Publicado el

Permitirse mutar

Siento que soy una tormenta eléctrica.
El mar retirándose a punto de volver con más fuerza.
La ola que al retornar lo inunda todo.

Soy una con las flores, plantas y árboles, con el mar, los animales, la naturaleza.
Soy el alimento que me ofrece la tierra. Ese olor a ozono cuando recién comienza a llover, las gotas frías en la cara y en la hierba, los truenos que hacen temblar nuestras bases. El viento, el viento fresco que te cierra los ojos, el que despeina y divierte, el que arremolina las hojas y las hace danzar.
Soy esa energía que se recuerda cuando se rodea del resto de los reinos.

No puedo trabajar, me cuesta escribir lo que es del hemisferio izquierdo. No tengo foco para otra cosa que no sea mi vida personal. Mis ritmos, mis ciclos internos, mi casa y todo lo que la habita, me pide atención. No me cuesta dársela, pero me es incómodo no ser una adicta al trabajo, no trabajar todo el día para evadir.

Me doy cuenta que el cuerpo y el alma me piden otra forma de llevar adelante el trabajo, dejando de hacerlo racional, lógica e intelectualmente, incluso cuando enseño. No es dejar de trabajar, es transmutar la forma. Transformar.

En el encuentro con mi casa, la naturaleza y ese otro yo con quien convivo, siento que soy lo que he venido a ser, y es por eso que la energía de la tormenta me es necesaria: necesito arrasar, destruir, revolcarme en el barro para salir nueva, renacida, transparente.

Mis momentos nutricios ya no pueden seguir siendo volátiles y efímeros. Ya no pueden ser sólo momentos y la nutrición no es sólo el alimento.
Aunque sembrar previo a la Luna nueva se siente fuerte: comeré aquello que he cuidado, que he nutrido, para que me nutra a mí.

Necesito cerrar la etapa de una tal Alejandra, para que la que surge desde adentro pueda romper la armadura y salir del cascarón.

En el abrazo del romero, de las caléndulas, las rosas y el lino floreciendo, la belleza de la pasionaria y la paz de los árboles, me siento en casa.
De allí nace todo lo que luego podré dar, pero mientras tanto tengo que ocuparme de la energía que conlleva el proceso de florecer.

Mientras se ordenan mis caminos interiores, qué lindo es pasar el día culo pa’rriba entre las plantas.

Publicado el

Características y pilares de las PAS

Darte cuenta que sos una persona altamente sensible (PAS) te permite validar determinadas necesidades que no es fácil hacerle comprender a los demás.

Usualmente, conocer tus ritmos y todo lo que te hace sentir bien, termina haciendo que las personas con las que convivís tengan que reaprender muchas conductas, especialmente si son perjudiciales para tu salud. No es usual que se tenga tanta consideración por la alta sensibilidad pero al fin y al cabo es sólo una característica personal más, no tiene porqué ser limitante o condicionante para los que te rodean. Sin embargo, en pos de tu salud habrá límites que será necesario aprender a poner.

Pilares

Hay cuatro pilares fundamentales que identifican a las PAS. En inglés se denominan “D.O.E.S.”, lo que significa: Deep processing, Overstimulation, Strong Emotions y Sensitive to subtleties.

1- Deep processing: es la profunda reflexión y procesamiento de la información. Se es intenso y reflexivo al procesar todo conocimiento porque se precisa obtener una gran comprensión al respecto.

2- Overstimulation: una PAS puede sentirse sobreestimulada y abrumada cuando tiene que procesar mucha información (sensorial, emocional, intelectual) porque su sistema nervioso es más sensitivo, percibe todo de manera mucho más intensa y fuerte.

3- Strong emotions: la manera de una PAS de experimentarlo todo en la vida es a través de sus emociones, que son muy fuertes. Su alto nivel de empatía se asocia con esta capacidad de sentirlo todo y muy profundo, sin importar el nivel que tenga el asunto relacionado para el resto de las personas. No se trata de ser drama queen para llamar la atención, es que sencillamente no pueden procesar emociones de manera “livianita”.

4- Sensitive to subtleties: esta es la elevada sensibilidad. Se nota en cuanto a sus cinco sentidos, a su capacidad de percibir un cambio en el entorno por mínimo que sea y a darse cuenta incluso si alguien cercano tiene un cambio de estado emocional. Se siente como si fueran detectives privados pero sin siquiera querer serlo, sencillamente la información les llega.

Otras características

Algunas características son:

-Tendencia al mayor uso del hemisferio derecho que el izquierdo. Creatividad, arte, mucha imaginación, necesidad de expresión artística, de espacios a solas y conexión con su espiritualidad
-El estrés y la sobreestimulación pueden convertirse en irritabilidad y en consecuente culpa por no haber empatizado
-Les es difícil tomar decisiones importantes en general, a menos que ya tengan una gran conexión con su propia sabiduría interior
-Buscan sensaciones, aventuras y desafíos que despierten su adrenalina
-Pueden ser introvertidos o extrovertidos (en general el 70% de las PAS es introvertido y el restante 30%, extrovertido)
-Les cuesta comunicarse con claridad de manera verbal. Pueden ser muy buenos con metáforas, pasivo agresividad y mensajes ocultos, porque cuesta expresar las verdaderas necesidades y emociones. Necesitan comunicarse directamente y no indirectamente.
-Son personas llenísimas de preguntas que las llevan a filosofar y a hacerse más preguntas
-Pueden experimentar extrema ansiedad, ataques de pánico, depresión e incluso -especialmente en la adolescencia- llegar a autolastimarse
-Sienten la necesidad de caer siempre bien y les duele en extremo no ser aprobados o queridos por los demás
-Tienen una gran capacidad introspectiva
-Pueden ser demasiado críticos, consigo mismo y con los demás, si no se encaja en la propia idea de perfección
-Les cuesta escuchar al otro con concentración y antes de terminar de escucharle emiten un juicio
-Cuando escuchan al otro no toleran historias demasiado extensas, necesitan resumen. Esto va de la mano con su ansiedad y falta de concentración sostenida
-Por la falta de escucha, pierden información y pasan por egoístas, se generan malos entendidos y discusiones
-Les es difícil soltar un tema si no lo observaron y diseccionaron a fondo, necesitan comprenderlo en profundidad e incluso si fuese algo sencillo, lo complejizan, profundizan, filosofan y luego, si pueden, lo dejan ir
-Es natural que se abrumen mucho en redes sociales, es recomendable que se pongan tiempos limitados para estar conectadxs. También puede que les genere rechazo -siempre o en determinados momentos- el ejercicio de hablar, escuchar audios o conectarse por teléfono de cualquier forma. La desintoxicación tecnológica les puede servir de mucha ayuda para calmarse y bajar sus niveles de ansiedad.
-La incomprensión que pueden sentir desde el exterior genera una consecuente frustración, por lo cual es preciso hablar con claridad con los seres queridos sobre esto

Si las características y pilares te resuenan, te sugiero seguir leyendo.

Esencias florales Bach para acompañar

Dependiendo del tipo de PAS que seas y de tu carta natal, hay flores de Bach que pueden acompañar tus procesos, sea que los atravesás en soledad o con algún acompañante terapéutico.

Algunas de ellas son Mimulus, Chicory, Scleranthus y más. No dudes en escribirme a hola@alemodarelli.com o en ingresar aquí para hacer un proceso de terapia floral, sobretodo si ya has definido tu subtipo o al menos confirmado que sos PAS.

Recomendaciones

Las personas altamente sensibles:

-Necesitan atender su tiempo de descanso y sueño. No dormir menos de lo que saben que necesitan.
-También precisan tener un espacio en su casa donde puedan entrar en comunión consigo mismos, en silencio y estar en calma
-Les sería bueno organizar sus tiempos laborales con descansos incluídos para no sobrecargarse
-Si necesitan silencio total para meditar o poder descansar, tapones para los oídos pueden ayudar (yo hace años no puedo dormir sin tapones, es todo un tema) y sino buscar sonidos de ruido blanco en YouTube
-Usar su gran capacidad empática para poder conectar con la naturaleza, animales y plantas
-Observar cuando lo estén entregando todo en algún vínculo, para poder aprender a ponerse primeros aunque precisen darlo todo intensamente
-No todas las personas altamente sensibles la pasan mal, sufren todo el tiempo o el mundo les pasa por arriba. Hay diferentes niveles y cuatro sub tipos que veremos en otro artículo más adelante
-Les ayuda prestar atención a su propio cuerpo y enraizar para bajar a tierra
-También puede ser de utilidad hacer ejercicio, bailar y por supuesto ir a alguna terapia psicológica para ser guiados
-Es recomendable que tengan un diario de sueños y que siempre sigan su intuición, no por nada la tienen tan exacerbada

Algo más

Ser una PAS no es un invento de personas con baja autoestima para sentirse especiales o más interesantes que otras.
No es una enfermedad ni un trastorno de la personalidad.
Tampoco implica que vaya de la mano con la espiritualidad.
No es narcisismo ni psicopatía.
No es algo para victimizarse ni para burlarse de quien lo es.

Es un rasgo de la personalidad, como tantos otros.

Astrológicamente

La sensibilidad está marcada por un montón de puntos -conectados entre sí- de nuestra carta natal. Puede mostrarse gracias a emplazamientos en signos o casas de agua, conexiones con Neptuno (Luna-Neptuno es clásica) y otros más.

El sistema nervioso está indicado por las posiciones de Mercurio y Urano, y por lo que haya en casas 3, 6 y 11, además de las casas Géminis, Virgo y Acuario de la propia carta natal.

Pero, por tener un determinado emplazamiento, no significa que seas una PAS. Hay que, como en todo, ver el conjunto y además sumar tu entorno, historia de vida, y procesos psicológicos para poder realizar un diagnóstico coherente. La carta sugiere y en todo caso predispone únicamente.

Test

Te dejo aquí el test actualizado de la web de PAS España, que te va a ser de utilidad para definir si sos una PAS y de qué tipo.

En esta web encontrás mucha info y de hecho es gracias a Karina, su creadora, que yo descubrí que soy una persona altamente sensible y me puse manos a la obra. Eso aclaró muchísimos de mis comportamientos que pensaba que eran problemas psicológicos, que partían de creencias o de, incluso, recuerdos de otras vidas o herencias ancestrales.

A quién acudir para tener ayuda

Es natural que al sentirte identificada/o con esta información o gran parte, te autodiagnostiques. Muchas veces es necesaria la guía y compañía de profesionales que trabajen con psicología, y aquí vas a encontrar algunos con quienes comunicarte. Podés consultarles si trabajan online, en caso de que no residan en el mismo país.

Te dejo aquí mis recomendaciones de personas que trabajan en terapias con PAS:

Karina Aguerrebere, psicóloga: kaguerrebere@hotmail.com

Letizia Paolini, licenciada en psicología (adolescentes y adultos): 093476606 – Instagram @bienestar_bio_psico

Karen Díaz, psicóloga: 094356403 – kdfabra@gmail.com. Instagram: @psicologakarendiaz

Sofía Godoy, psicóloga adolescentes y adultos: 098103550

Si estás fuera de Uruguay, agregale el prefijo +598 a los números de teléfono.

Que te sea de utilidad.

Publicado el

Personas altamente sensibles

No, no sos “dimisiidi sinsibli” para este mundo.
No, no es necesario “que madures” o “te hagas fuerte”.

Ser una persona altamente sensible (PAS) implica, en este mundo veloz, voraz, ruidoso e inmediato, sentirte como el bicho raro. Sos la persona que no encaja, la que tiene que aprender a poner límites por su salud holística, la que se siente sapo de otro pozo y que encima tiene que vivir con la frustración que genera no ser comprendida.

La extrema sensibilidad no es un asunto exclusivamente energético -aunque se sienta que absorbés energías de todo el mundo, donde quiera que vayas-. Hay un componente real y físico, que es un sistema nervioso más afinado, más desarrollado. Por ende, más sensible a estímulos que para otras personas pueden directamente no existir.

Muchas veces se puede sentir que esta sensibilidad complica la vida, porque cuesta relacionarse desde lugares “más bajados a tierra”, especialmente en relaciones de pares, donde puede que la persona más sensible también experimente inseguridad y por ende, no sepa poner límites o los demás abusen constantemente de su bondad y confianza, sino más.

No es casual que esto también indique a una persona con mucha creatividad e imaginación, que necesita volcar su mundo interior en algún ámbito artístico o espiritual.

Cuesta desconfiar y ser “menos buena persona”, aprender a decir que no; diferenciar el verdadero enamoramiento de la sensación de desear ser salvadx, y dejar el perfeccionismo de lado, entre otros síntomas como los que detallo en la imagen.

Dos de cada diez personas son altamente sensibles. Eso no las hace mejores ni peores, ni siquiera especiales. Su sistema nervioso siempre fue más delicado que el del resto, y por eso también pueden tener tendencia a ataques de pánico, miedos a la locura y arranques de ira donde sienten que necesitan estallar “con límites” para no lastimarse.

Ser altamente sensible no es para victimizarte ni para burlarse de quien lo es. Es conocerse y validar las propias necesidades, sea que el de al lado las entiende o no. Y esperemos que sí.

Como nota importante: esto no es algo que puedas autodiagnosticarte, necesitás consultar con algún terapeuta de orientación psicológica al respecto.

En la carta natal, mirar a Mercurio es clave, sobretodo si está en signos o casas de agua o aire.

Publicado el

Ser espiritual es ser humano

Podemos intentar definir qué es lo espiritual o qué es ser espiritual sin llegar a consenso alguno.
Podemos definir diez mil estereotipos.
Pero no podemos decirle a otra persona cómo ejercer su propio camino de retorno a su esencia, su conexión con su espiritualidad, ni enjuiciar cómo lo hace.
Porque sencillamente es otra persona, tiene otra historia, otras perspectivas, otras preocupaciones, otro todo.

Ayer me dejaron muchísimas respuestas en historias al respecto de lo que sienten o creen que es “ser espiritual”. Muchas coincidían en lo mismo: somos en realidad seres de energía, de espíritu, viviendo una experiencia en un cuerpo terrenal. Coincido plenamente: todos somos espirituales porque estamos vivos en esta Tierra.

Otras me respondieron sobre vivir en coherencia, en ser leal a una misma, ser consciente, abrazarse completa, ser íntegra, llevar lo espiritual a lo mundano, escucharte fuera de las presiones sociales, estar en armonía y/o conectada con vos misma, habitar la búsqueda consciente de una coherencia entre cuerpo, mente y alma, sentirse en unión con el universo y lo infinito, ser un ser político, una filosofía de vida con valores que contemplan el bien común (a mi Luna en Sagi le gusta esto) y mucho más, como:

-Ser espiritual es una falacia porque no es opción, es parte de lo que somos
-Es vivir y ya
-Ser
-Cultivar el propio mundo interior sin romperle las bolas a nadie
-Estar aquí y ahora
-Abrir la cabeza
-Presencia, atención, respirar, sentir

Me extrañó que nadie incluyera “abrazar a mi sombra para sentirme completa”, pero esa la agrego ahora entre una lista de cosas que intentamos definir con la mente-ego. Y como alguien respondió: “Cuando a la vida se la intenta explicar con el lenguaje, ya no es. Y ahí racionalizamos el espíritu”.

Ser espiritual es existir, con todo lo que eso implica.
Y en la tercera dimensión que vinimos a masterizar, el dinero es -al menos actualmente- la moneda de intercambio.

No te hace más o menos espiritual cobrar tu trabajo terapéutico, espiritual o el que sea.
No te hace mejor que otros hacerlo gratis.
No te hace juntar karma cobrarlo (alguien me comentó que esa creencia existe)

Ser espiritual es ser humano.

Publicado el

La esencia no se puede copiar

Al respetar tus procesos de conexión con tu propia esencia para florecer, es natural que otras personas quieran florecer igual.
En la naturaleza, ninguna flor es igual a otra: cada una conoce su singularidad y la expresa sintiéndose bella por el mero hecho de existir.
Y, aunque algunas bailen al ritmo de climas cálidos, las que florecen con frío respetan su propio ciclo, no se apuran por florecer sólo porque otras ya lo han hecho. Saben que seguir su proceso individual es lo que les permitirá expresarse con toda su personalidad.

A los humanos nos cuesta respetar nuestros propios tiempos, ser pacientes con nosotros mismos. Especialmente cuando vemos que personas que nos inspiran florecen sin pudor ni limitación, en todo su esplendor.

Cada vez que siento que vuelvo a florecer, luego del período de incubación de mi propia semilla, se despiertan nuevas cosas en mí. Sobretodo cuando me doy tiempo de desconexión virtual y silencio, para conectar conmigo.

Todo lo que ofrezco en mi trabajo (sesiones, cursos, experiencias) nace de esos momentos: cuando siento que mi Yo Superior me “da la orden”.
Pertenezco a esos seres cuyo propósito colectivo nace de la propia misión evolutiva personal. Sin meterme en las palabras “propósito” y “misión” (en esto profundizaré luego), muchas personas sentimos la necesidad de ofrecer nuestros procesos personales como servicio al mundo. Y desde allí creamos nuevas formas, bailando entre procesos, pausas, hibernación, pequeñas muertes y grandes renacimientos de florecimiento.

Y ya he visto muchas veces que un tiempo después de lanzar algo nuevo o de mutar, alguien más ofrece algo casi idéntico.
Creo que las ideas nos llegan a muchos al mismo tiempo, pero la manera en las que las bajamos a tierra dependerá de nuestra esencia y de nuestra conexión con nosotras mismas.

Alguien podrá copiarte, sí. Pero esa persona no es vos, ni tiene tu esencia.
En el camino de descubrir la suya puede sentir inseguridades que la llevan a “inspirarse” en vos.
Paciencia. No sabemos porqué lo hace, ni importa. Todos a veces estamos un poco perdidos.

Ocupate de florecer a tu ritmo, que lo que resuena con tu esencia siempre encuentra el camino de llegar a vos.

Publicado el

Desde que comencé a menstruar, siempre viví la llegada de la menstruación con mucho dolor. Al principio era porque tenía ovarios poliquísticos, que en la adultez se fueron gracias a la toma de anticonceptivos orales.

Pero en 2012 comencé a tener migrañas horribles. En mi cerebro estaba todo bien, pero el neurólogo me dijo que probara dejando de tomar anticonceptivos. Y así fue. Dejé de tomar (ya me daban náuseas) y nunca más volví a tener migrañas.

Para la astrología maya, mi kin tiene el sello de la Serpiente. Y la serpiente es uno de los niveles de consciencia de Escorpio, mi ascendente. Como si fuera poco, mi Nodo Norte natal se encuentra en la casa ocho. Toda esa energía me dice lo mismo de diferentes maneras: que escuche a mi cuerpo, al envase de mi Alma. Que escuche latir mi sangre, rugir mis vísceras, hablar a mis órganos. Que ser espiritual es también estar bien anclado en la Tierra.
Cada piedra en el camino de mi salud me llevó una y otra vez a re observar mi cuerpo físico y lo que ingería.

Desde ese 2012 empecé el viaje de aprender a alimentarme en base a qué me nutre y qué me intoxica. Y es mi mantra, lo uso para todo en mi vida y lo repito en las sesiones. Aprender a discernir eso me es clave.
Pero este año mi dolor menstrual creció y cada vez que me despierto, me duele la espalda. Agradezco a mi constante atención para con mi cuerpo haber investigado junto a mi nutricionista sobre la causa: una inflamación intestinal.

Los intestinos contienen uno de nuestros cerebros y lo manejan todo, al nivel que si se inflaman, “empujan” órganos y nervios que generan otros malestares. La causa principal de muchas enfermedades y dolencias, se halla en el mal estado de nuestros intestinos.

Como dice @dralejandrojunger “Para que la desintoxicación sea profunda y completa, es preciso contar con un nivel básico de salud intestinal”.

Dolores de cabeza, de útero, de espalda, intolerancias alimenticias, hasta cardiopatías, alergias y depresión, por citar solo algunos ejemplos, tienen su raíz allí, en nuestro segundo cerebro.
Y esta información me parecía necesaria comunicarla.

Libro recomendado de @vientolibreria : El método Clean para el intestino, de A. Junger.

Publicado el

No soy un ser de luz

Elegir un rol terapéutico antes era tener impecabilidad.
Pero cada vez más vamos descubriendo que cuanto más naturales y humanos somos, cuanto menos robots programados nos mostramos, mejor se expresa nuestra esencia. Y mejor se sienten las personas que se acercan.

Sea desde el rol terapéutico o desde el propio trabajo constante interior, puedo hacer lo que se me cante sin querer encajar en ningún estereotipo.

Puedo hablar “mal”, equivocarme, tener humor negro o sarcástico, puedo tener pesadillas, miedos, enfermedades. Sí, también me puedo enfermar o sentir malestar. Puedo no saber cómo expresar mis emociones aunque pueda decirte cómo hacerlo. Atravesarme en mil procesos o trabajar como terapeuta no me hace mejor, ni más iluminada ni un ejemplo para nadie. Soy ejemplo para mí misma solamente, así como me sano cuando acompaño a otros a despertar a su sanador interior, porque toda persona que llega es un espejo para mi vida y mi crecimiento.

Puedo putear, enojarme, insultar, tener emociones de lo más bajas y degradantes, puedo sentirme como la mierda y después animarme a dejar todo eso atrás y renacer, las veces que sean necesarias.

Puedo no ser un ser de luz porque estoy tratando de hacerme consciente siempre de mi propia sombra. Puedo no jugar a la gurú, ni a ilusionar personas, ni a dar fórmulas mágicas.

Puedo no ser inmediata.
Puedo validar lo que no me gusta. Puedo poner límites, no tener ganas, puedo estar harta, cansada, agotada. Puedo sentirme mal con mi cuerpo, con el dinero, con el amor, con la salud, con la abundancia, con la familia, con lo que se me cante si lo tengo que procesar para hacerlo carne.
Puedo no ser ese ser de luz que esperás que sea porque la sociedad ha creado una imagen distorsionada y mecanizada de cómo tengo que recibirte en una sesión, qué decirte y cómo escucharte.

Si llegás a mí en sesiones o en grupos, sos mi espejo. En algo, en algún momento, me voy a sentir tan familiar con tu proceso que vas a darte cuenta que yo no te guío, que llegaste a mí porque necesitabas sentirte comprendida, menos extraña, más tranquila. Y ahí te acompaño.
Puedo no ser un ser de luz pero sí tengo luz propia y sé cómo encenderla.
Igual que vos🌞

Publicado el

Dejarse en paz

Porque también es válido dejarte en paz, recordar que sos humana, y simplemente SER.

En el camino de desarrollo interior, es muy natural comenzar a ser tan observadoras de nuestros pensamientos, palabras y comportamientos, que nos terminamos volviendo juezas implacables de nosotras mismas.

Ser humanos también es recaer en comportamientos repetitivos que estamos intentando evitar, pero:

-Si ponemos atención en lo que deseamos evitar, crece. En ese caso es mejor enfocarnos en el nuevo comportamiento a adoptar (cambiar una creencia negativa suplantándola por una en presente y en positivo, por ejemplo).

-Si somos exigentes en no recaer nunca, estamos entrando en una prohibición y todo lo prohibido -especialmente si ha sido costumbre- es imposible de erradicar de un día para el otro. Es como hacer dieta. No se trata de eliminar radicalmente, sino de tener la paciencia de ser gentil y amable con vos misma: es algo que tal vez estés aprendiendo por primera vez. No te castigues tanto, no seas tan dura con vos. Tratate como tratarías a tu niña si la tuvieras enfrente.

-Y sé paciente, de verdad. Está bien recaer y repetir, siempre que estés siendo consistente en el compromiso con tu proceso. La impecabilidad y la búsqueda de perfección no son objetivos realistas, al menos al comienzo del camino interior. El cambio se manifiesta abrazando tu dualidad, tus miedos y siendo lo más dulce que puedas con vos misma.

Permitite la caída, ya sabés que sos la responsable de ponerle la vendita a la lastimadura.

#Venus ayer ingresó a #Libra: date un baño con música relajante, velas encendidas, rico aroma, unas hierbas en el agua o en una bolsita colgada de la ducha (o un ramo de romero y eucalipto dentro del espacio de la ducha), encremate, ponete linda para vos.

En un día Enlazador de Mundos Cristal, las viejas costumbres pueden llevarte a repetirlas y si lo hacés, a sentir culpa y criticarte. Disfrutá la paz de dejarte tranquila y si algo te duele, molesta o da miedo, abrazáte fuerte. Abrazarte y serte paciente, sana.💜

Publicado el

Sos tu propósito

Tengo una variada cantidad de intereses. Muchos hobbies.
Me gusta sumergirme en el arte, hacer música como pueda, y escribir.
Me encanta investigar sobre la medicina del sonido ahora.
Siempre me obsesiono con nuevos aprendizajes y hasta no escurrir la última gota y saciarme -o saturarme- no paro.
Me gusta trabajar de lo que ahora mismo me apasiona y dejar meterse en ese trabajo todo lo demás que me gusta hacer. Es como trabajar de lo que soy, y ya.
A veces me molestan las etiquetas porque no hay una sola que resuma todo lo que hago. Me limitan pero sé que son necesarias a veces para dar forma.

Hay cosas que son para ser hobbies y tener tiempo de jugar, también.
Tengo un título profesional que comencé hace 20 años (REAL) y que ya no uso. Que quedó relegado a uso personal cuando lo necesitara.

Vivo procesos internos que acompañé con terapia y con aprendizajes para ser mi propia medicina. Eso hace que yo trabaje hoy de lo que soy. De lo que siempre he sido.

Y todo eso que fui y todo eso que soy, se mezcla y se conjuga en el camino de mi presente.
Lo personal se vuelca hacia lo laboral y allí es donde siempre busco el equilibrio.
Sé que mi coherencia es mi propósito, mi vida lo es.

Y tu vida también es tu propósito, ser quien sos, permitir todos los juegos y combinaciones posibles entre lo que te gusta de lo que has sido y lo que sos, y entre lo que no te gusta y decidiste dejar atrás, también.

Hace 20 años, dije.
Nada tiene manifestación inmediata.
Sos tu propósito, si algo como tal existe.
Afuera hay muchas cosas que te pueden guiar pero en realidad te guían hacia adentro. A convertirte en todo eso que ya sos pero que no recordás.
Tenete paciencia.
Sobretodo ante cada lienzo en blanco que comiences a pintar.

Publicado el

Teorías conspirativas: ¿cuál es el límite?

Illuminatis que gobiernan al mundo, chips en las vacunas, la Tierra es plana porque la Nasa nos miente, y la lista sigue. Puedo nombrar sin repetir y sin soplar un montón de teorías conspirativas (conspiranoicas) y expresar sin problema a cuáles adhiero y a cuáles no.

Una teoría conspirativa es una teoría alternativa al respecto de un suceso importante para la humanidad, nacida de la desconfianza ante la historia “oficial” y es esa desconfianza la que nos lleva, muchas veces, al despertar de consciencia.

Pero hay un límite muy delgado entre el despertar y creer que todo es una conspiración. Es el mismo límite el que nos lleva a ser tremendamente egoístas al momento de tomar una postura en asuntos que involucran a gran parte de la población.

Léase usar teorías conspirativas en contra de la legalización del aborto (lo que lleva a esas personas a apoyar un statu quo creado por otra teoría -la del Nuevo Orden Mundial de los illuminati- y por ende al capitalismo y al patriarcado, porque lo que molesta es la libertad de elegir de la mujer de dejar de ser gestadora de mano de obra); o para oponerse a la aplicación de vacunas -poniendo en riesgo la salud de un montón de personas-; y para tantas cosas más que nos ayudan a evolucionar en libertad y en igualdad de condiciones.

Las teorías se activan cuando alguien siente miedo de perder su estatus social, su poder o sus privilegios. E incluso cuando sienten la necesidad de sentirse superiores: “tengo información privilegiada que te ayudaría a despertar”. Así, lo espiritual se opone a lo científico como si de nuevos Mesías conspirativos se tratara, en lugar de probar el camino del medio que, a mi parecer, realmente nos traerá la evolución: la unión entre ciencia y espiritualidad.

Hay teorías y hay límites.
No está mal creer en lo que nos hace bien. Lo que termina siendo nocivo es defender con ceguera y egoísmo lo que yo creo que es cierto sin pensar ni un segundo en la cantidad de personas a las que mi creencia pone en peligro.
Porque no todas las teorías conspirativas nos despiertan: algunas nos amenazan.
Y si me da la razón pero es peligrosa, la teoría no es más que una fantasía de mi ego para sentirse superior.

Yo creo…

  1. Creo en la teoría -que la ciencia está comenzando a confirmar- que dice que nuestro ADN fue modificado intencionalmente y que, por ende, provenimos de una raza fuera de la Tierra. Específicamente adhiero a la teoría de los Annunaki del planeta Nibiru y a las 31 otras razas que pusieron de su información genética en nuestro ADN. Por ende, no creo en la teoría darwinista de la evolución.
  2. Creo en los ovnis, en seres de otros sistemas estelares y de otras dimensiones. Y tengo pruebas al respecto, incluyendo una fotografía que me voló la cabeza cuando ví en la cámara lo que había captado. Creo y vivo en comunicación con seres de otros sistemas, dimensiones y con versiones de mí misma multidimensionales. Confío en eso porque lo vivo, sea que otros piensen que estoy loca o lo que sea. Ya ni me interesa.
  3. Creo en las abducciones e investigaciones alienígenas que se realizaron hasta el 8/8/1988 cuando seres protectores de la Tierra pusieron límites de acceso a la humanidad a quienes las realizaban, los llamados Grises o Zeta Retículi.
  4. Creo en una agrupación que intenta controlar al mundo, sin dudas, y que incluye a las personas más más más poderosas del planeta, vinculadas con reptilianos y otros seres que no sólo pretenden mantenernos en la ignorancia, sino sostener su poder en nosotros a través del miedo. No sé si son illuminati, masones, o qué.
  5. Creo que la Tierra es redonda como el resto de los planetas del Sistema Solar, creo en la gravedad y en que las fotos desde el espacio son reales.
  6. Creo en los guías, maestros, arcángeles y ángeles guardianes, pero también creo que jamás me dirán que haga o comunique algo que nos amenaza como humanidad o nos separa. Siempre hablan desde el amor y la unidad. Mi ego es el canal que comunica, solamente.
  7. Y mucho más que no viene al caso.

Todo esto lo podría explayar muchísimo, porque son cosas en las que creo y, sin embargo, poco a poco me estoy abriendo a sorprenderme. Mucho de lo que se ha movido con los eclipses Géminis-Sagitario fue parte de esto, las cosas en las que creía ciegamente y que ahora sostengo con un poco más de…pruebas, por decirlo de alguna manera. No pruebas únicamente científicas o de 3D, sino emocionales, lo que me dice mi cuerpo cuando pienso o leo algo al respecto.

Nuestras creencias nos ayudan muchísimo a sostener nuestra ideología, filosofía de vida y fe; y de hecho nos abren a nuevas creencias todo el tiempo. Pero si somos inflexibles, le tememos al cambio y sostenemos nuestra soberbia sólo para sentirnos superiores o “menos ignorantes” que el resto, entonces los que pretenden sostener el control se salen con la suya y nos siguen separando.

Mi intención al comunicar no es decir “esta es mi web y escribo lo que quiero”, porque de verdad quiero ayudar al mundo a despertar consciencia. Si me parara en el lugar del egoísmo intentaría convencerte de mis creencias exclusivamente, pero elijo invitarte a cuestionar las tuyas mientras también cuestiono las mías. Porque ganamos más en comunión -como humanidad-si somos flexibles. Y si nos aceptamos creyendo lo que sea que creamos sin que eso nos amenace literal y/o metafóricamente.

Para cristalizado y estructurado ya tenemos al statu quo que ha llevado al planeta y a nosotros, al estado actual.

Si queremos cambiar algo, debería ser más allá de la soberbia, del egoísmo y de las teorías que sostenemos para seguir separándonos. Porque al fin y al cabo, con eso seguimos inspirando miedo en lugar de abrir nuevas puertas para dialogar como comunidad, desde el amor y la búsqueda de respuestas en conjunto.

Si nos ponemos en contra unos de otros, si elegimos sostener y defender con uñas y dientes banderas que nos separan o ponen en peligro a los que no piensan como nosotros, somos más ególatras que “despiertos”.

Está bueno ser lo suficientemente humilde como para soltar la necesidad de tener la razón, y la de sentir que somos mejores que los demás por tener determinados privilegios.

O seguimos separándonos o nos unimos. Es nuestra decisión.