Publicado el

Cuando el Alma anhela un cambio.

La vida, tu alma, tu cuerpo. De la forma en la que lo sientas, algo te pide un cambio de acción-inacción, perspectiva, deseos, profesional, vincular, personal.
Uno lo siente, lo reconoce: ya estuve demasiado tiempo sosteniendo algo que no puedo sostener sola, o me siento estancada…

¿Cómo me doy cuenta que la vida me está pidiendo un cambio?

  • A través de la insatisfacción. No te sentís feliz donde estás. No porque necesariamente «algo falte» y quieras que algo o alguien venga a llenarlo, sino porque estar ahí ya no te hace sentido.
  • A través de tus emociones. Está bien permitirnos las emociones negativas, es sano y es necesario. Pero cuando ya pasó demasiado tiempo y no podés salir de ahí, es necesario pedir ayuda y abrirse al cambio.
  • A través de tu Alma. Sentís que debe haber algo más y que tu presente no puede ser lo máximo a lo que aspires. No es ambición externa, es el comienzo de una búsqueda hacia adentro.
  • A través de tu cuerpo. Nuestro cuerpo es el vehículo que le permite a nuestra Alma estar encarnada y vivir una experiencia terrenal-cósmica. Es mucho más sabio de lo que creemos, y no está bueno subestimar sus mensajes. El cuerpo es mensajero de las emociones reprimidas, bloqueadas e inconscientes. Lo que sea que tu cuerpo te muestre, no lo hace para bloquearte algo, sino todo lo contrario: para pedirte que mires bien adónde está el bloqueo.
    La manera más sencilla de interpretar sus mensajes es a través de metáforas (obvio que la biodescodificación te ayudará con certeza).
    Por ejemplo: me duele la cabeza. ¿Será que está sobrecargada?
    Tengo dolor de espalda. ¿Estoy cargando mucho peso?
    Me duelen las rodillas. ¿Estoy siendo lo suficientemente flexible en mi vida?
    Tengo temas en los huesos. ¿Cuáles son mis creencias básicas? ¿Me permito cambiar de estructuras? ¿Sobre cuáles bases fundamento mi vida?
    Estos son ejemplos super sencillos igual, para que se entiendan.

Los desafíos que nos presente la vida en un momento bisagra -a punto de saltar hacia el vacío inspirador del cambio-, nunca son bloqueos que ella u otros entes/seres nos ponen: son propios.

Lo que resistes, persiste.

A veces los frenos son para probarnos cuán fuertes somos, y cuánto queremos lo que queremos.
Pero otras veces, nos están pidiendo mutar el camino, animarnos al cambio, a movernos o a quedarnos quietas, a saltar o a pensarlo dos veces. Todo depende de lo que sientas, pienses y crees que te hará bien. Coherencia.

Sol en Leo se cuadra a Urano en Tauro. Soltá caprichos, apegos y no te resistas. Tal vez la libertad no es hacer siempre lo que querés.