Publicado el

Cambios y transformaciones

Todo en la vida es un proceso constante, ciclos dentro de ciclos que se abren y se cierran sin parar. El #cambio es la única constante y olvidamos la inmensa sanación que encierra, porque a nuestra mente -acostumbrada a tener el control- no le gusta nada que no conozca, nada que no venga del pasado.

Lo único realmente útil del pasado son las experiencias que nos llevaron a aprender, a crecer, a evolucionar.

Sabemos que para abrir puertas siempre habrá otras que cerrar, que despedir, que duelar, pero a veces intentamos abrir una con una mano y sostener la otra, la vieja y poco funcional, con la otra. “Por las dudas”, “Porque mirá si…”.

No sabemos lanzarnos al cambio y a la #transformación porque todo el tiempo tememos a lo desconocido, a perder el control, a no poder prever qué es lo que sucederá, cuál es nuestro siguiente paso.

Y así la vida pierde la #magia, seguimos sin confiar, y nos sigue devorando el paso del tiempo porque tememos tomar las riendas para atravesarlo con coraje.

La edad, ese paso del tiempo, también es un pasaje, un ciclo, una #iniciación constante. Tu cumpleaños es una iniciación, comenzar una nueva relación, un nuevo trabajo, salir a la vida adulta o pasar a la tercera edad, casarte, convivir por primera vez, ser madre o padre. La vida abunda de iniciaciones que no son más que transformaciones de estado, cambios en nuestra consciencia para despertar a nuestra realidad, no a la que nos venden siempre.

La medicina de la transformación sólo sucede cuando nos rendimos. La del cambio, cuando lo dejamos ser, suceder, manifestarse en nuestra existencia.

Sanar no es lineal, pero una vez que nos atrevemos a entregarnos, nos damos cuenta que era mucho más sencillo de lo que nuestra mente imaginaba. Es dejar ir el pasado.

Porque, no, la mente nunca tiene la razón. No es tu enemiga, es que no sabe -de verdad no sabe- ayudarte a tomar decisiones. Para eso está tu cuerpo. La mente se puede dedicar a muchísimas otras cosas.

En 2023 si querés te acompaño a escuchar a tus células, mientras conocés tu mejor manera de vivir en este mundo disfrutando del cambio, en lugar de seguir resistiéndolo.

Que este nuevo año esté lleno de vientos de cambio.