Publicado el

Mercurio cuadratura Saturno

Mercurio en Libra y Saturno en Capricornio están en cuadratura: sentimos la tensión en la mente, la presión se torna tristeza, angustia, decepción. Nos queremos revelar ante las limitaciones y bloqueos del mundo exterior cuando en realidad nos están diciendo que lo pensemos mejor, que nos pausemos, que tal vez todavía no es el momento.

Saturno nos dice que tenemos la chance de romperlo todo para volver a empezar: sí, Saturno también destruye, desestructura, nos guía a tener paciencia como un maestro que nos pone en penitencia si queremos salirnos con la nuestra. Pero no es un castigo, lo hace para que crezcamos, para que tengamos carácter y sepamos poner límites, para construir un deber ser que vaya acorde a lo que nosotros deseamos y no lo que nos dicta la sociedad.

Saturno está yéndose de Capricornio, son sus últimas órdenes de disciplina las que podemos aprovechar para delinear qué tipos de vínculos deseamos manifestar de ahora en más, con mayor consciencia y libertad.

Su tránsito en Acuario hasta marzo de 2023 aprovechará las bases de todo lo que este 2020 transformó para nosotros, en lo individual y en lo colectivo. Ya sabemos que normalidad no habrá nuevamente y que Acuario tiñe todo con un color revolucionario… pero Saturno es su antiguo regente así que habrá cosas que se resistirán a cambiar. Sin embargo, como ya sabemos, el cambio es la única constante, es lo único que permanece a través de Cronos, del tiempo.

La paciencia también permanece, y es una gran enseñanza de todo este año, ¿cierto? Bueno, ahora no podés salir corriendo de golpe porque te podés llevar puesta una pared. En lugar de frustrarte, aceptá que todo muta, que la impaciencia nace de la inseguridad y de las ansias de control. Permitite redescubrirte desde un lugar más disciplinado, coherente, donde sabés cuál es tu meta y hacés un poco de tarea cada día para concretarla.

La tristeza puede aparecer cuando nos sentimos pesimistas, y forzarnos para salir de ahí sólo aumenta la decepción. Aprovechar para estar en nuestra zona cómoda nos permite recalcular los pasos a dar con claridad. No siempre hay que salir de ahí: solamente cuando nos estanca.