Publicado el

¿Cómo lo hago?

Diseño Humano me permitió responder los “¿Cómo lo hago?” que siempre surgen en las sesiones astrológicas.

Porque la respuesta es tan sencilla como: “𝘀𝗲𝗴𝘂𝗶𝗿 𝘁𝘂 𝗲𝘀𝘁𝗿𝗮𝘁𝗲𝗴𝗶𝗮 𝘆 𝘁𝘂 𝗮𝘂𝘁𝗼𝗿𝗶𝗱𝗮𝗱”. No hay otro secreto, y de hecho para cada ser humano no se pueden recomendar recetas generales, porque las únicas que funcionarán son las acordes a tu propia vida, a tu autoconocimiento, a tu diseño.

Cuando están muy mentales, se repreguntan sobre lo mismo: “Pero… ¿cómo sigo mi estrategia y mi autoridad? “

Cuando conectás con ellas en una sesión, se te explica -incluso con ejemplos claros- de qué se tratan y cómo aplicarlas de la mejor manera de acuerdo a tu diseño. Y no hay más nada que rebuscar o ahondar, ¡es tan simple como eso!

Pero la mente/ego siempre quiere más. Quiere saber a fondo cómo lo hace, cómo es que funciona, quiere comprobarlo y, en lo posible, desestimarlo.

Porque no siempre nos creemos merecedoras de una transformación.

Porque nos da miedo transformarnos. Nos da miedo darnos cuenta que para que llegue esa transformación, tendremos que dejar morir a esa persona que creíamos que éramos. Y nos va a doler. Y vamos a perder el control. Y vamos a pasarla mal mientras se nos arrancan los condicionamientos de las células, como si fuera nuestra propia piel.

No es divertido desprogramarse, cambiar, mutar, morirse y renacer.

Porque, como si fuera poco, también nos pide tiempo y en ese tiempo, paciencia.

“No tengo tiempo” o “No tengo paciencia”, son tus excusas favoritas cuando no querés comenzar un proceso de decondicionamiento, que para ser total, requerirá de siete años de tu vida. Y te asusta comprometerte con vos misma “por tanto tiempo”. Como si no hubieras vivido años y años siendo “otra persona”.

En realidad no te conocés, porque tenés miedo de verte de verdad, de ver a cuántos lugares no pertenecés, de ver cuánto forzaste ser alguien que no sos por responder al deber ser y a los condicionamientos de tu entorno.

Si tenés ganas de ser quien sos, el proceso puede comenzar hoy, con el primer paso que es comprometerte con vos misma. Porque te vas a destruir pero también vas a renacer.