Publicado el

Desde que comencé a menstruar, siempre viví la llegada de la menstruación con mucho dolor. Al principio era porque tenía ovarios poliquísticos, que en la adultez se fueron gracias a la toma de anticonceptivos orales.

Pero en 2012 comencé a tener migrañas horribles. En mi cerebro estaba todo bien, pero el neurólogo me dijo que probara dejando de tomar anticonceptivos. Y así fue. Dejé de tomar (ya me daban náuseas) y nunca más volví a tener migrañas.

Para la astrología maya, mi kin tiene el sello de la Serpiente. Y la serpiente es uno de los niveles de consciencia de Escorpio, mi ascendente. Como si fuera poco, mi Nodo Norte natal se encuentra en la casa ocho. Toda esa energía me dice lo mismo de diferentes maneras: que escuche a mi cuerpo, al envase de mi Alma. Que escuche latir mi sangre, rugir mis vísceras, hablar a mis órganos. Que ser espiritual es también estar bien anclado en la Tierra.
Cada piedra en el camino de mi salud me llevó una y otra vez a re observar mi cuerpo físico y lo que ingería.

Desde ese 2012 empecé el viaje de aprender a alimentarme en base a qué me nutre y qué me intoxica. Y es mi mantra, lo uso para todo en mi vida y lo repito en las sesiones. Aprender a discernir eso me es clave.
Pero este año mi dolor menstrual creció y cada vez que me despierto, me duele la espalda. Agradezco a mi constante atención para con mi cuerpo haber investigado junto a mi nutricionista sobre la causa: una inflamación intestinal.

Los intestinos contienen uno de nuestros cerebros y lo manejan todo, al nivel que si se inflaman, “empujan” órganos y nervios que generan otros malestares. La causa principal de muchas enfermedades y dolencias, se halla en el mal estado de nuestros intestinos.

Como dice @dralejandrojunger “Para que la desintoxicación sea profunda y completa, es preciso contar con un nivel básico de salud intestinal”.

Dolores de cabeza, de útero, de espalda, intolerancias alimenticias, hasta cardiopatías, alergias y depresión, por citar solo algunos ejemplos, tienen su raíz allí, en nuestro segundo cerebro.
Y esta información me parecía necesaria comunicarla.

Libro recomendado de @vientolibreria : El método Clean para el intestino, de A. Junger.