Publicado el Deja un comentario

Luna llena en Escorpio

¿De dónde venimos?

El 28 de octubre de 2019 comenzó un período de seis meses de dolores de parto.

La Luna nueva en Escorpio abrió este portal que este 7 de mayo muestra resultados. Para ese momento, Mercurio estaba en sombra a punto de retrogradar en Escorpio, los dos regentes del signo (Marte y Plutón) se encontraban en tensión, Urano estaba en oposición a la Luna nueva y además Plutón ya estaba prácticamente en conjunción a Saturno… esa Luna nueva nos instaba a renacer, transformarnos, en los próximos seis meses. No fue una Luna nueva más.

En ese momento les comenté: «Sentimos tensión, la necesidad y responsabilidad de elegir un cambio, de transformar algo en nuestras vidas, de poner límites, decir basta, cortar por lo sano. El renacimiento que se nos ofrece es el de cortar con todo aquello que nos estanca y que nos es nocivo, incluso si es algo que veníamos ignorando. (…) Habrá mucho que estará en un punto de no retorno, las cosas habrán cambiado. Como siempre, para bien, para nuestra evolución.»

Y ahora…

Ahora llega la Luna al grado 17°20′ de Escorpio (a las 7:25 am hora Uruguay/Argentina) para llenarse, mostrándonos por dónde venía esa transformación, tanto en lo personal como en lo social.

Esta vez, Venus en Géminis en sombra se cuadra a Neptuno en Piscis, éste tiene un sextil al Sol que está junto a Mercurio y Júpiter se encuentra en el medio de Saturno y de Plutón, en conjunción a ambos: sentimos que los dolores de parto están en calma, pero es sólo una ilusión momentánea. El terremoto es interno. Para poder parir esto que tanto parece costar, algo tiene que morir: estructuras, pensamientos, creencias. Los Nodos ya están en Géminis y en Sagitario y si hay algo que se va a transformar durante este próximo año y medio, son las creencias, los programas que incorporamos en algún momento pero que ya no nos ayudan como en ese entonces.

Plutón, el regente moderno de Escorpio, está retrogradando. Cuando un planeta retrograda, no está trasladándose hacia atrás: como la Tierra se mueve con mayor velocidad, en determinados períodos le lleva la delantera al respecto de su traslación alrededor del Sol. Ahí es cuando el planeta parece detenerse y comenzar a moverse «hacia atrás». Astrológicamente, el planeta funciona «hacia adentro». Pero Plutón ya de por sí nos hace mirarnos, transformarnos, nos lleva a nuestras profundidades…así que ahora el trabajo es más intenso, se siente como meter la mano en un pozo negro donde tenemos que agarrar y destruir el sorete que lo está trancando todo (perdón por la metáfora). Todo esto es enfrentarnos con nuestra propia sombra, con lo que ignoramos, negamos, ocultamos (por el motivo que sea). El asunto es que, si somos Luz, si la conocemos, es porque también hay oscuridad. Y debemos darle espacio para expresarse en lugar de pelear con ella. Acá encontrás un video al respecto de la sombra.

Con la constante frecuencia 5D rondándonos, es natural que queramos elevar nuestra vibración para ser nuestra mejor versión y que nuestra consciencia se libere de la dualidad de la 3D para vivir en comunión, con paz y amor. Pero es una meta ilusoria si primero no somos capaces de integrar nuestras propias polaridades, si no podemos abrazarnos completamente, incluyendo lo que consideramos «bueno» y lo que consideramos «malo» en nosotros. No podré ser un alma elevada si miro con desprecio a los que no me caen bien, no puedo creerme guía o gurú de otres si no he sido capaz de conocerme en profundidad hoy, en esta vida.

La dualidad está absolutamente en todo en la 3D, interna y externamente. Todo va de un lado o al otro, se polariza, y con nuestro juicio somos capaces de definirle cualidades: lindo, feo, bueno, malo, verdadero, falso, honesto, mentiroso, soberbio, inseguro, etc. Para que ese juicio deje de comandar nuestros actos, tenemos que abrir los ojos a que reaccionamos a través de esa posición. Esto es bueno tenerlo presente para dejar de evitar el contacto con nuestra propia oscuridad -que de esa forma «nos domina»- y abrazarla, integrarla, para poder ascender en consciencia siendo seres completos.

Siguiendo con los aspectos, Marte, el otro regente de Escorpio, está en Acuario en contacto con el Nodo Norte geminiano y con Venus, y cuando la Luna siga camino estarán en tensión: sabemos que esta especie de muerte, de renacimiento y parto, es viral (oh, casualidad) y que la veníamos deseando, consciente o inconscientemente. Que internet y los medios pueden ayudarnos a unirnos pero también mentirnos muchísimo. Aunque nos resistamos a la transformación, las bases ya se resquebrajaron.

La diferencia es que ahora no estamos ciegos como antes, tenemos más espíritu cuestionador, no nos comemos cualquier verso. Con Saturno en Acuario las limitaciones, reglas autoritarias y la pretensión de control de masas pueden ser muy fuertes, pero tenemos muchas ansias de ser libres esta vez, de tomar consciencia. Estamos despertando para poder dar el salto, para permitir nacer a esa Nueva Tierra que nos está llamando.

Puede doler, puede ser difícil, pueden «encerrarnos». Pero con los ojos abiertos, podemos elegir qué crear y qué destruir en esta transformación.

Que renazcas con alas de Ave Fénix.
¡Feliz Luna llena!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *