Publicado el

Audios subliminales

¿Qué son? ¿Realmente funcionan?

Quienes me conocen saben que sólo comparto cosas que conozco y compruebo. Así como todo lo que aprendo lo debo integrar para poder compartirlo.

Los audios subliminales llegaron a mí hace unos meses, cuando seguí de largo, pero mi bruji de confianza, Neri, me recordó de su existencia hace poquito. Ahí fue cuando me obsesioné.

Soy ascendente Escorpio, qué decir. Cuando algo me apasiona, me apasiona fuerte y los sublis (como les digo cariñosamente) no fueron la excepción.

Me obsesioné a un nivel no sólo de comprometerme conmigo misma y con el proceso de escucharlos y “hacer la tarea”, sino también con aprender TODO sobre cómo crearlos. Sí, me compré un curso que lo consumí en días mientras me grababa los míos.

Y como empecé a sentir su efecto muy rápidamente, me dije: “esto es fabuloso y hay que compartirlo”.

El tema es que quise ir con esto tan despacito como vengo desde enero de este año…pero olvidé que desde julio todo comenzó lentamente a acelerarse y en agosto se disparó.

Y sí: todo lo que en tu vida se acelere desde agosto a fin de año, tendrá un tinte de “predestinado”, por decirlo de alguna manera.

Como Generadora que soy en HD, para alinearme con mi naturaleza tengo que responder a estímulos que me trae la vida. Y esos estímulos llegaron como personas pidiéndome saber más sobre esto, y que les comparta mis propios audios.

Y bueno, respondí y aquí estoy. 🙂

¿Qué son?

Empecemos por el principio:

Subliminal significa “debajo del umbral de la consciencia”. Sub, en latín, significa “por debajo” y liminal significa “umbral”.

Así que un audio subliminal es un mensaje que se emite pero no llega al umbral de la consciencia, sino que se recibe por nuestro inconsciente.

Los audios subliminales se graban con afirmaciones para generar algún tipo de cambio de creencias y se deben acompañar por rutinas que acompañen ese cambio, ya que sólos no harán el trabajo por vos.

Tu mente y tus oídos no van a escuchar NINGÚN sonido en los audios subliminales silenciosos con los que trabajo yo. Pero tu subconsciente sí los va a recibir y eso es lo que hará que comiences a sentir cambios poco a poco.

Podés escuchar audios subliminales para absolutamente todo cambio que quieras lograr en tu vida y hasta para manifestar cosas en concreto. Obviamente no pueden usarse para manipular a otros porque eso va en contra de leyes universales divinas.

¿Realmente funcionan?

La voz humana puede llegar a un máximo de 10.000 hercios o Hertz. (Hz)

Si cualquier sonido se eleva más allá de estas frecuencias, se convierte en inaudible para el oído humano. Como la mente consciente no capta el sonido, sigue de largo. Pero el inconsciente capta esa frecuencia, a través de un proceso que hace el oído interno, conocido como “detección en bajada”.

Y, nuestro inconsciente, no puede diferencias lo real de lo imaginario, así que todo lo que incorpora lo considera “una verdad”.

El proceso de los audios subliminales silenciosos fue patentado en 1992 por Oliver Lowery (encontrás toda la info acá) y tiene determinadas indicaciones para crearlos.

Con esas indicaciones, se crea la grabación y luego se eleva la frecuencia para que no se escuche nada.

Y funcionar, al menos a mí, me funcionan.

Pero que lo hagan depende de varios factores:

-Que estés lista y segura de que querés cambiar las creencias limitantes relacionadas a determinado tema en tu vida
-Que seas consciente de que escuchar audios subliminales es un proceso que requiere paciencia
-Que los escuches como mínimo tres veces por día durante 21 días al menos. Durante 40 días sería ideal, por que son los días que dura todo proceso alquímico.
-Que estés comprometida con ese cambio
-Que trabajes las creencias en orden de prioridad: tal vez un audio para vender más no funciona porque primero no trabajaste con audios sobre tu sentido de merecimiento y abundancia, por ejemplo, o sobre tu autoestima.

¿Hay advertencias?

Sí, y deben ser prioritarias.

Puede que al comenzar a escucharlos comiences a sentir mareos leves, náuseas y dolor de cabeza. Es normal que sucedan levemente porque esa frecuencia de audio al entrar por el oído -que es un órgano asociado al equilibrio- puede desequilibrar las funciones del sistema vestibular del cuerpo.

Si esos síntomas son intensos, por favor dejá de escucharlos y consultá con un médico de confianza.

La advertencia principal es que las personas que padecen esquizofrenia y epilepsia NO LOS ESCUCHEN, porque pueden representar una amenaza para su salud.

Otra advertencia fundamental es que los audios subliminales NO REEMPLAZAN A NINGÚN TRATAMIENTO MÉDICO, PSICOLÓGICO O DE NINGÚN OTRO TIPO. No se recomienda terminar tratamientos médicos, psicológicos o terapéuticos para suplantarlos por los audios.

Las mascotas como perros y gatos -y yo creo que la gran mayoría de animales- sí pueden percibir la frecuencia de grabación de los audios, por lo cual, si los escuchás mientras dormís, que tus mascotas estén en otra habitación o usá auriculares.

Dicho esto, te cuento las recomendaciones para escucharlos.

Recomendaciones

Mejores momentos para escucharlos:

-Cuando recién te despertás
-Antes de ir a dormir
-Durmiendo
-Trabajando si tenés una profesión creativa o donde no tengas que usar maquinarias, herramientas, etc.
-Haciendo tareas que te precisen enfocada y concentrada y que no representen ningún riesgo para tu salud
-Haciendo actividades creativas, artísticas, etc
-Escuchando música clásica o que te pone feliz (con letras tristes o iracundas no, imaginá que todo lo que absorba tu inconsciente se va grabando…)
-Leyendo

-Escucharlos con auriculares es mucho más efectivo (por la manera en la que están hechos los altavoces de los electrónicos actualmente, y la frecuencia a la que llegan)
-No es necesario escuchar a volumen alto. El volumen medio es ideal.
-Cuanto más lo escuches, claro que tendrá mayores efectos o más rápido
-Deberías sentir sus efectos a partir del primer mes, y entre uno y tres meses suele ser un término medio normal.
-No te impacientes por experimentar los efectos rápido. Tu impaciencia y poner la atención en mirar a ver cuándo sentís el efecto es muy contraproducente y representa una resistencia para tu subconsciente.
-Si visualizás o imaginás que lo que deseás ya lo sentís real, eso ayuda mucho
-Podés combinarlos pero te recomiendo como máximo escuchar hasta tres en el mismo rango de tiempo (por ejemplo, durante 40 días escuchás uno de abundancia, uno de salud y uno de amor propio, al menos tres veces por día cada uno)

¿Cómo sé que están funcionando?

-Porque te sentís motivada, como con nuevo enfoque y perspectiva de la vida en el ámbito del audio que escuchás
-Tenés más pensamientos positivos
-¡Te sentís mejor!
-Se concreta en la realidad lo que deseabas manifestar
-Aparecen señales por todos lados relacionadas a eso que deseás

Espero que este artículo te traiga mucha claridad y te espero en mi canal de YouTube para escuchar los audios subliminales generales que voy compartiendo, o suscribite a la Membresía Alba para acceder a audios más específicos y con posibilidad de descarga.

Publicado el

Crear la vida que soñás requiere coraje

Nací y crecí en una ciudad a 80 km de Capital Federal, en Argentina, llamada Campana.

Mientras estudiaba diseño gráfico comencé a trabajar y desde atender la caja y limpiar verdura en un autoservicio, pasé a trabajar en el sector de exportación de una fábrica, luego en una agencia de despachantes de aduana, después en otra fábrica pero en importación, finalmente a un estudio de diseño gráfico y cuando renuncié a todo para ser freelance, no funcionó.

Fracasé. Y lloré un montón.

Entré a una empresa de castillos inflables donde duré un mes.

Y lo seguía intentando.

Luego entré a una escuela como profe de arte, un trabajo que amé con locura.

No me renovaron contrato, y comencé a trabajar con el marido de mi mamá en exportaciones, un trabajo que odiaba. El clic fue el día de mi cumpleaños, cuando eran las 19 hs y seguía ahí. ¿Para qué sigo acá? ¿Para quién? ¿Hasta cuándo?

Entre todos esos trabajos tuve mil emprendimientos que me encantaban pero que, con el tiempo, dejaban de funcionar. Explotaban al principio y luego menguaban las ventas. Y yo me hartaba de hacer fuerza.

Una vez creé una feria de diseño ¡y hasta salimos en uno de los mayores diarios del país! Pero luego apareció otra feria por ahí, y otra más, y me volvía a frustrar.

Mientras tanto aprendí registros akáshicos, reiki, terapia floral Bach, astrología. Quería trabajar de esas cosas pero igual no funcionaban.

Entonces tomé coraje y me dije que iba a seguir ese sueño latente -que tenía hace años- de irme de mi ciudad. Barajé Córdoba, Mendoza, San Luis, Tucumán. Algunas de las provincias que conocía y me habían encantado.

Aunque en realidad buscaba algo más radical.

Volví un mes a la casa de mis viejos, vendí todo y me compré un pasaje de ida a Uruguay, Tenía que hacerlo. Iba a ser mucho menos incómodo sentirme sola en un nuevo país que seguir haciendo fuerza -acompañada- donde sentía que me moría por dentro.

Yo buscaba trabajar de lo que amaba y si no podía ser en Argentina, iba a ser en otro lado.

Y salté.

Necesité un poco de corajé, claro.

Y te juro que con un poquito, podés hacer un montón.

➡Saltar siempre va a ser mejor que preguntarte toda la vida: ¿qué hubiera pasado si me animaba?

Publicado el

Invertir en vos

Me cuesta mucho decir que mi camino es por la vía espiritual.

Que para llegar a vivir en armonía, mi aporte tiene un camino guiado por lo divinidad que soy y que tod@s somos.

Que para llegar a la coherencia con la propia naturaleza, mi manera de guiar tiene pasos necesarios: hacerse consciente de lo que nos genera dolor (“despertar”), abrazarlo (amigarse con la sombra), desprogramarse de viejas creencias y reprogramarse para recordar y expresar la propia esencia.

Y eso que ofrezco al mundo es lo que hago en mi vida, cada día. No puedo más que ser ejemplo de lo que comunico, porque de otro modo sería hipócrita.

Este camino también tiene muchas instancias de peregrinaje sagrado para recordar lo que nos ha traído a esta vida: a veces se necesita psicoterapia, otras la sanación viene con registros akáshicos y regresiones, y muchas otras, con comprometerse con la propia sacralidad meditando con mantras, volver al cuerpo con yoga y ayurveda, sumergirse en escritos y sabidurías sagradas de la antigüedad, relacionarse con las diosas interiores, etc.

Me dió vergüenza, muchas veces, admitir mi sabiduría. Me avergonzaba por el qué dirán, porque así como mucha gente habla sin saber, yo también lo he hecho.

Pero seguir ocultándome por temor a eso, sólo me dejaba cada vez más chiquita, temiendo que me creyeran egocéntrica por vivir en una sociedad que no habilita el amor propio. Entonces dejé de darle energía a mirar a los demás. Y me sigo liberando -cada día un poco más- del miedo al qué dirán.

Lo que te ofrezco con mi trabajo es todo lo que vivo día a día: la desprogramación constante a nivel mental y genético (gracias a la astrología, diseño humano y llaves genéticas) para ser canal de tu divinidad a nivel espiritual. Para tener una vida armónica y coherente. Soy eso, eso doy, ese es mi aporte al mundo en este momento. Mañana no lo sé, ni lo voy a controlar, debo seguir el llamado siempre.

Y para llegar a reconocer mi magia, habitar mi sabiduría e integrar el conocimiento en el cuerpo, me tuve que conocer a fondo. Lo hago cada día, es un viaje sin final y sin retorno.

Y para todo eso, tuve que invertir en mí. Tuve que dejar de temerle al compromiso, a hacerme cargo, a invertir tiempo, dinero y energía en mí misma. Porque soy mi mejor creación y es preciso permitirme volver a mi perfección original, a reconocer lo sagrada que soy y lo importante que es mi lugar en el mundo, como el tuyo.

No es pérdida de tiempo ni de dinero, no te empobrece invertir en vos: te llena de la abundancia que sos al reconocerte rica, agradecida, alineada. Comprender que sos mucho más que tu identidad te permite vivir una vida más libre de ataduras, lealtades o condicionamientos que te ahogan.

Invertir en vos es permitirte gozar la vida en lugar de seguir resistiéndote a reconocer y compartir tu magia interior.

Publicado el

Mi propósito es ser quien soy

Muchas veces llegan a las sesiones o procesos astrológicos conmigo buscando su propósito, como si algo tan enorme y trascendental pudiera resumirse, explicarse o ponerse en palabras.

Y sé que la gran mayoría lo buscamos hasta el hartazgo, o hasta darnos cuenta que ninguna búsqueda externa, por más exhaustiva que sea, dará frutos sinceros.

Si buscamos al propósito pensando en trabajar de eso, estamos buscando a nuestra vocación, que no le llega a los talones al primero.

Desde la primera vez que me encontré con la palabra “propósito” quise saber cuál era el mío, pesquisando en todos lados a ver si encontraba a esa definición divina que me salvara de mí misma. Pero en realidad tenía que salvarme -sanarme- primero yo para entender de qué se trataba todo.

Somos energía divina anclada en la Tierra gracias al cuerpo físico, somos dones de la divinidad expresándose en esta encarnación, ¡y ese ya es nuestro propósito! ¡Ser! ¡Existir! Dejarnos ser en paz debería ser la única regla a respetar desde que nacemos, para nosotros y para los demás.

En la construcción de nuestra identidad terminamos creyendo que eso es todo lo que somos, que lo que nos define nos imprime algún tipo de valor y que nuestros condicionamientos protectores demuestran que “yo soy así”.

Al terminar la escuela, nuestr@s compañer@s nos escriben “no cambies nunca”, como si fuera la peor premonición del resto de nuestras vidas. Nadie desea un epitafio que diga “Nació, vivió y no cambió nunca.” (“y por eso se murió”)

¿Cómo no voy a cambiar, si me construí en base a algo que no soy y necesito, lo más urgente posible, reencontrarme con mi esencia?

El propósito es hacer el camino de vuelta a casa, de deconstrucción, desprogramación de esos seres en los que nos convertimos siguiendo normas, deber ser y herencias, para recordar nuestra única verdad. Ojo, por algo nos convertimos en eso y no en otra cosa: todo en nuestra vida tiene su propósito. Y el nuestro es permitirnos atravesar todas esas etapas, construcciones y destrucciones, ciclos y experiencias, que nos forman y nos transforman.

El propósito es ser quienes somos, animarnos a cambiar, a hacer alquimia en nuestro ser, convertirnos en oro. Y ese es el oro del espíritu viviendo en la Tierra.

En estos días estamos sintiendo la triple conjunción de Marte, Urano y el Nodo Norte en Tauro. Tu propósito es expresar tu verdad, tu esencia, alinearte con tu naturaleza y experimentar una vida creativa, cambiante y llena de disfrute.

Merecés eso, y más.

Publicado el

¿Qué querés ser cuando seas niña?

Cuando era chica no tenía un juego favorito, porque recuerdo vívidamente la sensación de elegir a qué jugar en base a lo que sentía ese día.

La recuerdo porque es la misma sensación-conexión que hoy en día me permite escoger de qué trabajar, en qué enfocarme, qué hacer -o no- en mi tiempo libre.

Desde bruja que tenía su propio idioma en código y hacía pócimas, hasta dueña de una agencia de viajes y de un barco en el que vivía; pasando por estar horas en la carpa de sábanas que mamá me había armado, o por sentarme a hacer bijouterie, armar la casa de las Barbies, escribir cuentos a máquina o cocinarle galletitas a mis abuelos, todo me sumergía en mi creatividad, alimentada sencillamente por lo que amo hacer.

Cuando llegué a Diseño Humano y me descubrí Generadora, entendí que estamos acá para hacer lo que amamos y que ése, de por sí, ya es nuestro propósito en el mundo. Porque amando lo que hacemos es que generamos energía magnética, una que nos sostiene y sostiene a nuestro mundo, explayándose.

De todo eso a lo que jugaba cuando era chica, un gran porcentaje terminó convirtiéndose en un trabajo o directamente en parte de mi identidad, y aprendí a respetar el ritmo de mis deseos, que salen de mí y no buscan que algo venga a llenarme, sino que sólo debo seguirlos, responder a ellos.

Hoy en día, cada vez que tengo que tomar una decisión -cualquiera que sea- le pregunto a mi cuerpo y a mi niña qué es lo que desean hacer primero, en qué enfocarnos. A veces elegimos lo menos placentero primero, para gozar lo que nos da mayor disfrute después.

¿Vos qué cosas disfrutabas cuando eras chica?

¿Cuáles eran tus juegos favoritos?

¿Sentís que hay una conexión entre eso y aquello que amás hacer en tu presente?

¿O sentís que es hora de recuperar ese contacto para sentir mayor vitalidad y energía?

¿Dejás salir a la niña a jugar?

¿Qué querés ser cuando seas niña?

Publicado el

Ser libre es dejar de buscar

🦋“-¿Qué podría decirte? ¿Quizás que buscas demasiado y que a fuerza de buscar ya no encuentras?” le respondió Siddharta a Govinda, que consideraba a la búsqueda externa como su destino.

➡Toda mi vida busqué.

Fui una buscadora desde que recuerdo, y he buscado incluso lo que no sabía que quería encontrar.

Toda búsqueda me guiaba hacia alguna experiencia o emoción, para elegir el siguiente paso y seguir sintiendo algo de excitación.

😭Pero un día me cansé de buscar.

Me cansé de pensar, de racionalizar cada paso, de esperar resultados de una búsqueda mal orientada hacia lo externo, cuando en realidad todo me estaba diciendo que tenía que silenciarme y volver a mis adentros.

Y no fue nada fácil: atravesé una depresión donde perdí todo lo que creía, me desconecté de mí, de mi magia, de mi esencia. Solamente pude sentir un respiro que me permitió tomar aire cuando me dí cuenta que tenía que dejar de luchar conmigo misma, rendirme y aceptar.

💆‍♀️Aceptar es entender que todo lo que es, dentro y fuera de nuestra mente dual, de nuestras creencias y perspectiva sobre la realidad, está “bien”.

Es comprender que todo es todo, todo el tiempo. Y que eso que realmente es, casi nunca es lo que queremos controlar que sea.

Buscar, dice Herman Hesse, significa tener un objetivo. Y cuando tenemos un objetivo sólo tenemos los ojos puestos en encontrar eso que se alinea con nuestra pesquisa.

Pero encontrar significa ser libre, estar abierto, carecer de objetivos.

🔥¿Qué búsqueda no te está permitiendo ser libre?

⚡️Cuando dejamos de buscar, lo inesperado nos encuentra.

Y eso sí que tiene aroma a estar viva.

Publicado el

¿Cuánto más te vas a limitar?

➡️Que no das todo lo que sabés porque siempre te falta saber más.

➡️Que no te animás a empezar un negocio porque:
“¿Quién me va a comprar algo a mí?”
“¿Quién soy para hacer esto?”
“Si total ya hay mucha gente que hace lo que yo hago…”.

➡️Que no encarás sobre lo que te da placer porque mirá si te aburre, mirá si te das cuenta que tenés un don y te tenés que hacer cargo de compartirlo con el mundo. Mirá si tenés que salir de la comodidad.

➡️Que no hacés una movida con la persona que te mueve el piso porque mirá si te rechaza. Mirá si duele. Como si eso fuera a evitarte sentir dolor durante toda tu vida.

➡️Que no avanzás con un cambio porque mirá si sale mal. Mirá si no sale como yo lo espero (o lo quiero controlar).

Y así vas, cagad💩 en las patas sin arriesgarte nunca a nada, queriendo sostener el falso control que te da seguridad (una seguridad inventada, aparente, que viene del pasado, de lo que ya conocés) y pretendiendo que, si te quedás quietita en tu rincón seguro, estable y conocido, nada va a pasarte. Nada te va a doler. Nada te hará sufrir.

Bueno, el dolor va a aparecer igual y el sufrimiento es una perspectiva. Suena re liviano, lo sé. Y sé muy bien que cambiar de perspectiva cuesta uno y la mitad del otro.

No vas a evitar sentir dolor en tu vida: sea por tus procesos, por tus seres queridos, por tu mundo interno, por el externo, por la ley de la vida, por tu corazón roto o porque nunca te animaste a abrirlo.

💔Que una vez algo haya salido mal no significa que todo vaya a salirte mal siempre. Significa que aprendiste, que ahora ya sabés como NO hacer las cosas o cuáles no son para vos.

¿Cuánto más te vas a limitar por miedo?
¿Cuánto más vas a perderte de vivir y experimentar?
¿Cuántas aventuras vas a guardar en un cajón por no atreverte a cumplirlas?

🌱Te dejo esas preguntas como semillitas de cambio, inspiradas gracias a la Luna junto a Urano y al Nodo Norte en Tauro, más el Sol ingresando a Leo esta tarde. Encendé ese fuego, por favor.

¡Feliz fin de semana!

Publicado el

La abundancia se expresa al comprometerse

Estaba chiquita.

😣 Caminaba encorvada, me contracturaba, vivía con dolor de panza, de lumbares, de cuello, de alma.

🤯 Pensaba demasiado, me había enroscado en mí misma.

🧐 Buscaba respuestas y manifestaciones en el mundo externo que me salvaran, me dieran seguridad, me dijeran que todo estaría bien.

🛑 Pero no fue hasta que me paré, me dejé de exigir, me animé a ser grande, mandé a cag@r lo que dirían los demás -y lo que la gente dañina siempre seguirá diciendo- e incluso, también solté mi propia manera de decir algo sobre los demás, que pude levantarme. Enderezarme.

Para que funcione mi negocio -sencillamente trabajar de lo que amo- me tuve que hacer cargo de lo que me apasionaba hacer. Y comprometerme con ello, responsabilizarme de dar lo mejor de mí para cada persona que resuene conmigo y que elija mis sesiones, cursos o mentorías.

Estaba chiquita porque tenía miedo de comprometerme y de responsabilizarme de mi propia esencia. Tenía miedo de crecer porque ¿cómo lo voy a poder sostener? Pues sosteniendo. Siendo. Amando lo que hago. Esa es mi manera de ayudar al mundo.

Porque cuando amo lo que hago, mi energía cambia, cambia la de mi hogar, mi entorno y la de las personas que llegan a mí.

Estaba chiquita porque creía que todo era demasiado esfuerzo, incluso la abundancia o la felicidad. Porque tenía demasiados miedos mentales, era mi propia restricción.
Y así no crecía ni se expresaba mi abundancia.

Estaba siendo la niña todo el tiempo, no me estaba poniendo límites, me estaba victimizando, y estaba asustada. ¿Asustada de qué? ¿De vivir? ¿De ser mi propia madre?

Cuando me dí cuenta que era grande, a todo nivel, pude verme y dejar de imaginarme. Me comprometí conmigo y con mi esencia.

Me permití y me sigo permitiendo ser enorme en lo que hago. Porque también me dí cuenta de que soy buena, ¡excelente! en hacer lo que más amo. Y en ser, sencillamente al existir y permitirme vivir en calma conmigo misma. Y la abundancia se empezó a manifestar.

Ahora la niña juega, la adulta la materna y ambas hacen lo que aman en un entrelazado energético que se mueve dentro mío.

Porque soy todas las que fui y, al mismo tiempo, cada día ya no soy la que fui ayer.

Publicado el

El placer de aceptar

𝙇𝙖 𝙢𝙚𝙙𝙞𝙘𝙞𝙣𝙖 𝙙𝙚 𝙌𝙪𝙞𝙧𝙤́𝙣 𝙚𝙨 𝙡𝙖 𝙙𝙚 𝙖𝙗𝙧𝙖𝙯𝙖𝙧 𝙖𝙡 𝙥𝙖𝙨𝙖𝙙𝙤 𝙥𝙖𝙧𝙖 𝙩𝙧𝙖𝙨𝙘𝙚𝙣𝙙𝙚𝙧 𝙡𝙖 𝙥𝙧𝙤𝙥𝙞𝙖 𝙝𝙞𝙨𝙩𝙤𝙧𝙞𝙖.

👉 Si queremos sanar, avanzar, crecer y estar cada vez más alineadas con el ser que verdaderamente somos, habrá que hacer trabajo quironiano y de consciencia.

👉 Si queremos dejar de comportarnos en automático, de estar a la defensiva, de actuar con inmadurez, inseguridad y buscando siempre la comodidad de lo conocido, habrá que abrazar a Quirón.

👉 Si queremos dejar de luchar contra el ego/mente para integrar la dualidad que somos, si queremos abrazar y expresar sin miedos el espíritu que habita al cuerpo, tenemos que trascender nuestro pasado, nuestra historia personal y animarnos a renacer desde la sabiduría que hemos ido integrando.

👉 Si queremos dejar de luchar en base a nuestros deseos, también hay que trascender al deseo, que nos apresa, nos limita y nos engaña con un placer ínfimo y superficial.

✨Los verdaderos deseos, al menos los más transformadores y profundos, no deberían darnos placer momentáneo, sino permitirnos vivir sin buscar el placer sensorial en todo. Porque el verdadero placer es la paz que se experimenta en la aceptación de Todo lo que Es.✨

Cuando aceptamos, estamos listas para que llegue la energía del Maestro o Maestra que nos guíe hacia nuestra propia iniciación. Nos rendimos a dejar de buscar afuera, para buscar dentro y expresar lo que ya somos; dejamos de buscar que algo externo nos complete o nos dé placer, para sentir el disfrute en expresar nuestra #esencia. Bajar el cielo a la Tierra, le dicen.

#Quirón comenzó a retrogradar ayer.

𝐓𝐚𝐥 𝐯𝐞𝐳 𝐩𝐨𝐝𝐞𝐦𝐨𝐬 𝐡𝐚𝐜𝐞𝐫𝐧𝐨𝐬 𝐭𝐢𝐞𝐦𝐩𝐨 𝐩𝐚𝐫𝐚 𝐝𝐞𝐣𝐚𝐫 𝐢𝐫 𝐞𝐬𝐨 𝐪𝐮𝐞 𝐟𝐮𝐢𝐦𝐨𝐬 𝐲 𝐝𝐞𝐬𝐩𝐫𝐨𝐠𝐫𝐚𝐦𝐚𝐫 𝐧𝐮𝐞𝐬𝐭𝐫𝐨𝐬 𝐩𝐫𝐨𝐩𝐢𝐨𝐬 𝐦𝐞𝐜𝐚𝐧𝐢𝐬𝐦𝐨𝐬 𝐝𝐞 𝐝𝐞𝐟𝐞𝐧𝐬𝐚.