Publicado el

Conjunción Sol-Saturno en Acuario

Recién iniciado el 24 de enero a las 00:01 hs (hora Uruguay/Chile/Argentina) el Sol se une a Saturno en Acuario después de 30 años.

La última vez que se encontraron en ese signo fue el 29 de enero de 1992 y es probable que no recuerdes bien qué pasaba en tu vida en ese momento o tal vez ni habías nacido…

Esta vez lo hacen en el grado 4°20′ de Acuario.

La conjunción

Cuando ambos se encuentren perfeccionando su conjunción, el cielo también tendrá activa todavía la cuadratura Júpiter-Urano, también estará por perfeccionarse la cuadratura Marte-Júpiter, el sextil Venus-Neptuno y el Sol ya estará creando a su vez un sextil con Quirón… pfff, me parece un montón.

Los signos fijos son los más sacudidos en todo el 2021, pero ahora mismo Tauro y Acuario son estrellas, y podemos sumar al cardinal Aries por su tránsito de Quirón.

Esto significa que tanto Tauro, Leo, Escorpio y Acuario sentirán las movidas de Júpiter, Saturno y Urano mucho más intensamente que el resto de los signos. Pero también podemos incluir a los signos de aire (Géminis y Libra) que sentirán el tránsito de Júpiter y Saturno por Acuario de manera mucho más gentil, por decirlo de alguna forma.

Saturno nos despierta a la consciencia, en su unión con el Sol, la necesidad de análisis, de reflexión y hasta de prudencia. Son dos principios de autoridad uniéndose y, dependiendo cómo estemos en estos temas de responsabilidad y trabajo personal, podremos sentirnos frustradas y pesimistas o enfocadas en seguir adelante con nuestras metas.

Pero al ver el mapa completo, vemos que podemos estar queriendo más relax cuando la vida nos pone por delante asunto tras asunto para resolver, e incluso trayéndonos nuevas oportunidades que no podemos dejar pasar porque implican crecimiento. ¿El pero? Al ego le duele no salirse con la suya, se frustra y puede ponerse algo…explosivo e impaciente.

Trucos no hay, pero sabemos ya con certeza que la meditación, el yoga y mimarnos con terapias o con un poquito de “tiempo fuera” haciendo lo que nos gusta (o simplemente descansando), resulta gran medicina.