Publicado el

Urano directo + Sol junto a Plutón

El poder de nuestras creencias es mucho más grande de lo que imaginamos.

Las creencias crean falsos límites que nos encuadran en lo que supuestamente podemos y no podemos lograr en la vida.
Desde los privilegios de género, pasando por pertenecer a tal o cual clase social hasta la educación y el tipo de cuerpo, entre mil cosas más, todo nos determina, nos encasilla.

Las creencias está asociadas a algo importante o de determinado valor para nosotros, a un sentimiento. Este lenguaje (las creencias y los sentimientos asociados) es el que crea nuestra realidad.
Claro que nuestras creencias más positivas crean un presente y consecuentemente un futuro “sin problemas”, pero las de más baja vibración son las que terminan convirtiéndose en piedras en nuestro camino.

En ese camino de desarrollo personal, una piedra, un problema o cualquier tipo de obstáculo, está ahí naciendo desde el inconsciente y pidiéndonos que veamos la fuerza y el poder internos que realmente tenemos. Todo desafío está ahí poniéndonos a prueba con nosotros mismos, no hay nadie a quien demostrarle nada.

(Recordemos que no todos tenemos la suerte de tener la tranquilidad como para jugarnos a cambiar nuestras creencias).

Júpiter se va a cuadrar a Urano el 17 y hay mucha creencia que romper, sobretodo al respecto de quién soy en el mundo, qué estoy dando, dónde siento que pertenezco, qué me da seguridad, y qué creencias están limitando el desarrollo de todo mi potencial.

Socialmente, estamos moviéndonos, saliendo lentamente del canal de parto, pero como Urano dejó de retrogradar ayer 14/1 y el 20 se encontrará allí con Marte, tal vez el parto se adelante un poco. Pareciera que una pandemia no ha sido sacudida suficiente, parece que siempre precisamos de mayores terremotos hasta que por fin decimos “basta”, hasta que dejamos de ser egoístas y aprendemos a valorarnos, tanto a nosotros mismos como a los demás y al mundo que habitamos.

El Sol anda en conjunción a Plutón en Capricornio: ¿qué etiquetas te definen? ¿Y cuáles tienen que transformarse porque ya no te representan? ¿Sentís ese renacer en la zona Capricornio de tu carta?

¿Qué piel estás dejando atrás?
¿Qué disfraz del mundo estamos dejando atrás?
¿Será que realmente estamos tan hartos del patriarcado, de los abusos del capitalismo y de la destrucción, que nos vamos a levantar como un tsunami contra todo lo que nos reprime y lastima?

Ojalá que sí, lo merecemos.

Publicado el

Cerca de la Luna nueva en Capricornio

Todo comienza a sentirse cada vez más urgente, como si tuviéramos que actuar ahora mismo…Marte en Tauro nos tiene en una energía confusa de “paso a paso…que en breve sacudimos todo lo estático.” Frustra no poder moverse hacia donde uno desea, pero tal vez el universo dice que es mejor ir hacia otro lado, y aprender a ser pacientes.

Son días para trabajar el desapego, qué decirles. Desapego no sólo vincular sino también con nuestro mundo material, con la necesidad de sostener el control, con las estructuras rígidas que creemos que nos dan seguridad… porque ya sabemos que el mundo está cambiando y tenemos que cambiar con él si queremos seguir creciendo.

Los miedos que pueden estar apareciendo o creciendo no son reales, están generados por el miedo al cambio en general. Es natural que exista, pero no es natural que te domine. La Luna Nueva en Capricornio se va a dar en conjunción a Plutón: tus temores son en realidad el temor de tu ego a mutar, a transformarse, a “morirse”. Y todos sabemos que vivimos en ciclos de cambio y transformación todo el tiempo, y que la tarea más dura es soltar el control y aprender a confiar en la vida y en una misma.

Estamos quebrando tantas cosas, internas y externas, personales y sociales, que lo realmente urgente es el cambio de consciencia, el cambio de paradigmas. No podemos seguir viviendo en un mundo que nos enseña a destruirnos entre nosotros, a destruir al planeta, a buscar siempre “aquello que nos falta” porque no nos sentimos completos, porque “tenemos que ser perfectos”. ¡Cuando ya estamos completos como somos!

A fin de este año que nos seguirá sacudiendo a todos, van a comenzar los eclipses en el axis Tauro-Escorpio: volver a lo simple, a lo esencial, será lo que nos permita expandir la consciencia individual y global, seguir cambiando “la normalidad” y permitirnos crecer. Creo que es parte de la esencia de 2021.

Hoy Mercurio se encontró con Júpiter en Acuario y ambos están en sextil a Quirón.

Sanar es abrir los ojos, es animarse a cuestionar las propias creencias, es aferrarse a lo que nos hace crecer y no a lo que nos hace sentir seguros únicamente. Es atreverse a cambiar y a ser flexibles.

Publicado el

El despertar del 2021 y la Gran Mutación

Acuario es un signo de des-aprendizaje.
Su cualidad fija y saturnina nos permite estructurar nuevas realidades junto a su cualidad uraniana de disrupción, igualdad y cambio.

Al ser un signo que tiene dos planetas regentes, es bastante clásico encontrar doble manifestación en las personas de Sol, ascendente, Luna o stelliums en Acuario: o son rígidos, estructurados e inamovibles, o son desapegados, cambiantes y más “extravagantes” que el resto.

Y de esa doble tonalidad se tratan los próximos años: su regente antiguo, Saturno, transitando por allí tendrá fuerza restrictiva, que responde al deber ser y a la necesidad de mantenerlo “todo como está”, y su regente moderno, Urano, transitando Tauro lo que más quiere hacer es sacudir nuestras bases, lo que creemos que son nuestros valores y noción de seguridad, apegos y comodidades.

No serán años de estabilidad como la conocemos, ni de normalidad. Para lograr un cambio, siempre se ha requerido romper con lo establecido, por más hondo que se encuentre su raíz. Una raíz que tarde o temprano se pudre y es preciso arrancar.

Bueno, ya está podrida. Nos encontramos -como humanidad- en plena nigredo, en una fase alquímica y escorpiana donde la putrefacción ya huele demasiado mal como para poder seguir ignorándola. Donde, si queremos realmente llegar a una nueva era dorada, de amor y de luz, deberemos reconocer íntegramente nuestras sombras. No es ni un proceso grato ni que haremos completo en nuestras vidas, pero se requiere, al menos, que lo comencemos.

La nigredo es la primera de las tres etapas alquímicas para poder convertir un material en oro. Si queremos evolucionar, lo primero es permitirnos la transformación de la materia que siempre fuimos. No es casual que esta etapa esté asociada a Saturno. Es una etapa de gran y profunda conexión con nuestras sombras personales y colectivas.

Los nacidos a finales del 82 y principios del 83 estamos viviendo cuadraturas a nuestra conjunción natal Saturno-Plutón desde enero 2020 y seguiremos haciendo consciente al inconsciente colectivo. Si algo podemos hacer, es transmitir lo que nos nace y fluye por nosotros para poder brindar claridad, como canales.

Seguimos bajo los efectos del eclipse solar en Sagitario, la temporada de eclipses aún sigue activa, y ni hablemos de los efectos de la triple conjunción que siguen en pie, así como los de la Gran Mutación, que recién empiezan.

Las causas sociales serán las que más revuelo armen y las que nos permitan, como sociedad, acceder a una mayor igualdad de derechos y libertades. Aunque claramente habrá grandes sectores elitistas que preferirán que todo siga sosteniéndose bajo apariencias que ya están temblando desestabilizadas. Los sectores más poderosos, abusadores y dictadores seguirán pretendiendo tener el mayor poder posible sobre el común de la gente, como siempre.

Las restricciones a las libertades no tardaron nada en llegar, observándose primero en redes sociales, gran territorio acuariano por excelencia. Mientras tanto, la posibilidad de regular el trabajo remoto y de adaptarnos a él nos pueden jugar a favor.

La flexibilidad y la capacidad de adaptación ante los cambios serán lo que nos ayuden a surfear las intensas olas de estos próximos años. Lo que queramos sostener, resistir o negar, sencillamente se hará más fuerte que antes.
Ojalá soltar y desapegarse fuera tarea de un día, pero es un proceso largo y que nos enfrenta a nuestras sombras, miedos y propios demonios.

Tengámonos pa cien cia.

Publicado el

Descansá para integrar la nueva información

La nueva información llega en forma de códigos de luz y de sonido.

Nuestro ADN está recuperando su sabiduría inicial, nuestras células están recordando. Cualquier orden que le des a tu cuerpo, será fielmente obedecida, sea de salud o de enfermedad. Lo emocional reprimido pujará con mucha más fuerza por salir que antes.

Estamos reinstalando todo nuestro sistema operativo. Les recomiendo hacer, en este momento tan importante, algo que pueden encontrar googleando y se llama “Liberación de implantes”. Es necesario que dejemos ir muchas cosas que nos sostenían quietos y llenos de miedo. Porque a la era del amor se la vive desde el corazón, la quinta dimensión de consciencia nos trae toda la capacidad de sentir pero ya no únicamente desde lo emocional, sino también desde todo el potencial de nuestro corazón.

Todo cansancio físico, mental y/o emocional te está pidiendo descanso. En el descanso nos recuperamos y asimilamos toda esta nueva información cósmica. Es necesario aquietarnos para recibir, dejar de hacer para permitirnos ser, tomarnos vacaciones. Es momento de integrar todo lo vivido para permitir abrirnos a lo que viene, a todo el crecimiento que nos quiere acompañar, de la mano de las crisis que sean necesarias para romper con lo pasado, lo patriarcal y pacato.

Escuchar lo que dicen nuestras sombras, lo que susurran nuestras almas y abrirnos a sanar. Animarnos a atravesar los velos, los procesos, nuestra hermosa humanidad.

En el descanso y en los sueños incorporamos mucha sabiduría, desbloqueamos códigos, descargamos nuevas “actualizaciones” y aprendemos a surfear las nuevas olas más allá de la aparente confusión y oscuridad. Nos confundimos al soltar el control porque no sabemos qué esperar. Y está bien dejarse sorprender por la vida y no tenerlo todo controlado, diagramado.

Los reinos que todavía no hemos visto están ansiosos por expresarse a través de nosotros. Pero no podremos “ascender en consciencia” sin ser responsables de lo que creamos en nuestro día a día y sin tenernos paciencia.

Seamos pacientes, amorosos y gentiles con nosotros mismos y con los demás.
Todos estamos cambiando y en constante movimiento. 

Publicado el

Solsticio de verano: Sol ingresa a Capricornio

Al tiempo de la conjunción Júpiter-Saturno que marca la Gran Mutación, el Sol ingresa a Capricornio iniciando el solsticio de verano en el hemisferio sur y de invierno en el hemisferio norte.

¿Si vienen cambios con esta conjunción Júpiter-Saturno? Claro que sí. A montones. Sobretodo estando alineada con esta gran apertura como lo es el solsticio.

La sensación de urgencia, de vivir en un momento aceleradísimo y de creer que si no es ahora, no será nunca, es gentileza de Júpiter.
La sensación de tener que bajar a tierra para poder sobrevivir en esta montaña rusa que es el mundo actual, y de inevitablemente tener que aprender a ser paciente, es gentileza de Saturno.

La velocidad con la que todo se aprende y se pasa “al cuerpo”, sentirnos forzadas a digitalizarlo todo y a aprender a comunicarnos desde lo virtual/cuántico, más la necesidad de armar redes y congeniar con personas que sólo aporten a nuestra evolución en lugar de restar, es parte del servicio acuariano.

Durante 2021 estaremos saliendo del canal de parto que ha sido este 2020, porque necesitamos renacer como humanidad.

Acuario no sólo nos fuerza a despertar la consciencia, sino que nos pide aprender a ser individuos con su propia magia y no buscar pertenecer para ser uno más del montón. Es decir, el mensaje acuariano suele ser algo así como “Sé vos mismo, expresá tu esencia, pero sabiendo que eso no te hace “‘distinto, mejor o especial’ sino que te hace formar parte de un mundo donde cada uno es único y, por ese hecho, son todos iguales”.

La pertenencia acuariana es la de estar dándole al mundo la propia medicina.
Y como Sol en Acuario que soy, me ha costado mucho diferenciar qué es mío y qué del otro, el límite nunca es definido porque vivimos en sociedad.

Pero sí he aprendido a conocer y validar mis virtudes, sin que en eso se me infle el ego. Como todos, tengo mis dones, pero también tengo mis mierdas. Y si hay algo que me duele en este mundo, es ver que otra persona imita a alguien más porque es más fácil que descubrirse a sí misma, que investigar o que hacer el trabajo de consciencia requerido.

No estamos acá para copiar a nadie, estamos para reconocer lo únicos que somos y eso implica que aunque intentes repetir el mensaje, sos un diferente mensajero.

Acuario es aire, y comunica.
En esta era, necesitamos que des tu propio mensaje, con tu propia voz y que no busques más encontrar afuera aquello que está aullando por dentro.

¡Feliz solsticio, feliz conjunción, feliz temporada capricorniana y feliz retorno solar, Capricornio!

Publicado el

Gran Mutación: Júpiter y Saturno se unen en Acuario

Saturno en el 2020

El 9 de marzo de 2020, Saturno llegó al grado 29° de Capricornio.

Allí estuvo hasta el 21 de ese mes, cuando ingresó a Acuario. En el grado 0°40′ de ese signo, se unió con Marte el 31 de marzo, marcando la “explosión” que nos catapultó al estado actual de lo que pretendemos seguir llamando “realidad”.

En ese momento se abrió un primer portal, nos mostró de qué se trataría el recorrido de Saturno por Acuario hasta el 2023, o al menos, cuáles eran sus intenciones: cuarentena, limitaciones, restricción. “Quedate donde estás, y si te movés, te representará un gran esfuerzo, pero también una enorme recompensa porque el movimiento no se iniciará en vano, sino por algo mucho mayor de lo que creés o pensás.”

No es de extrañar que el tinte restrictivo de Saturno quiera estar presente en todo lo virtual también, comenzando por redes sociales y todo lo que internet abarque.

En marzo, cuando Saturno estaba en ese umbral del grado 29° capricorniano, escribí: “Desde ese grado, aún se encuentra en conjunción a Plutón destruyendo las formas de lo que creemos que es nuestra realidad, incluyendo el sistema capitalista, el patriarcado, las figuras de poder…porque el grado 29° saca lo peor de cada signo, su energía más densa, baja.

Se nos pide demoler estructuras que ya no tienen cómo sostenerse. Estamos notando a grandes rasgos -en la mayoría de Latinoamérica- a personas que no deberían estar en puestos de poder, abusando de sus posiciones, haciendo lo mismo que se ha hecho desde siempre que es favorecer a los ricos mientras los pobres cada vez van más en caída. No es una ilusión, es real. La ambición de unos pocos es hambre para millones. Lo material, lo real, parece tener que destruirse para pasar a un ámbito social más igualitario, aunque primero debamos encontrarnos en un limbo sin saber hacia dónde dirigirnos.

En lo personal, podemos sentirnos frustrados, pesimistas, deprimidos o tristes, angustiados, sin encontrar una explicación a lo que nos pasa incluso. Estamos siendo llevados continuamente a un asunto repetido en nuestras vidas, algo a sanar, liberar, desbloquear. Si no lo hacemos ahora, volverá.

Lo positivo es que se marca que un cambio está por suceder. Hay una revolución y transformación sucediendo bajo la superficie, de manera subterránea, que puede estallar de repente, como un volcán. Y será liberadora. (esto fue escrito justo antes de declararse la pandemia y consecuente cuarentena, no imaginaba que el cambio podría venir de esa exacta manera).

La inestabilidad se teme pero nos impulsa a dar un paso más estable, a saltar al vacío o a retroceder para evaluarlo todo desde lejos. El cambio, el nuevo paso que traerá un nuevo orden, es inevitable. Hay riesgo, como en todo salto, pero hay ganancia también. La destrucción de las formas conocidas se identifica como caótica cuando en realidad es pura creación, gestación de lo nuevo, de nuevas oportunidades.”

Ya sabemos que nuestro norte, como humanidad, nos pide renacer. No hay más excusas a las que aferrarnos: el cambio vino para quedarse.

Saturno en Acuario 2021-2023

Saturno ingresó finalmente a Acuario el 17 de diciembre de 2020, donde se va a quedar hasta el 7 de marzo de 2023.

Es un planeta que habla de estructuras, de limitaciones, normas, reglas y restricciones, necesarias para vivir en sociedad. Es co-regente (regente antiguo) de Acuario, así que incómodo no está, para nada.

El asunto es que Saturno también habla del tiempo, de la paciencia, y de los dinosaurios que pretenden sostener una realidad que no va más. Pareciera que estos tres años se nos pidiera radicalmente y de una buena vez, dejar de sostener el deber ser que nos pone en posiciones rígidas, dogmáticas e inflexibles.

Saturno es un poco el hemisferio izquierdo del cerebro, lo que está bien, lo racional y estructurado, lo correcto. En su baja vibración nos llena de miedos, sobretodo al fracaso, porque nos provee de una idea de éxito patriarcal y capitalista, un poco forzada. Su energía es yin en realidad, es el cuenco que nos permite contener para luego manifestar en la materia.

Nuestra concepción de la 3D y de la realidad seguirá mutando. Nuevos límites y restricciones pretenderán ser impuestos pero durarán hasta que “el pueblo” demande lo que es justo, equitativo.

Puede jugarnos tanto en contra como a favor, y mucho depende de factores externos -como todo- pero también de nuestra predisposición: ¿vamos a atravesarlo temiendo las restricciones a nuestra libertad o animándonos a vivir en una nueva realidad, más igualitaria para todos?

El camino de Saturno, como dice Liz Greene, es oscuro, introspectivo, algo amargo, y pasa todo por la experiencia: el conocimiento, la sabiduría, llegan en la vejez cuando ya tenemos la experiencia suficiente. Saturno encuentra el significado de la vida en el trabajo, el esfuerzo, la disciplina e incluso el sufrimiento. Sin embargo, esta vez el camino no lo inicia sólo, sino con la idea opuesta de la vida que tiene Júpiter…

Se está abriendo un ciclo porque se está cerrando otro, y van unidos, encadenando sucesos que conforman la evolución individual y colectiva.

Júpiter en Acuario 2021

Júpiter ingresó a Acuario el 19 de diciembre de 2020, para expandir la energía de Saturno y hacerle compañía durante su año de tránsito acuariano.

Ya sabemos que Júpiter, el gigante gaseoso, expande todo lo que toca.
La última vez que transitó Acuario, en 2009, Saturno se encontraba en Virgo. Grandes ciclos mundiales y personales son guiados por estos dos planetas. De hecho, los cambios que Urano confirma para manifestar son precedidos por los ciclos de ellos dos.

En 2009, la ONU declaró a ese año como el Año Internacional de la Astronomía, una ciencia muy vinculada a Acuario. 2009 también fue el año de creación de la primera moneda virtual, el Bitcoin; Obama fue electo presidente de USA convirtiéndose así en el primer presidente afroamericano estadounidense, y como si fuera poco, la gripe porcina (Gripe A H1N1) fue declarada pandemia inminente.

¿Vamos entendiendo de qué se trata todo esto? Lo virtual, lo científico, lo diferente, la búsqueda de igualdad, y todo lo que puede crecer desde un lugar tanto “positivo” como “negativo”.

Acuario es un signo de ciencia y espiritualidad, de astrología y astronomía, aparentemente irreconciliables. Muchos científicos al comenzar a estudiar lo que llamamos “cuántico” han terminado descubriendo vínculos entre lo que consideramos real y el reino de lo espiritual. De hecho, la palabra “cuántico” que ya ha estado muy presente en el mundo, seguirá tomando relevancia.

Las neurociencias son otro ejemplo acuariano, y si consideramos que Júpiter rige nuestras creencias y lo que experimentamos gracias a ellas, pues qué mejor año para romper patrones, creencias estancadas y desaprender en general. Para darnos cuenta de que somos los soberanos de nuestras mentes, de nuestros cuerpos, de nuestras vidas.

Qué es la Gran Mutación

Los ciclos de las conjunciones Júpiter-Saturno abarcan la tradicionalmente llamada “Gran Mutación”. Las grandes tradiciones religiosas están en su mayoría asociadas a estas conjunciones. Como por ejemplo, se le llama “Estrella de Belén” por haber indicado el nacimiento de Jesucristo.

Ambos se unen cada veinte años en signos del mismo elemento (fuego, tierra, aire y agua, en ese orden), durante un período de doscientos años en total. Cuando se comienzan a unir en un signo de un nuevo elemento, es que se le llama la Gran Mutación: se cierra un ciclo, marcando el final de viejos principios para permitir el nacimiento de nuevos.

Este movimiento cósmico implica cambios y ritmos sociales, económicos, culturales, ideológicos, y más. En general, nos sacude tanto a nivel personal como colectivo, y éste último es el nivel que mayor relevancia toma. Ya no se trata de preguntar “¿Cómo me va a ‘afectar’ esto a mí?” sino de preguntarnos qué podemos hacer para que a nivel social y mundial podamos sostener el cambio hacia un mayor nivel de consciencia y hermandad.

La última Gran Mutación se inició en Capricornio en 1842, y es el final de ese ciclo el que estamos teniendo la fortuna de vivenciar ahora.

Dentro del ciclo de veinte años como el que iniciamos ahora, se pueden reconocer dos semiciclos: los primeros diez años son intensos, activos, que se sienten en una subida enérgica hasta la cima. Entre el 22 de diciembre de 2029 y el 23 de abril de 2030, cuando ambos planetas perfeccionen su oposición en esas dos ocasiones, marcarán el inicio de la otra mitad del ciclo.

En esa primera mitad nos sentimos con fuerza, activos, iniciamos, proyectamos, avanzamos. La conjunción es energía ariana, de impulso. Cambios rápidos incitados por grandes crisis se desatan y desarrollan. Extraversión, optimismo y fuerza en pos de un ideal o causa son marcas de esta parte del ciclo, con esencia de crecimiento jupiteriano.

En la otra mitad parece menguar la intensidad, estamos más cansados y reflexivos, como si estuviéramos cosechando lo sembrado durante los diez años previos y asimilando todo lo que se movió en nuestras vidas. Necesitamos calma y equilibrio, energía libriana que trae la oposición. Aquí Saturno pareciera gobernar la energía social y personal.

Conjunción Júpiter-Saturno: la antesala

Estos dos planetas, a modo de vistazo, ya se unieron en un signo de aire en 1980 y 1981, en tres ocasiones, en Libra. Estas conjunciones fueron en los grados:
– 9°30′ el 31/12/80
– 8°6′ el 4/3/81
– 4°56′ el 23/7/81

Libra es el signo de exaltación de Saturno, y es conocido como el signo de la amabilidad, la cortesía. Pero no es sólo eso. El astrólogo Stephen Arroyo lo definió como “un Aries cortés”, y por algo es su signo opuesto-complementario. No olvidemos que es un signo cardinal y puede ser bastante intransigente aunque tenga una máscara de cordialidad para estar tan de acuerdo en la guerra como en la paz.

Estas conjunciones marcando un respiro durante el cual todo tipo de vínculos comenzó a ser cuestionado y a cambiar.
Sabemos que luego de la liberación sexual de los 60’s, hubo un período de represión y en los 80’s todo estaba muy restringido todavía, pero el mejor ejemplo sin duda, es el de los artistas musicales: exponían un estilo personal andrógino, y revelaban poco a poco -aunque algunos muy de golpe- sus elecciones sexoafectivas. Los 80’s fueron la última gran revolución y esta conjunción en Libra estoy muy segura que tuvo mucho que ver.

Además, Urano transitaba Escorpio y venía de haber transitado Libra también: las relaciones no volverían a ser lo que eran.

La conjunción en 2020

Júpiter y Saturno el 21 de diciembre de 2020, bajo el solsticio de verano que encuentra al Sol ingresando a Capricornio, darán inicio entonces a un ciclo de 200 años, marcado con pequeños ciclos de veinte años.

Este es un tránsito potente tanto en lo individual como en lo social: nada estará exento de vivenciar esta energía. Júpiter expande a Saturno mientras ambos activan simultáneamente un sector de nuestra carta natal.

El mensaje personal sería algo así como “¡Apurate! ¡Tenés que aprender esto y no hay otra opción! ¡De esto depende tu crecimiento y desarrollo durante los próximos veinte años!” Al comprender, tiempo después, veremos que agradeceremos haber aprendido y asimilado tales enseñanzas.

Saturno nos lleva a enfocar ciertas dimensiones de nuestra vida que necesitan atención, revelando los resultados de anteriores acciones y actitudes al respecto, mientras nos guía a ser objetivos, dándonos un impulso de decisión, confianza y disciplina para hacer que las cosas finalmente se manifiesten, ocurran.

Júpiter expande nuestra capacidad de vivir experiencias, nuestro conocimiento y nos inculca fe para actuar sobre nuestras nuevas creencias con una renovada visión hacia el futuro, más realista que antes.

Ambos uniéndose en Acuario, nos hablan de una nueva visión a futuro, de una nueva dinámica en busca de la estabilidad, sentido de pertenencia y de unión colectiva. El trabajo tanto de consciencia como transpersonal (llamémosle el propósito) será super relevante para atravesar estos próximos veinte años de manera despierta. Porque si hay algo de lo que se trata este signo, es del despertar de consciencia. Así que allá vamos.

Claro que los vínculos son importantes, y serán clave para poder compartir nuestra sabiduría con el mundo.

No se sostendrán relaciones que no sean de igualdad, equilibrio y coherencia, donde haya alguien dominante. Se trata de estar en todo vínculo con un par, un compañero o compañera, que será parte importante del proceso de “salir al mundo” como lo estaremos haciendo.

El Despertar de Consciencia y la Era de Acuario

La Era de Acuario, matemáticamente comenzaría alrededor del año 2150. Pero ¿cómo sabemos cuándo se inicia en realidad?

Nadie lo sabe.
Desde los diez años que duró la Revolución Francesa en 1789-1799 se han atisbado energías acuarianas. Revoluciones hemos vivido unas cuantas desde entonces, algunas más memorables que otras, en todo ámbito.

El asunto es que estamos en una transición. El objetivo de la Era de Acuario parece ser el derrocamiento de una cultura romántica y victimista para el surgir de una nueva humanidad que une ciencia y espiritualidad, que está despierta a todo su potencial y abre los ojos a todas las realidades posibles, no sólo a la capricorniana que estamos dejando atrás.

Se trata de abrir los ojos para poder ver, rompiendo miedos, creencias y bloqueos internos, para poder avanzar ante los desafíos mundiales con mayor entereza y fortaleza. Soberanos de nosotros mismos.

Estamos ascendiendo vibracionalmente, poco a poco aunque de a ratos es bastante radical y potente, hacia la quinta dimensión de consciencia. Y eso implica hacernos cargo de todo lo que realmente somos: cuerpo, mente y alma, con un inmenso potencial interdimensional.

Es como si nos estuvieran instalando todo un nuevo software, una actualización de nuestro sistema operativo individual y mundial para que podamos ascender en masa.

¿Y para qué?

Para asistir a Gaia, la Tierra, en el nuevo parto de sus hijos: nosotros. No podemos seguir siendo la humanidad mezquina y egoísta que hemos sido hasta ahora. Las cosas tienen y van a cambiar.

Por eso es urgente que encuentres tu propósito, eso que venís a aprender evolutivamente pero también para darle al mundo. Tu medicina es la medicina que necesita el planeta: ser quien has venido a ser es la respuesta.

Las restricciones y desafíos

Las conjunciones de Júpiter y Saturno han sido partícipes de presidentes y reyes que dejan su poder, de múltiples maneras. Así como decían que en el 2020 había un nuevo rey, creo que estamos más acertados en mirar hacia el 2021, sencillamente porque es el año donde ambos planetas transitarán finalmente por el signo opuesto a Leo, el de los reyes. Obviamente esto también se las trae con quienes ocupen puestos de poder con actitudes dictatoriales, ególatras y narcisistas.

Las limitaciones a las libertades personales, para querer “domar” al pueblo, pueden ser bastante corrientes. Desde las restricciones en redes sociales hasta la manera de viajar, de salir al mundo, tendrá -como ya estuvo teniendo- sus cambios.

Ya sabemos que de “nueva normalidad” no habrá nada, porque no podemos volver atrás, ni seguir dañando al planeta como lo veníamos haciendo.

La conjunción dice algo así como: “Estas son tus fronteras, aquí están tus límites y allí comienzan los de los demás. No podrás acceder a la completa libertad hasta que no entiendas tus propias limitaciones y barreras. Busca la sabiduría, ya que tienes una nueva oportunidad de resolver lo pendiente, y es liberándote de todo lo que te has puesto a tí mismo como bloqueo.”

Preguntas existenciales habrá miles, como quién soy, adónde voy, cuál es mi camino. Pero la independencia y libertad al respondernos será vital: no podemos seguir creyendo y sosteniendo el deber ser que ya desde 2008 (cuando Plutón ingresó a Capricornio) se nos pide destruir.

Hay una lucha entre nuestro joven interno y entre el anciano sabio. El joven siente la urgencia pero el anciano sabe que todo lleva su tiempo y debe ser paciente.

Sin duda esa urgencia es en pos de la libertad, de la liberación de lo obsoleto y caduco, pero es una búsqueda que se nos sugiere encarar con responsabilidad, trabajo duro -mucho- y consciencia. Lo que queramos manifestar como libertad deberá aprender a sortear barreras.

Si el principio antiguo, saturnino, debe morir, ¿qué es lo que surge? Surge Júpiter, el único hijo de Cronos que éste no se pudo comer y que lo venció. El tiempo todo lo corroe, pero el crecimiento, el movimiento y la búsqueda de significado son lo que le dan sentido a ese tiempo, a esa porción que transcurre mientras experimentamos lo que es la vida en la Tierra.

Publicado el Deja un comentario

Eclipse solar total en Sagitario

¿Cuál es tu verdad? ¿Cuáles son tus creencias? ¿En qué basás tus experiencias? ¿Cuáles son tus ideales, tu filosofía de vida? ¿Qué sentido tiene la vida para vos? ¿Estás idealizando, negando o ilusionándote con muchas cosas, sin bajar a la realidad?

Y ¿qué es la realidad, al fin y al cabo? ¿Estás dispuesta a cambiar tu noción de realidad para poder co-crearla?

El 14 de diciembre a las 13:16 se perfecciona la Luna nueva en Sagitario que también es eclipse total de Sol, y podremos verlo desde las 12:09 hasta las 15:03 cuando finalice, teniendo su máximo de ocultación a las 13:37 hs.

¿Qué es un eclipse de Sol? Lo encontrás acá.

Aspectos

El eclipse se da en el grado 23°08′ de Sagitario junto a Mercurio (Sol, Luna, Nodo Sur y Mercurio están juntos), en trino a Marte en Aries y en cuadratura a Neptuno en Piscis. Venus en Escorpio hace un sextil al regente del evento, Júpiter.

¿Qué significa esto?

Que durante los próximos seis meses -hasta el 26 de mayo de 2021- estaremos trabajando en cambiar nuestras creencias -bases de muchos miedos, pensamientos, patrones y comportamientos-, intentando hacer algo al respecto de un cambio en nuestras vidas y procurando salir de negaciones, idealizaciones y nebulosas. Hay un gran dejar ir de condicionamientos aprendidos y heredados, ya lo que defendemos a ciencia cierta como verdad será desafiado. Si queremos crear una nueva realidad, debemos animarnos a romper lo que siempre creímos, ya que sosteniendo lo mismo de siempre y sin flexibilizarnos, el cambio no puede ocurrir.

Por otro lado, el día 3 de enero Venus estará tocando el punto del eclipse, contándonos desde ya que su energía (deseos, relaciones, vínculos en general, apegos, seguridad material, asociaciones) estarán implicadas en el significado de este eclipse en general y será parte de la «respuesta» que encontremos al respecto de cómo toca nuestra vida.

Con Júpiter y Saturno a punto de ingresar a Acuario, sabemos que el cambio estructural y de creencias es la base para crear nuestra nueva realidad, individual y social.

Y hay más

Este evento se vincula con otro eclipse solar que sucedió el 4 de diciembre de 2002 en el grado 11°58′ de Sagitario, también de Nodo Sur. Se dió en conjunción a Plutón y en trino a Júpiter en Leo. ¿Qué pasaba en tu vida en ese momento? ¿Hay algún planeta en tu carta en ese grado -o a +-5 grados de diferencia-? ¿Estuvo involucrada su energía en algo que haya pasado en ese período de tu vida? ¿Qué se transformó, renació o «murió» en tu vida desde diciembre 2002 a junio 2003?

Extra: también chequeá el grado 28°01′ de Aries, porque resuena de alguna manera con este eclipse.

La energía de los eclipses en general es escorpiónica: nos lleva a purgar de nuestra vida algo que ya cumplió su ciclo, nos desapega de las zonas excesivamente cómodas. Y ya sabemos que la comodidad en exceso, estanca.
No nos suele gustar lo que los eclipses sugieren cuando quieren «llevarse» algo de nuestras vidas, porque nos aferramos a lo que nos da seguridad aunque nos esté matando por dentro, aunque no nos deje crecer. Y, además, olvidamos que siempre que algo se va o se cierra, está haciendo lugar para algo más y que nos proveerá mayor crecimiento en general.

El cambio es la única constante con los eclipses, el destino juega un rol muy importante (no el destino escrito, sino los sucesos que nos marcan cambios de rumbo, aquellos que «tenían que sucedernos») y no nos queda otra que soltar el control, si queremos disfrutar el proceso en lugar de padecerlo.

Cómo lo vas a vivir depende de tu carta natal, pero también de tu filosofía de vida, de tu capacidad de mutación, de tu adaptabilidad.

Publicado el

Semanas entre eclipses

Estamos en la segunda semana entre eclipses.

El lunes 14, el Sol y la Luna se van a alinear sobre el grado 23°08′ de Sagitario. Estamos yendo hacia el eclipse solar total más intenso del año, Mercurio hace una semana está en Sagitario haciéndonos cuestionar nuestras creencias y preparando el terreno.

Las energías que están guiándonos y descendiendo al planeta pueden ser confusas al principio, y es porque nos llevan a tremenda purificación, a transformarnos para recordar cómo recuperar nuestro poder.

El eclipse de Ofiuco (chiste chiste) se dará en trino a Marte y en cuadratura a Neptuno: “Hola Idealización, ¿sos vos? Te tengo que pegar una patada en el culo, permiso.” Y lo mismo con las creencias que nos mantienen presas de ilusiones, de expectativas, de esperanzas. Porque se trata de “hacer para creerme posible”, y ya no de “creer para ver”, tan pisciano. Ahora es que nos movemos por lo que creemos y también para romper todo ese sistema de cosas que respetamos por años y que no nos resuenan más.

Si lo que creo me genera miedos, incertidumbre, ¿por qué lo sigo creyendo? ¿No será más fácil renunciar al control, recuperar la humildad y decir “mal yo, me equivoqué”? Es tan liberador reconocer que no tenemos todas las respuestas, que una no es perfecta, y hacerse cargo de la propia rigidez para permitirse ser flexible…

El eclipse es la antesala de la Gran Mutación.
Júpiter y Saturno están haciendo las valijas para irse a Acuario el 19 y el 17 respectivamente, y se encontrarán allí el día del solsticio. Ya de por sí un día intensamente mágico, nos tendrá a las puertas de un umbral: nada podrá sostenerse sin cambiar, sin mutar. ¿Para qué quiero peso que no me ayuda a crecer?

Esta semana limpiá, soltá, purgá. Es necesario que el eclipse te encuentre lo más liviana posible porque, como humanidad, estamos renaciendo. Seguiremos reestructurándonos durante todo el 2021.

Que sea, como siempre, para crecer.

Publicado el

Despertar

A medida que vamos creciendo, vamos incorporando capas, máscaras, etiquetas. Luego descubrimos que para saber quiénes realmente somos, debemos quitar mucho de ese contenido.

Entonces, cuando nos vamos conociendo, vamos despertando.
Despertar no es sencillo, pero es la clave para crear y vivir una vida llena de significado.

Es darse cuenta que la realidad material no es todo, que tenemos un propósito y que para ser felices, debemos llenar nuestros vacíos con significado y no con cosas que lo aparentan tener. Es abrir los ojos a que estamos encerrados en una noción de realidad que no es tan… real.

Para la sociedad de consumo nacemos para cumplir un rol, encajar en un estereotipo y seguir las reglas como robots de las peores películas de ciencia ficción. Debemos respetar y perseguir el status quo, ser perfectos, exitosos, profesionales…

Despertar es abrir los ojos a que no queremos ser lo que nos dijeron que debemos ser, que la perfección es perseguir una quimera, que los objetos no tienen significado per se, sino que se lo damos nosotros y que escuchar y lidiar con nuestros vacíos, miedos e inseguridades es nuestra responsabilidad. Nadie más que nosotros es capaz de hacernos felices o de sanarnos.

Somos seres naturalmente insatisfechos. No nos enseñaron a escucharnos, a conectar con nuestros verdaderos deseos, a intuir, a sentir. Nos enseñaron que las cosas o están bien o están mal, que los fracasos son malos y que ser delgado es bueno, nos enseñaron a sumar y a ocultar nuestras emociones, a meter nuestros defectos bajo la alfombra y a comprarnos lo que nos quieran vender.

No nos enseñaron a ser empáticos, a escuchar-nos, a tener fe fuera de las religiones, a salir de la «matrix». No nos enseñaron que somos perfectos y merecedores tal cual somos, que nuestros defectos son parte de nuestro Ser y que la vida es un viaje lleno de aprendizajes, procesos, evaluaciones y ciclos. ¡No nos enseñaron a respetar nuestros ciclos! Nos enseñaron de tabúes, de cosas que avergüenzan. Nos enseñaron a callar.

Despertar es aprender a liberarse de todas las ataduras sociales y materiales que nos impusieron. Es aprender a crear la propia vida.

Publicado el

Tu propósito evolutivo.

“Antes de que nacieras, un comité espiritual de guías y tú crearon un plan de vida especialmente diseñado para responder a tus necesidades materiales, espirituales y kármicas. Este plan divino tiene tres elementos: un propósito, unas lecciones de crecimiento personal y unas relaciones con otras personas que sirvan para apoyar el plan general.

Tu propósito es una tarea que debes cumplir mediante tu profesión, tu trabajo como voluntaria o con un proyecto especial que utilice tus talentos e intereses naturales para beneficiar a la humanidad.

El segundo elemento de tu plan entraña unos acontecimientos vitales bien programados que te enseñarán cosas sobre el amor y te ayudarán a deshacerte de aquellas características de tu personalidad que te resulten perjudiciales.

El tercer elemento incluye unos contratos que hiciste antes de nacer con determinadas personas que servirán como catalizadores de tu propósito y tu crecimiento personal. Estas personas pueden actuar como miembros de tu familia, colegas del trabajo, amigos o conocidos. En sus interacciones, también ellos reciben ayuda para cumplir sus propios planes.

Predestinaste tu plan como un esbozo de lo que sería tu vida, y en él incluíste tu propósito, una serie de lecciones de vida significativas y unas relaciones con unas personas concretas. Como este plan no es más que un esbozo, debes ir eligiendo sus detalles a medida que avanza tu vida. Eres libre de ignorarlo por completo, pero las consecuencias emocionales y sociales de hacerlo pueden resultar devastadoras.”

Doreen Virtue.

Publicado el

Protección energética

Aprovechando la Luna nueva escorpiana y el contacto que tuvo a la triple conjunción (incluyendo a Plutón) en Capri, les comparto la manera que más me ha funcionado para proteger mi energía.

En todo este movimiento de transición dimensional que estamos viviendo, la higiene y protección energéticas son imprescindibles. Así como poner límites reales y energéticos. Turmalinas y obsidianas te pueden asistir para eso.

Les dejo el paso a paso:

1- Cerrá los ojos y visualizá que de tu chakra segundo (si sos mujer) o primero (si sos hombre) nace un cordón que te une con el centro cristal de la #Tierra. Ponele el color que quieras.

2-De ese cordón sube energía divina, pasa por tu columna y se une al Centro Galáctico.

3-Esa energía dentro tuyo, genera una forma toroide -googleala si no la conocés- que arma un huevo protector energético dorado con una capa externa azul. Podés llamar a tus ángeles guardianes y a San Miguel Arcángel para que siempre te protejan.

4- Ese huevo energético, es bañado por lluvia de color dorada, al igual que tu cuerpo. Desde abajo, crece un fuego violeta que te cubre entera. La energía dentro del huevo es pura, te llena cada célula que vibra como un cristal de cuarzo. Todo tu cuerpo vibra en color dorado o transparente como cuarzo.

5-Afuera de tu huevo energético, lo cubre una capa de Fuego Violeta. Es la Llama Violeta Transmutadora, a quien podés pedirle “que se ponga en acción” para transmutar toda baja vibración que quiera acercarse a vos.

6- Alrededor del huevo, hay cinco rosas flotando, del color que quieras: arriba, a tu derecha, a tu izquierda, delante y detrás. A veces, si se marchitan en tu visualización, hay que cambiarlas. Hacelo las veces que lo sientas necesario.

Y listo.

Pedí siempre protección a tus ángeles guardianes, guías, seres cósmicos como Emisarios Pleyadianos de Luz y Amor, ancestros, Arcángel Miguel, Saint Germain, Merlín, y quienes vos quieras. Las amadas Maestras Ascendidas Kwan Yin y María te protegen desde el amor, para que vibres en él y no en el miedo.

Espero que sea de mucha utilidad, ¡elevemos la vibración de Gaia con amor y rompamos lo que nos aferra a los miedos!

Publicado el

Luna nueva en Escorpio: inicia la temporada de eclipses.

A las 2:07 de la madrugada se perfecciona la Luna nueva en el grado 23°17′ de Escorpio, iniciando así la última temporada de eclipses del año.

¿Qué es una temporada de eclipses?

Es el período en que tenemos eclipses en el cielo. Normalmente tenemos eclipses cada seis meses, es decir, dos temporadas de eclipses por año, pero como este año los Nodos del Karma cambiaron de signos, tuvimos un eclipse en enero y ahora tendremos otros dos, así que hubo tres temporadas en total, sumando 6 eclipses anuales.

Las temporadas de eclipses se abren en la Luna nueva anterior al primer eclipse y se cierran con la Luna nueva o llena siguiente al último eclipse de la serie (dependiendo del tipo de eclipse). Esta temporada inicia el 15/11 y finaliza entre el 30/12 con la Luna llena en Cáncer y el 2/1/2121, aproximadamente.

Los eclipses.

Los eclipses son eventos astrológicos que se dan en puntos matemáticos llamados Nodos Lunares o Nodos del Karma y no son solamente astrológicos, sino que existen para la astronomía también. Estos puntos donde suceden los eventos, son muy importantes en astrología: hablan sobre nuestra vida pasada y lo que dejamos sin aprender -que debemos aprender en esta- y sobretodo de nuestra misión.

Para la metafísica y algunas religiones, todos los seres humanos nacemos con un propósito, que al cumplirse, no sólo eleva nuestra vibración y nuestra alma, sino que ayuda a mejorar el mundo, el universo. Parece que fuéramos super pequeños dentro del universo, pero cada uno tiene una importancia enorme y vital para el desarrollo de su propia consciencia y la de los demás.
La misión usualmente implica ayudar a los demás, y esto puede ser desde nuestro conocimiento como desde nuestras acciones, un trabajo, un voluntariado, un proyecto que ayuda a muchos a evolucionar, etc. Y ése es el punto: nuestra misión la aceptamos porque manifestarla implicará una gran evolución álmica.

Los eclipses, entonces, son como esa pinza que dobla alambres torcidos: nos enderezan en el camino de desarrollar nuestra misión, nos alejan de situaciones y personas que nos estancan y provocan muchos cambios de dirección, como si nos forzaran a encauzarnos en nuestra misión.

La energía de la carta natal es un juego de adentro-afuera, es psíquica, psicólogica, es destino también, y requiere que nos esforcemos, que hagamos nuestra parte. Sin embargo, los eclipses traen los cambios directamente frente a nuestras narices, quieras o no, te muevas o no. Por supuesto siempre nos conviene estar alineadas con nuestro propósito y nuestros deseos, para que el cambio no sea tan drástico o dramático. Lo vivirás con mucha más naturalidad y fluidez si sabés de qué se tratan, qué traen «entre manos» para vos. Comprender los códigos de cada eclipse y aplicarlos en la propia carta es una gran guía.

Cada eclipse tiene mucho poder, se podría decir que triplicado: los eclipses de Luna son como tres Lunas llenas (finales, energía femenina que se eclipsa) y los de Sol, como tres Lunas nuevas (inicios, energía masculina que se eclipsa).

Apuntes más importantes sobre las temporadas de eclipses en general:

-Los eclipses nos impulsan a desarrollar nuestro propósito. Estos eventos se conectan y nos van haciendo ver las cosas que debemos eliminar en nuestra vida y hacia donde debemos enfocarnos.
Si no hacemos el trabajo de tomar acción -por miedo, comodidad, etc- los eclipses lo harán por nosotras. Acá no vale el libre albedrío: nuestra alma nació con un propósito de evolución y hacia él nos dirigimos.

-Cuanto más nos negamos al cambio, más nos resistimos a desprendernos, más nos duelen los movimientos que nos obligan a hacer los eclipses. Son tirones para aprender del desapego. Lo principal es no resistir el cambio, porque cuanto más resistamos, más va a doler. Los eclipses son escorpiónicos.

-En estos períodos nos encontramos con personas predestinadas, las situaciones se sienten conectadas, mágicas, como si todo estuviera perfectamente calculado en el Universo. Hay vínculos de Almas que nacen o renacen para apoyarnos mutuamente en nuestros propósitos evolutivos.

-Todo lo que sucede en temporada de eclipses, tiene durabilidad, es algo que va a existir por largo plazo o que nos hará crecer muchísimo.

-Lo mejor para transitar los eclipses es no aferrarse a nada externo, sólo a la claridad de que siempre nos tenemos a nosotras mismas. No hay que ser catastrófica, porque todo, absolutamente todo lo que sucede, tiene un mensaje, una enseñanza muy grande para nosotras.

-Parejas, sociedades o relaciones que se separan: no te quedes enganchada. Si los eclipses te impulsan a terminar o darle punto final a una relación que estaba en el limbo, es porque llegó la hora de avanzar y dar un paso más grande, que seguramente es con alguien más indicado para tu nivel de consciencia y evolución.

– Nos podemos encontrar con personas que parece que conocemos de toda la vida, porque los eclipses suelen ayudarnos a encontrar almas gemelas.

– Cada eclipse, activa tus propios Nodos Lunares. Cliqueá para conocer un poco más de los tuyos.

Los eclipses que vienen son:

– 30 de noviembre: eclipse penumbral lunar en el grado 8°38′ de Géminis.

-14 de diciembre: eclipse solar total en el grado 23°08′ de Sagitario. Su influencia se sentirá incluso hasta enero de 2021.

Por supuesto que más adelante les traeré información minuciosa y completa sobre cada eclipse, pero mientras tanto ya se pueden ir preparando para transitar este período lo más entregadas al Universo que puedan.

Sé que es mucha info para absorber, pero el tema principal es: no se resistan. Acepten que a veces quieren cosas de manera caprichosa que no son las que le harían mejor a su Alma, conecten con su centro, con su intuición.

Mediten, hagan yoga, aprendan cosas que les gusten y las ayuden a aumentar su vibración, practiquen hobbies, lean y escuchen cosas que las alimenten y no que las consuman.

Sobre la Luna nueva en Escorpio

Sus aspectos más importantes son el sextil a la triple conjunción capricorniana- y Marte, su co-regente, ya directo en Aries.

Qué renacimiento hemos atravesado y seguimos transitando.

Hace poco describí al 2020 como el año de los dolores de parto y al 2021 como el parto de la Nueva Humanidad: que la Luna nueva escorpiana abra un período de seis meses donde vamos a transformarnos, renacer de nuestras cenizas, y autoparirnos junto a Gaia, despierta nuestros códigos genéticos y energéticos para recordar cómo hacer alquimia en nuestras vidas.

El 2020 ha sido y sigue siendo EL año más desafiante de todos. Pero… ¿para qué?

Para que realmente surja la humanidad que no va a atentar contra sí misma, sino que regenerará sus vínculos, las rejillas energéticas de Gaia, que sabrá sostenerse en los brazos de la Tierra que a nutre y que elevará su consciencia para poder vivir desde el amor, rompiendo las cadenas de mando que la atan al miedo.

El 2021 seguirá sacudiéndonos y esta Luna nueva abre sus piernas como para comenzar a pujar, porque las contracciones que estuvo teniendo ya no se soportan.

No habrá nueva normalidad: habrá nueva humanidad.

Que la Luna nueva abra un ciclo en tu vida que te guíe a renacer.

Publicado el

Marte directo en Aries


Marte ya está directo en Aries y ahora sí explota todo. Ah, porque venía tranqui la cosa.💥

Bueno, calma. Porque Marte reprimido como estaba hizo estallar cosas igual… el tema es que ahora no vamos a poder guardar lo que nos quema mucho más.

Ya se han estado quemando muchas cosas y mientras Marte avance, se va a volver a cuadrar a Plutón y se va a sentir aproximadamente desde el 13 de diciembre hasta el 5 de enero…con énfasis el 23 y 24 de diciembre.😬 Capaz está bueno ya ir pensando en celebrar Nochebuena con calma y sin pirotecnia, creéme.

Estamos viviendo un momento de gran transformación mundial, de cambio social y cultural enorme. Diciembre terminará de abrir las puertas a la Gran Mutación guiada por Júpiter y Saturno ingresando a Acuario, marcando así unos próximos 30 años (aprox) de recalibración total: social, política, cultural, vincular. Humana. Y energética, sobretodo.

Se enciende la Era de Acuario y se refuerza el estereotipo acuariano de revolución, pero el aguador está regido por dos planetas: Saturno, que quiere crear “nuevas normas” y hacernos creer que habrá una nueva normalidad, con rigidez como es su costumbre; y Urano que quiere no sólo romper toda regla, sino revolucionar cada cosa aparentemente estancada y que daña al planeta, considerando su tránsito actual por Tauro.

Es interesante observar que en el zodíaco sideral (donde realmente transitan los planetas en el cielo) Urano transita Aries -sigue explotando todo-, Marte está volviéndose directo en Piscis y Neptuno anda retrogradando por Acuario. Esto no es menor, ya que Neptuno rige las modas…y la moda actual es acuariana, lo que nos vuelve a hacer notar la fuerza de las revoluciones, rupturas y movidas sociales en pos de la igualdad.

Nada volverá a ser como era. Estamos en proceso de que sea mejor, pero, mientras tanto, hay mucha cosa putrefacta que incinerar.

Mientras tanto, estamos acá, sosteniendo a Gaia en toda su transición hacia la 5D de consciencia.

2020 es de dolores de parto. En 2021 nace la nueva humanidad, evolucionando desde el amor, haciendo las movidas que sean necesarias, aunque duelan.

Publicado el

Recuperá tu poder personal

Hace un tiempo les conté sobre los orígenes cósmicos de la humanidad y de los entes, corporaciones e instituciones que pretenden todavía sostener el control sobre nosotros.

Hoy se vuelve a perfeccionar la conjunción de Júpiter y Plutón en Capricornio, con Saturno cerquita, develando un montón de información oculta.

La verdad sobre los entes que siempre sostuvieron el control de la humanidad a través de la manipulación del miedo, está pidiendo ser revelada nuevamente. Desde 1978 y hasta 2012, hubo un boom de libros de canalizaciones e investigaciones al respecto, donde se nos contaba sobre la guerra estelar al mejor estilo #StarWars, por el control del planeta Tierra.

No voy a ahondar en eso ahora (pueden leer más en los posts que les dejé en historias) pero es bueno reconocer a los mayores sistemas de control de masas que nos influencian subliminalmente desde el miedo: las religiones occidentales en su gran mayoría y los medios.

Patriarcado y capitalismo van juntos, y su crecimiento es directamente proporcional a la pérdida de nuestro poder personal. Hay teorías que le ponen nombre a este sistema de control del miedo, pero prefiero ni siquiera nombrarlo. También hay individuos trabajando por su propio “bien” personal de la misma manera, a través de la manipulación, infundando miedo para obtener nuestro poder y energía.

Todos ellos son parte de las cosas que en este 2020 se comienzan a o terminan de destruir. La matriz bajo la que nos han tenido prisioneros se les está cayendo a pedazos, y están desesperados por aferrarse a mayor poder.

Podría hablar mucho más de esto pero a veces siento que puedo infundir temor, y no es mi intención. Lo mejor que podés hacer, es mantenerte despierta, atenta. Tu protección energética es todo: llevá con vos piedras de obsidiana y turmalina, e imaginá que ellas crean un huevo energético de su propio material alrededor de tu aura. Hacé desprogramación de implantes (Google responde) y limpieza energética.

La triple conjunción desarma. Enfocate en sostener sólo lo que te hace bien, porque lo otro, seguro se tiene que ir.

Publicado el

Renacer.

Hace unos meses me dí cuenta de que algo pasaba con mi voz, con mi manera de expresarme, con el cansancio que me genera hablar. Como si me tensionara, me autoexigiera.

Siento que hay nuevas normas. Que se nos pide a todos estar comprometidos con determinadas causas, de la misma manera que lo hace la mayoría.
Me uno a todo lo que sea romper el deber ser, la “normalidad”, las reglas capitalistas y patriarcales. Pero en unirme a las causas, me he perdido a mí misma: no puedo transmitir mi mensaje sino estoy alineada con mi esencia.

Estoy cansada de leer insultos a corrientes espirituales porque no expresan estar unidas a alguna revolución visible. Hemos dejado que repriman nuestra espiritualidad demasiado tiempo y ahora hay “revolucionarios” que pretenden seguir bloqueándola. Ser espiritual no te hace débil, ni menos cool; pero ser anti está de moda. Las revoluciones no sólo tienen que ser las que salen en los diarios ni tenemos que declarar que pertenecemos a ellas para no ser señalados.

No soy quien para decirte cómo vivir tu consciencia política y tu espiritualidad. Si quiero ser parte del cambio, hago lo que me toca. Y eso es personal: mi mensaje no es el mismo que el tuyo porque somos diferentes.

En la necesidad de pertenencia, deseando no ser criticada, me perdí. Si quiero paz, tengo que expresar lo que soy y no lo que creo que hará que me quieran. Me obligué a expresar cosas que pienso cuando era suficiente validarlas yo misma y no los demás.

Mi misión es despertar al individuo para que encuentre su propio lugar en el colectivo y desde allí haga su aporte.

Estoy acá para ayudar a despertar a los Trabajadores de la Luz, para encender la llama de las Semillas Estelares a que despierten a la misión que vinieron a ejecutar para #Gaia y para su propia evolución. Para guiar hacia la liberación personal y colectiva.

Estoy cansada de sostener una careta que no me había dado cuenta que tenía.

Elegí anclar la luz en #LaTierra a través de la sombra y de los procesos personales para que así ayuden a generar el anhelado cambio. Me he escondido por no parecer soberbia o egocéntrica al validar lo que sé. Y me cansé.

Otro renacer en 2020.