Publicado el

Dejar el pasado atrás

El pasado y el futuro son ilusiones.
No están acá, en tu presente continuo, donde vos sí estás.
Cuando estás pensando en tiempo lineal de pasado-futuro, solamente aumentás tu nostalgia o tu ansiedad. Ninguna de las dos cosas te trae calma.

La Luna Llena en Cáncer insiste con algo muy importante: no podemos vivir trayendo el pasado al presente todo el tiempo, justificándonos con él, echando culpas de lo que pasó y de lo que no pasó, etc. No podemos vivir en paz y en libertad de elección si seguimos eligiendo que el pasado sea un lugar donde queremos vivir, o que no nos permitimos liberar y olvidar.

No es sano, no nos trae equilibrio y mucho menos coherencia.

Acuario es un signo que marca sus metas a futuro, pero no puede manifestarlas con la cabeza allá: tiene que estar presente aquí y ahora. La Gran Mutación parece buscar un mejor futuro personal y colectivo creándolo desde este instante. No hay otra receta.

Cáncer, el signo de la actual Luna llena que cierra un ciclo tremendamente emocional y sacudido, es el signo del pasado del que provenimos y de cómo aún sostenemos emociones, hilos energéticos que nos atan a él, incluso cuando sabemos que nos hacen mal. El pasado es un lugar muy engañoso, la memoria lo es.

Pero no somos nuestra memoria, ni nuestro pasado, y no podremos crear un futuro sano, coherente y equilibrado si seguimos repitiendo patrones, creencias y recuerdos como en loop en nuestra mente.

El pasado, si lo dejamos, nos puede dominar desde su nostalgia, desde el “todo tiempo pasado fue mejor”.
El futuro, si lo dejamos, nos llena de ansiedad, ataques de pánico y más.

Es momento de estar presentes en el presente, agradeciendo todo lo que es nuestra vida y lo que queremos crear desde aquí.

¿De qué querés huir cuando el pasado o el futuro parecen controlar tu mente?

Cerrá los ojos, respirá profundo y agradecé tu presente. Sea el que sea, siempre tenemos la chance de hacerlo crecer.

Venus mañana termina de caer en el Nodo Sur.
Dejemos ir eso que no nos haría crecer porque, “los que mandan” nos quieren atados a ilusiones en lugar de creciendo en nuestro lugar en el mundo.

Y tu lugar en el mundo es ahí donde estás ahora mismo.