Publicado el

Sol ingresa a Acuario

La primera Luna nueva del año, bajo la que seguimos durante los 28 días que dura su ciclo, fue plutoniana. Si de renacer, salir de la pupa y cortar viejos cordones se trata, hay que aprovechar el presente. Los cordones o lazos kármicos que nos atan a otras personas de forma obsesiva, llenas de apegos, con ansias de control o manipulación, dolor, etc, es necesario cortarlos porque el cielo nos quiere avanzando pero el pasado es la zona cómoda que nos engaña para no crecer, para no desafiarnos.

El proceso que atravesamos desde la triple conjunción de enero 2020, es de purificación del ser individual hacia lo colectivo. Para esto, tendremos que mirar menos nuestro ombligo y tener mayor consciencia social, ser conscientes de que cada acto y decisión de nuestras vidas, sacude siempre a alguien más. Lo que hacés en tu vida toca energética y hasta literalmente, a muchas personas. Efecto mariposa, le llaman.

Vivimos en una red interconectada donde cada uno es un punto lleno de conexiones. Estamos “cableados” para conectar con otras personas, ya que el crecimiento en esta dimensión no sólo es material sino también vincular.

Internet es un ejemplo de esta dimensión al respecto de esa red virtual. Hace 30 años, cuando el 6 de febrero de 1991 Saturno ingresaba a Acuario, internet estaba tomando relevancia y se preparaba el lanzamiento de lo que son hoy los navegadores de internet.

El Sol a las 17:39 del 19 de enero ingresa a Acuario, y luego de 30 años, se encontrará con Saturno allí, el 24. Se cuadrará a Urano el 26, su regente, se encontrará con Júpiter el 28 y finalmente se unirá a Mercurio el 8/2 marcando la mitad de la retrogradación del pequeño.

Con Júpiter no se encuentra en Acuario desde el 24 de enero de 2009, y su encuentro este año responderá a la casa Acuario de tu carta, los planetas o asteroides que haya allí y también a su posición natal. Los planetas en tránsito no pueden “ofrecer cosas” que no estén de alguna manera indicadas en tu carta natal. En este caso, Júpiter podrá expandir lo que de alguna manera habla de tu potencial de crecimiento, merecimiento, evolución.

Los encuentros del Sol con otros planetas le hablan a nuestra consciencia, nos despiertan, son como si de repente pudiéramos ver cosas que no podíamos ver antes.

Un año para seguir despertando consciencia

2021 se presenta como un año acuariano, donde se nos pide salir del egoísmo y pensar más en el mundo, en hacer comunidad, trabajar en equipo, pero sobretodo en darle nuestra medicina a la humanidad. Todos tenemos algo que nos hace especiales, que es esa medicina que venimos a brindar, y que no necesariamente tiene que ser algo gigante, ni convertirse en tu trabajo.

Es un año tradicionalmente regido por Venus, por lo cual los vínculos y hacer red de verdad serán el ámbito donde más crecimiento encontraremos.

El ingreso del Sol a Acuario nos marca una pauta muy importante y trae varias preguntas:

¿Estoy dándole mi medicina al mundo? ¿Qué vínculos deseo seguis sosteniendo y cuáles ya no? ¿Dónde estoy creciendo y dónde me siento estancada? ¿Qué restricciones o límites tengo que poner en mi vida? ¿Qué deseo crear? ¿Qué siento que merezco? ¿Cuál es el valor que me estoy dando?

El arquetipo acuariano, el aguador, vierte su sabiduría al mundo. El crecimiento se promueve dando lo que uno sabe, tiene, puede ofrecer. Si al final del viaje no me llevo nada, ¿para qué voy a actuar con avaricia y egoísmo?

¡Feliz retorno solar, Acuario! Seamos red.