Publicado el

Sol conjunción Centro Galáctico

El 18 de diciembre el Sol llega al Centro Galáctico, ese supuesto agujero negro que es el centro de la Vía Láctea.

Astronómicamente no podemos llegar a verlo por la cantidad de polvo cósmico que hay a su alrededor.

Astrológicamente, se ubica alrededor de los grados 26°/27° de Sagitario y habla del milagro que somos, de la magia que nos habita. También llamado Hunab Ku por los mayas, el Centro Galáctico tiene vida propia.

Vendría a ser algo así como el Sol de nuestro Sol, y lo pueden haber escuchado nombrar también como el Gran Sol Central. Se dice que es la Fuente de toda vida, es un punto de entrada de energía cósmica.

Desde allí recibimos todo conocimiento estelar, galáctico.

Cuando digo que tiene vida propia, es porque realmente se siente que habla cuando te conectás con él. Allí podés encontrarte con lo que llamarías Dios, Diosa, Gran Espíritu, Fuente.
Los conocimientos que de él se desprenden, y llegan a nosotros gracias a la luz solar, nos llevan hacia nuestro propósito transpersonal.

Muchas personas que son guías para otros, tanto en ámbitos científicos como espirituales, tienen algún emplazamiento importante en conjunción al Centro Galáctico, o en otro aspecto importante. Que tengas algún planeta o asteroide allí no te hace ni más importante ni mejor que otros: sencillamente se vincula a tu misión transpersonal, eso que venís a darle al mundo de manera desinteresada, como trabajador/a de la luz en pos de crear un mundo mejor.

Si permitimos que este punto se active en nosotros, tanto individualmente con meditaciones en estos días por ejemplo, abriéndonos a la magia del Universo (que somos), moveremos la energía de forma colectiva también.

Con nuestro Sol haciéndonos llegar la energía desde el Gran Sol Central, estamos recibiendo algo así como una actualización de nuestro sistema operativo. Los eclipses, la conjunción Júpiter-Saturno, todo el 2020, fue parte de esta actualización. Estamos recibiendo mucha energía evolutiva y no nos queda otra que realmente abrir el corazón para encontrar nuestro lugar en el mundo, metafórico y literal.

Te deseo que veas toda la magia que sos y que sos capaz de crear.