Publicado el

3 de agosto: Luna llena en Acuario.

A las 12:58 hs -hora Uruguay/Argentina- en el grado 11°45′ de Acuario, se perfecciona la Luna llena del mes de agosto.

Aspectos técnicos

La Luna y el Sol estarán en cuadratura a Urano en Tauro, uno de los regentes del evento. Marte estará en cuadratura a Júpiter retro en Capricornio. Quirón retro en Aries estará en sextil a la Luna y en trino al Sol, y Saturno, el otro regente lunar, estará en inconjunción a Venus + Nodo Norte en Géminis, y opuesto a Mercurio en Cáncer.

La tensión se siente. Hay mucho deseo de liberación, ganas de llorar, de explotar. Pero puede haber demasiado ego-capricho en juego.

El cambio es necesario y liberarse de pesos muertos, también. Marte hace explotar creencias que sostuvimos por demasiado tiempo, personal y colectivamente. De hecho, con cada Luna llena, el inconsciente colectivo se despliega al consciente para que veamos, aceptemos y liberemos la parte que nos toca.

Quirón nos muestra lo que nos duele, lo que también precisamos validar para sentirnos cómodos en nuestra propia piel, y que se vinculan a nuestra familia, a lo ancestral, al pasado.

Sobre la Luna llena en el signo de la libertad.

Las normas de la sociedad pueden habernos influenciado a respetarlas o a crear nuevas reglas internas que luego de un tiempo nos cuesta derribar: las hemos convertido en nuestra verdad, mientras aquello que no nos gustaba quedó enterrado en lo profundo de nuestro inconsciente.

Cada Luna llena echa luz sobre ese inconsciente, sobre lo oculto, secreto, negado, reprimido. Es ahora que miramos con claridad nuestras nociones de libertad, desapego, para romper con lo establecido inconscientemente y ser libre de limitaciones.

Acuario te muestra qué es aquello que siempre creíste sobre la libertad, sobre el cambio, sobre ser realmente quien viniste a ser en este mundo, bancándote salir del molde de un montón de preconceptos y normas preestablecidas. Te lleva a romper cadenas que te sostienen atada a una posición fija y de temor al cambio, en lugar de verlo como una gran oportunidad de crecimiento.

Entonces…

¿Qué es para vos ser libre? ¿Qué representa la libertad?
¿Estás lista para abrazar el cambio? ¿Para despertar tu consciencia aunque pueda doler?

El 24 de enero de este año, tuvimos la Luna nueva en Acuario, que abrió el ciclo de seis meses que, con esta Luna llena, cerramos ahora.

Se nos están mostrando cierres y respuestas sobre asuntos relacionados a:

-Despertar tu conciencia
-Permitirte el cambio
-Romper patrones y creencias limitantes
-Animarte a reconocerte creativa
-Compartir lo que amás con el mundo
-Probar nuevas terapias de sanación 
-Comprometerte con tus procesos internos
-¡Aprender astrología! ¿Por qué no?
-Mostrar lo que te hace especial como marca distintiva
-Cambiar de actitud en cuanto a apegos e ideas estancadas
-Acercarte a nuevas herramientas de tecnología de conciencia
-Crear y gestar las ideas que te lleven a reconocer y compartir tu talento
-Dejar de ponerte trabas en el camino porque le temés al cambio
-Sacudir las ideas románticas e idealizaciones de tu cabeza: la realidad puede ser mucho más apasionante y fogosa
-Ver la verdad de las situaciones y personas con las que sentís tensiones: son tu reflejo
-Dejar de querer tener la razón para poder experimentar otras perspectivas
-Abrirte a recibir el cambio en la zona Acuario de tu carta natal

Axis Leo-Acuario

El Sol en Leo (identidad, esencia, Yo) se opone a la Luna en Acuario (colectivo, metas, futuro) y la ilumina de frente. Cada Luna llena es un espejo de nuestra conciencia, nos hace ver lo guardado en el cajón del inconsciente.

El axis Leo-Acuario nos muestra la dualidad del yo y los otros, de cómo conozco mis dones y los uso para el mundo. Leo sería el ego y Acuario su transfiguración. Pero ni uno es malo ni el otro es el bueno: son opuestos-complementarios. No seríamos nada si tenemos dones pero no hay personas a quienes ofrecerles lo que hacemos con ellos, ni podríamos vivir en la Tierra sin una identidad. Así que la tarea es la coherencia, el equilibrio entre el yo y el mundo.

La confusión se da cuando creemos que somos todo eso que etiquetamos, cuando negamos lo que no nos gusta de nosotros -y hasta de los otros- y cuando decimos no ser nuestro ego: nos damos al colectivo en una aparente muestra de desapego (Acuario), cuando en realidad estamos queriendo ser notados (Leo). Y eso está bien, ¡por supuesto! Pasa que generalmente creemos que darnos importancia está mal, que es egocéntrico, que hay que darlo todo por la causa. Pero si yo no estoy bien, lo que haga tampoco lo estará. Sencillamente porque en el proceso me olvidé de mí, de nutrirme, de valorarme y validar mi bienestar primero.
Eso no es egoísmo: es amor propio.

Cuando decidimos ir hacia adelante en pos de una meta colectiva, ni puedo querer ser el centro ni el centro deberían ser los otros: necesitamos un equilibrio. Y la creencia limitante es creer que hay que darlo todo por la causa convirtiéndose en un mártir de la era pisciana, ¡para ser admirado como un leonino!

Ser coherentes con nosotros mismos es realmente un trabajo de toda la vida.

¡Feliz Luna llena!