Publicado el

Tu camino es tu propósito.

Siempre que llegan a una sesión en la búsqueda de su propósito, me gusta explicar lo siguiente:

“El propósito es todo lo vivido en nuestra historia: desde la primera inhalación al nacer hasta la exhalación final al desencarnar. Todo lo que es parte de nuestra vida es propósito, porque éste es evolutivo. Es decir, el propósito de que cada uno de nosotros esté vivo, es la evolución del Alma. Es que crezcas y desarrolles tu máximo potencial.

Luego, dentro de este propósito personal, se encuentra lo que me gusta titular como “Propósito transpersonal”, que incluye nuestros gustos, dones, talentos, habilidades, vocación, profesión y trabajos varios. Que trabajes de algo que no te gusta te está indicando justamente lo que no es por ahí, lo que no te llena. Está bueno tener un punto de partida, saber dónde no nos queremos quedar. El propósito transpersonal está ligado a darle al mundo nuestros dones, a no ser egoístas. Y a lo que nos apasiona, claro.

Viviendo en un sistema capitalista, tendremos que establecer el valor de nuestros servicios, tiempo, sabiduría, conocimientos, energía, para poder vivir de eso que tanto amamos, y convertirlo en un trabajo redituable, sin importar su estabilidad, porque al fin y al cabo entendemos que es propia y va de la mano con el ritmo personal, los propios ciclos y los ciclos de nuestro trabajo también.

Hay meses que no daremos abasto de tanto trabajo y otros en que podremos aprovechar para descansar. Y ahí le encontramos la función a la energía de tierra de nuestra carta natal: Tauro, Virgo y Capricornio nos enseñan a tener un valor, una organización y una estructura previsoria para poder sentirnos estables más allá del dinero que ingrese por mes.

Lógicamente, aprender a manejar nuestras finanzas es uno de los mayores desafíos de la vida, porque va de la mano con nuestra noción de abundancia, valor personal y merecimiento.”

Se trata de observar todo lo que nos ha traído hasta acá. No nacimos para quedarnos en el mismo molde toda la vida, ni para temerle al cambio.

Agradezcamos tener el privilegio de hacer nuestras búsquedas y de poder acceder a herramientas que nos ayudan a crear desde nuestro pequeño mundo, un mundo mejor.