Publicado el

Mi energía es preciada

Es por este motivo que cuando vuelvo a Argentina elijo qué hacer en base a lo que me resuene, a las personas que realmente amo y quiero ver. Mi energía es preciada.

Hace años dejé de hacer un tour para juntarme o visitar a personas con las que no hablo, que ni me saludan para mi cumpleaños o con las que sencillamente ya no comparto nada.

Pierdo el interés ante vínculos que no se sostienen en el tiempo, porque a todas las relaciones hay que alimentarlas.

Las personas emocionalmente exigentes suelen tildar de fríos a los acuarianos, pero la verdad es que sabemos distinguir los vínculos reales de los demás, y nos desapegamos muy fácilmente de esos últimos.

Una relación que no es equilibrada, que es completamente vacía o completamente demandante, no nos interesa.

Podemos tener relaciones de toda la vida con esas personas con las que nos sentimos como en casa, con las que cada vez que nos vemos es como si el tiempo no hubiera pasado, y a esas las atesoramos con el alma.

Pero si el vínculo no es nutricio, no existe o del otro lado hay demandas para que demos amor como la persona quiere -implícitamente demostrando una no aceptación de quienes realmente somos- no nos interesa.

Estoy generalizando, y cada persona es un mundo, así que quienes tengan algo en Acuario podrán resonar o no, y quienes no tengan nada en ese signo, también.

No voy a ir a ver a personas que para mí ya son desconocidas. Que no estuvieron nunca o que quieren forzar el vínculo sólo cuando llego, porque si no estoy para ver en vivo al último modelo del celular o auto que se compraron, ni me recuerdan.

Puede sonar rencoroso pero es mi manera de poner límites, de no ser hipócrita, de cuidar mi energía y de valorarme.

Porque si para llegar a la armonía hay que atravesar el conflicto, ya no tengo ningún problema en declarar mi verdad.

Estamos llegando a la Luna llena en Piscis y a Mercurio retro en Libra.
Cuando no hay vuelta atrás, sólo se usa para tomar distancia, ganar perspectiva, y luego seguir adelante.

El Sol está en trino al Nodo Norte en Tauro y en sextil al Nodo Sur: dejar ir duele pero más duele dejarte pasar por encima. Tu valor y tu energía son lo más importante.