Publicado el Deja un comentario

Marte ingresa a Aries

Marte está en el grado 29 de Piscis, en el umbral, a punto de saltar hacia Aries -una de sus casas- mañana. Se cuadra a los Nodos así que necesitamos liberar energía contenida.

Los seis meses que nos esperan con Marte en Aries, directo, retro y directo de nuevo, no vienen livianitos: va a estar tocando a la triple conjunción en Capricornio -Júpiter, Saturno y Plutón- y se va a seguir cuadrando a Plutón mientras los otros dos ingresan juntos a Acuario en diciembre. No, no es contenido sencillo de digerir porque vamos a estar más hartos que ahora, de lo que sea que se sientan hasta la coronilla.

Estas tensiones no son guerras pero sí representan la ira contenida de pueblos hartos de ser ovejas.

Desde que nacemos estamos sometidos a un sistema al que tenemos que responder bajo determinados arquetipos, se correspondan o no con nuestros arquetipos internos. Crecemos reprimiendo lo oscuro, lo que está mal, todo lo que nos critican lo aprendemos a auto criticar. “Niño, que eso no se dice, que eso no se hace, que eso no se toca.” Y ahí vamos, respondiendo como ellos quieren, bajando la cabeza.

Nos educan para ser obreros, si nos va mal en una materia escolar se nos castiga con una “mala nota” en lugar de cuestionar que tal vez ese niñe no se siente ni se sentirá a gusto con los números, porque ha nacido para ser artista. La educación no educa, nos mete en una caja mental y literal, profesional. Luego los padres se enojan si al terminar los estudios uno no quiere elegir obligatoriamente una carrera -para ser oveja que aporte al capital- o se quiere ir a recorrer el mundo para comprenderse a sí mismo, para encontrar y permitir que surjan los verdaderos arquetipos internos: el sabio, el artista, el sanador, etc.

La educación y el sistema social tienen que cambiar si queremos vivir en un mundo más justo. Ser conscientes de lo que nos molesta es un gran paso para poder ser, el día de mañana pero también ahora, parte del cambio. Votar con consciencia también es importante, para que no nos gobierne nadie que se preocupe por las empresas y se olvide de los humanos.

Vamos a cambiar realmente cuando votemos pensando en todos y no en el propio culo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.