Publicado el Deja un comentario

Luna llena en Virgo

Apenas ingresa el Sol a Piscis, perfecciona la Luna llena en Virgo. Se da a las 12:53hs y con la Luna en perigeo.

Esta Luna llena nos muestra cuánto hemos trabajado las intenciones desde la Luna nueva en Virgo del 9 de septiembre de 2018.

Lo más interesante es que Mercurio, el regente del evento, perfecciona su conjunción con Neptuno y su sextil a Saturno, ese mismo día. Su conjunción con Neptuno inicia un ciclo de aproximadamente un año, para sanar creencias y dejar ir lo que nos daña, incluyendo idealizaciones, vicios, sensación de falta de límites o de poder, victimismos…pero, Mercurio va a retrogradar y va a volver a tener esta conjunción estando retrógrado, el 24 de marzo, y estando directo nuevamente, el 2 de abril.

Para la Luna llena, la conjunción con Neptuno intenta abrir un ciclo pero aún no estamos muy seguras de qué se trata eso que debemos dejar ir, pero lo que sí es seguro es que se relaciona a patrones mentales que nos hacen actuar con inseguridad, valorándonos poco. Y es eso lo que va a cambiar: actuar por amor propio es la premisa, pero primero hay que descubrir esa causa, esa creencia que nos hace sentir insuficientes, invisibles, que nos hace fundirnos en otros por miedo en lugar de por amor, que no nos permite poner límites o decir que no. Puede aparecer incluso un miedo al abandono, a la pérdida, así como un vicio que se hace más fuerte cuando comenzamos a querer erradicarlo. Una relación donde una parte se aprovecha de la otra o donde se manejan como víctima y victimario también puede ser aquello que se va a reevaluar. Lo más importante es darse cuenta de que lo que debemos soltar es invisible: es interno o es algo/alguien que ya no está en nuestras vidas.

En esta Luna llena podemos observar nuestras rutinas, cómo nos estamos alimentando y si nos nutrimos o intoxicamos, cómo cuidamos nuestro cuerpo y qué cambios podríamos incorporar para sentirnos mejor.

Los rituales más acertados pueden ser aquellos que ayuden a anclarse en el presente para dejar de experimentar ansiedad o angustia por el futuro o el pasado.

Si es preciso un corte con el pasado, que el ritual incluya al fuego transmutando.

Si es para calmar la ansiedad por el futuro, pueden hacerlo mientras tienen los pies en un balde con agua que tenga manzanilla, lavanda, valeriana y mburucuyá. Los pies absorben la información de las plantas que son calmantes y son grandes receptores, transmitiendo así al resto del cuerpo la energía. Como Virgo es un signo de tierra, anclarnos desde los pies primero descalzas en la tierra dejando ir lo que nos da ansiedad y luego lavándolos con ese baño de pies, va a ser útil para aprender a estar presentes.

¡Feliz Luna llena!

Publicado el Deja un comentario

Luna nueva en Virgo

Este domingo 9 de Septiembre, a las 15:01 hora Uruguay/Argentina, se perfecciona la Luna nueva en Virgo, marcando así el fin de la temporada de eclipses.

Como toda Luna nueva, es un inicio de ciclo, el comienzo bajo el cual podemos sembrar intenciones como semillas. Virgo es un signo de tierra y mutable, lo que quiere decir que tiene capacidad de crear solidez y seguridad, se acomoda a las circunstancias, se adapta fácilmente, es cambiante. Podemos tomar estos ejemplos para considerar nuestros deseos a establecer.
Las palabras clave sobre los asuntos en los que podemos enfocarnos son:

-Organización
-Clasificación
-Rutinas
-Cuidado del cuerpo
-Deporte & gimnasio
-Alimentación
-Cuidar los detalles
-Ser naturales
-Buscar simpleza, “menos es más”
-Habilidades analíticas/manuales
-Persistencia, paciencia
-Creación de hábitos
-Calmar la actividad mental para actuar
-Lo que critico es lo que debo sanar
-Limpieza de lo que no necesito

Esta apertura es transformadora porque se da en trino a Plutón retro en Capricornio y en sextil a Júpiter en Escorpio, y ambos están en sextil también. Además, estará en oposición a Neptuno retrógrado en Piscis.

Plutón simboliza la muerte y el renacimiento, las profundidades de la psique, el encuentro con el propio poder, las transformaciones psicológicas. Destruye las formas, las limitaciones, para que nueva vida pueda nacer. Libera energía inconsciente para que al hacerse consciente supere las dualidades, integre los opuestos y nos transformemos de seres comunes a seres superiores. Estando retrógrado, nos puede señalar asuntos karmáticos a resolver: aunque provengan de otras vidas, en es ésta que tenemos la oportunidad de purificar nuestra alma.

Júpiter es abundancia, fe, confianza en el proceso de la vida, la buena estrella, la justicia, la bondad, el ideal del yo, el rey. Y Neptuno es el amor del alma, la belleza, la inspiración elevada, la conexión con el todo y la ausencia de límites. Es el místico, el artista.

Si tenemos en cuenta estos aspectos, podremos entender que no es casual que esta Luna nueva cierre la temporada de eclipses donde tuvimos que aprender a soltar apegos. El Nodo Sur en Acuario nos llevó a recorrer nuestros patrones mentales, todo aquello que, una vez desconfigurado, deja lugar para nuevas maneras de pensar y comportarnos. Aspectando a Plutón, a Escorpio y a Neptuno en Piscis se nos pide una limpieza profunda, que no es simplemente tirar lo que no usamos: estamos a dos meses de comenzar un nuevo ciclo que es el cambio de signo de los Nodos y para llegar livianas a atravesar el camino nuevo, primero tenemos que transformarnos, cambiar de piel, mutar, permitir que la alquimia del ser interno haga su trabajo. Así vamos a permitirnos desenvolver el ser que somos ahora, que no es precisamente el mismo que hace tres, cuatro meses atrás. Es más, no somos las mismas que cuando comenzó el año y eso sucede siempre que atravesamos eclipses tan fuertes como los últimos.

Entonces, para poder aprovechar la iniciación cósmica que nos trae esta Luna nueva tenemos que comprender una de las dualidades básicas e integrarla: somos cuerpo y alma, somos lo terrenal y lo espiritual. Vivir físicamente en un mundo no quiere decir que no podamos desarrollar el otro y ser espirituales no implica que no podamos cobrar por nuestro trabajo o necesitar alimentarnos. Este evento trae a la conciencia lo absurdo de esta separación, porque si somos energía, entonces somos lo mismo en cualquiera de los mundos que habitemos.

Las intenciones pueden estar dirigidas a aprender a crear rutinas o hábitos, a organizarse, a comenzar un método de alimentación más sano o a hacer ejercicio acorde a tu tipo de cuerpo, a encontrar un trabajo que se ajuste a tus capacidades y habilidades, a cuidar tu salud, a animarte a la transformación y así perderle el miedo a las muertes psicológicas que tan necesarias y reveladoras son.

Espero que esta Luna nueva las ayude a concretar en lo material el orden que precisan para tener una vida más consciente a cada paso, para aventurarse en nuevos rumbos y animarse a conectar con lo más natural y puro de ustedes mismas: su propia alma.

Publicado el Deja un comentario

Mercurio ingresa a Virgo

Mercurio representa lo mental a nivel racional, cómo procesamos la información, qué nos interesa aprender, cuál es nuestra manera de integrar la información, de nuestra memoria y capacidad organizativa, entre muchas otras cosas. Ahora ingresa a su segunda casa, Virgo, donde desde allí nos va a llevar a hacer las cosas…aunque podemos pensarlas con exceso.

Tuvimos una retrogradación intensa en Leo donde buscamos y rebuscamos cuál es nuestro talento, qué vinimos a ofrecer y cuál es nuestro elemento diferenciador, sobretodo en lo que respecta a las cosas que amamos, a nuestras pasiones.
Ahora el chiquito pasa a Virgo donde nos enseñará a llevar a la realidad aquello que solamente estábamos en proceso de descubrir o de desplegar, como nuestra creatividad, por ejemplo.

En este signo ya lo espera el Sol, con quien se encontrará el 20 de Septiembre. Los días en los que ellos se encuentran -en realidad sentimos la energía antes y luego del encuentro, la intensidad decrece- vibramos la misma energía mental y físicamente, queremos actuar por lo que estamos pensando u organizando, ir hacia adelante con un plan.

La energía Virgo es muy detallista y perfeccionista, por lo cual puede perder tiempo en los detalles y en la búsqueda -infinita- de perfección. Esto es lo que lo hace tan crítico y provoca que constantemente le de vueltas a un mismo asunto. Por eso sobrepiensa todo.

En su favor, es el signo de las rutinas, la organización y la masterización de limpiar/eliminar: podemos aprovechar esto para acomodar nuestros espacios, nuestra casa y lugar de trabajo, regalar o vender lo que ya no usemos, tirar lo que está roto o no funciona, buscar el minimalismo pero no como estilo decorativo sino con la intención de comprender el “menos es más”.
No siempre usamos todo lo que tenemos y muchas veces mantenemos cosas en la casa, la biblioteca o el placard por años. Hace poco una amiga me contó que leyó a Marie Kondo y me dijo una frase que me quedó grabada: al momento en que hacemos limpieza y estamos indecisas con alguna prenda u objeto, nos podemos preguntar “¿Esto me hace feliz?”. De la respuesta -lo más sincera posible- va a depender si lo retenemos o no.

Virgo es un signo que sabe limpiar y ordenar pero retiene por inseguridad, porque suele temer a la carencia. Piscis, su signo opuesto complementario, diluye, suelta. No es que las personas Virgo no sepan dejar ir o que los Piscis ya estén masterizados, sino que las energías de ambos signos se trabajan mutuamente. Virgo tiene límites de los que Piscis debe aprender y Piscis sabe dejar ir, cosa que Virgo puede utilizar como herramienta al momento de la limpieza real o emocional.

Con Mercurio en su hogar también podemos estar muy críticas con nosotras mismas y con los demás, así que podemos aprovechar este tránsito para observarnos y, si deseamos, comenzar un cambio de conducta. También es un buen período para introducir cambios en nuestras rutinas de cuidado del cuerpo y alimentación, como dejar algún alimento o elegir alguna dieta especial (no me refiero a dietas de adelgazar, sino alimenticias).

Para ayudar con esto, el 9 de Septiembre tenemos la Luna nueva en Virgo que es una gran apertura para iniciar algo relacionado a todos estos asuntos.

Publicado el Deja un comentario

Sol ingresa a Virgo

El Sol ingresa a Virgo apenas comenzado el día 23 y se queda hasta el 22 de Septiembre.

Antes incluso de llegar al signo, comenzó a formar un trino de tierra con Saturno en Capricornio y Urano en Tauro -ambos retrógrados- que se perfeccionará el día 25 de Agosto. ¿Qué es esto?

Un trino es energía fluída y se da casi siempre bajo el mismo elemento. Siendo de tierra, nos enfoca en nuestras ganas de salir a manifestar y obtener resultados,aunque no siempre referidos a lo laboral.
Como también hay otro trino en el cielo formado por Júpiter en Escorpio y Neptuno retro en Piscis, podemos estar intentando manifestar una relación amorosa con alguien que sentimos conocer “de toda la vida” o puede ser que estemos sanando y liberando patrones, creencias y otros asuntos internos.

Mientras el Sol recorre Virgo, podemos aprovechar esta energía disponible para introducir cambios en nuestras rutinas (ojo: Urano está en otro signo de tierra pero retrogradando, estos cambios puede ser que sean sólo por una etapa o que deban reacomodarse de alguna manera más adelante), en nuestra alimentación, que sintamos ganas de cuidar más el cuerpo y de organizarnos para estar más proactivas.
¿No les pasa que cuando comienza Septiembre ya sienten un cambio en el aire? Es el Sol en este signo que nos hace conectar con la tierra, cuidarnos, querernos más.

En su energía baja podemos sentirnos muy exigentes, demandantes, super críticas, perfeccionistas y también comportarnos como víctimas. Eviten caer en estos aspectos: apenas sientan que la crítica o la exigencia están llegando, descansen, liberen la mente, distráiganla con música porque si hay algo que también sucede durante este mes es el recalentamiento mental, el conocido “overthinking” que es pensar de más, sin parar.
No es raro que aparezcan prejuicios o que sientan que es hora de romper con los que tienen (e incluso dejar atrás comportamientos nocivos relacionados a la baja energía)

Si son personas críticas, prejuiciosas, que sienten la necesidad de observar y hablar de la vida de los demás, sepan que esos comportamientos pueden sanarse, que hay una causa para todo y que no son víctimas de ella: elegimos criticar cuando nuestro juez interno se cree dueño de la verdad. Elegimos hablar de los demás cuando mirar hacia adentro requiere responsabilidad, trabajo y enfrentamiento con el dolor. Elegimos tener prejuicios porque nos criaron bajo las creencias de que lo que está bien es nuestro Libro de Vida y lo demás está mal.
Todo eso puede sanarse. Se los dice alguien que pudo salir de varios de esos comportamientos nocivos. 🙂

El tema está en darnos cuenta que lo que criticamos o señalamos en los demás, es una parte no reconocida nuestra, es un espejo. No siempre será “lo mismo” pero a veces puede llevarnos a eso. Por ejemplo: si a mí no me gusta la gente que es feliz criticando a los demás, debe ser o porque yo critico o porque de alguna manera me lastimarían las críticas hacia mí, así vengan de mí o de los demás.

Lo mismo con el sobrepensar las cosas y no darnos descanso mental o físico porque creemos que la ilusión de control nos deja más tranquilas.

Si estos no son sus casos, entonces es bueno que puedan enfocarse en la alta energía de Virgo que es el cuidado del cuerpo, de la alimentación, del ser íntegro como móvil para lograr lo que deseamos y tener una vida saludable. También la organización, la limpieza y las rutinas son palabras clave. El servicio, la ayuda hacia otros es parte de la energía virginiana también.

Si cumplís años este mes y querés conocer tu revolución solar, podés escribirme a hola@alemodarelli.com y te cuento todo.

Y para todas las virginianas, ¡feliz retorno solar! Que comiencen un gran nuevo año.
 

Publicado el Deja un comentario

Venus ingresa a Virgo

Venus ingresa a Virgo, una de las casas de Mercurio, mientras él se pasea en sombra pre retrógrada por Leo.
Como ya saben, Venus rige la energía femenina y es una gran influencia en nuestro comportamiento, sobretodo en nuestra manera de provocar, de desear, de relacionarnos.
El planeta del deseo viene de un signo donde se expresa con todo, donde se siente creativo, artista y llega a uno donde tiene que minimizar sus expresiones por unas menos dramáticas pero más certeras, donde tiene que poner atención al detalle y al servicio.
Es como si en Leo hubieras descubierto una gran capacidad artística y ahora tuvieras que pulirla y organizar una rutina, hasta tu alimentación incluso, para poder desarrollarla mejor.

En Virgo nos muestra si realmente nos estamos amando por fuera como creemos que lo hacemos por dentro. A ver, no es que Virgo sea un signo superficial, es que rige el cuidado del cuerpo, desde la alimentación hasta el ejercicio, las rutinas de descanso y actividad, la organización. Si realmente nos estamos queriendo, estamos cuidando todo lo que ingerimos (no sólo como alimento) sino también cuidando nuestro móvil, aquél que nos permite manejarnos y actuar con libertad en esta encarnación.

A veces, cuando estamos en procesos internos psicológicos o espirituales, olvidamos que el cuerpo también necesita atención, lo abandonamos por otras prioridades hasta que nos termina llamando la atención con un malestar o una enfermedad. Venus en Virgo viene a recordarnos esto, que nos tenemos que cuidar tanto por fuera, como nos cuidamos por dentro. Somos una totalidad, la suma de muchas partes y no las partes separadas.

Como Virgo también es el signo de las necesidades, esto de atendernos no será en exceso, sino en su justa medida. Y también es el signo del servicio, así que si me estoy ayudando, puedo ayudar a los demás, no antes. A partir de esto, estableceremos nuevas relaciones, atraeremos personas sanas a nuestras vidas y que proveen gran crecimiento, a consciencia.

En su baja energía, Virgo es muy soberbio intelectualmente y cuando quiere atención externa, lo hace victimizándose en lugar de tomar responsabilidad acerca del motivo por el cual la necesita. También es muy crítico con los demás, porque es crítico internamente y señala los defectos de otros para sentirse mejor. Eviten llegar a esos extremos. Los Virgo pueden ser muy callados y reservados, sobrios emocionalmente (más que nada Venus o Luna en Virgo) pero dentro de esas cabecitas hay mucho más de lo que uno cree (tienen a Escorpio en la casa del pensamiento).

Espero que sea un tránsito que las ayude a llevar la atención a los detalles del cuidado personal y amor propio y a reconocer y resolver detalles de planes o emprendimientos (porque Mercurio en breve retrograda) para que, luego de Septiembre, puedan lanzar o reiniciar.

Publicado el Deja un comentario

Luna llena en Virgo

La Luna llena en Virgo se da el primero de marzo a la noche (exactamente a las 21:51 hora Uruguay/Argentina) en el grado11 de Virgo.
Estará rodeada de aspectos de sanación y transformación, y como hay muchos planetas en Piscis en grados matemáticos importantes, puede sacar a la luz tanto la alta como la baja energía de ambos signos (Virgo y Piscis)
-La Luna estará en trígono a Saturno en Capricornio y en sextil a Sol y Neptuno en Piscis, lo que representa la manifestación de un deseo que vibra alto en nuestra alma.
-Stellium en Piscis con el Sol en conjunción a Neptuno y otra conjunción entre Mercurio, Venus y Quirón, lo que nos lleva a reconocer y ver, gracias al Sol iluminando a la Luna, qué es lo que estuvimos creando en nuestra realidad, y observar si teníamos patrones que ya estábamos repitiendo y tal vez usando para victimizarnos por el miedo a tomar acción. Es momento de ver en la realidad si hicimos el trabajo o no. Salen a la luz defectos, errores que debemos aprender a no repetir, por más pequeños que sean, porque Virgo es el signo de los detalles.
El Sol con Neptuno nos ayudan a contactar con nuestra esencia, a ver más allá de las apariencias porque el ego no habla tan alto.
Quirón activo nos ayuda a comprender patrones que llevan mucho tiempo con nosotros y ya es momento de liberar, queremos aligerar la carga.
Piscis es el amor incondicional, así que reconocer el amor que llevamos dentro es un buen trabajo para esta Luna llena.
-Venus en Piscis en trígono a Júpiter en Escorpio: vamos con todo por esa transformación. Algo ha llegado a su final y lo vemos con claridad, ya no duele tanto como antes la idea de despedirnos de algo. Vemos por dónde tenemos que seguir, cuál es el proceso que deberemos llevar a cabo. Tal vez lo que haya que sanar esté en el cuerpo físico, y de ser así, ponemos todo de nosotros para entender la situación que causó la enfermedad, tratarla y dejarla ir. Agradezcamos el aprendizaje y las lecciones que nos traen los dolores o enfermedades, así es como mejor las superamos (y obviamente con los tratamientos médicos correspondientes). Júpiter está a punto de retrogradar, así que podemos llevarnos este proceso de aquí hasta el 10 de Julio para hacerlo tranquilas y sanar de raíz.
-Nodo Norte en Leo en quincuncio al Sol y Neptuno en Piscis: entendemos que el Universo tiene un plan mayor y que lo que queremos “caprichosamente” ya no tiene lugar. Tenemos que mirar hacia adentro para conectar con lo que desea nuestra alma.
-Marte en Sagitario en trígono al Nodo Norte y en cuadratura (tensión) a Mercurio, Venus y Quirón en Piscis: para tomar acción o iniciar eso que deseamos desde el alma, hay que dejar de darle atención a aquello que nos quita la energía y entender que siguiendo nuestros deseos es como recuperaremos nuestra vitalidad y sanaremos. Enfoquémonos en las pequeñas cosas de nuestra vida que nos hacen felices y no busquemos problemas en situaciones que podemos evitar, con gente que no merece nuestra atención y únicamente nos quita o baja la energía.
-Urano y Júpiter en quincuncio: para conectar con lo que queremos dejar ir y sanar, tenemos que dejar de pensar y sentir.
-Plutón en Capricornio en sextil a Mercurio, Venus y Quirón: nos tomamos en serio esto de sanar, hacemos el trabajo. Dejamos de idealizar, queremos ir a lo concreto, a lo real, y sabemos que tenemos el poder de lograrlo.
Virgo habla de cuidar el cuerpo, de alimentarnos como lo necesitamos y no seguir rutinas o dietas ajenas, que no encajan con nuestro estilo de vida y cuerpo. Es un signo que, en su alta vibración, es servicial, práctico, trabajador, organizado y detallista. Son muy buenos en trabajos de manualidades y de precisión, organizan muy bien rutinas y la alimentación semanal, por ejemplo.
En su baja vibración, puede pecar de exceso de crítica, perfeccionismo, se victimiza cuando ofrece algo y no obtiene nada de vuelta, quiere pertenecer porque no se pertenece a sí mismo. Es un signo que puede sufrir de complejo de inferioridad y por eso la crítica hacia los demás lo hace sentir mejor, porque no es autocrítico. Esta es la parte que debemos evitar manifestar con la Luna llena, ya que al exaltar nuestras emociones nos hace exagerar nuestra actual vibración. De modo que si estás vibrando alto, se multiplicará tu buena vibración; pero si estás dudando, buscando certezas fuera en lugar de buscarlas dentro, esperando algún tipo de aprobación, esto se incrementará.
(No estoy hablando bien ni mal de las personas Virgo, sencillamente hago hincapié en ambas manifestaciones de la misma energía para que la comprendan y elijan hacia donde ir.)
¡Muy feliz Luna llena del cuidado propio!