Publicado el Deja un comentario

Mercurio retrógrado en Cáncer.

Jueves 18 de junio. Es un día húmedo y lluvioso. Mercurio comienza a retrogradar en el grado 14°45′ de Cáncer y retrocederá hasta el grado 5°32′ del signo, cuando despierte el día 12 de julio. Estará en sombra hasta el 27 de ese mes. Ya sabemos que en este período no son recomendables las compras de aparatos electrónicos, ni de transporte, ni nada relacionado a la tecnología.

Mercurio retro no es el culpable de tu mala suerte.

Es muy agotador repetir que ningún planeta es malo, que los eclipses no son negativos, que una retrogradación no significa que te vayan a abandonar. Es difícil porque estamos muy aferrados a nuestro ego, a nuestras posesiones e incluso a nuestros vínculos, y ese apego genera el miedo a la pérdida. Entonces, directamente, alguna pérdida significará algo negativo para nosotros. Eso es porque pensamos únicamente con nuestro cerebro primitivo, responsable de nuestra supervivencia.

Creemos que no podremos vivir si algo nos falta, porque nos falta ir hacia adentro, abandonar la idea de que nuestro bienestar proviene de lo externo. Claro que hay quienes atraviesan experiencias muy difíciles para el ego humano, sin embargo, sin tratar de seguir apoyando la dualidad, el Alma sabe lo que el Ser precisa para crecer y evolucionar, ya lo eligió de antemano antes de encarnar. Pasa que el ego sólo lo olvida, sino nos volveríamos locos.

Cuando un planeta retrograda, lleva sus funciones hacia adentro, las quiere internalizar, nos pide hacer el proceso. Evitar el hacer y recordar cómo ser.

Retrogradando en Cáncer, ¿qué significa?

Al signo de Cáncer me gusta compararlo con un arroyo, un cauce de agua accesible, amigable, que parece tranquilo pero es engañoso también. Es el inconsciente familiar, lo más oculto de nosotros, la mayor parte de nuestra sombra. No es sencillamente «hogar, estabilidad y familia», sino las normas e interacciones vinculares dentro de un núcleo familiar, y como se vincula a lo ancestral, también habla de nuestro árbol genealógico, sobretodo de la línea materna.

Cáncer está regido por la Luna, y ésta luminaria representa a nuestra memoria y a nuestro cuerpo emocional. Mercurio retrogradando este signo nos puede poner nostálgicos, pensando que todo tiempo pasado fue mejor (no sería loco que te aparezcan personas del pasado en sueños, pensamientos random, o que aparezcan literalmente) o nos sentimos temerosos de acuerdo a lo que fue. Si algo me hirió en el pasado y no integré la emoción al respecto (la reconocí, la sentí y la dejé ir sin vincularla al suceso) voy a creer que las heridas del pasado se repiten o me siguen hiriendo.

Nos hace revisar todos aquellos condicionamientos que traemos de nuestro hogar, infancia y familia, porque algo necesita revisarse, ser cuestionado. Cáncer es la energía del lugar donde la mayoría estuvimos y seguimos haciendo cuarentena, obligada o elegida. Entonces, habla del lugar que más cómodo es para mí, además de mis raíces. De ese lugar donde vengo pero también del que creo cuando aprendo a habitarme.

¿Me habito a mí misma/o? ¿Conozco lo que me nutre y lo que me intoxica? ¿Soy mi propio hogar? ¿Respeto las condiciones de mi clan aunque ya no sirvan para mi evolución? ¿Reconozco mi parte oscura, lo que menos me gusta que vean de mí?

La «nueva normalidad»

Está claro: no habrá nunca un «volver a la normalidad», sino más bien tenemos que ir adaptándonos a la «nueva» manera de vivir. El tema es que no todos aceptan y reconocen que la cosa cambió y que no podemos seguir negando la realidad. Una realidad que termina siendo más loca que cualquier ficción, si hilamos fino.

Lo que pretendemos como normal es parte de extrañar nuestra antigua vida, creo que podríamos llamarla así, donde vivíamos de manera más inconsciente, automática, llena de excusas. De repente ya no podemos ir al super a pasear, hay que ser rápido y concreto (a mí me suena a un mundo ideal, disculpen los paseadores de supermercados), la vida al exterior sin barbijo por ahora ni se cuestiona, los viajes se están replanteando con nuevas normas de seguridad y con los eclipses de nodo sur en Sagitario, sin duda habrá nuevas advertencias que frenarán la manera antigua de hacer turismo, al menos la más explotadora.

Estar en casa ha hecho que nos ocupáramos más de nuestra nutrición, del hogar que habitamos, de la comodidad que necesitamos para trabajar allí, y, sobretodo, nos ha despertado la chispita interna de «¿Y qué pasa si dejo mi trabajo y me lanzo a hacer lo que amo?». Es un momento para ir reconociendo qué nos apasiona, cuál es nuestra medicina y cómo es la mejor manera de dársela al mundo. En general «desde casa», parece ser una de las opciones más interesantes. Pero no olvidemos que eso conlleva aprender a crear nuevas rutinas y equilibrar nuestros momentos.

Todo cambió y seguirá cambiando.

¿Me quedo o me voy?

Entre la triple conjunción de este 2020 con Júpiter, Saturno y Plutón, la próxima conjunción Júpiter-Saturno en diciembre, el cambio de axis nodal, nuevos eclipses, retrogradaciones… Mercurio viene a decirnos que miremos hacia adentro, una vez más, para ver cuántas cosas sostenemos en nuestra vida personal e íntima que son sólo costumbres y nos mantienen en un lugar tan confortable como estancado.

¿Me quedo con mis viejos o me mudo sola/o? ¿Sigo en pareja o me separo? ¿Sostengo el trabajo o me animo a ser freelance? ¿Sigo en esta carrera o me reinicio en algo que me apasione más? ¿Dónde está «casa» para mí?

Saber cuál decisión tomar será más claro luego de que Mercurio se una al Sol el 30 de junio. Mientras tanto, la clave principal es escuchar, sentarse con y respetar a nuestras emociones. Reprimirlas o ignorarlas sólo las hará manifestarse con más fuerza. Lo principal es sentarnos con ellas y preguntarles qué nos quieren enseñar, porqué están acá, cómo podemos liberarlas, etc. Escribir y realizar algo artístico puede ser un proceso bastante liberador en general, igual que vocalizar, cantar, mover el cuerpo bailando y haciendo ejercicio, yoga, tai chi, etc.

¿Cuándo termina esta confusión?

Debajo les dejo una imagen con las fechas de sombra y retrogradación de Mercurio en este signo. En lo posible, lanzamientos, compras electrónicas, tecnológica, digitales y relacionadas al transporte, si les es posible, háganlas luego de que termine la sombra post retrógrada.

Y recuerden que Mercurio no tiene la culpa, la Ley del Mentalismo es la respuesta: como piensas, crees, como crees vibras y como vibras, atraes. 🙂

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *