Publicado el

No tenés que sobrevivir a Mercurio retro

Basta de guías para “sobrevivir” a un tránsito planetario como si los planetas nos hicieran cosas.
Basta de asustar y basta de temer que nos sucedan “cosas malas”.
Reíte más de los contratiempos: te están salvando de algo.
Agradecelos más.

Las sincronías, desorganizaciones, planes que se caen y cosas que funcionan mal o que salen fuera de lo planeado: te están enseñando paciencia.
Rendite a que la vida no siempre puede ser tan organizada como una agenda. Es más, dejá de paranoiquearte con la hora, el reloj. Animate a salir un poco del tiempo, del estrés, de los apuros. Disfrutá más, descansá mejor.

Atrevete a desafiar tus costumbres de queja y pesimismo con un poco de optimismo. Ya sabemos que pasan cosas de mierda, que hay gente dañina y otros que la pasan muy mal. No te quejes entonces, hacé lo que esté a tu alcance.
Rendite más a la sabiduría de la vida y jugá menos a sabértelas todas.
En realidad sabemos poco y nada.

Dejate de joder con las resistencias, los caprichos, el control. Lo único que controlás es lo que elegís pensar, decir, y hacer cada día.
Aprovechá este período para la reflexión, la revisión, el paso a paso y el descanso.
No te tires de cabeza al pasado: ¡es una trampa! No extrañás a la persona, extrañás cómo te sentías con ella.

Si ya no vuelve -por el motivo que sea- agradecé el tiempo compartido y seguí adelante.

Si me seguís hace tiempo sabés que no soy de tirar postas positivas porque sí, especialmente porque no me gusta negar la realidad. Pero a veces necesito reírme, tener esperanza, confiar y tener fe.

No tenés que sobrevivir a Mercurio retro: tu vida no se detiene.
Pero no le escribas al ex si no estás clara/o porque después te podés arrepentir. 😂