Publicado el

Animales de Poder.

Estoy soñando mucho con animales.

Desde hace varios meses, comencé a indagar en profundidad sobre los animales de poder, los tótems, ya que se me aparecían en un montón de formas, pero sobretodo en el universo onírico.

Personas con caretas de pumas, panteras negras, serpientes, búhos, mariposas, pájaros, lobos, caballos, un delfín que viene nadando en el cielo desde Sirio, perros, gatos, ranas.

La rana, desde que nos mudamos, también aparece mucho en casa. Hay varias en el jardín, pequeñitas. Una vez una estaba en un balde y ni tuve la idea de que no podría salir de ahí…hasta que la encontré muerta. No saben lo mucho que lloré y la culpa que sentí. La enterré en el jardín y le pedí perdón por no haberla podido ayudar, más allá de que los tiempos divinos son sabios.

Hace un par de días, otra ranita se escondió bajo la alfombra de entrada de casa (ya aprendí que siempre debo revisarla) y no sé si la pisamos, si estuvo enferma, con hambre o frío, pero la puse en el césped y creo que no soportó el clima, se ve que no tuvo fuerzas para meterse en el pocito que le hice ni de comer. No sé bien cómo cuidarlas porque siempre les tuve fobia a los batracios, y sin embargo a estas dos ranitas me animé a tocarlas. Todo un avance, la verdad.

Así que le hicimos un funeral.

Mi conexión con la muerte en todas sus formas es uno de los aprendizajes más intensos de mi vida, y los funerales nos sirven a los que nos quedamos en la Tierra, para cerrar un ciclo y dejar ir a los que ya cumplieron el suyo. Para soltar y comprender el final, además de todo el significado ancestral y mitológico que tienen.

La medicina de la rana es la de la tierra y el agua, la lluvia que purifica y fertiliza, es la del contacto con las emociones y la propia sensibilidad. Es un animal con mucha conexión con la Luna, porque ésta rige todas las aguas. Es un tótem de metamorfosis y sintoniza mucho con el sonido, porque a través de su canto está pidiéndole a la lluvia que aparezca a limpiar el barro y a purificar nuestras aguas.

Si les gusta la info sobre animales de poder, déjenmelo saber y también pueden seguir a @animastina que es una genia al respecto.

Publicado el Deja un comentario

Tipos de sueños.

Anoche Neptuno hizo lo suyo conmigo y me trajo un sueño super revelador del que me gustaría compartirles lo que descubrí:

Estaba con una mujer investigando la naturaleza o significado de los sueños, entonces íbamos “probando” mientras dormíamos turnándonos, y descubríamos que los sueños tenían categorías, de las cuales encontrábamos dos. 

Este sueño me llevó a “clasificar” de alguna manera, todos los sueños que he tenido en mi vida o que otros me han contado, y puede servirles para comprender mejor los mensajes de este universo onírico:

1) Proféticos o premonitorios: muestran posibilidades de algo que podemos crear en nuestro futuro.

2) Advertencias: muestran lo que podría ocurrir si siguiéramos “dormidos” en nuestro presente, nos instan a hacer algo para evitar que se cumpla.

3) Iniciáticos: donde usualmente se nos lleva a un templo sagrado -en otra dimensión- para ser iniciados en algo específico.

4) Chamánicos: siempre vinculados a la naturaleza, los elementos y los animales de poder, incluso al sonido de tambores y maracas. Traen mensajes profundos.

5) En estado alterado de consciencia: provocados por drogas o alcohol. Si la droga o bebida fue natural, la planta o plantas utilizadas son mensajeras. Si fue química, el sueño es una reacción de tu cerebro)

6) Inconscientes: vinculados a arquetipos del inconsciente colectivo, son imágenes simbólicas que toman cosas de nuestro día y la convierten en el sueño, pero que muchas veces sacan contenido al consciente como señal de que es hora de integrar o trabajar el asunto. Jung escribió al respecto “Energética psíquica y esencia del sueño”.

7) Pesadillas: directamente vinculadas con nuestra sombra, nos la muestran para que la reconozcamos y la integremos, y así ser seres completos.

8) Viajes astrales: son paseos por la cuarta dimensión, desde donde vemos “desde arriba” a la tercera (donde vivimos físicamente)

9) Viajes multidimensionales: en éstos podemos encontrarnos con otras versiones de nosotros mismos, con guardianes estelares de ellas, y las experiencias pueden ser ilógicas para nuestra mente racional. 

10) Viajes intergalácticos: donde viajamos por el cosmos y podemos visitar sistemas estelares, otros universos y encontrarnos con seres extraterrestres que nos pueden sorprender con su aspecto físico (si lo tuvieran).

11) Sueños lúcidos: donde nos damos cuenta que estamos soñando y podemos manejar el resto del sueño a nuestro gusto. Esto es aprender a masterizar nuestra energía en otras dimensiones y Castaneda lo llamaba “el arte de ensoñar” (que en verdad está mucho más allá de un simple sueño lúcido)

Publicado el Deja un comentario

El universo de los sueños

En sus libros, Carlos Castaneda cuenta sobre la segunda atención, el arte de ensoñar. Nos introduce a la idea de que nuestro mundo es solamente un mundo de tantos existentes, y que podemos acceder a ellos cambiando nuestra perspectiva (llamada punto de anclaje en la brujería que él aprendió). Una de esas formas de acceder es ensoñando, generando un tipo de control sobre los sueños en los que podemos encontrarnos en lugares que sentimos conocidos pero que jamás hemos visto, o directamente en lugares nuevos.

Se dice que para conectarte con tu doble cuántico (que Castaneda parece corresponder con nuestro cuerpo energético, ese que viaja a todos los mundos en la ensoñación), tenés que hablarle y pedirle el contacto en el momento en que te estás durmiendo, esos segundos entre la pérdida del estado de vigilia y el sueño. Entonces puede que sueñes con él y te de mensajes o tal vez hasta conversen.

Algo similar se cuenta para el sueño lúcido: si te dormís diciéndote “estoy soñando, estoy soñando, estoy soñando…” cuando estés dentro de tu sueño, tendrás ese momento de lucidez en el que te das cuenta que efectivamente estás dentro de un sueño y podés hasta probártelo a vos misma o intentar manejar el resto de lo que acontezca allí. 

Hay muchas maneras de acceder a nuestros sueños e innumerables técnicas para “controlarlos” o soñar lo que uno desee.
Sin embargo, es un tanto peligroso: yo creo que los mundos de los que Castaneda habla existen realmente y son tanto parte de un entrenamiento espiritual como algo vago a lo que accedemos en muchos sueños, sin darnos cuenta. 
Estoy segura que al menos una vez en tu vida soñaste con un mundo o ciudad desconocida o que incluso te era familiar, pero todo era distinto. La pregunta es: ¿por qué al soñar vamos a otros mundos, más allá de lo que Freud o Jung podrían analizar? 
Porque necesitamos recordar que esta realidad no es la única que existe. Somos tan infinitamente posibles, que creer que lo que vivo hoy, ahora, es lo único a lo que puedo acceder, parece que fuera una broma para que empecemos a probarnos que otras realidades son posibles (incluso dentro de esta misma realidad). 

Es sabido que con un buen conocimiento de nuestro sistema psíquico (consciente e inconsciente), es decir, de nuestra humanidad, por decirlo de alguna manera, y con un despertar de la consciencia sobre los propios patrones de conducta, podemos crear en esta realidad lo que deseemos, sea algo material o no. Sin embargo, los sueños nos muestran que hay otras realidades posibles a las que acceder para acrescentar nuestro conocimiento, no necesariamente consciente, para poder despertar partes internas que, debido a los condicionamientos de nuestra sociedad actual, hemos dejado dormidas. 

Hoy, 10 de septiembre, el Sol se opone a Neptuno retro y los asuntos en sueños pueden haber estado reveladores, ya que el Sol echa luz sobre los asuntos de Neptuno. Y, por otro lado, esta oposición negocia nuestros aspectos negadores, ilusiones e idealizaciones con la realidad posible de este momento. Y la claridad, muchas veces puede venir mientras estamos durmiendo.

¿Qué soñaste anoche?