Publicado el

Venus en Aries

Venus ingresó ayer a Aries y el fuego se enciende en el cielo y en el centro del pecho.

¿Dónde sentís que perdiste la pasión y que es momento de recuperarla?
¿Qué es lo que enciende tu fuego y hace mucho no lo hacés?
¿Y si ese fuego es una señal de hacia dónde ir cuando te sentís perdida?

¿Qué pasó estos meses con tanta agua, con Piscis pujando para que sigas el llamado del Alma en lugar de seguir actuando en automático?

¿Qué amarías hacer pero no te animás?
¿Qué te dicta tu deseo pero hay miedos que te limitan?
¿Cuántas excusas te estás poniendo para no sentir, para no sentirte de verdad?

¿Cuántos mandatos y “deber ser” ajenos estás siguiendo que te apagan?

Venus en Aries enciende el deseo y se disparan las ganas de movernos por lo que de verdad nos apasiona.

Ya no podemos seguir negociando las cosas a medias, grises, haciendo por costumbre y no por amor.

Si tenés ganas de descubrir tu norte, de reconocer hacia qué expresión de tu Ser te está llevando tu Alma, quedate por acá.
Que de cambios está lleno este año y aunque no parezca, la necesidad de mutar recién empieza.

Publicado el

Venus Pandemos y Venus Urania

Venus es el planeta ligado, clásicamente, al deseo, lo vincular, y la atracción.

Se dice, muchas veces -en repetición como loro sin cuestionar- que si queremos algo tenemos que atraerlo. Traerlo de afuera, conquistarlo. Aquello que deseemos parece, siempre, estar fuera de nosotros, como si no pudiéramos actuar para manifestarlo desde la energía interior donde ya lo tenemos todo.

Venus tiene dos caras desde la mitología: Venus Pandemos y Venus Urania. Ambas, con supuestos orígenes distintos, nos hablan de dos caras de la misma diosa expresando una dualidad tan humana como celestial.

Así, celestial y divina, es Venus Urania. Nacida de la espuma marina luego de que los genitales de Urano cayeran al mar, es la conectada con las aguas, la intuición, las emociones, la psique (alma). Receptiva, canal. Cielo. Es la del cuadro de Botticelli que ilustra este post.

Venus Pandemos, hija de Júpiter y Dione, es su cara más aguerrida, que busca la acción y se deja llevar por sus apetitos más humanos y mundanos, sexuales, sensuales. Activa, dinámica. Tierra.

Si la acción y la fuerza sexual de Pandemos es también venusina, ¿qué pasa con calificar a Venus de “femenina”, cuando se comporta de manera opuesta? Cuando en lugar de atraer, corre y busca, crea, precipita desde su interior. ¿Qué pasa con los términos “femenino”, ligado a la mujer, madre lunar y útero; y “masculino”, ligado al hombre, a la acción solar, a la fuerza?

Existen energías receptivas y activas, ambas funcionando dentro de cada arquetipo y ser en distinto grado.

Podemos usar estos términos si los desmitificamos o podemos usar nuevos que resuenen más con nosotrxs. Lo que no es sano es seguir respetando condiciones vencidas, sosteniendo una astrología que no funciona con los tiempos que corren. Es como insistir con los postulados de los 60 de algunas terapias que ya no pueden mantenerse bajo la misma mirada.

(ni hablemos de que cada Venus natal tiene signo, casa, aspectos, un Venus Star Point relacionado, es Pandemos o es Urania…)

Publicado el

La Puerta de la Autoridad

En el recorrido que atravesamos en Avalon, estamos terminando de cruzar la Primera Puerta de la Autoridad marcada por el tránsito de Venus.

Esta Puerta nos invita a cuestionarnos sobre la autoridad en nuestra vida, a qué o a quién/es le cedimos la capacidad de autores, de creadores de nuestras experiencias, valía y amor propio, nuestro poder.
Con la palabra autoridad definimos también qué es lo más importante para nosotros, aquello que si nos falta nos desarmaría, nos desafiaría la sensación de estar completas. Nos volvemos humildes y aprendemos a poner límites.

Con la info, meditaciones, activaciones y preguntas que usamos para atravesar cada una de las 16 Puertas, vamos dejando ir en las primeras ocho y reintegramos en las últimas ocho. Cada puerta deja ir algo para luego recuperarlo con un nuevo significado.

Durante este mes me atravesaron tantas cosas que les comparto algunas:

-Yo lo quería saber y recordar TODO, y me pregunté para qué. ¿Para ser validada, admirada, reconocida? ¿Para responderme todas las preguntas universales habidas y por haber y controlar mis propias crisis al respecto? ¿Para entender cómo funciona el universo al que, con esta mente humana, nunca llegaré a comprender? Estaba vinculándome con el conocimiento desde un lugar mental, idolatrándolo en lugar de serlo, atravesarlo, experimentarlo

-La importancia que le daba a mi trabajo por sobre mis afectos y mi salud

-La importancia que tenían las suposiciones y juicios ajenos. Cuando una habita la propia verdad, no le debe nada a nadie. La aceptación empieza por casa y allí las opiniones ajenas no acceden

-Que todo vínculo es un 50% y 50% de responsabilidad

-Que lo más sano es ser natural, porque tratar de encajar en cualquier molde hace mucho daño

-Que mis cuerpos son lo más sagrado del mundo

-Que el amor sostiene y lo puede crear todo. Todo tipo de amor.

Si querés recorrer el camino chamánico que hace Venus hasta 2023 que nos va “puliendo” para poder encarnar nuestra divinidad, acá tenés toda la info.

Publicado el

Venus rx sextil Neptuno

Venus rx en Capricornio está perfeccionando un sextil a Neptuno en Piscis que, aunque breve, apunta hacia la claridad de nuestra búsqueda, tanto vincular como de nuestros propios deseos.

Es un momento de lucidez espiritual, de seguir los dictados del Alma, de despertar consciencia al respecto de cuánto nos han apresado los sistemas de educación y obediencia, para convertirnos en modelos seriados de personajes que en realidad no somos. Para hacernos olvidar de nuestra magia, del poder de lxs ancestrxs que llevamos en la sangre.

Buscando la pertenencia y la aceptación nos hemos herido a nosotrxs mismxs, por creer que teníamos que ser como se nos ha impuesto que debíamos ser y funcionar. Y ha llegado la hora de rebelarse desde el amor.

~~~

Venus y la Luna representan arquetipos inconscientes que nos llevan a la búsqueda de respuestas del misterio que somos, indistintamente del género con el que hayamos nacido. Nos guían en nuestros ciclos, en momentos de luz y marea alta y también cuando necesitamos entrar a la cueva para encontrarnos cara a cara con los miedos, el dolor, la propia herida. Son energías que entendemos instintivamente, y que si seguimos su juego en el cielo, podemos comprender mucho de nosotrxs mismxs.

Estos dos personajes cósmicos se alían mes a mes para ayudarnos a recordar nuestro hogar, a la Diosa Creadora, a la Fuente, incluso. Siguiendo sus ritmos es que entendemos que todo está vivo, todo pulsa, late, y sigue un fluir armónicamente sincrónico.

Lo que haga Venus junto a Neptuno, su octava mayor, y junto a la Luna, nos propone despertar hacia la verdad interior, al balance de nuestras energías yin y yang interiores, a reconectar con la Diosa Creadora, con los arquetipos femeninos de nuestra psique que tan ocultos y bastardeados estuvieron por siglos.

Venus es la guía para recuperar el contacto con nuestra energía primigenia, el origen. La magia.

Mientras sigue en el inframundo sin verse, va a unirse al Sol en unos días y marcar así la mitad de su retrogradación. También indicará el inicio del peregrinaje en que les propongo seguir sus pasos para reconectar con el amor propio, la magia, las sombras, las luces y la Diosa.

¿Me acompañan?

Publicado el

2022

Este es un año de cambio para mí porque decidí retomar y encaminar muchas de las cosas que guardaba por temor a la crítica, a que me cataloguen de “new age” o lo que sea. La verdad es que ya estoy grande para la pavada del miedo al qué dirán y de no dar todo lo que sé que puedo dar. El domingo me van a entender mejor, jiji. Spoiler: sí, obvio que habrá lanzamiento y re-lanzamiento, también.

Comenzamos un año con vibración 6 y de la mano de Venus retrogradando en Capricornio, quien nos guía a retomar el contacto con lo realmente sagrado, con lo ancestral y ritual, con la Diosa y la necesidad de abrazar a Gaia como madre, como hogar, como co-creadora de lo que somos.

Sirio está muy presente este año y la vibración del número 22 es la de María, la de Magdala. Muchxs dicen directamente que es el año de ella, y me gusta que tengamos una guía para entender qué se nos propone, no sólo desde nuestro mundo interior, sino también desde el cosmos. El 22 nos guía a crear, gestar y manifestar los sueños que nos dicta el Alma.

Existen códigos de luz transmitidos en frecuencias energéticas que las personas más sensibles sabrán sentir o al menos percibir, y que este año se sentirán con mayor asiduidad. Más allá de los días portales que gustamos definir por el calendario gregoriano (22/02/2022 por ejemplo) es hora de reconectar con los portales de los ciclos naturales, como por ejemplo las lunaciones, conjunciones importantes en el cielo y las estaciones, entre otros.

Muchas personas comenzamos el año sintiendo extremo cansancio, desequilibrios a nivel físico, emocional y mental o malestares generales: estamos atravesando un momento energético muy fuerte e importante, que va más allá del año nuevo (porque en el cosmos no hay calendario).
Nos estamos desintoxicando de viejas formas, aceptando nuevos códigos de luz que encienden nuestras memorias más antiguas y animándonos a ser quienes realmente hemos venido a ser, sin miedos, ni caretas ni filtros para adornar nuestra verdad interior.

El despertar de consciencia es masivo.

Además, Venus está transformándose, cambiando de fase y dejándose de ver al anochecer para renacer al amanecer.

Publicado el

La Hermandad de la Rosa

Mi abuela materna se llamaba Rosa.
Su apellido era de origen arameo.
En todas las casas que viví, había algún rosal.
Mamá me transmitió el amor y la admiración por el aroma de las rosas, por su belleza, por su significado. Su apellido, en italiano, significa “hermana”.

Hace unos años, jugando con un oráculo, me salió una carta que citaba a “La Hermandad de la Rosa”. Inmediatamente sentí atracción por ese concepto, por esa unión que proponían las palabras hermandad y rosa. Super que habría algo que me iba a ofrecer respuestas aunque ni siquiera tuviera las preguntas.
Y ahí pasó: me sumergí en un mundo donde cada cosa que leía me erizaba la piel, me sacudía las células, me proponía recordar.

En uno de los ataques de pánico más grandes que tuve, sentí a María, cualquiera sea su forma, cubrirme con su manto y calmarme todos los cuerpos. María, una de las formas de Kwan Yin, de Hathor, Isis, Atenea, Venus, Afrodita, Ishtar, Inanna. En todas sus caras, facetas, energías, María lleva a la rosa dentro de sí misma.

En la antigua Lemuria, la Hermandad de la Rosa consistía en doce grupos de doce mujeres en círculo, anclando la energía de la Diosa a la Tierra, también llamado el Divino Femenino. Crearon una red cristalina de amor alrededor de Gaia. Por supuesto, como con quienes encarnaron toda acción relacionada a permitir la libertad humana, también fueron perseguidas y asesinadas. Pero renacieron, una y otra vez, y aunque fueron perdiendo la memoria vida tras vida, algo siempre les guiaba a recordar.

Eran 144 mujeres y de ellas, muchas tuvieron descendencia y se esparcieron por todo el mundo. Sea por sangre o por espíritu, somos muchas las que nos cansamos de encontrar señales y sincronías como para no hacer nada con ello.

El cáliz, el Santo Grial, la cruz Ankh, el árbol de la vida, Sirio, Atlántida, Lemuria, Avalon…todo está relacionado con la Diosa, guiada por María, la de Magdala. Ella misma dice llamarse así, porque su nombre no era Magdalena, sino que era María y Magdala era su lugar de procedencia.

Dentro de la Hermandad se pide estar conectadx internamente con la Diosa y el género es indistinto porque lo que importa es la intención. No hay juicio, no hay envidia ni competencia, ni superioridad o jerarquías, aunque sí hay personas que guían, por cuestiones de orden.

Si algo de esto te resuena, si tenés la piel erizada, hacele caso. La Hermandad te está llamando.

Publicado el

Luna llena en Aries

Júpiter está directo en Acuario y Mercurio en Libra. Ambos son regentes del axis de comunicación Géminis-Sagitario, que también es un eje vincular. Y en este momento y hasta el 18 de enero de 2022, son los regentes del axis nodal en tránsito.

Hemos visto recientemente el foco que ponemos en los chusmeríos de famosos, que en un nivel entretienen y en otro, niegan la propia realidad. Porque siempre es más fácil y divertido estar mirando la paja en el ojo ajeno.

Géminis en desequilibrio juega con el chisme, en la superficie. Pero está comandado por el planeta que sabe ir hacia el Olimpo, comunicarse con la humanidad y también llevarlos a la profundidad del inconsciente. Mercurio es mensajero, es alado, es psicopompo. Poniéndose directo y previo a la Luna llena en Aries, opuesta a la energía Libra que está recorriendo, nos muestra el peligro que conlleva la poca sinceridad y la poca claridad al expresarnos en vínculos. Sí, podemos también analizar el foco que se le puso a la cuestión, y los rótulos que se le imponen a una mujer que disfruta de su sexualidad. No somos nadie para juzgar los códigos bajo los que una mujer viva sus vínculos, pero, qué loco, nadie osa juzgar los códigos -o la falta de- del hombre envuelto. Sí, aún vivimos bajo las normas del patriarcado.

La Luna llena siempre incrementa las energías latentes del inconsciente, el fuego en el cielo se enciende el triple cuando la Luna está oponiéndose al Sol, y más si lo hace también hacia Marte y todos se tensionan con Plutón: vemos con claridad los juegos de poder, de manipulación y de suciedad en las manos de los demás, mientras lavamos la tierra de las nuestras. Géminis y Virgo saben juzgar para jugar a la inocencia. Pero aunque Mercurio pueda mentir, retrograda y deja salir toda la verdad.

Y Júpiter, que en su retrogradación limpia para hacer espacio, nos pregunta cuán listos estamos para convertirnos en una sociedad más comunitaria y menos dogmática, menos soberbia, cuántas ganas de actuar por lo que nos mueve tenemos.

Esto no termina acá, porque hay mucha más basura bajo la alfombra y ya llega el Sol a Escorpio el 23.

El tema es si me hago cargo de limpiar o si me entretengo con la suciedad de los demás.

Publicado el

Conjunción Luna-Venus en Sagitario

Cada vez que Venus y la Luna se encuentran, se marca un portal relacionado al recorrido de Venus en su ciclo, y son momentos importantes para nuestra energía receptiva, para intencionar y enfocarnos en todos aquellos asuntos venusinos y lunares de nuestra vida: vínculos de todo tipo, deseos, niña interna, nutrición, alimentación, etc… y de acuerdo al signo donde se de y la casa de nuestra carta natal que toque, la energía será más clara.

La verdad es que la magia está y cada vez que estas dos diosas se unen en el cielo, el mensaje está muy claro: no hay belleza más absoluta que la de la vida misma.

Hoy Mercurio se unió al Sol marcando la mitad de su período de retrogradación, podemos decir que de ahora en más comenzamos a seguir revisando y reevaluando pero con mayor claridad.

Y mañana Saturno se vuelve directo en Acuario. ¿Sienten en el aire esa libertad de poder volver a actuar sin necesidad de pensarlo todo mil veces, de esperar cosas desde afuera?

La soberanía es nuestra, personal y social.

En mi canal de Telegram les conté más cositas (me encuentran como alemodarelli)

Buen fin de semana 👽

Créditos de tremenda foto: @martinmadruga ❤️

(Seamos conscientes del laburo y las pasiones ajenas y demos crédito siempre a los artistas).