Publicado el

Fracasé

Fracasé.

Fracasé en emprendimientos en los que invertí y no funcionaron, porque los hacía por dinero y no por amor.

Fracasé en un montón de relaciones, de todas aprendí algo, especialmente a no perderme en el otro y a abrir los ojos a que la violencia tiene muchas formas de expresarse.

Me rompieron el corazón muchas veces, y aún así, no lo guardé ni lo escondí.

Fracasé buscando mi norte allá afuera, hasta que descubrí que mi brújula es interna.

Fracasé en trabajos adonde entré con expectativas y lo dí todo por tareas que detestaba, quedándome sin energía ni valoración al final del día.

Fracasé queriendo que algo funcionara y no lo hizo.

Fracasé poniendo expectativas.

Fracasé persiguiendo cosas y metas, porque fracasé iniciando.

Fracasé como profesora de inglés y de portugués, como artesana, como fotógrafa, como diseñadora gráfica.

No niego que todo eso me dió de comer, pero aún así, fracasé.

También fracasé esperando demasiado de mí.

Fracasé suponiendo cosas sobre los demás.

Fracasé cuando esperaba sostener algo por mucho tiempo y me dejó de excitar poco después de iniciarlo.

Fracasé haciendo promesas.

También fracasé poniendo límites, diciendo que no y haciendo cosas porque creía que los demás las esperaban de mí.

Incluso, fracasé cuando me comprometí con cosas que no me motivaban o me obligué a sostener vínculos que eran nocivos para mí.

Fracasé intentando algunos deportes, aprendiendo a tocar instrumentos musicales, o alimentándome de una forma que hoy sé que no era para mí.

Te puedo hacer una lista de mil cosas más, grandes y pequeñas, sobre las que fracasé, y explicar con lujo de detalles todo lo que aprendí de cada error, de cada vez que me equivoqué, de todas las veces en las que me frustré.

Y por eso no le temo al error o al fracaso, porque no existe una regla que defina que algo es un éxito o no, no existe el fracaso real cuando en la vida todo es probar, intentarlo, y si no funciona, al menos ya sabés que no lo hace y no te quedás con la duda para siempre.

¿Te animás a probar o te domina demasiado el miedo a equivocarte?