Publicado el

Intenciones de Luna nueva

Cuando comencé a aprender astrología, mis listas de intenciones de Luna Nueva eran collages llenos de imágenes, frases, claves. Una de las primeras que hice intencionaba mudarme de país, conocer Uruguay, animarme a hacer cosas sola. Yo, que siempre había saltado de relación en relación, necesitaba y quería hacer cosas sola.
Me mandé y lo hice. Intencioné y trabajé por eso.

En otras intencionaba el tipo de relación que quería, conmigo y con un otro. Lo que deseaba del vínculo y cómo deseaba habitarme. Poco a poco, mientras me seguía descubriendo a mí misma, iba intencionando sobre el tipo de trabajo que quería. Uno de los últimos era un consultorio astral, de registros akáshicos y terapia floral. Si bien ya no trabajo con registros -al menos en este momento- todo lo demás, de todas mis listas de intenciones, se ha convertido en realidad.
Sé que agarré calabazas y las convertí en carrozas, y sé que tuve miedo, terror, inseguridad, miles de veces en ese camino. Sé que de las cosas que intencionaba con duda, nada se iba a cumplir. Porque eran relleno, no importaban tanto, no eran parte de mi proceso evolutivo.

Ya no intenciono como antes, tengo sólo una o tal vez dos intenciones de las que hablar con el Universo, el resto aprendí a crearlo y a fluir. No pido que algo “venga” porque aprendí cómo manifestarlo.
Hace tiempo me siento en un umbral. Escorpio ascendiendo, otra vez me pide profundidad, reconocer y liberar emociones. Siento que mis intenciones son todas hacia adentro, hace años. Integrar mi sombra, abrazarme completa, superar miedos y atravesar las iniciaciones que la vida me pida. Revelar mi real ser. Mi objetivo es saber cuándo dejar que mi ego mande y cuándo fluir con mi Alma, saber equilibrar la vida humana con el espíritu que soy.
Deseo soltar los apegos a toda forma, poder vaciarme, arrancar mis etiquetas y dejar sólo la de mi verdadero nombre. Mi nombre “terrenal” me cansó, agotó. Está ahí, pero ni siquiera me siento María Alejandra. Una cáscara se rajó. Hola eclipses sobre mi conjunción Luna-Neptuno natal en casa II.

Las intenciones ya me mostraron que puedo hacia afuera.
Ahora me están mostrando que puedo también hacia adentro.