Publicado el

Sol ingresa a Géminis

El Sol ingresó a Géminis esta tarde, y en Tauro nos dejó todo tipo de aprendizajes para que el año que viene aprovechemos los eclipses de Nodo Norte que se van a dar allí, además del eclipse lunar que tendremos este año en noviembre.

Si Aries es el fuego vital, del espíritu, y Tauro es la forma de la materia, Géminis representa el vínculo entre ambos. Es la sinapsis neuronal, el canal con información que vincula al cuerpo con el alma, es puente.

Bajo el mes geminiano, la tendencia a ocuparnos de mil cosas a la vez perdiendo el foco es natural, pero si nos atrevemos a desafiarla -es una tendencia de comodidad y urgencia nacida del deber ser/deber hacer capitalista- podemos encontrar la magia del pensamiento, de la palabra como mantra que desafía nuestras creencias más arraigadas.

Y de eso se trata, porque bajo este mes tenemos dos eclipses: lunar total en Sagitario el 26 y solar anular el 10 de junio, y ya vamos cerrando los eclipses en este eje nodal, es decir, en estos dos signos. Sólo nos quedará un eclipse solar total en Sagitario para fin de año que será un cierre intenso… pero de eso les contaré más adelante.

Géminis trae de regalo a su regente, Mercurio, retrogradando a partir del 29. ¿No es un poco mucho? Yo creo que nos viene bien.

En esta era de excesiva comunicación, podemos caer en la trampa de necesitar estímulo constante, consumiendo en redes todo tipo de información que a veces ni siquiera nos es relevante. Esto genera muchísima ansiedad. ¿Qué querrá entonces Mercurio? Que aprendamos a elegir la información que consumimos, que dialoguemos con nuestras contradicciones internas y que, por supuesto, sepamos elegir con consciencia nuestros pensamientos y palabras. No porque sea tarea fácil, sino justamente porque no lo es.

Como pensamos, vibramos, y como vibramos, manifestamos. Y no es para que lo creamos ciegamente, sino para que lo pongamos a prueba. La simpleza de hablarnos con gentileza a veces es mucho más poderosa de lo que pensamos.

¡Feliz mes geminiano y feliz retorno solar, Géminis!