Publicado el

Edward Bach y el día del terapeuta floral

El 24 de septiembre de 1886, en Gran Bretaña, nació Edward Bach.
Sol en el grado 01° de Libra, con ascendente en Piscis y una Luna leonina en la sexta casa -habitada también por el Nodo Norte- que habla de esos problemas de salud que lo librarían de dar servicio durante la primera guerra mundial.

En 1912 se recibió de médico y cirujano, revelado por sus planetas en Virgo, Marte en Escorpio, Luna en casa 6 y ascendente pisciano, volcando su sabiduría al servicio de sanación.
Obtuvo varios títulos profesionales relacionados a la salud y en 1919 se acerca a la homeopatía de la mano de sus trabajos como bacteriólogo (ese Mercurio en Virgo en trino a Neptuno que rige su ascendente hablaba fuerte).

Su Mercurio en Virgo (que por suerte lo guiaba a registrar todo con detalle) es prominente porque rige a su Nodo Norte, y se encuentra en conjunción al Sol y en amplia conjunción a Urano -ambos en Libra- indicando así que toda investigación desde un lugar científico lo llevaría a crear algo novedoso pero que también ayudaría a un gran sector de la sociedad.

Con Marte en Escorpio en casa 8, claro que iba a profundizar en todo aquello que le permitiera alquimizar emociones, purgar para llegar más hondo en los procesos. Por algo tomar esencias florales no genera efectos inmediatos, sino que es parte de un proceso donde el ser se abre a recibir su propia guía superior.

Quirón en Géminis desde la base de la carta y cuadrándose con su regente, Mercurio, muestra su necesidad de saber siempre más. Tal vez era demasiado ansioso él mismo, como cuando descubrió a Impatiens en busca de algún remedio floral que calmara un dolor agudo.

Siento muy clara su misión personal, que para toda persona abocada a la salud -en cualquier nivel- se convierte en algo tan transpersonal como lo es compartir con el mundo la propia búsqueda interior de sanación.

A Bach le pido asistencia cuando preparo o indico esencias, porque se cuenta que luego de desencarnar siguió guiando a la humanidad desde su actual plano, para poder asistirnos a sanar y evolucionar siempre.
En honor a él, hoy se celebra el día del terapeuta floral.

¡Abrazos, colegas!

Publicado el

Mi vida entre las plantas

🌱Mi vida entre las plantas🌺

Toda mi infancia y hasta el final de mi adolescencia viví en la casa de mis abuelos. Los mejores recuerdos que tengo eran de jugar sola, armando carpas o construcciones de ladrillos y escombros -que eran mi refugio- y siempre estaban rodeadas de plantas. El patio rebalsaba de tan lleno de macetas, lo recuerdo y me parece una locura. Pero miro a mi patio y no estoy tan lejos de eso la verdad…ahhh, lo heredado.

En el jardín, un laurel gigante. Enorme guardián de mis juegos, de la casa y sus habitantes. Un limonero, hibiscos rojos, amarillos, rosas y naranjas. Rosa china, lo conocí con ese nombre. Ruda, el remedio con el que la abuela curaba todo. Enredaderas, lantanas, violetas, taco de reina, esponjas vegetales que había plantado mamá, malvones y ortiga. Siempre había ortiga y yo siempre me pinchaba hasta que empecé a hablarle. Sé que si hago memoria, puedo recordar muchas plantas más.

El abuelo había plantado un níspero, que siguió creciendo después de que Pascual dejara este plano. Y un día mi primo lo taló. Todavía me duele, no puedo explciar cuánto.

Mis primeras compañías viviendo sola fueron un falso incienso y otras que iba robando de la casa de mi mamá, en gajitos. Y un día, al lado de la puerta de entrada, había nacido un palán palán. Recuerdo clarísimo ese día porque fue cuando una chispa interna me dijo que investigara, que fuera profundo. Que mirar crecer a las plantas entre el cemento, o resplandecer en lugares que les hacían felices, también hablaba de mí. Yo soy esa misma naturaleza, misma energía, mismo planeta. Yo también soy eso.

En Uruguay tuve que esperar a mudarme a la costa para poder tener espacio para más plantas que se irían sumando. No llevo la cuenta, pero sé que en casa somos muchas. Nos entendemos, escuchamos, ofrecemos asistencia -mutuamente, claro- y nos cuidamos, entre todas.

Lloro de sólo darme cuenta cuánto las plantas han guiado mi vida, junto con los astros pero con una presencia tanto más visible y tanto más sutil.

La naturaleza habla, susurra, y cuanto más estás en ella, más la escuchás. Para mí, eso es la magia.

Y por eso las plantas guiarán las formaciones de 2022 🌹
Yo les avisé😁