Publicado el

Permitir la transformación

Venus se está alineando con las pléyades, estamos en proceso de llegar a la Luna balsámica, y para la astrología maya estamos atravesando la Luna de la Serpiente, que como dice mi profe @lunarstorm119 :

“Nos habla de un período perfecto para soltar, dejar ir, fluir y nos va a estar marcando un momento donde las cosas que estuvimos tratando de forzar se sueltan, se disuelven. Es un mes que nos trae la sensación de libertad, de que todo es posible.”
Y bajo la onda encantada de la semilla que “nos trae 13 días de energía ideal para dejar los miedos atrás”.

Creo que se nos pide mucho, pero no porque no podamos, sino porque justamente nunca habíamos vivido este tipo de transiciones. Hoy @lu.gaitan habló en sus historias sobre el Índice Cíclico Planetario de Gouchon-Barbault, que es importantísimo para comprender el nivel de profundidad de las crisis personales y mundiales que estamos atravesando.

Estamos viviendo un período complejo y es natural sentir miedo. Pero justamente por eso es el momento donde más necesitamos el amor. No porque haya que negar las sombras -en absoluto- sino porque es necesario atravesarlas con el mayor amor, paciencia, empatía y compasión (por nosotros mismos y por los demás) posibles.

Me está ayudando un montón aprender astrología maya, y los libros que dejo en la foto son mis grandes salvavidas (incluyo el que nunca te devolví, Vir). Pero también, sentir que cuando más me hundo, más me conozco.

Soltar el control. Entregar tu libre albedrío a tu Yo Soy. Confiar en algo -no en alguien- sino en algo superior que te muestra lo que está adentro tuyo. De eso hablan los eclipses en el eje Géminis-Sagitario: la divinidad no está allá afuera ni en el gurú de moda, está en tu interior aunque suene new age pedorro. Es real, nadie te conoce más que vos.

Quedarnos quietos hasta que pase el miedo, la incomodidad o el dolor nos obliga a reconocerlos, por mucho que cueste. Es complejo y es un proceso tremendo, pero al fin y al cabo, ese es el propósito de todo lo reprimido: ser visto a toda luz, para ser liberado.
Y nosotros nacimos para ser libres.

Buen fin de semana.