Publicado el

Recuperá tu poder personal

Hace un tiempo les conté sobre los orígenes cósmicos de la humanidad y de los entes, corporaciones e instituciones que pretenden todavía sostener el control sobre nosotros.

Hoy se vuelve a perfeccionar la conjunción de Júpiter y Plutón en Capricornio, con Saturno cerquita, develando un montón de información oculta.

La verdad sobre los entes que siempre sostuvieron el control de la humanidad a través de la manipulación del miedo, está pidiendo ser revelada nuevamente. Desde 1978 y hasta 2012, hubo un boom de libros de canalizaciones e investigaciones al respecto, donde se nos contaba sobre la guerra estelar al mejor estilo #StarWars, por el control del planeta Tierra.

No voy a ahondar en eso ahora (pueden leer más en los posts que les dejé en historias) pero es bueno reconocer a los mayores sistemas de control de masas que nos influencian subliminalmente desde el miedo: las religiones occidentales en su gran mayoría y los medios.

Patriarcado y capitalismo van juntos, y su crecimiento es directamente proporcional a la pérdida de nuestro poder personal. Hay teorías que le ponen nombre a este sistema de control del miedo, pero prefiero ni siquiera nombrarlo. También hay individuos trabajando por su propio “bien” personal de la misma manera, a través de la manipulación, infundando miedo para obtener nuestro poder y energía.

Todos ellos son parte de las cosas que en este 2020 se comienzan a o terminan de destruir. La matriz bajo la que nos han tenido prisioneros se les está cayendo a pedazos, y están desesperados por aferrarse a mayor poder.

Podría hablar mucho más de esto pero a veces siento que puedo infundir temor, y no es mi intención. Lo mejor que podés hacer, es mantenerte despierta, atenta. Tu protección energética es todo: llevá con vos piedras de obsidiana y turmalina, e imaginá que ellas crean un huevo energético de su propio material alrededor de tu aura. Hacé desprogramación de implantes (Google responde) y limpieza energética.

La triple conjunción desarma. Enfocate en sostener sólo lo que te hace bien, porque lo otro, seguro se tiene que ir.