Publicado el

Conjunción Luna-Venus en Sagitario

Cada vez que Venus y la Luna se encuentran, se marca un portal relacionado al recorrido de Venus en su ciclo, y son momentos importantes para nuestra energía receptiva, para intencionar y enfocarnos en todos aquellos asuntos venusinos y lunares de nuestra vida: vínculos de todo tipo, deseos, niña interna, nutrición, alimentación, etc… y de acuerdo al signo donde se de y la casa de nuestra carta natal que toque, la energía será más clara.

La verdad es que la magia está y cada vez que estas dos diosas se unen en el cielo, el mensaje está muy claro: no hay belleza más absoluta que la de la vida misma.

Hoy Mercurio se unió al Sol marcando la mitad de su período de retrogradación, podemos decir que de ahora en más comenzamos a seguir revisando y reevaluando pero con mayor claridad.

Y mañana Saturno se vuelve directo en Acuario. ¿Sienten en el aire esa libertad de poder volver a actuar sin necesidad de pensarlo todo mil veces, de esperar cosas desde afuera?

La soberanía es nuestra, personal y social.

En mi canal de Telegram les conté más cositas (me encuentran como alemodarelli)

Buen fin de semana 👽

Créditos de tremenda foto: @martinmadruga ❤️

(Seamos conscientes del laburo y las pasiones ajenas y demos crédito siempre a los artistas).

Publicado el

Equilibrio

El Sol desde Virgo está en trino a Plutón en Capricornio y sigue en oposición a Neptuno en Piscis. Hablemos de quemar todo cuando ya fuiste amable y empática por demasiado tiempo y se abusaron de esa amabilidad.

Decidí que a partir del año que viene no voy a permitir más el pago en cuotas en efectivo de mis cursos, Travesía Astral y nuevas formaciones. Todos los pagos serán totales o en cuotas con tarjeta de crédito.

Se lo agradezco a las personas a quienes les mando mails hace rato para cobrar cuotas pendientes de formaciones que ya terminaron y que siguen sin responderme.

Un dinero que me corresponde por el trabajo, servicio y conocimientos que ofrecí, que me implicó energía y todo lo que ya sabemos detrás. Que ni siquiera tengo que explicar porqué me corresponde.

Comprendo eso de necesitar el escrache cuando sentís que no hay justicia por ninguna vía. Yo confié en esas personas, hablamos de un compromiso de pago que aceptaron, y se cagaron en el respeto. No escracho pero necesito expresarlo, sacarlo de mi sistema.

Comprendo a todo nivel el sistema capitalista y las dificultades que podemos atravesar siendo parte de él, pero no comprendo el dejar sin respuesta y ser unos mal aprendidos e irrespetuosos con el trabajo ajeno. Mismo cuando pago algo y no me lo entregan.
Estoy muy enojada porque estoy decepcionada conmigo misma.

Harta de poner límites dulce y amablemente.

También estoy harta de lo dañinos que podemos ser los seres humanos por egoísmo, por tradición, pero en general, siempre para obtener algo a cambio: honor, servicios, cosas. Muchos se jactan de ser antisistema pero eso siempre deriva en que terminan viviendo, abusando o aprovechándose de otros, para respetar sus valores tan innegociables. ¿Hasta qué punto no podés negociar con el otro? ¿Hasta qué punto no sabés respetar al resto? ¿Hasta cuándo vas a seguir aferrado a una manera de ser que sólo favorece a tu ego, siendo incapaz de empatizar con los demás?

No es necesario irse al extremo: por empatizar y comprender demasiado terminás quejándote en Instagram de gente que te falta el respeto porque, en algún momento, lo permitiste.

Se re siente esa Venus en Escorpio, eh.

Publicado el

La Luna y mamá

Mi mamá tiene Luna en Tauro en casa 5: le gusta mucho comer y es la persona más creativa que conozco. O sea, no para.
Un día te hizo alguna manualidad, al otro le cambió el color a los muebles de la cocina y sino cosió un nuevo acolchado. Su capacidad artística manual es impresionante. Tengo cuadritos pintados por ella, adornos, cactus tejidos al crochet, de todo.

Yo nací con la Luna en casa 2, pero en Sagitario. Cualquier astrólogo o conocedor de astrología diría que es una Luna privilegiada y que seguro tuvo de todo en la infancia.
Bueno, tuve de todo lo que quería porque mi mamá y mi abuelo materno gastaban parte de lo poco que ganaban en mí, en cumplir mis caprichos. Yo no vivencié la carencia conscientemente, pero hoy me emociona recordar que lo poco que había, en casa lo hacían enorme.

Desde las cenas de pan mojado en café con leche que destilaban complicidad entre mamá y yo, pasando por las galletitas, pizzetas de pan o ñoquis que yo les hacía a mis abuelos (para en realidad comer lo que tenía ganas de comer), todo recuerdo feliz se conecta con la comida. Tenía carpetas con recetas que salían en Anteojito y mamá me regaló su primer cuaderno recetario, lleno de recortes de revistas que me daban ganas de lamer las hojas.

Su Luna en Tauro y la mía en casa 2 se vinculan demostrándose cariño a través de la comida, te doy amor si te alimento. Además, ambas tenemos el Sol en casa 4: la expresión solar es nutrir al otro, irradio mi luz si conmigo te sentís como en casa.

Es viernes, la Luna está en Leo, empecé a menstruar y estoy extrañando sus papas rejilla.

*La Luna en la carta natal habla de mamá biológica, linaje materno y abuelas (junto a Saturno y Lilith) y de las personas que hayan sido nutricias o cumplido un rol “materno” en la infancia, entre otras cosas.

Publicado el

Sol en Virgo

Lo que me gusta mucho de la temporada Virgo -que comenzó ayer a las 18:34 hs y terminará el 22 de septiembre a las 16:20 cuando el Sol ingrese a Libra- es la energía de alineación entre cuerpo y alma que se vivencia.

Sí, en sombra podremos volvernos locas tratando de cumplir lo que no cumplimos antes, siendo perfeccionistas y detallistas al extremo, sintiendo mucha (auto) exigencia, tratando de organizarnos en medio del caos personal y teniendo que responder ante trabajos y cosas que pueden no estar motivándonos, pero en luz la energía Virgo es hermosa.

Nos orienta para focalizarnos, organizarnos desde la presencia y la coherencia, cuidar nuestro cuerpo, mente y espíritu. Es un mes para atender nuestra alimentación, todo lo que es la atención hacia nuestra salud pero como Virgo está entre Leo y Libra pueden suceder dos cosas:

En luz, me atiendo, cuido y nutro porque lo valgo, me merezco lo mejor, me siento valiosa como para atenderme y ponerme primera. Me decido y hago cosas por mi bienestar, me muevo, estoy presente para mí. La salud holística y el equilibrio interior hacen que mi exterior brille en consecuencia.

En sombra, me atiendo por el qué dirán, quiero llamar la atención, que allá afuera me validen porque no puedo sentir validez dentro. Estoy indecisa y dubitativa porque lo estético toma más relevancia que lo interno.

Así que en este mes, prestate atención estando presente, esa es la gran clave virginiana. Poder estar para mí y por ende para los que me necesiten. El servicio del cuerpo es vasija y canal del servicio del alma.

Con Mercurio y Marte en Virgo en oposición a la Luna y Neptuno en Piscis, mejor soltamos la necesidad de ser y mostrarnos perfectas y fluímos en la perfección que ya somos, porque somos naturales, humanas. Y eso de por sí es lo perfecto.

¡Feliz renacer, Virgo!

Publicado el

Carta natal de Gustavo Cerati

El 11 hubiera sido el cumpleaños de Gustavo Cerati.
Si hay alguien que no sólo he admirado siempre, sino que ha sido compañía en mi vida desde la infancia y ha incentivado muchísimo mi creatividad, fue y sigue siendo él.

Era un ser humano maravillosamente creativo, fiel a su Sol en Leo, y tenía a la Luna en Escorpio, lo que lo hacía intenso, profundo, seductor y creador de las letras más desgarradoras emocional y sexualmente hablando, de la historia del rock argentino.

“Come de mí, come de mi carne […] tómate el tiempo en desmenuzarme” cantaba en “Entre caníbales”, delatando a esa luna escorpiana vorazmente visceral. Que también ilumina en “Canción animal”, que escribió con Daniel Melero -con quien después sacaría el hermoso disco “Colores santos”-: “No me sirven las palabras, gemir es mejor”.

“Zoom” es otra bestialidad poética al mejor estilo Luna en Escorpio. Escúchenla y después me cuentan. La capacidad metafórica se mezclaba con lo explícito y ese es un gran don de un Neptuno escorpiano emplazado en la casa 3, en amplia conjunción a su Luna. “Sos el paisaje más soñado y sacudiste las más sólidas tristezas” cuenta en “Lago en el cielo”, y claro que ese Neptuno rebosaba de dulzura también.

Tenía al Sol en el signo de su regencia, en casa 1; la Luna en la casa tercera en conjunción a la cúspide de la cuarta (siendo la regente del ascendente en Cáncer y por ende de la carta), a Júpiter en Escorpio en la casa cuarta que continúa en Sagitario (indicando esa herencia materna irlandesa) y a Quirón en la séptima opuesto a ese Sol leonino.

Tal vez ese Quirón explique el dolor de “Té para tres”, cuando Gustavo, su mamá y su papá se sentaron a tomar el té para abrir el sobre con resultados de salud de éste último, que terminaría falleciendo de un cáncer que los papeles anunciaban, años después.

En “Corazón delator” él mismo contaría que se basó en el cuento de Allan Poe llamado igual, pero que “en este caso la escribí pensando en que mi corazón me delata cuando veo a la persona que amo”. Más leonino no había.

Ese Sol estaba en conjunción a Urano, dándole ese estilo tan característico -cuasi acuariano, especialmente en los ochenta- y ese genio creativo que nunca paraba. Pero un día paró, no sin antes dejarnos un montón de herencia para disfrutar y para recordar que siempre usemos al amor como un puente. 💜

Hay un montón más de su carta para interpretar, ya se los contaré en algún video en mi canal de YouTube. 🙂

Publicado el Deja un comentario

Mercurio cuadratura Quirón

Todo lo que siento últimamente me duele.
Por eso me duele sentir.
Es un desafío abrirme a lo visceral que es el poder de mis entrañas
de mi intuición, de mi des-conocimiento de mí misma.
Aunque crea conocerme de observarme tanto.
Es un desafío doloroso abrirme a que mi familia
son sólo un par de seres
y con algunos ni siquiera comparto sangre.
Es doloroso intentar forzar
que el árbol ofrezca una semilla
cuando no es temporada de fructificar.
Cuando duele la familia -en cualquiera de sus formas-,
la sanación está en liberarse del pasado
del deseo de aceptación
y de pertenencia.
Y aceptar también que pertenecer es una necesidad básica
fundamental.
El árbol duele
cuando han podado mal sus ramas
o cuando se han quebrado algunas
por la fuerza del viento.
Aún así
el árbol sigue en pie.
Y tal vez algo le duele
y nadie sabe
cómo vendarlo.
Curarlo.
Curarse.
Sanar lo quebrado adentro.
Sanarse.
Olvidar.
Dejar atrás lo que haya que dejar atrás.
Y reconocer que en realidad
estás más dispuesta a olvidar
que a perdonar.
Porque es más fácil esconder
que enfrentar.
Es más fácil enojarse
que disculparse
o decir lo que necesitás
lo que te faltó
lo que te sigue faltando.
Es más fácil olvidar
que atravesar.
Pero olvidando
no hay manera de ganar.

Cuando tu origen choca con el norte de tu brújula
y te sentís perdida de sólo intentar
darte a entender
y expresar tu verdad.
Cuando tus bases proponen
desarmarte y desaprender
para ser coherente
con toda la magia que sos
se hace difícil soltar el amarre
y partir al nuevo rumbo.

A veces tendrás que animarte
a atravesar las aguas
que te separan de tu destino
de todo lo que te espera
para crear la vida que soñás.
Aunque no sea color de rosa,
y esté desteñida a veces
lo mejor que podés darte
es el permiso para caer
para despintarte
y seguir adelante.
Porque rindiéndote a tu propio ritmo
es que podrás renacer.

Mercurio en Cáncer se cuadró hoy a Quirón retro en Aries.
Y todo lo que nos duele puede tomar forma de palabras.
O no.
Y está bien.

Publicado el

Nuevas miradas astrológicas

Tal vez sea hora de abordar nuevas miradas astrológicas.

De dejar de mirar a la luna -gran representante de lo receptivo y de la energía matriarcal- como un mecanismo de defensa infantil, desprestigiando su energía esencial opuesta a lo que el capitalismo y el patriarcado siempre han inculcado. La Luna está llena de dones, de talentos, de información ancestral y cósmica que heredaste. Y no todo lo heredado es “malo”.

Es preciso cuestionar las dignidades planetarias de la antigüedad, porque las eras han mutado, nosotros hemos mutado, y ya no necesitamos la mirada de un astrólogo que nos pueda predecir si el bufón está en contra del rey o no.

Es momento de atrevernos a dejar de creer lo que algunos pretenden enseñar sobre Plutón como un apego -exclusivamente- y animarnos a apropiarnos de su fuerza, de su poder, derrocando las sombras de abuso, manipulación y ambición de control que las instituciones que gobiernan al mundo sostienen. Dejar de temerle al concepto de la muerte, tan florecido y hermoso y poco apreciado. Si la semilla no muere, la planta no puede nacer. Si mis identificaciones no perecen, no puedo transformarme y evolucionar. Es hora de dejar de fundamentar los puntos de apego como si no tuvieran luz, y de bastardear lo yin porque le tienen miedo, porque no da plata o sencillamente no conviene. Porque eso también se ha venido haciendo desde antaño, ¿es lógico y sano seguir sosteniendo el miedo a sentir si las emociones nos liberan?

Con los tránsitos planetarios y eclipses también sostenemos predicciones, miedos y consideraciones de la antigüedad.

Ya no podemos seguir vivenciando una astrología determinista que nos quita la poca libertad que realmente poseemos, que es la de elegir dentro de determinados marcos y posibilidades sociales. Los planetas y los eclipses no hacen nada solos, indican la energía disponible para que tomes esa información que llega en forma de mensajes, palabras, códigos, símbolos, arquetipos.

El mandala de tu carta natal está dirigido por su centro, el Sí Mismo o Yo Superior, que es quien desea expresarse cuando la mente se calla. Y esto sucede a la fuerza en las temporadas de eclipses, porque sino no nos silenciamos nunca.