Publicado el

El tiempo es cíclico, no lineal.

Estamos rodeados de influencias cristianas en nuestro calendario gregoriano, que comenzó a suplantar al calendario juliano a partir del año 1582.

Éste último, el calendario juliano, era un calendario solar, predominante en #Roma. Comenzaba en marzo y terminaba en febrero. ¿No les pasa que aún todavía sienten que el año de verdad inicia en marzo?

Los meses se nombraban de la siguiente manera:

1. Martius: mes de Marte, dios de la guerra
2. Aprilis: mes de apertura de flores (es primavera en el h. norte)
3. Maius: mes de Maia, diosa de la abundancia
4. Junius: mes de Juno, diosa del hogar
5. Quintilis: mes quinto
6. Sextilis: mes sexto
7. September: mes séptimo
8. October: mes octavo
9. November: mes noveno
10. December: mes décimo
11. Januarius: mes de Jano, dios de los portales
12. Februarius: mes de las hogueras purificatorias (Februa)

Este calendario tenía grandes errores de desfasaje de tiempo. Con la influencia cristiana, modificaron el calendario para ajustar estos desfasajes, y como esta modificación fue promovida por un papa, lo hicieron de acuerdo a la fecha en la que debería celebrarse Pascua. En síntesis: nuestro calendario actual fue autorizado por un Papa, reconociendo así la autoridad y vigencia mundial del cristianismo. Claro que muchos países no lo adoptaron de inmediato…

El calendario juliano se basaba en las estaciones. ¿Y si retomamos la validez de la naturaleza para guiarnos y usamos el calendario “usual” para lo que nos pida agenda? Podemos convivir con los dos…

Siento que es necesario que abramos los ojos a la manipulación inconsciente que sostiene la iglesia cristiana por sobre algo tan gigante como EL TIEMPO. Es algo mundial y la iglesia es un ente que ha pretendido, a lo largo de la historia, obtener el control mundial de la fe, de lo que debemos creer, practicar, ejercer. La inquisición, las cruzadas, la colonización de América… son algunas muestras de esto.

El 15 de este mes comienza la nueva temporada de eclipses. Y nuestras creencias se van a sacudir fuerte.