Publicado el Deja un comentario

Eclipse lunar penumbral en Sagitario.

Un eclipse lunar nos dice que es hora de limpiar el baúl de los recuerdos de la casa donde el eclipse cae.

Hay un dicho, muy difundido, de que un eclipse lunar «se lleva» energía femenina de nuestras vidas. Desde la experiencia en sesiones, considero que esa energía femenina es energía sencillamente emocional. Desde el contacto que tengamos con nuestro mundo emocional, sabremos, intuitivamente y mirando nuestra carta natal, qué está buscando revelar y limpiar el eclipse lunar. Lo emocional puede implicar el pasado, nuestros vínculos y relaciones más cercanas, nuestra alimentación, apegos, etc. El eclipse lunar influye inconsciente y sutilmente en el eclipse solar siguiente.

El viernes 5 de junio tenemos el primer eclipse de esta temporada, abriendo este axis nodal Géminis-Sagitario, en el grado 15°34′ de Sagitario, a las 16:24 hs hora Uruguay/Argentina. Es lunar penumbral, lo que significa que la Luna no se cubrirá del todo y que, entonces, se nos pide bucear en un sector de nuestro inconsciente, soltar «eso» específico, no necesariamente reiniciar un área emocional completa de nuestra vida. Aunque siempre todo depende de cómo influya en tu carta…

Aproximadamente entre los grados 10° y 20° de Sagitario, de Virgo y de Piscis, se sentirá fuertemente esa necesidad de liberar algo contenido en la casa Sagitario. Es el punto de limpieza lunar, porque enfrente, entre los grados 10° y 20° de Géminis, se genera un punto de crecimiento solar. Es como si en tu casa Sagitario abrieras un baúl emocional para sacar lo que no sirve e hicieras espacio no sólo allí, sino enfrente, en la casa Géminis. Se trata de dejar atrás y purificar algo estancado, hacer consciente lo inconsciente para ser libres de ello.

Cada eclipse le quita poder al ego, nos quita esa ilusión de poder controlarlo todo, por lo cual bajo un eclipse estamos prácticamente bajo la magia de nuestro Yo Superior, de nuestra Alma. Se silencia lo que entorpece el camino hacia nuestra realización, por eso cuanto más conscientes y rendidos al Espíritu vivimos, menos duele soltar lo que cada eclipse moviliza.

El eclipse se perfecciona en cuadratura a Marte y Neptuno juntos en Piscis, el regente del signo lunar está en conjunción a Plutón -ambos retrogradando-, y el regente del Sol está en cuadratura a Quirón en Aries y en sextil a Urano en Tauro: puede que realmente no sepamos a ciencia cierta qué nos pide este eclipse, porque nuestras emociones no están claras, tal vez estamos idealizando o insistimos en negar o resistir algo que se siente a punto de explotar como un volcán. Sentimos que necesitamos aclararnos o actuar con urgencia, pero eso no va a solucionar nada, la impaciencia tendrá que aprender a vivir en el presente. Tal vez nos sentimos así porque algo duele, pero mejor reconocer el dolor de una vez que estirarlo en el tiempo y que duela constantemente. Dale el tirón a esa curita, arrancála de una vez.

Venus retro está junto al Sol tratando de obtener luz desde el 3, cuando se unen, en lo que llamamos el Venus Star Point: aceptá lo que te merecés, amate como loca rompiendo las creencias que limitan tu esencia, todas las que te hagan creer que cambiar de opinión, de carrera o de meta en la vida «está mal». Porque es completamente natural y necesario aceptar tus propios cambios, sobretodo vinculados a tus deseos de crecimiento. Si sentís que algo ya no te permite crecer, pues hasta la vista, baby. Y que vengan las cosas que sí, los deseos que realmente vale la pena manifestar de ahora en más.

Siempre que hay eclipses, para terminar, me gusta repetir lo mismo: cada quien es libre de cargar sus cristales, mazos de tarot o hacer rituales. Personalmente, elijo no hacerlo así: algo «se ve, luego se oculta y luego se vuelve a ver con nueva información», por ende, la energía está confusa. Los días de eclipse el cuerpo lo siente y necesitamos aceptar e integrar la nueva información. También, tengamos en cuenta que cada vez que hacemos un ritual es con una intención, que si no estamos alineadas con nuestra alma, es del ego. Así que mejor no pretender ser más fuertes que un eclipse, sino rendirnos ante la sabiduría del cosmos. Y agradecer, sencillamente agradecer.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *