Publicado el

Marte ingresa a Tauro

Marte ingresa el 6 de enero -día de la astróloga/o- a Tauro, pero ese alivio de “por fin, con todo lo que fue su tránsito y retrogradación en Aries…” es más bien una ilusión.

¿Por qué? Porque se va a ir cuadrando a Júpiter, Saturno, el Sol, Venus y Mercurio en Acuario. Bueno, con la Luna también, ya que estamos. Y además, se va a unir el 20 de este mes con Urano (y éste va a ser visible! Yo les avisé)

Marte detona todo lo que toca, es como la gota que rebalsa el vaso pero con fuego. El chispazo que hace encender el fósforo, que sacude las placas tectónicas para que el volcán entre en erupción.

En un signo como Tauro y bajo la conjunción que tendrá con Urano, sabemos que hay cosas que se van a estar sacudiendo. En lo personal y en lo social. Y puede no gustarnos tanto, sobretodo si eso desafía nuestros valores, nuestro sentido de seguridad…y nuestras libertades personales. Es el yo versus las limitaciones del gobierno, del sistema, de la política. Son mis ahorros y la economía mundial. Son las bases que siempre sostuve versus el planeta desestabilizándose para renacer…cambiando esas bases de siempre.

El mercado de las criptomonedas está siendo disparado más que nunca, porque ya no confiamos en los bancos y lo virtual va ganando confianza. Las reuniones y cursos presenciales se siguen adaptando haciéndose online. Estamos mutando la realidad. Seguimos bajo una pandemia que está cambiando todos los valores personales y culturales, que nos tiene en tensiones entre el “quiero hacer lo que se me canta sin barbijo” y el “respetá a los demás, no seas irresponsable”. Y esas son las tensiones de Marte: el impulso caprichoso y egoísta contra la manera de actuar que se nos pide como sociedad.

Habrá que atravesar las dualidades, las tensiones y las incoherencias para llegar al equilibrio. Explotar vamos a explotar, el tema es saber cómo canalizarlo creativamente para no lastimarnos a nosotros ni a los demás.

Estar en la naturaleza y apreciar el presente puede ser de gran ayuda para bajar unos cambios. Y disfrutar de los placeres de la vida, también.