Publicado el

2022

Este es un año de cambio para mí porque decidí retomar y encaminar muchas de las cosas que guardaba por temor a la crítica, a que me cataloguen de “new age” o lo que sea. La verdad es que ya estoy grande para la pavada del miedo al qué dirán y de no dar todo lo que sé que puedo dar. El domingo me van a entender mejor, jiji. Spoiler: sí, obvio que habrá lanzamiento y re-lanzamiento, también.

Comenzamos un año con vibración 6 y de la mano de Venus retrogradando en Capricornio, quien nos guía a retomar el contacto con lo realmente sagrado, con lo ancestral y ritual, con la Diosa y la necesidad de abrazar a Gaia como madre, como hogar, como co-creadora de lo que somos.

Sirio está muy presente este año y la vibración del número 22 es la de María, la de Magdala. Muchxs dicen directamente que es el año de ella, y me gusta que tengamos una guía para entender qué se nos propone, no sólo desde nuestro mundo interior, sino también desde el cosmos. El 22 nos guía a crear, gestar y manifestar los sueños que nos dicta el Alma.

Existen códigos de luz transmitidos en frecuencias energéticas que las personas más sensibles sabrán sentir o al menos percibir, y que este año se sentirán con mayor asiduidad. Más allá de los días portales que gustamos definir por el calendario gregoriano (22/02/2022 por ejemplo) es hora de reconectar con los portales de los ciclos naturales, como por ejemplo las lunaciones, conjunciones importantes en el cielo y las estaciones, entre otros.

Muchas personas comenzamos el año sintiendo extremo cansancio, desequilibrios a nivel físico, emocional y mental o malestares generales: estamos atravesando un momento energético muy fuerte e importante, que va más allá del año nuevo (porque en el cosmos no hay calendario).
Nos estamos desintoxicando de viejas formas, aceptando nuevos códigos de luz que encienden nuestras memorias más antiguas y animándonos a ser quienes realmente hemos venido a ser, sin miedos, ni caretas ni filtros para adornar nuestra verdad interior.

El despertar de consciencia es masivo.

Además, Venus está transformándose, cambiando de fase y dejándose de ver al anochecer para renacer al amanecer.

Publicado el Deja un comentario

Saturno en el grado 29° de Capricornio – Grado karmático.

Saturno se encuentra en el grado 29° de Capricornio, un grado karmático.

Desde ese grado, aún se encuentra en conjunción a Plutón destruyendo las formas de lo que creemos que es nuestra realidad, incluyendo el sistema capitalista, el patriarcado, las figuras de poder…porque el grado 29° saca lo peor de cada signo, su energía más densa, baja.

 

Se nos pide demoler estructuras que ya no tienen cómo sostenerse. Estamos notando a grandes rasgos -en la mayoría de Latino América- a personas que no deberían estar en puestos de poder, abusando de sus posiciones, haciendo lo mismo que se ha hecho desde siempre que es favorecer a los ricos mientras los pobres cada vez van más en caída. No es una ilusión, es real. La ambición de unos pocos es hambre para millones. Lo material, lo real, parece tener que destruirse para pasar a un ámbito social más igualitario, aunque primero debamos encontrarnos en un limbo sin saber hacia dónde dirigirnos.

En el ámbito personal, podemos sentirnos frustrados, pesimistas, deprimidos o tristes, angustiados, sin encontrar una explicación a lo que nos pasa incluso. Mercurio el 14 llegará al grado 29° de Acuario y ahí sentiremos internamente -como si cayéramos en la cuenta casi repentinamente- la sombra de las masas, los que siempre están de acuerdo con el status quo y “que las cosas sigan como están”, los antirevolucionarios o los revolucionarios por causas absurdas. No olvidemos que Acuario es un signo co-regido por Saturno….

Pareciera que nos falta, que el miedo sostenido en el inconsciente colectivo sale a la superficie a decirnos que nunca será suficiente, por más fuerte que lo intentemos. Estamos siendo llevados continuamente a un asunto repetido en nuestras vidas, algo a sanar, liberar, desbloquear, que puede que ni siquiera venga de nuestra vida actual o de nuestra persona, sino que sea de una vida pasada o de algún familiar que, esté vivo o no, ha cargado y transmitido eso a todo el linaje o a personas con la misión específica de liberarlo. Si no lo hacemos ahora, volverá. 

Lo positivo es que se marca que un cambio está por suceder. No ya, porque no es inmediato, pero debemos ser pacientes y, sobretodo, responsables. La responsabilidad al crear nuestro sostén y estructuras -a partir del pensamiento, acción y vibración- es clave en este momento. No podemos rendirnos aunque dejarnos caer deba ser momentáneo para levantarnos con más fuerza. Así sea contra una figura, un gobierno o el patriarcado entero.

Hay una revolución y transformación sucediendo bajo la superficie, de manera subterránea, que puede estallar de repente, como un volcán. Y será liberadora.

La inestabilidad se teme pero es la motivación que nos impulsa a dar un paso más estable, a saltar al vacío o a retroceder para evaluarlo todo desde lejos. Pero el cambio, el nuevo paso que traerá un nuevo orden, es inevitable. Hay riesgo, como en todo salto, pero hay ganancia también. La destrucción de las formas conocidas se identifica como caótica cuando en realidad es pura creación, gestación de lo nuevo, de nuevas oportunidades. 

En breve Saturno llegará al grado 0° de Acuario para ofrecernos un nacimiento, o re-nacimiento. Luego retrogradará para terminar los asuntos capricornianos y, a fin de año, se irá a Acuario de la mano de Júpiter para crear un nuevo ciclo mundial a través de lo que se conoce como Gran Mutación.

La Tierra tiembla bajo nuestros pies. Pero es sólo para sacudirse lo que la daña y permitir un amanecer más positivo mañana.

Publicado el Deja un comentario

Conjunción Saturno-Plutón en Capricornio.

Las conjunciones marcan el final de un ciclo y el correspondiente inicio de otro, y los planetas involucrados se unen para colaborar con sus energías.

Saturno es el regente de Capricornio, donde se encuentra a Plutón en un aspecto que se considera activador de una nueva era. Todos venimos sintiendo, internamente, que hay algo que ya no puede seguir, que se está terminando o que se necesita sólo de una chispita para hacer explotar la cosa. Es algo que sabemos que no da para más y no es sólo personal, es social. Está latente en el inconsciente colectivo, se sabe pero no se habla de ello, un poco da miedo y otro poco se desea porque después de eso las cosas no volverán a ser iguales. Y estamos cansados de que las cosas sean, desde antaño, siempre iguales.

Capricornio en su energía baja, representa al patriarcado y a la sociedad capitalista y ambiciosa que se ocupa sólo de su propio progreso, a merced de los demás. Representa también las normas, deberes (entre ellos el “deber ser”), status quo, obligaciones, responsabilidades, estructuras. Todas cosas que están cambiando, lentamente, bien a la manera capricorniana.

Plutón destruye hasta los cimientos cuando sabe que tiene que nacer una nueva forma porque las actuales se encuentran cristalizadas, obsoletas, vencidas. Él es un renovador a través de la destrucción, así como destruye normas, destruye bloqueos que, seamos conscientes de ellos no, estancan nuestro desarrollo. Y esta conjunción viene a impulsarlo, a decirnos que como individuos y como humanidad, tenemos que perderle el miedo a los cambios, a las transformaciones, a los finales.

Toda esa energía capricorniana que está cambiando, es a la que se aferran las personas que temen las mutaciones porque “qué sería de mí si todo cambia.” En un movimiento ególatra, esta última década se crearon movimientos anti-derechos que, tristemente, amenazaron la libertad individual y social. Estos movimientos son los que representan a la energía capricorniana que está cayendo y pretende sostenerse a la fuerza, y entre ellos se incluyen temas que antes eran tabú, como la elección sexual y el aborto. Poco a poco, durante este año, esa energía va a ir -forzadamente- abriendo su mente. Porque, ¿a quién puede molestarle que un extraño haga lo que quiera con su vida personal? Pues a todos los organismos que pretenden un control determinado, como por ejemplo, la política y las religiones. Es decir, a todos los que pueden perder poder del que se abusan. Y también, todos aquellos que teman “perder” algo si es que otro lo tiene. Muchos creen que por enseñar educación sexual en las escuelas, se van a perder los viejos valores. ¡Pues enhorabuena! O que porque dos personas del mismo sexo se besen en público, sus hijos van a querer hacer lo mismo. O, peor, que porque alguien no quiera ser madre y elija abortar, entonces todo el mundo saldrá a abortar como si fuera mascar chicle.

Esta conjunción, en palabras simples, dice BASTA CON LA PAVADA SUPERFLUA, se acabó eso de “querer quedar bien”. Basta con la rigidez, con sostener mandatos antiguos -personales y sociales- y con darlos por sentado sin cuestionar; basta de darle poder y autoridad a cualquier payaso sólo porque el otro payaso no te dió lo que como egoísta pretendías; basta de creer que tus derechos valen más que los de otro, basta con querer mantener leyes y normas que no pueden ir de la mano con la evolución de la sociedad. Basta del egoísmo de querer que un planeta entero sea como vos querés que sea y que no tenga pluralidad de libertades, como este año Saturno en Acuario comenzará a hacernos entender -de una buena vez.-

Plutón pide transformación radical. Saturno pide nuevas estructuras y normas. Y todo debe ser tomado…muy en serio, yendo en profundidad hacia el asunto. Se nota en la vida personal, se nota en el ambiente, se nota en el mundo entero.

De manera mundial, podemos recordar que en 1914 esta conjunción se dió en el signo opuesto, Cáncer, y ese año se inició la Primera Guerra Mundial. Sí, seguramente lo has leído por todos lados y te ha generado miedo, ya de hecho ver las noticias lo genera. Pero ahí está el punto de la cuestión: el miedo que se despierta es justamente lo que esta conjunción nos pide transformar, purgar. Y ¿qué sucede cuando tememos mucho algo? Sucede. Lo mismo pasa cuando enfocamos nuestra energía en el poder regenerador del amor o de cosas más hermosas como la Luz y el despertar de consciencia. Por esto, sugiero el trabajo con los propios miedos, la propia sombra, que al fin y al cabo es lo que en esta última década y media ha estado intentando hacerse escuchar. No tenemos que temer, tenemos que amar, crear. Les recomiendo no mirar las noticias en esta semana, porque de verdad pueden infundir temor y los que estamos en el camino de despertar nuestra consciencia, realmente tenemos que ocuparnos del otro lado, el lado donde no tememos, sino que anclamos el amor en Gaia, en el planeta, que tanto lo necesita.

La crisis que esta conjunción estuvo creando y seguirá manifestando es la de las formas: ¿cómo creo que deben ser las cosas? ¿Creo que mi posición es la única válida? ¿Le temo a las transformaciones o las necesito urgentemente?

Tenemos una gran oportunidad para lograr que las cosas comiencen a ser distintas, es una chance de reestructuración para la vida sobre la Tierra como la conocemos. Se nos urge realizar cambios personales para afectar a lo transpersonal, para volver a lo matriarcal no como un movimiento dictador y abusador sino como unificador, porque lo que de verdad es urgente, es unirnos. Dejar de separarnos por dinero/clase social, estatus, religión, política. ¿Acaso fuimos tan estúpidos como para dejar que nos llenaran la cabeza con todas esas cosas que nos separan? Sí, lo fuimos y salió muy bien, por lo visto. Tan bien que a las puertas de una nueva década -del tiempo conocido- seguimos matándonos por diferencias políticas, sociales, culturales. Sí, salió tan bien que cada vez se pone peor. A menos que decidamos tomar las riendas de nuestra propia vida para ser humanos que recuerdan sus poderes y fuerza interior y ya no se dejan abusar nunca más por nadie que pretende ser más omnipotente que nosotros. Que creen en sí mismos y no en dioses un poco…inventados por nosotros mismos al dejarnos influenciar por quienes nos mostraron brillitos de colores y nos cegaron. Para ser humanos que sanan a la Tierra y no que la destruyen. Que la reconocen como Madre, como hogar, como energía amorosa y no como algo desechable. Total ya tenemos en vista ir a vivir y destruir a Marte, ¿no?

No le teman a una conjunción maravillosa, sean conscientes de que hay un final que debe aceptarse, de que a algo le llegó su hora. Cuanto menos teman, menos se aferren a las formas establecidas y más confíen en el proceso de desarrollo de la humanidad, menos dolerá. Porque sí, las transformaciones duelen. Pero la ventaja es que son tremendamente liberadoras. Y en nuestra esencia, somos libres. Así que bienvenidos a recordar quiénes somos.

Publicado el Deja un comentario

Retorno nodal directo e inverso.

¿Qué es el retorno nodal?

Es cuando los Nodos del Karma en tránsito (es decir, los que actualmente están pasando por el axis Cáncer-Capricornio) tocan a tus Nodos natales.
Esto puede darse exactamente (retorno nodal directo) o al revés, lo que significa que el Nodo Norte en tránsito toca tu Nodo Sur natal y viceversa (retorno nodal inverso).

Retorno nodal directo.

Durante estos 19 meses las situaciones o eventos a experimentar te empujan a encauzarte en el camino de tu Nodo Norte, de ese propósito de tu Alma, elegido antes de encarnar. Es un ajuste sobre lo que viniste a hacer en esta vida sobre lo que pensabas o creías que tenías que hacer, lejos de tu ego.
Situaciones y experiencias significativas se dan en este período para que sigas tu camino, y si ya estás en el carril adecuado, las respuestas que recibirás serán confirmaciones. Caso contrario, hay que revisar y dar vuelta para elegir el camino correcto.

Se te pide enfocarte en habitarte, a ser tu propia madre, reconocer tu hogar dentro tuyo. Vas a buscar darte seguridad y estabilidad, sin importar si eso te lleva lejos de tu familia, porque naciste para romper normas o karma familiar. Es un camino de vuelta a casa, la búsqueda de encontrar tu lugar en el mundo, de crear tu propia tribu/familia/hogar y la integración de tus emociones, equilibrar tus hormonas.

 Vas a estar creando tu propio camino rompiendo patrones que te inculcaron tu familia y la sociedad. Sos muy buena trabajadora, buena jefa incluso, pero eso no te da poder: el poder lo encontrarás cuando aceptes lo distinta que sos a tus raíces y al mismo tiempo que la información que traés de ellos es muy importante, pero sentirte en tu lugar es el verdadero éxito. Hay mucho trabajo psicológico que hacer, sobre todo para deconstruirte de lo que tenés grabado como pautas patriarcales y además.

Tu idea de éxito y fracaso va a cambiar, normas y tabúes van a liberarse y vas a enfocarte en desarrollar tu intuición y energía femenina receptiva.

Es momento de darte cuenta de lo importante que es escuchar y atender tus emociones, para experimentar sentimientos acordes a la vibración y frecuencia que estás buscando. El mundo emocional parece de todo menos atractivo, es por eso que ir hacia allí marcará un gran desarrollo y crecimiento en tu vida. Llegó la hora de sentir, de sentarte con tus emociones en lugar de evadirlas con trabajo u otra ocupación. Tu mundo interno necesita crecer a la par del resto de tus mundos.

Retorno nodal inverso.

Es un período durante el cual el presente presiona tu pasado para que reveas situaciones, talentos, elecciones, experiencias, etc…y elijas accionar de forma diferente. También es para que, del pasado, traigas a tu presente la información (talentos, relaciones, etc) que van a ayudarte a evolucionar.
Es como si observaras que repetís muchas experiencias y no sabés qué hacer, pero, de acuerdo a la evolución que tuviste desde la experiencia previa hasta ahora, se te pide no reaccionar como antes, para aprovechar la oportunidad de crear un nuevo presente y no repetir aprendizajes. Es una lección para dejar de estar dormida y responder de manera inconsciente.
Es una actualización del potencial de tu Alma, porque el pasado no siempre representa al de esta vida actual.
Se siente contracorriente, porque mientras todos estaremos dejando atrás la zona Capricornio, vos estarás recuperando de ella talentos desconocidos, capacidades olvidadas, patrones de conducta que precisan actualizarse, etc. Todo depende de la casa que ocupe tu Nodo Sur.

Es un momento de realineación con tu vida, volviendo a la zona cómoda o “ a casa” pero no para quedarte allí, sino para utilizar esa sabiduría como apertura de tu Nodo Norte.
Con Saturno y Plutón en tu Nodo Norte, hay una obligación de crecimiento, una posibilidad de responsabilizarte por tu propia vida, un reto para crear la estructura necesaria para “salir de casa”, moverte fuera del estancamiento, liberarte del apego con tu familia, que no ayuda a tu evolución como ser independiente. Toca construir la estructura de la tribu propia, el lugar donde establecerse sea físico o psicológico.

La debilidad o la caída se encuentran en la familia, en el pasado y en los apegos. Es importante entender el lugar de donde venís para abrir la puerta a que la familia no es únicamente aquello vinculado por la sangre. El quiebre está en salir de la posición de “necesitado” o de víctima para romper con la idea de que la vida gira en torno a cubrir las necesidades emocionales (por otros).
Es momento de salir del cascarón incorporando todo el bagage del lugar de donde venís (conocimientos, talentos, capacidades, creencias y valores) y moverte en la vida por tu cuenta, crear tus propias normas, romper situaciones familiares agobiantes y equilibrar tus energías femenina y masculina, todo lo que es parte de lo que tu Alma necesita para evolucionar. Tenés gran intuición y eso te llevará a comprometerte con manifestar grandes metas, que es algo que tu Nodo Norte quiere que aceptes. Hay mucho trabajo psicológico que viene, relacionado a liberarte de preconceptos y patrones de comodidad que te aferran a situaciones incómodas, que repetís continuamente por no animarte a cortar e ir hacia lo desconocido.