Publicado el

Luna nueva en Escorpio: inicia la temporada de eclipses.

A las 2:07 de la madrugada se perfecciona la Luna nueva en el grado 23°17′ de Escorpio, iniciando así la última temporada de eclipses del año.

¿Qué es una temporada de eclipses?

Es el período en que tenemos eclipses en el cielo. Normalmente tenemos eclipses cada seis meses, es decir, dos temporadas de eclipses por año, pero como este año los Nodos del Karma cambiaron de signos, tuvimos un eclipse en enero y ahora tendremos otros dos, así que hubo tres temporadas en total, sumando 6 eclipses anuales.

Las temporadas de eclipses se abren en la Luna nueva anterior al primer eclipse y se cierran con la Luna nueva o llena siguiente al último eclipse de la serie (dependiendo del tipo de eclipse). Esta temporada inicia el 15/11 y finaliza entre el 30/12 con la Luna llena en Cáncer y el 2/1/2121, aproximadamente.

Los eclipses.

Los eclipses son eventos astrológicos que se dan en puntos matemáticos llamados Nodos Lunares o Nodos del Karma y no son solamente astrológicos, sino que existen para la astronomía también. Estos puntos donde suceden los eventos, son muy importantes en astrología: hablan sobre nuestra vida pasada y lo que dejamos sin aprender -que debemos aprender en esta- y sobretodo de nuestra misión.

Para la metafísica y algunas religiones, todos los seres humanos nacemos con un propósito, que al cumplirse, no sólo eleva nuestra vibración y nuestra alma, sino que ayuda a mejorar el mundo, el universo. Parece que fuéramos super pequeños dentro del universo, pero cada uno tiene una importancia enorme y vital para el desarrollo de su propia consciencia y la de los demás.
La misión usualmente implica ayudar a los demás, y esto puede ser desde nuestro conocimiento como desde nuestras acciones, un trabajo, un voluntariado, un proyecto que ayuda a muchos a evolucionar, etc. Y ése es el punto: nuestra misión la aceptamos porque manifestarla implicará una gran evolución álmica.

Los eclipses, entonces, son como esa pinza que dobla alambres torcidos: nos enderezan en el camino de desarrollar nuestra misión, nos alejan de situaciones y personas que nos estancan y provocan muchos cambios de dirección, como si nos forzaran a encauzarnos en nuestra misión.

La energía de la carta natal es un juego de adentro-afuera, es psíquica, psicólogica, es destino también, y requiere que nos esforcemos, que hagamos nuestra parte. Sin embargo, los eclipses traen los cambios directamente frente a nuestras narices, quieras o no, te muevas o no. Por supuesto siempre nos conviene estar alineadas con nuestro propósito y nuestros deseos, para que el cambio no sea tan drástico o dramático. Lo vivirás con mucha más naturalidad y fluidez si sabés de qué se tratan, qué traen «entre manos» para vos. Comprender los códigos de cada eclipse y aplicarlos en la propia carta es una gran guía.

Cada eclipse tiene mucho poder, se podría decir que triplicado: los eclipses de Luna son como tres Lunas llenas (finales, energía femenina que se eclipsa) y los de Sol, como tres Lunas nuevas (inicios, energía masculina que se eclipsa).

Apuntes más importantes sobre las temporadas de eclipses en general:

-Los eclipses nos impulsan a desarrollar nuestro propósito. Estos eventos se conectan y nos van haciendo ver las cosas que debemos eliminar en nuestra vida y hacia donde debemos enfocarnos.
Si no hacemos el trabajo de tomar acción -por miedo, comodidad, etc- los eclipses lo harán por nosotras. Acá no vale el libre albedrío: nuestra alma nació con un propósito de evolución y hacia él nos dirigimos.

-Cuanto más nos negamos al cambio, más nos resistimos a desprendernos, más nos duelen los movimientos que nos obligan a hacer los eclipses. Son tirones para aprender del desapego. Lo principal es no resistir el cambio, porque cuanto más resistamos, más va a doler. Los eclipses son escorpiónicos.

-En estos períodos nos encontramos con personas predestinadas, las situaciones se sienten conectadas, mágicas, como si todo estuviera perfectamente calculado en el Universo. Hay vínculos de Almas que nacen o renacen para apoyarnos mutuamente en nuestros propósitos evolutivos.

-Todo lo que sucede en temporada de eclipses, tiene durabilidad, es algo que va a existir por largo plazo o que nos hará crecer muchísimo.

-Lo mejor para transitar los eclipses es no aferrarse a nada externo, sólo a la claridad de que siempre nos tenemos a nosotras mismas. No hay que ser catastrófica, porque todo, absolutamente todo lo que sucede, tiene un mensaje, una enseñanza muy grande para nosotras.

-Parejas, sociedades o relaciones que se separan: no te quedes enganchada. Si los eclipses te impulsan a terminar o darle punto final a una relación que estaba en el limbo, es porque llegó la hora de avanzar y dar un paso más grande, que seguramente es con alguien más indicado para tu nivel de consciencia y evolución.

– Nos podemos encontrar con personas que parece que conocemos de toda la vida, porque los eclipses suelen ayudarnos a encontrar almas gemelas.

– Cada eclipse, activa tus propios Nodos Lunares. Cliqueá para conocer un poco más de los tuyos.

Los eclipses que vienen son:

– 30 de noviembre: eclipse penumbral lunar en el grado 8°38′ de Géminis.

-14 de diciembre: eclipse solar total en el grado 23°08′ de Sagitario. Su influencia se sentirá incluso hasta enero de 2021.

Por supuesto que más adelante les traeré información minuciosa y completa sobre cada eclipse, pero mientras tanto ya se pueden ir preparando para transitar este período lo más entregadas al Universo que puedan.

Sé que es mucha info para absorber, pero el tema principal es: no se resistan. Acepten que a veces quieren cosas de manera caprichosa que no son las que le harían mejor a su Alma, conecten con su centro, con su intuición.

Mediten, hagan yoga, aprendan cosas que les gusten y las ayuden a aumentar su vibración, practiquen hobbies, lean y escuchen cosas que las alimenten y no que las consuman.

Sobre la Luna nueva en Escorpio

Sus aspectos más importantes son el sextil a la triple conjunción capricorniana- y Marte, su co-regente, ya directo en Aries.

Qué renacimiento hemos atravesado y seguimos transitando.

Hace poco describí al 2020 como el año de los dolores de parto y al 2021 como el parto de la Nueva Humanidad: que la Luna nueva escorpiana abra un período de seis meses donde vamos a transformarnos, renacer de nuestras cenizas, y autoparirnos junto a Gaia, despierta nuestros códigos genéticos y energéticos para recordar cómo hacer alquimia en nuestras vidas.

El 2020 ha sido y sigue siendo EL año más desafiante de todos. Pero… ¿para qué?

Para que realmente surja la humanidad que no va a atentar contra sí misma, sino que regenerará sus vínculos, las rejillas energéticas de Gaia, que sabrá sostenerse en los brazos de la Tierra que a nutre y que elevará su consciencia para poder vivir desde el amor, rompiendo las cadenas de mando que la atan al miedo.

El 2021 seguirá sacudiéndonos y esta Luna nueva abre sus piernas como para comenzar a pujar, porque las contracciones que estuvo teniendo ya no se soportan.

No habrá nueva normalidad: habrá nueva humanidad.

Que la Luna nueva abra un ciclo en tu vida que te guíe a renacer.