Publicado el

Semanas entre eclipses

Estamos en la segunda semana entre eclipses.

El lunes 14, el Sol y la Luna se van a alinear sobre el grado 23°08′ de Sagitario. Estamos yendo hacia el eclipse solar total más intenso del año, Mercurio hace una semana está en Sagitario haciéndonos cuestionar nuestras creencias y preparando el terreno.

Las energías que están guiándonos y descendiendo al planeta pueden ser confusas al principio, y es porque nos llevan a tremenda purificación, a transformarnos para recordar cómo recuperar nuestro poder.

El eclipse de Ofiuco (chiste chiste) se dará en trino a Marte y en cuadratura a Neptuno: “Hola Idealización, ¿sos vos? Te tengo que pegar una patada en el culo, permiso.” Y lo mismo con las creencias que nos mantienen presas de ilusiones, de expectativas, de esperanzas. Porque se trata de “hacer para creerme posible”, y ya no de “creer para ver”, tan pisciano. Ahora es que nos movemos por lo que creemos y también para romper todo ese sistema de cosas que respetamos por años y que no nos resuenan más.

Si lo que creo me genera miedos, incertidumbre, ¿por qué lo sigo creyendo? ¿No será más fácil renunciar al control, recuperar la humildad y decir “mal yo, me equivoqué”? Es tan liberador reconocer que no tenemos todas las respuestas, que una no es perfecta, y hacerse cargo de la propia rigidez para permitirse ser flexible…

El eclipse es la antesala de la Gran Mutación.
Júpiter y Saturno están haciendo las valijas para irse a Acuario el 19 y el 17 respectivamente, y se encontrarán allí el día del solsticio. Ya de por sí un día intensamente mágico, nos tendrá a las puertas de un umbral: nada podrá sostenerse sin cambiar, sin mutar. ¿Para qué quiero peso que no me ayuda a crecer?

Esta semana limpiá, soltá, purgá. Es necesario que el eclipse te encuentre lo más liviana posible porque, como humanidad, estamos renaciendo. Seguiremos reestructurándonos durante todo el 2021.

Que sea, como siempre, para crecer.