de erradicar de un día para el otro. Es como hacer dieta. No se trata de eliminar radicalmente, sino de tener la paciencia de ser gentil y amable con vos misma: es algo que tal vez estés aprendiendo por primera vez. No te castigues tanto, no seas tan dura con vos. Tratate como tratarías a tu niña si la tuvieras enfrente.

-Y sé paciente, de verdad. Está bien recaer y repetir, siempre que estés siendo consistente en el compromiso con tu proceso. La impecabilidad y la búsqueda de perfección no son objetivos realistas, al menos al comienzo del camino interior. El cambio se manifiesta abrazando tu dualidad, tus miedos y siendo lo más dulce que puedas con vos misma.

Permitite la caída, ya sabés que sos la responsable de ponerle la vendita a la lastimadura.

#Venus ayer ingresó a #Libra: date un baño con música relajante, velas encendidas, rico aroma, unas hierbas en el agua o en una bolsita colgada de la ducha (o un ramo de romero y eucalipto dentro del espacio de la ducha), encremate, ponete linda para vos.

En un día Enlazador de Mundos Cristal, las viejas costumbres pueden llevarte a repetirlas y si lo hacés, a sentir culpa y criticarte. Disfrutá la paz de dejarte tranquila y si algo te duele, molesta o da miedo, abrazáte fuerte. Abrazarte y serte paciente, sana.💜

Publicado el

Honrar el proceso

La Luna acaba de ingresar a Escorpio. Desde allí, como cada mes, se va a oponer a Urano en Tauro. Y el eje Tauro-Escorpio es el eje de los procesos, de ir paso a paso, poco a poco.

En el último tiempo noté muchas cosas en común en consultas de carta natal, registros akáshicos y energía generalizada, y hasta en cosas que hablé con amigas, que me gustaría compartirles:

1- Cuando descubrimos, aprendemos o leemos sobre alguna herramienta o terapia, la primera pregunta que surge es “¿Cómo lo hago?”. Cómo. El cómo inevitablemente invita y abre un proceso. Y esto implica que no hay respuesta o solución mágica inmediata. La única respuesta es siempre ATRAVESAR EL PROCESO.

2- Fórmulas mágicas para sanar o integrar nuestra sombra por ejemplo, NO HAY. Y sin embargo se las encuentra generalizadas en las redes por doquier. Es necesario cuidar no sólo lo que consumimos sino también lo que comunicamos y cómo. La información repetida satura, y de eso también hay un montón: repetición para no perderme, para pertenecer. ¿A qué costo?

3- Hacer un proceso terapéutico de la herramienta que te resuene con el terapeuta de tu confianza, no te hace terapeuta. Estudiar un curso de terapeuta holística en seis meses, tampoco.
Estamos acostumbrados al certificado que avala el conocimiento, pero en lo terapéutico o en lo psicológico el conocimiento no es ni puede ser lo único: el terapeuta también necesita atravesar su propio proceso.

Y no, lo inmediato no es nunca lo que funciona.

4- Ser terapeuta, psicólogo o coach NO ES SER UN SALVADOR, ni un sanador. Nadie salva o sana a nadie, más que a sí mismo.

5- Una vez que entramos en el gran proceso de observarnos a nosotras mismas, el error es no dejar de hacerlo ni cagando. Ríanse, pero no nos dejamos en paz. Es agotador observar la sombra y la proyección todo el tiempo, a la jueza interna, al moralista interior. El silencio, la calma, soltar la autocrítica y autoobservación exagerada, ser una persona chota por un rato, putear, entrar en la mierda para desahogarnos, eso también es SER HUMANAS.

Coherencia, presencia, responsabilidad, y proceso.
Están siendo mis palabras favoritas.
¿Y las de ustedes?