Publicado el Deja un comentario

Mercurio cuadratura Quirón

Todo lo que siento últimamente me duele.
Por eso me duele sentir.
Es un desafío abrirme a lo visceral que es el poder de mis entrañas
de mi intuición, de mi des-conocimiento de mí misma.
Aunque crea conocerme de observarme tanto.
Es un desafío doloroso abrirme a que mi familia
son sólo un par de seres
y con algunos ni siquiera comparto sangre.
Es doloroso intentar forzar
que el árbol ofrezca una semilla
cuando no es temporada de fructificar.
Cuando duele la familia -en cualquiera de sus formas-,
la sanación está en liberarse del pasado
del deseo de aceptación
y de pertenencia.
Y aceptar también que pertenecer es una necesidad básica
fundamental.
El árbol duele
cuando han podado mal sus ramas
o cuando se han quebrado algunas
por la fuerza del viento.
Aún así
el árbol sigue en pie.
Y tal vez algo le duele
y nadie sabe
cómo vendarlo.
Curarlo.
Curarse.
Sanar lo quebrado adentro.
Sanarse.
Olvidar.
Dejar atrás lo que haya que dejar atrás.
Y reconocer que en realidad
estás más dispuesta a olvidar
que a perdonar.
Porque es más fácil esconder
que enfrentar.
Es más fácil enojarse
que disculparse
o decir lo que necesitás
lo que te faltó
lo que te sigue faltando.
Es más fácil olvidar
que atravesar.
Pero olvidando
no hay manera de ganar.

Cuando tu origen choca con el norte de tu brújula
y te sentís perdida de sólo intentar
darte a entender
y expresar tu verdad.
Cuando tus bases proponen
desarmarte y desaprender
para ser coherente
con toda la magia que sos
se hace difícil soltar el amarre
y partir al nuevo rumbo.

A veces tendrás que animarte
a atravesar las aguas
que te separan de tu destino
de todo lo que te espera
para crear la vida que soñás.
Aunque no sea color de rosa,
y esté desteñida a veces
lo mejor que podés darte
es el permiso para caer
para despintarte
y seguir adelante.
Porque rindiéndote a tu propio ritmo
es que podrás renacer.

Mercurio en Cáncer se cuadró hoy a Quirón retro en Aries.
Y todo lo que nos duele puede tomar forma de palabras.
O no.
Y está bien.

Publicado el

Nuevas miradas astrológicas

Tal vez sea hora de abordar nuevas miradas astrológicas.

De dejar de mirar a la luna -gran representante de lo receptivo y de la energía matriarcal- como un mecanismo de defensa infantil, desprestigiando su energía esencial opuesta a lo que el capitalismo y el patriarcado siempre han inculcado. La Luna está llena de dones, de talentos, de información ancestral y cósmica que heredaste. Y no todo lo heredado es “malo”.

Es preciso cuestionar las dignidades planetarias de la antigüedad, porque las eras han mutado, nosotros hemos mutado, y ya no necesitamos la mirada de un astrólogo que nos pueda predecir si el bufón está en contra del rey o no.

Es momento de atrevernos a dejar de creer lo que algunos pretenden enseñar sobre Plutón como un apego -exclusivamente- y animarnos a apropiarnos de su fuerza, de su poder, derrocando las sombras de abuso, manipulación y ambición de control que las instituciones que gobiernan al mundo sostienen. Dejar de temerle al concepto de la muerte, tan florecido y hermoso y poco apreciado. Si la semilla no muere, la planta no puede nacer. Si mis identificaciones no perecen, no puedo transformarme y evolucionar. Es hora de dejar de fundamentar los puntos de apego como si no tuvieran luz, y de bastardear lo yin porque le tienen miedo, porque no da plata o sencillamente no conviene. Porque eso también se ha venido haciendo desde antaño, ¿es lógico y sano seguir sosteniendo el miedo a sentir si las emociones nos liberan?

Con los tránsitos planetarios y eclipses también sostenemos predicciones, miedos y consideraciones de la antigüedad.

Ya no podemos seguir vivenciando una astrología determinista que nos quita la poca libertad que realmente poseemos, que es la de elegir dentro de determinados marcos y posibilidades sociales. Los planetas y los eclipses no hacen nada solos, indican la energía disponible para que tomes esa información que llega en forma de mensajes, palabras, códigos, símbolos, arquetipos.

El mandala de tu carta natal está dirigido por su centro, el Sí Mismo o Yo Superior, que es quien desea expresarse cuando la mente se calla. Y esto sucede a la fuerza en las temporadas de eclipses, porque sino no nos silenciamos nunca.

Publicado el

Sol ingresa a Géminis

El Sol ingresó a Géminis esta tarde, y en Tauro nos dejó todo tipo de aprendizajes para que el año que viene aprovechemos los eclipses de Nodo Norte que se van a dar allí, además del eclipse lunar que tendremos este año en noviembre.

Si Aries es el fuego vital, del espíritu, y Tauro es la forma de la materia, Géminis representa el vínculo entre ambos. Es la sinapsis neuronal, el canal con información que vincula al cuerpo con el alma, es puente.

Bajo el mes geminiano, la tendencia a ocuparnos de mil cosas a la vez perdiendo el foco es natural, pero si nos atrevemos a desafiarla -es una tendencia de comodidad y urgencia nacida del deber ser/deber hacer capitalista- podemos encontrar la magia del pensamiento, de la palabra como mantra que desafía nuestras creencias más arraigadas.

Y de eso se trata, porque bajo este mes tenemos dos eclipses: lunar total en Sagitario el 26 y solar anular el 10 de junio, y ya vamos cerrando los eclipses en este eje nodal, es decir, en estos dos signos. Sólo nos quedará un eclipse solar total en Sagitario para fin de año que será un cierre intenso… pero de eso les contaré más adelante.

Géminis trae de regalo a su regente, Mercurio, retrogradando a partir del 29. ¿No es un poco mucho? Yo creo que nos viene bien.

En esta era de excesiva comunicación, podemos caer en la trampa de necesitar estímulo constante, consumiendo en redes todo tipo de información que a veces ni siquiera nos es relevante. Esto genera muchísima ansiedad. ¿Qué querrá entonces Mercurio? Que aprendamos a elegir la información que consumimos, que dialoguemos con nuestras contradicciones internas y que, por supuesto, sepamos elegir con consciencia nuestros pensamientos y palabras. No porque sea tarea fácil, sino justamente porque no lo es.

Como pensamos, vibramos, y como vibramos, manifestamos. Y no es para que lo creamos ciegamente, sino para que lo pongamos a prueba. La simpleza de hablarnos con gentileza a veces es mucho más poderosa de lo que pensamos.

¡Feliz mes geminiano y feliz retorno solar, Géminis!

Publicado el

Luna junto a Plutón

No le podemos echar la culpa a la Luna, peeeero….

A veces lo que duele es resistirse a ver aquello que nos está destruyendo, aquello que nos hunde. Me siento tan pesada que me hundo sola, nadie más me está empujando hacia abajo. Estoy triste, desesperanzada, angustiada. Es la primera vez en mi vida que reconozco a consciencia sentirme deprimida. Lo que más me nutre es hacer lo que amo, aunque a veces me cueste salir de la cama para hacerlo.

No estás sola, solo, si te estás sintiendo así. Tal vez, como humilde consejo, sea bueno mirar eso que te duele a la cara, si es que te sentís lista, listo. Cuando lo vemos nos deja de hundir tanto.

A mí me está sirviendo mover el cuerpo, caminar, estirar, hacer yoga, tocar, regar y hablar con árboles y plantas, y escribir todo lo que siento. Escuchar música alegre, aunque de a ratos no sepa ni cómo reírme de manera genuina. Y prestarle atención a mi cuerpo, oler agua florida y hacerle mimos a Pipa.

Les abrazo.

Publicado el

Plutón retrógrado en Capricornio

De nuevo en los seis meses de cueva que propone Plutón retrogradando (desde ayer).

Esos meses en los que recuerdo que el cuerpo habla más fuerte que la mente.
Recuerdo, quizás, que en su revelación estoy llena de sabiduría, que se halla en mis células todo lo que es parte de mi esencia. El pus que emana de la herida es también medicina.

No es casual que el movimiento sea tan lento, tan denunciante, tan personal y tan político. Tan dolorosamente colectivo.
Lo que revelo de mí te libera incluso a vos también.

No es casual recordar de a poco que nos unimos, todos, en la profundidad trastornada y pantanosa del inconsciente.

Allí, donde la sombra es demonio, pesadilla y tabú, en lugar de huir y negar, se hace urgente afrontar, recuperar, abrazar. Visibilizar eso que es tan turbio y no deja ver la luz.

Plutón, el del inframundo salvador, se ríe porque sabe que lo más doloroso es, en verdad, una ilusión. Muestra que su sombra de control y negación es incómoda pero su luz -la de mostrarnos, irónicamente, nuestra propia sombra- es la de la herencia. Heredamos de los antiguos dioses el fuego creador e infernal, la capacidad de crear y de destruir. Al igual que Plutón, podemos elegir qué opción llevar a cabo hoy.

El temor protege de lo desconocido.
El control sostiene la preservación.
Es natural actuar como mamíferos.

Una vez que reconociste el olor del veneno, hay que comenzar a purgarlo. Hay que vomitar lo que intoxica, lo que nos puede enfermar, lo que nos mata.
Aunque a veces lo que nos mate exija un inmenso renacer.

Plutón despertará el 6 de octubre en el grado 24°19′ de Capricornio.

Procurá reconocer tu propia medicina. Nadie más que vos te saca de tus propios abismos. Pero, bajando de la mano de Caronte, nos encontramos todxs.

Lo que te dolió, te llenó de poder: ahora sabés qué se siente sanar y tener la fortaleza para hacerlo.

Hay una revolución latente, todo el tiempo. Cuando explote, que nos encuentre juntxs.

Publicado el

Los niveles del mandala natal

💫Descripción de los cinco niveles de la carta natal💫

Siempre al comenzar la sesión, me encanta explicar los niveles de los cuales se conforma el mandala natal, para que sea más comprensible el gráfico a primera vista.

👉🏽El nivel base es el zodíaco, los doce signos, es el nivel estelar.

👉🏽Éstos, “bajados a tierra” de acuerdo a la fecha, hora y ciudad de nacimiento, crean las casas, que son espacios de experiencia. Este es el nivel terrenal.

👉🏽Dentro de las casas, habrá planetas, asteroides y puntos matemáticos. Los planetas serán quienes permitan el acceso o fluir de la energía del signo donde se encuentren y de la energía de la casa o las casas de las que sean regentes. Simbolizan dimensiones de nuestra naturaleza y están identificados como dioses mitológicos. Los asteroides suelen destacar o reafirmar información que se ve gracias a los planetas y las casas.

👉🏽Los planetas en el sistema solar se encuentran en determinada posición, y entre sí generan ángulos matemáticos. Estos ángulos son los aspectos, que entre todos, conforman a la figura de aspectos que ven en el círculo central del gráfico.

👉🏽Ese círculo central, representa nuestra esencia, el Sí Mismo, el Yo Soy. Es lo que somos como energía, más allá del ego, y es esa energía la que sabe lo que es mejor para nosotros y nuestro crecimiento. A veces, incluso, se dice que el Sí Mismo actuará de manera violenta para hacernos ver que nuestros caprichos no nos hacen crecer, llevándonos a experiencias bruscas y radicales donde encontraremos coherencia y alineación con nuestra Alma, aunque al principio presentemos resistencia al respecto. Por eso puede resultar “violento”, porque nos saca de la comodidad, de las excusas y de los caprichos del ego.

¿Te sirvió para comprender un poquito más tu gráfico?
¡Espero que sí!

Publicado el

La Luna natal y el mecanismo lunar.

Cada Luna, por signo, casa y aspectos en la carta natal, es un conglomerado, una matriz que recibe influencias y al mismo tiempo las genera, en un constante feedback con el entorno. La Luna natal de un niñe reflejará en el entorno lo que ese niñe interpretará que es el amor, mientras va creando las circunstancias que vayan de la mano con ese aprendizaje.

Este contenido es exclusivo para miembros de “Alba”.
Acceder Unite ahora
Publicado el

El eje nodal: desarrollo de la existencia

Ir hacia nuestro Nodo Norte no es fácil. Implica romper con un montón de mandatos, repeticiones, patrones, creencias y comportamientos, y es progresivo. No es algo que podamos hacer de golpe, nos puede llevar años.

En la investigación astrológica, observar cuándo la persona comienza a hacerse consciente de su signo ascendente es super interesante, aunque al principio no sea más que otra energía a la que culpar. “Es que soy de tal ascendente, por eso soy así”, lo cual es gracioso porque lo hacemos como si la energía estuviera allí afuera, en un mandala ajeno pero tan personal que termino usándolo como excusa ante mis actos fallidos y los no tantos.

Reconocer al ascendente como energía propia implica dejar de señalar, negar, juzgar y reprimir. No es un juego fácil de jugar, porque nos pide ser responsables de todo eso que somos, de lo que emanamos y lo que absorbemos del entorno. Y el Nodo Norte, como guía del ascendente, es aún más misterioso y complejo.

Muchas personas tendrán al NN en una relación fluída o análoga a la energía del ascendente, pero otras no tanto, incluso en tensiones que representan un “No sé para dónde tengo que ir” tanto consciente como inconsciente. Pero la propia carta natal se revela ante el consciente, sale de las profundidades psíquicas, cuando nos hacemos responsables y nos damos cuenta de que los planetas invitan energías pero somos nosotros quienes elegimos cómo expresarlas, qué crear o destruir con lo que aparece disponible.

El NN es de las más difíciles energías a integrar: nos pone de frente con la repetición cómoda que siempre elegimos para sostener seguridad y control, y nos desafía hacia un lugar metafórico y literal, completamente desconocido. Y, como todos sabemos, lo desconocido asusta.

Y en esa aventura, es que lo desconocido pide ser casa, ser habitado por esa función lunar que tanto usamos como excusa infantil pero que podemos tornar en destino. Un destino de sabiduría y no de patrón reiterado desde lo genealógico incluso.

Porque los nodos son lunares. Es ella, la Luna, la que nos guiará por muchos caminos del laberinto nodal, junto a los planetas que sean regentes de los nodos y las casas que éstos ocupen.