Publicado el

Mercurio ingresa a Piscis

Hay triple conjunción en el cielo: Neptuno, Venus y el Sol, todos en Piscis. Como Gachi y Pachi pero ellos son de Sagitario. Y Mercurio hoy ingresó a Piscis también.

El asunto con estos tránsitos -especialmente el de Mercurio- es que forzar la máquina de la lógica no funciona bajo energía pisciana. Estresa y tensiona.

Permitir la creatividad, la flexibilidad y la entrega -en un sentido no de hartazgo sino de confianza- ayuda a aflojar las resistencias. Todo lo que sea estimular el hemisferio derecho es un plus, así como permitirse el descanso extra.

Con el exceso de energía pisciana en el aire, he comprobado -no empíricamente- que es como estar embarazada: necesitamos descanso extra, mini siestas reparadoras, saber cuándo el cuerpo pide parar. Por supuesto, esto vendrá acompañado de la pregunta: ¿qué estás evitando? porque puede ser muy natural usar excusas para no encarar lo que nos toca.


Por otro lado, Marte desde Géminis se está acercando al Nodo Norte y por ende, oponiendo al Nodo Sur. Si Marte es nuestra voluntad de acción, energía diaria, probablemente le estemos dando demasiado machete a la cabeza y bajando poco al cuerpo. La cantidad de energía de aire y agua sólo se equilibra un poco con Plutón en Capricornio y Urano en Tauro. La Luna está en Aries respondiendo a ese Marte. ¿Qué me drena? ¿Qué me activa?

Recomendaciones: mover el culo. Bailar, hacer deporte, salir a la naturaleza, dejar la rosca mental y animarse a atravesar las emociones y a sentir lo que haya que sentir.

Lo negado crece y nos termina sometiendo, así que evaluemos bien qué clase de cosas estamos metiendo bajo la alfombra.

Piscis está simbolizado en dos peces nadando en direcciones contrarias: uno va hacia arriba, hacia lo etéreo y sublime. El otro nos pide ir hacia abajo, a nuestras propias profundidades. No es un signo para tomar a la ligera: en él se concentran los once signos previos ya evolucionados, atravesados por sus propias luces y sombras.

Cualquier actividad artística es bienvenida. Y chamánica ni les cuento.

Las espero en el limbo de los sueños. Porque ahí seguro nos encontramos todassss.