Publicado el

Luna llena en Aries

Júpiter está directo en Acuario y Mercurio en Libra. Ambos son regentes del axis de comunicación Géminis-Sagitario, que también es un eje vincular. Y en este momento y hasta el 18 de enero de 2022, son los regentes del axis nodal en tránsito.

Hemos visto recientemente el foco que ponemos en los chusmeríos de famosos, que en un nivel entretienen y en otro, niegan la propia realidad. Porque siempre es más fácil y divertido estar mirando la paja en el ojo ajeno.

Géminis en desequilibrio juega con el chisme, en la superficie. Pero está comandado por el planeta que sabe ir hacia el Olimpo, comunicarse con la humanidad y también llevarlos a la profundidad del inconsciente. Mercurio es mensajero, es alado, es psicopompo. Poniéndose directo y previo a la Luna llena en Aries, opuesta a la energía Libra que está recorriendo, nos muestra el peligro que conlleva la poca sinceridad y la poca claridad al expresarnos en vínculos. Sí, podemos también analizar el foco que se le puso a la cuestión, y los rótulos que se le imponen a una mujer que disfruta de su sexualidad. No somos nadie para juzgar los códigos bajo los que una mujer viva sus vínculos, pero, qué loco, nadie osa juzgar los códigos -o la falta de- del hombre envuelto. Sí, aún vivimos bajo las normas del patriarcado.

La Luna llena siempre incrementa las energías latentes del inconsciente, el fuego en el cielo se enciende el triple cuando la Luna está oponiéndose al Sol, y más si lo hace también hacia Marte y todos se tensionan con Plutón: vemos con claridad los juegos de poder, de manipulación y de suciedad en las manos de los demás, mientras lavamos la tierra de las nuestras. Géminis y Virgo saben juzgar para jugar a la inocencia. Pero aunque Mercurio pueda mentir, retrograda y deja salir toda la verdad.

Y Júpiter, que en su retrogradación limpia para hacer espacio, nos pregunta cuán listos estamos para convertirnos en una sociedad más comunitaria y menos dogmática, menos soberbia, cuántas ganas de actuar por lo que nos mueve tenemos.

Esto no termina acá, porque hay mucha más basura bajo la alfombra y ya llega el Sol a Escorpio el 23.

El tema es si me hago cargo de limpiar o si me entretengo con la suciedad de los demás.