Publicado el Deja un comentario

Luna nueva en Aries.

La  Luna nueva en Aries se perfeccionará durante la madrugada/mañana del 24, y lo hará en conjunción a Quirón.
El regente, Marte, se encuentra en Capricornio junto a Júpiter y Plutón.  

¿Que si es una Luna nueva tranquilita? Todo depende del porcentaje de ganas que tengan de salir a correr sin destino. 😂

El asunto es: no estamos únicamente cambiando de paradigmas mundiales y despertando consciencia para ascender a 5D -todo va de la mano- sino que, para poder lograr todo esto, necesitamos realmente saber quiénes somos.

La respuesta no va a estar, claramente, en el certificado de nacimiento (aunque sí la hora natal para que puedan solicitar una sesión astrológica😁) pero sí en lo que el planeta nos ofrece en este momento: chance para reencontrarnos y silenciarnos.

Al estar junto a Quirón, esta reconexión con vos misma necesita ser intensa y honesta, que te lleve a quitarte todas las máscaras que usás para cubrir tus heridas. ¿Qué te duele? ¿Por qué no podés perdonar, soltar o superar asuntos específicos? ¿Qué personas te activan esos dolores? ¿Estás segura de que seguir culpando al mundo y a los demás de tus broncas y dolores es lo más sano? 

Con todo esto, hay una nueva identidad renaciendo, y es por eso que Quirón transitando Aries nos lleva a preguntarnos ¿Quién soy? ¿Soy mi ego, personalidad, mente e identidad únicamente? ¿O es que soy algo más?
Este tránsito me parece uno de los más importantes a integrar en este momento, porque habla de la deconstrucción del ego, de retomar su función original y quitarle el dominio por excelencia de todas nuestras decisiones.  El ego y la mente no son nuestros enemigos, son colaboradores para que podamos sostenernos sobre la Tierra, son aliados. Pero cuando se «van de mambo», terminan controlando nuestras vidas porque es la única manera en la que creen que pueden sobrevivir: si lo controlan todo. Entonces te etiquetan con características, talentos, defectos, yo soy así y no soy asá, yo soy esto, yo soy aquello, decimos, ignorando que cada vez que decimos lo que creemos que somos, estamos diciendo lo que somos en realidad: Yo Soy.
 
El Yo Soy es la energía divina que está conectada con el todo, en nosotros. Y eso es lo que realmente somos, lo verdadero. Cuando hagamos carne estas palabras, es que comenzaremos a andar la 5D, entendiendo que somos un todo hecho de nuestros cuerpos multidimensionales. No podemos seguir buscando cualidades o etiquetas para definirnos, o seguir creyendo que somos lo que nos dijeron, lo que terminamos creyendo, etc. No somos únicamente este cuerpo y esta personalidad, es necesario romper con la idea de que somos únicamente lo que consideramos real. Seguir creyendo eso nos dejará estancados en la dimensión material, en la del ego, donde algo que no va con mis creencias entonces no existe, donde un otro que me ofende es mi excusa para resentirme, donde mi sensibilidad es bloqueada para poder trabajar como el capitalismo quiere que haga, en un trabajo que detesto y que me aprisiona, y así.

Saturno en Acuario no trae la libertad que rompe cadenas, porque primero nos va a enseñar que toda libertad tiene que tener, en esta Tierra, limitaciones para poder vivir en comunidad. La libertad no es una utopía idealista, sino algo con lo que se convive día a día teniendo en cuenta que siempre tenemos las limitaciones de la materia…hasta que decidamos ampliar y transformar nuestro punto de vista, mover el foco de la apariencia de la realidad.

La Luna nueva se cuadra al Nodo Norte en Cáncer, ¿qué es esto? La energía ariana, de inicios, impulso, fuego y acción, no se puede quedar en casa, como dice el Nodo Norte. No me puedo calmar, si soy puro espíritu en la materia, no me pidas que me quede en casa, me duele estar ahí porque me encuentro conmigo misma.

Sí, puede doler. Pero es el inicio de  un cambio. No parece ser una Luna nueva más del montón: inicia un período de seis meses en aquella zona Aries de tu carta natal, pero también inicia un cambio de consciencia en cuanto a quién soy, qué vengo a darle al mundo, cuál es mi propósito.

Tu propósito es estar acá, ahora, en este momento. Estar presente en el presente. Porque el propósito se camina día a día, uno ES su propósito, no lo busca. Así es que, cuando escuchamos a nuestro corazón, nos transformamos porque se revela nuestra esencia. Y ella es la que nos puede llevar de la mano a entender qué estamos haciendo acá.

¡Feliz Luna nueva!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *