Publicado el Deja un comentario

Luna nueva en Virgo

El jueves 17 a las 8 am se perfecciona la Luna nueva en Virgo, en el grado 25° del signo.

¿Cuántas veces chequeás las cosas por inseguridad?
¿Cuánto tiempo demorás más las cosas para hacerlas perfectas?
¿Creés que cada dolor es una enfermedad desarrollándose? ¿Te permitís sentir y liberar tus emociones?
¿Acaso te autodenominás ansiosa pero lo que realmente pasa es que querés controlarlo todo y no tenés paciencia para nada?
¿Solés faltarle el respeto a los demás por alguno de estos motivos? Presionarlos, obligarlos a encajar en tus moldes, exigirles cosas…
¿Tu inseguridad altera el equilibrio en tus vínculos?

Podemos usar miles de máscaras, pero la inseguridad siempre se revela. Lo mismo sucede con la impaciencia. Podrías jurar que nadie lo nota, pero sí. Salen en nuestras palabras, en nuestro lenguaje no verbal, hasta en las cosas que compartimos en redes sociales.

La culpa, no saber recibir, la necesidad de sentirte útil… te puedo enumerar muchísimos asuntos que tarde o temprano pueden afectar tu salud mental.

La impaciencia o el miedo al futuro y la consecuente obsesión por controlarlo todo, pueden fácilmente convertirse en ansiedad.

La ansiedad es un trastorno serio y tanto como la depresión y los ataques de pánico, banalizarla es reducirla a un simple estrés o a un «es que no sé esperar» que de fondo tiene bases de miedo e inseguridad: miedo al rechazo, al dolor, al abandono.

La salud mental no es un juego y además de alterar tu propia vida, también altera la de tu entorno. Justificarte en comportamientos «porque tengo la Luna en Virgo» -por citarte el ejemplo de referencia-, o porque tengo al Sol en cuadratura a Quirón, etc, solamente te estanca en un círculo vicioso de victimismo.

En esta Luna nueva podés intencionar liberarte de todos los condicionamientos que quieras, pero tenés que quererlo de verdad, con coherencia en todo tu ser. Pasa que querer algo que nos libere de nuestros comportamientos más nocivos, suele sacarnos del confort, de las excusas, de mi lugar de víctima de los demás, del universo.

Se llama tomar responsabilidad. Y sana tanto como purifica.

Intencionemos juntas salud, sanación y purificación de todo tipo, para el mundo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *