Publicado el

La mente no es una fuente válida de conocimiento

La mente no es una fuente válida del verdadero conocimiento.

Te puede acercar, es herramienta, pero no transforma como el conocimiento real.

El que viene de adentro.

El que te da todas las respuestas.

El que nace de tu alineación con tu esencia.

El que se despliega en el silencio.

En la aceptación de todo lo que es.

En tus tripas, o en tus emociones, o en tu intuición.

“Mente, gracias por intentar protegerme, pero no quiero repetir mi pasado. Ya no te creo nada.”

En el silenciar el conocimiento se hace presente otra sabiduría, la del silencio y la consciencia que somos. A veces la búsqueda necesita terminar o permitirnos descansar, porque desgasta más de lo que nutre.

Podemos aprender mil cosas, tener muchísimos certificados y títulos, que el único conocimiento realmente valioso es el que integramos a través de la experiencia, porque nos vuelve sabias. El que, incluso, recordamos. Y ese sí nos lo llevamos cuando nos vamos.

O al menos eso me gusta creer.

Sol conjunción Mercurio en Cáncer.
Ya somos el conocimiento.

Publicado el

No tenés que sobrevivir a Mercurio retro

Basta de guías para “sobrevivir” a un tránsito planetario como si los planetas nos hicieran cosas.
Basta de asustar y basta de temer que nos sucedan “cosas malas”.
Reíte más de los contratiempos: te están salvando de algo.
Agradecelos más.

Las sincronías, desorganizaciones, planes que se caen y cosas que funcionan mal o que salen fuera de lo planeado: te están enseñando paciencia.
Rendite a que la vida no siempre puede ser tan organizada como una agenda. Es más, dejá de paranoiquearte con la hora, el reloj. Animate a salir un poco del tiempo, del estrés, de los apuros. Disfrutá más, descansá mejor.

Atrevete a desafiar tus costumbres de queja y pesimismo con un poco de optimismo. Ya sabemos que pasan cosas de mierda, que hay gente dañina y otros que la pasan muy mal. No te quejes entonces, hacé lo que esté a tu alcance.
Rendite más a la sabiduría de la vida y jugá menos a sabértelas todas.
En realidad sabemos poco y nada.

Dejate de joder con las resistencias, los caprichos, el control. Lo único que controlás es lo que elegís pensar, decir, y hacer cada día.
Aprovechá este período para la reflexión, la revisión, el paso a paso y el descanso.
No te tires de cabeza al pasado: ¡es una trampa! No extrañás a la persona, extrañás cómo te sentías con ella.

Si ya no vuelve -por el motivo que sea- agradecé el tiempo compartido y seguí adelante.

Si me seguís hace tiempo sabés que no soy de tirar postas positivas porque sí, especialmente porque no me gusta negar la realidad. Pero a veces necesito reírme, tener esperanza, confiar y tener fe.

No tenés que sobrevivir a Mercurio retro: tu vida no se detiene.
Pero no le escribas al ex si no estás clara/o porque después te podés arrepentir. 😂

Publicado el

Venus en Aries

Venus ingresó ayer a Aries y el fuego se enciende en el cielo y en el centro del pecho.

¿Dónde sentís que perdiste la pasión y que es momento de recuperarla?
¿Qué es lo que enciende tu fuego y hace mucho no lo hacés?
¿Y si ese fuego es una señal de hacia dónde ir cuando te sentís perdida?

¿Qué pasó estos meses con tanta agua, con Piscis pujando para que sigas el llamado del Alma en lugar de seguir actuando en automático?

¿Qué amarías hacer pero no te animás?
¿Qué te dicta tu deseo pero hay miedos que te limitan?
¿Cuántas excusas te estás poniendo para no sentir, para no sentirte de verdad?

¿Cuántos mandatos y “deber ser” ajenos estás siguiendo que te apagan?

Venus en Aries enciende el deseo y se disparan las ganas de movernos por lo que de verdad nos apasiona.

Ya no podemos seguir negociando las cosas a medias, grises, haciendo por costumbre y no por amor.

Si tenés ganas de descubrir tu norte, de reconocer hacia qué expresión de tu Ser te está llevando tu Alma, quedate por acá.
Que de cambios está lleno este año y aunque no parezca, la necesidad de mutar recién empieza.

Publicado el

Sol, Luna y ascendente

Ni el Sol ES el padre ni la Luna ES la madre.

Los planetas de nuestra carta natal representan arquetipos internos, imágenes definidas en el inconsciente colectivo que toda la humanidad comparte. Los entendemos instintiva y automáticamente, aunque podemos profundizar en ellos a consciencia, claro.

Tradicionalmente dicen que el Sol representa el vínculo con el padre y la Luna, con la madre. No casualmente, bajo el patriarcado mitológico que aún nos influencia, el Sol representa el brillo y las capacidades de actuar transmitiendo y emanando nuestra esencia, y la Luna todo aquello que representa el pasado, lo repetitivo, lo que hay que cortar. Como si tuviéramos que abrirnos al Sol y negar a la Luna. Siempre la misma historia: que la Luna se quede en casa haciendo sus labores, invisible, y el Sol salga a “traer el pan” y brillar en lo que hace.

El Sol representa energía activa pero también reposa. Reposa en sí mismo cuando está en equilibrio nuestra identidad egoica con la esencia que llevamos dentro. Y se expresa en movimiento pero también en quietud, en la seguridad de habitarse. Y se puede habitar gracias a la Luna.

La Luna representa energía más yin, pero que puede salir de la comodidad que estanca y no necesariamente tiene que acotarse a lo repetitivo y familiar, a la perspectiva del vínculo con la madre o al hogar. La Luna es el hogar del pasado (de la infancia, de otras vidas, del alma) pero también puede ser futuro.

La Luna es nuestro cuerpo emocional, el Sol nuestro cuerpo mental y entre ambos se tejen energías junto al resto de planetas que nos hacen ser quienes somos. Ellos nos tejen, nos construyen, pero ellos somos nosotros.

Y en ese camino, un signo asciende en el horizonte en la hora y lugar bajo los que tomamos nuestra primera respiración: el ascendente. Desafío y una especie de “destino elegido”, hacernos cargo de que somos tanto ese ascendente como el Sol y la Luna, nos completa. Somos todos los planetas, luces, sombras, complejos y energías de nuestra carta natal.
Con algunas nos identificamos más que con otras -porque al ego le encanta describirse- pero, aunque alguna no nos guste, que es natural, somos ese entramado complejo y completo.

Definirnos en un signo es simplificar a la astrología aunque es lógico que no todo el mundo quiera sumergirse en ella y elija sólo un poquito de guía y no el mapa completo. Y eso está bien, por eso me gusta hacer la guía por signos, porque alcanza a todo el mundo y no sólo a quienes quieren aprender.

Y si querés aprender, podés sumarte a la Travesía Astral que iniciamos en marzo. Y te aseguro que además de aprender, te vas a conocer y reír un montón. Porque sin juego y sin diversión ya hemos aprendido demasiado tiempo.

Publicado el

Venus Pandemos y Venus Urania

Venus es el planeta ligado, clásicamente, al deseo, lo vincular, y la atracción.

Se dice, muchas veces -en repetición como loro sin cuestionar- que si queremos algo tenemos que atraerlo. Traerlo de afuera, conquistarlo. Aquello que deseemos parece, siempre, estar fuera de nosotros, como si no pudiéramos actuar para manifestarlo desde la energía interior donde ya lo tenemos todo.

Venus tiene dos caras desde la mitología: Venus Pandemos y Venus Urania. Ambas, con supuestos orígenes distintos, nos hablan de dos caras de la misma diosa expresando una dualidad tan humana como celestial.

Así, celestial y divina, es Venus Urania. Nacida de la espuma marina luego de que los genitales de Urano cayeran al mar, es la conectada con las aguas, la intuición, las emociones, la psique (alma). Receptiva, canal. Cielo. Es la del cuadro de Botticelli que ilustra este post.

Venus Pandemos, hija de Júpiter y Dione, es su cara más aguerrida, que busca la acción y se deja llevar por sus apetitos más humanos y mundanos, sexuales, sensuales. Activa, dinámica. Tierra.

Si la acción y la fuerza sexual de Pandemos es también venusina, ¿qué pasa con calificar a Venus de “femenina”, cuando se comporta de manera opuesta? Cuando en lugar de atraer, corre y busca, crea, precipita desde su interior. ¿Qué pasa con los términos “femenino”, ligado a la mujer, madre lunar y útero; y “masculino”, ligado al hombre, a la acción solar, a la fuerza?

Existen energías receptivas y activas, ambas funcionando dentro de cada arquetipo y ser en distinto grado.

Podemos usar estos términos si los desmitificamos o podemos usar nuevos que resuenen más con nosotrxs. Lo que no es sano es seguir respetando condiciones vencidas, sosteniendo una astrología que no funciona con los tiempos que corren. Es como insistir con los postulados de los 60 de algunas terapias que ya no pueden mantenerse bajo la misma mirada.

(ni hablemos de que cada Venus natal tiene signo, casa, aspectos, un Venus Star Point relacionado, es Pandemos o es Urania…)

Publicado el

Sol en Piscis y el agradecimiento

No es lo que ves, es cómo lo ves y la energía que le das.

Cuando ponemos la mirada constantemente en la carencia, en lo que nos falta y en lo que deseamos, estamos poniendo energía creadora en ello. El foco, nuestra atención, es lo que crea aquello que es observado.¿Qué creamos si constantemente estamos quejándonos, mirando lo que todavía no tenemos o llorando por las cosas que perdimos? Más carencia, más sentimiento de pérdida, más queja.

Por el contrario, si nos enfocamos en agradecer la abundancia que ya tenemos, por mínima que sintamos que sea, va a crecer. No se trata de estar siempre mirando al pasto más verde del vecino, o de enroscarnos en la realidad tridimensional de este sistema socioeconómico que nos aprisiona. No es envidiar, ni compararse, ni medir la cantidad de cosas entre una y otra persona. Es enfocarse en agradecer lo que sí hay, poner la energía en un nuevo foco: esa abundancia que ya existe y pasamos de largo.

Hacé una lista, día por día durante 40 días mínimo (yo lo hice una vez durante 100 días😁) de las cosas que agradecés cada día, incluso cuando el día haya parecido una bosta💩

Lo desafiante de la dualidad, es que tiene una agenda detrás, una cara oculta que no siempre podemos ver a menos que empecemos a mirar la vida como un milagro de magia y sincronicidad, como algo para agradecer y no para quejarnos o lamentar.Por ejemplo, una enfermedad es algo horrible y doloroso que atravesar, pero te está mostrando la capacidad de tu cuerpo de hablar y la tuya de escucharlo y de hacer lo necesario para sanar.

Júpiter en Piscis está en sextil a Urano, nunca sabés qué podría pasar para que agradezcas. Es un día para abrirte a la fortuna, a las sorpresas, a los milagros. Iniciá esa lista de agradecimiento.
La verdad es que todo aquello donde pongamos la atención (energía) crece. ¿Qué elegís que crezca en tu vida?

Mañana el Sol ingresa a Piscis y esa energía seguirá presente durante un mes, junto a la de confiar, soltar el control, animarnos a ver la magia que nos habita y que podemos reactivar en nuestro mundo y en el mundo.

Fluí con lo que agradezcas cada día, ese es el foco para la abundancia a todo nivel.
Feliz día.

Publicado el

Sol ingresa a Acuario

A las 23:38 hs del 19/01, el Sol habrá salido del signo de Capricornio en su recorrido por la eclíptica, para ingresar a Acuario.

Es decir, quienes nazcan hasta esa hora tendrán el Sol en Capricornio y después, en Acuario.

~★~

Antes de irse, desde Capri el Sol perfeccionará los primeros aspectos que reciben los Nodos Lunares después de ingresar a Tauro y a Escorpio. El cambio está en el aire y lo sentiremos más fuerte a fin de este mes.

Acuario no se detiene en el pasado, a veces como mecanismo de defensa y a veces porque sencillamente no le interesa. Puede amarlo u odiarlo, aunque lo ideal sería hacer las paces con él -para todos los signos- para no llevarlo consigo a todas partes y poder liberarse de verdad como tanto anhela.

Sin embargo, su visión de futuro a veces puede sonar utópica, irreal, porque es canal de muchas ideas e información cósmica que le cuesta o no sabe cómo concretar, es por eso que precisa trabajar en equipo y delegar, para que cada rol sea el específico en manifestar una parte del plan o idea.

Su mirada hacia adelante tiene que tener los pies basados en el aquí y el ahora, que es el único momento del tiempo en que realmente puede crear algo por el futuro. No es mañana, nunca se trata del mañana. Es hoy. Siempre es hoy, cantaba Cerati.

Lo bueno es que nunca tiene miedo de cambiar, de ser otra persona cada día, porque lo hace en busca de revelar su propia esencia. Aunque también puede ser un método de evasión y de búsqueda de su propia identidad, claro.

~★~

La frase de la imagen es de la peli de stop motion “La casa”, está en Netflix.

¡Feliz retorno solar, Acuario! ♒︎