Publicado el Deja un comentario

Luna nueva en Virgo

El jueves 17 a las 8 am se perfecciona la Luna nueva en Virgo, en el grado 25° del signo.

¿Cuántas veces chequeás las cosas por inseguridad?
¿Cuánto tiempo demorás más las cosas para hacerlas perfectas?
¿Creés que cada dolor es una enfermedad desarrollándose? ¿Te permitís sentir y liberar tus emociones?
¿Acaso te autodenominás ansiosa pero lo que realmente pasa es que querés controlarlo todo y no tenés paciencia para nada?
¿Solés faltarle el respeto a los demás por alguno de estos motivos? Presionarlos, obligarlos a encajar en tus moldes, exigirles cosas…
¿Tu inseguridad altera el equilibrio en tus vínculos?

Podemos usar miles de máscaras, pero la inseguridad siempre se revela. Lo mismo sucede con la impaciencia. Podrías jurar que nadie lo nota, pero sí. Salen en nuestras palabras, en nuestro lenguaje no verbal, hasta en las cosas que compartimos en redes sociales.

La culpa, no saber recibir, la necesidad de sentirte útil… te puedo enumerar muchísimos asuntos que tarde o temprano pueden afectar tu salud mental.

La impaciencia o el miedo al futuro y la consecuente obsesión por controlarlo todo, pueden fácilmente convertirse en ansiedad.

La ansiedad es un trastorno serio y tanto como la depresión y los ataques de pánico, banalizarla es reducirla a un simple estrés o a un «es que no sé esperar» que de fondo tiene bases de miedo e inseguridad: miedo al rechazo, al dolor, al abandono.

La salud mental no es un juego y además de alterar tu propia vida, también altera la de tu entorno. Justificarte en comportamientos «porque tengo la Luna en Virgo» -por citarte el ejemplo de referencia-, o porque tengo al Sol en cuadratura a Quirón, etc, solamente te estanca en un círculo vicioso de victimismo.

En esta Luna nueva podés intencionar liberarte de todos los condicionamientos que quieras, pero tenés que quererlo de verdad, con coherencia en todo tu ser. Pasa que querer algo que nos libere de nuestros comportamientos más nocivos, suele sacarnos del confort, de las excusas, de mi lugar de víctima de los demás, del universo.

Se llama tomar responsabilidad. Y sana tanto como purifica.

Intencionemos juntas salud, sanación y purificación de todo tipo, para el mundo.

Publicado el

Luna llena en Piscis

A las 2:21 am del 2 de septiembre, se perfecciona la Luna llena en Piscis, en el grado 10°12′ del signo.

La Luna forma un sextil a Urano y éste recibe un trino del Sol en Virgo. Marte en Aries está en cuadratura a la triple conjunción en Capricornio y a Venus en Cáncer, opuesta a los capricornianos.

Como con cada Luna llena, tenemos claridad sobre los asuntos de la casa Piscis de nuestra carta, y cerramos un ciclo de seis meses al respecto. Necesitamos ver, con los ojos bien abiertos, qué cambios vienen en camino para apoyar nuestro crecimiento evolutivo. Verlos para abrazarlos y permitirlos, no para intentar evitarlos (porque será en vano). Siempre es mejor fluir, dice Piscis.

Un poco de mi llegada hasta esta Luna llena.

Conscientemente, y a la edad en que uno debe elegir estudiar una carrera para trabajar, mi elección fue el diseño gráfico junto a la fotografía. Esas palabras definían mi profesión y mi trabajo.

Pero qué diferente es sentir que uno tiene una «profesión» de una «vocación». La vocación es la llamada del Alma, y ella es la que sabe cuándo vamos a comenzar a olfatear el camino.

Cuando cumplí 31 y estaba terminando mi retorno de Saturno -y también una relación- me dí cuenta de que en la ciudad en la que nací, nunca «me salía bien» eso que tanto quería dar. Dí cursos de metafísica, de astrología y de registros akáshicos, pero sentía que no podía crecer, expandirme. No fue hasta que me instalé en Uruguay que todo comenzó a cambiar, porque yo me había animado a hacerlo.

Versión corta: fue viviendo acá que me dí cuenta de que necesitaba insistir con la llamada de mi Alma, pero no era por donde yo pensaba que venía la cosa. Fue gracias a un impulso de mi pareja que descubrí que «la cosa» venía por un lugar donde no me sentía segura, que me apasionaba, sí, pero me aterraba al mismo tiempo.

Empecé un blog donde escribía sobre astrología y metafísica, y de a poco comencé a trabajar leyendo cartas natales.

Pero yo ni me recibí de astróloga ni soy terapeuta de certificado (más que los de terapia floral o registros akáshicos por ejemplo): me hice terapeuta de mí misma. Y en ese proceso, fui adquiriendo herramientas que no podía sencillamente guardar en un cajón y ya.

Tenía que hacer algo con todo aquello que, poco a poco, me ayudaba a estar de pie después de tantas caídas, y eso era ofrecer mi propia medicina, todo lo que incorporé durante tantos procesos de renacimiento.

¿A qué voy con todo esto?

A que tu propia medicina ya está dentro tuyo, tu manera de sanarte a vos misma y de aprender a transcender e integrar tu sombra, tus heridas y dolores, también.

Me refiero a que no existe el mejor terapeuta: existe el indicado para vos, porque es quien te despierta a tu propia capacidad sanadora.

Y a que tampoco existe la verdadera y completa sanación: lo que hacemos es tomar consciencia y cambiar de perspectiva. Hay heridas que nunca podremos sanar, pero sí podemos aprender a convivir con ellas, a ponerles bálsamos.

Pero el mejor secreto para sentir que hemos «sanado», así entre comillas, es desaprender lo que la sociedad nos dijo que teníamos que ser y hacer, para permitirnos ser y hacer lo que nos pide el Alma, estemos llenas de miedo o no.

Y perdonarnos, por haber sido alguna vez, lo que no nos gustó ser, o lo que nos lastimó ser y hacer. Porque todo lo vivido tiene un motivo, y ese motivo es reencontrar lo que creíamos perdido al nacer -esa conexión eterna con el Todo- dentro de nuestro corazón.

Publicado el Deja un comentario

Luna nueva en Leo

La Luna nueva en Leo se perfecciona este 18 de agosto a las 23:18 (hora Uruguay/Argentina) en el grado 26°35′ del signo.

Lo hace en conjunción a Mercurio, en trino a Marte en Aries, en sextil al Nodo Norte en Géminis-trino al Nodo Sur en Sagitario, y en inconjunción a Saturno retro en Capricornio.

Marte sigue cuadrando a la triple conjunción en Capricornio, respondiendo a una necesidad interna y social de autonomía, de autoafirmación, y de acción por sobre lo que nos domina: corporaciones, personas con mucho poder, miedos, dinero… (inserte aquí lo que siente que le domina porque le ha entregado su poder en algún momento). Esta cuadratura nos hace luchar por nuestros derechos, como guerreros, decididos a tirar abajo toda estructura abusiva, controladora y reguladora de libertades ajenas que infundan miedos, porque como se sabe, el mejor método de control es el miedo, que nos aleja del amor.

Y ahí está el quid de la cuestión: ¿tanto me alejé del amor que estoy llena de miedos? ¿Por dónde comienzo a recuperar el contacto con mi parte divina, llena de amor y de confianza en el todo?

Hace poco, en una situación de angustia, sentí que tenía que pedirle a «dios» y a los ángeles protección. No uso la palabra «dios» como divinidad en mi día a día, me gusta más Diosa, o Gran Espíritu. Pero de niña me enseñaron a rezarle a «Dios» y ahí quedó guardado el concepto de fe y seguridad, en una entidad masculina. Y cuando le cambio de nombre, no siento tanta seguridad. Así como me lo cuestioné en ese instante, decidí ponerme a practicar sentir lo mismo pidiéndole protección al Gran Misterio, a mis ángeles, a la fuerza de mi Yo Soy. Con esto les explico el contacto de la Luna nueva con los nodos: a veces lo que nos da seguridad no va de la mano con lo que valoramos o creemos, entonces tenemos que permitirnos la autoobservación y la flexibilidad de reconocerlo primero, para después cambiarlo.

Y como la Luna nueva es en Leo, para cambiar primero tengo que saber quién soy, qué deseo en mi vida, qué amo. Y conectarme con la mano en el corazón para hablarme con honestidad y amor, mucho amor.

No es un año liviano, pero es un año donde estamos abriendo corazas a la fuerza, donde ya no podemos seguir siendo una sociedad ególatra que le cede el poder personal al más fuerte, al más adinerado. Es hora de abrir el corazón y ser generosos, compasivos y amorosos con nosotros mismos y con los demás.

Marte nos ayuda a enfocarnos en la acción que deberemos tomar una vez que podamos respondernos la pregunta: ¿quién soy yo?

El mundo no cambia solo. Y nos necesita con el pecho abierto de par en par.

Feliz Luna nueva en Leo.

Publicado el

3 de agosto: Luna llena en Acuario.

A las 12:58 hs -hora Uruguay/Argentina- en el grado 11°45′ de Acuario, se perfecciona la Luna llena del mes de agosto.

Aspectos técnicos

La Luna y el Sol estarán en cuadratura a Urano en Tauro, uno de los regentes del evento. Marte estará en cuadratura a Júpiter retro en Capricornio. Quirón retro en Aries estará en sextil a la Luna y en trino al Sol, y Saturno, el otro regente lunar, estará en inconjunción a Venus + Nodo Norte en Géminis, y opuesto a Mercurio en Cáncer.

La tensión se siente. Hay mucho deseo de liberación, ganas de llorar, de explotar. Pero puede haber demasiado ego-capricho en juego.

El cambio es necesario y liberarse de pesos muertos, también. Marte hace explotar creencias que sostuvimos por demasiado tiempo, personal y colectivamente. De hecho, con cada Luna llena, el inconsciente colectivo se despliega al consciente para que veamos, aceptemos y liberemos la parte que nos toca.

Quirón nos muestra lo que nos duele, lo que también precisamos validar para sentirnos cómodos en nuestra propia piel, y que se vinculan a nuestra familia, a lo ancestral, al pasado.

Sobre la Luna llena en el signo de la libertad.

Las normas de la sociedad pueden habernos influenciado a respetarlas o a crear nuevas reglas internas que luego de un tiempo nos cuesta derribar: las hemos convertido en nuestra verdad, mientras aquello que no nos gustaba quedó enterrado en lo profundo de nuestro inconsciente.

Cada Luna llena echa luz sobre ese inconsciente, sobre lo oculto, secreto, negado, reprimido. Es ahora que miramos con claridad nuestras nociones de libertad, desapego, para romper con lo establecido inconscientemente y ser libre de limitaciones.

Acuario te muestra qué es aquello que siempre creíste sobre la libertad, sobre el cambio, sobre ser realmente quien viniste a ser en este mundo, bancándote salir del molde de un montón de preconceptos y normas preestablecidas. Te lleva a romper cadenas que te sostienen atada a una posición fija y de temor al cambio, en lugar de verlo como una gran oportunidad de crecimiento.

Entonces…

¿Qué es para vos ser libre? ¿Qué representa la libertad?
¿Estás lista para abrazar el cambio? ¿Para despertar tu consciencia aunque pueda doler?

El 24 de enero de este año, tuvimos la Luna nueva en Acuario, que abrió el ciclo de seis meses que, con esta Luna llena, cerramos ahora.

Se nos están mostrando cierres y respuestas sobre asuntos relacionados a:

-Despertar tu conciencia
-Permitirte el cambio
-Romper patrones y creencias limitantes
-Animarte a reconocerte creativa
-Compartir lo que amás con el mundo
-Probar nuevas terapias de sanación 
-Comprometerte con tus procesos internos
-¡Aprender astrología! ¿Por qué no?
-Mostrar lo que te hace especial como marca distintiva
-Cambiar de actitud en cuanto a apegos e ideas estancadas
-Acercarte a nuevas herramientas de tecnología de conciencia
-Crear y gestar las ideas que te lleven a reconocer y compartir tu talento
-Dejar de ponerte trabas en el camino porque le temés al cambio
-Sacudir las ideas románticas e idealizaciones de tu cabeza: la realidad puede ser mucho más apasionante y fogosa
-Ver la verdad de las situaciones y personas con las que sentís tensiones: son tu reflejo
-Dejar de querer tener la razón para poder experimentar otras perspectivas
-Abrirte a recibir el cambio en la zona Acuario de tu carta natal

Axis Leo-Acuario

El Sol en Leo (identidad, esencia, Yo) se opone a la Luna en Acuario (colectivo, metas, futuro) y la ilumina de frente. Cada Luna llena es un espejo de nuestra conciencia, nos hace ver lo guardado en el cajón del inconsciente.

El axis Leo-Acuario nos muestra la dualidad del yo y los otros, de cómo conozco mis dones y los uso para el mundo. Leo sería el ego y Acuario su transfiguración. Pero ni uno es malo ni el otro es el bueno: son opuestos-complementarios. No seríamos nada si tenemos dones pero no hay personas a quienes ofrecerles lo que hacemos con ellos, ni podríamos vivir en la Tierra sin una identidad. Así que la tarea es la coherencia, el equilibrio entre el yo y el mundo.

La confusión se da cuando creemos que somos todo eso que etiquetamos, cuando negamos lo que no nos gusta de nosotros -y hasta de los otros- y cuando decimos no ser nuestro ego: nos damos al colectivo en una aparente muestra de desapego (Acuario), cuando en realidad estamos queriendo ser notados (Leo). Y eso está bien, ¡por supuesto! Pasa que generalmente creemos que darnos importancia está mal, que es egocéntrico, que hay que darlo todo por la causa. Pero si yo no estoy bien, lo que haga tampoco lo estará. Sencillamente porque en el proceso me olvidé de mí, de nutrirme, de valorarme y validar mi bienestar primero.
Eso no es egoísmo: es amor propio.

Cuando decidimos ir hacia adelante en pos de una meta colectiva, ni puedo querer ser el centro ni el centro deberían ser los otros: necesitamos un equilibrio. Y la creencia limitante es creer que hay que darlo todo por la causa convirtiéndose en un mártir de la era pisciana, ¡para ser admirado como un leonino!

Ser coherentes con nosotros mismos es realmente un trabajo de toda la vida.

¡Feliz Luna llena!

Publicado el

Segunda Luna nueva en Cáncer.

La Luna nueva del 20 de julio es la segunda en Cáncer este año, que cierra el ciclo de eclipses en el eje Cáncer-Capricornio y viene super cargada de ambas energías.
Aunque sea una apertura, tiene tinte de cierre porque se da en el grado 28°27′, casi saliendo del signo.

Se perfecciona en oposición a la triple conjunción en Capri (Júpiter, Saturno y Plutón) y en trino a Neptuno retro en Piscis.

Sin duda nuestro mundo emocional se siente como «atacado», porque en realidad se nos está pidiendo permitirnos la vulnerabilidad, abrir el pecho de cangrejo para dejar que el corazón, a flor de piel y en carne viva, respire. No estamos siendo atacados por nada ni por nadie, porque en realidad se están cayendo nuestros muros de defensa, los que nos protegen del contacto con el mundo exterior.

Estamos probando que, de tanto estar en casa, el reencuentro con la nueva normalidad inevitablemente viene con un nuevo punto de vista, una manera de observar a la vida desde otro lugar: aceptándola.

La aceptación nos permite dejar ir el pasado, porque reconocemos y aceptamos que no lo podremos cambiar. Nos permite perdonar, para reconocer que por algo co-creamos esa experiencia con anticipación, porque algo hemos aprendido de ella. Nos permite soltar el control (y por ende la ansiedad) porque aceptar que no podemos controlar nada, sino más bien responsabilizarnos y co-crear sólo lo que está a nuestro alcance, nos relaja.

Aceptar que hay cosas que duelen, asustan. Aceptar que hay otras que nos hacen inmensamente felices. Aceptar que está bien sentirse como sea que una se sienta, en éste y en cualquier otro momento.
Aceptar.

No sé si hay otro truco, pero la aceptación nos quita mucho peso de encima.
Sobretodo si aceptamos que somos seres sensibles, que se protegen por mecanismos automáticos pero que también pueden recordar cómo confiar.

Aceptar el momento presente con todo lo que trae, y sentir, sentirlo todo. Pero sobretodo animarnos a sentir el amor del que estamos hechos. Tal vez ese sea el camino.

Al menos eso siento que nos dice la Luna cuando nos mira cada día, la veamos o no.

Feliz día de la amistad, amen mucho y díganlo.

Publicado el

Intenciones de Luna nueva

Cuando comencé a aprender astrología, mis listas de intenciones de Luna Nueva eran collages llenos de imágenes, frases, claves. Una de las primeras que hice intencionaba mudarme de país, conocer Uruguay, animarme a hacer cosas sola. Yo, que siempre había saltado de relación en relación, necesitaba y quería hacer cosas sola.
Me mandé y lo hice. Intencioné y trabajé por eso.

En otras intencionaba el tipo de relación que quería, conmigo y con un otro. Lo que deseaba del vínculo y cómo deseaba habitarme. Poco a poco, mientras me seguía descubriendo a mí misma, iba intencionando sobre el tipo de trabajo que quería. Uno de los últimos era un consultorio astral, de registros akáshicos y terapia floral. Si bien ya no trabajo con registros -al menos en este momento- todo lo demás, de todas mis listas de intenciones, se ha convertido en realidad.
Sé que agarré calabazas y las convertí en carrozas, y sé que tuve miedo, terror, inseguridad, miles de veces en ese camino. Sé que de las cosas que intencionaba con duda, nada se iba a cumplir. Porque eran relleno, no importaban tanto, no eran parte de mi proceso evolutivo.

Ya no intenciono como antes, tengo sólo una o tal vez dos intenciones de las que hablar con el Universo, el resto aprendí a crearlo y a fluir. No pido que algo «venga» porque aprendí cómo manifestarlo.
Hace tiempo me siento en un umbral. Escorpio ascendiendo, otra vez me pide profundidad, reconocer y liberar emociones. Siento que mis intenciones son todas hacia adentro, hace años. Integrar mi sombra, abrazarme completa, superar miedos y atravesar las iniciaciones que la vida me pida. Revelar mi real ser. Mi objetivo es saber cuándo dejar que mi ego mande y cuándo fluir con mi Alma, saber equilibrar la vida humana con el espíritu que soy.
Deseo soltar los apegos a toda forma, poder vaciarme, arrancar mis etiquetas y dejar sólo la de mi verdadero nombre. Mi nombre «terrenal» me cansó, agotó. Está ahí, pero ni siquiera me siento María Alejandra. Una cáscara se rajó. Hola eclipses sobre mi conjunción Luna-Neptuno natal en casa II.

Las intenciones ya me mostraron que puedo hacia afuera.
Ahora me están mostrando que puedo también hacia adentro.

Publicado el Deja un comentario

La Luna llena de la verdad…eclipsada.

Sagitario es el signo de la verdad, de la fortuna, y está muy vinculado a la suerte. Júpiter, su regente, es el gran protector, el benefactor del cosmos.

Este signo también se relaciona con la sabiduría, los doctorados y tesis, todo lo vinculado a lo educacional por elección, como universidades e instituciones terciarias y cursos. Otros temas son los viajes, las regulaciones aduaneras, recursos y leyes internacionales, asuntos de migraciones, exportación-importación, editoriales y publicaciones, creencias, sistemas relacionados a la fe, filosofía y religiones, enseñanzas y maestrías,

Que haya un eclipse de Luna, significa que hay Luna llena y que la Tierra se interpone entre ella y el Sol. Al ser penumbral, quiere decir que la Luna y el Sol están alineados, pero alejados de los nodos lunares, que son los puntos donde los eclipses suceden. Siempre que hay un eclipse, es porque la Luna y el Sol están a un rango de 14°-15° máximo de distancia de los nodos.

¿Esto es la verdad o debo aguardar un poco más?

El asunto con las Lunas llenas es que nos muestran todo en la cara, la Luna refleja la luz del Sol para poder hacer consciente lo inconsciente, para revelar información y que podamos vaciar lo que ya no sirve de todo eso, para seguir creciendo y avanzando, más livianos y confiados en nuestro camino.

Cuando nosotros, la Tierra, nos interponemos frente a la Luna, ella no puede reflejar la luz solar completamente. Esto quiere decir que tenemos un pequeño bloqueo o resistencia del ego, para acceder al inconsciente. Puede ser porque no queremos, porque duele, porque nos es difícil, etc. Es decir, nuestra esencia parece no poder sentirse completa porque algo no se puede ver con claridad, entonces, ¿qué nos pide? Paciencia. Como es un cierre de ciclo, es muy probable que lo hayas estado sintiendo desde hace dos semanas y lo sientas con fuerza hasta el próximo eclipse, que es la Luna nueva en Cáncer el 21 de junio, abriendo un nuevo solsticio. Puede que creas que estos últimos días estuviste viendo una verdad que luego resulta ser otra, cambia de faceta.

Recordemos que un eclipse desactiva momentáneamente esa casa donde sucede para permitir una reactivación con energía diferente.

Además, la energía está poco clara aunque pareciera que queremos salir corriendo a resolver asuntos, pero ¿sabés cuál asunto es el ideal para encargarte en el día del eclipse? El que implique la casa de tu carta natal donde el eclipse se de, en el grado 15°34′ de Sagitario, a las 16:24 hs, hora de Uruguay/Argentina. El regente del signo solar actual (Mercurio-Géminis) está en sombra porque pronto va a retrogradar, así que el apuro y la tensión por impaciencia tendrán que buscar por dónde salir. Escribí, hacé arte o manualidades, bailá, hacé deporte, salí a la naturaleza si podés, pero descargá la tensión para que no te haga reaccionar impulsivamente y tomar decisiones, durante las próximas semanas, de las que luego puedas arrepentirte.

La casa de tu carta natal donde se da el eclipse te da la mayor pauta de influencia a modo activación-desactivación-reactivación.

Por ejemplo, en mi carta tengo a la Luna en Sagitario y en casa II, la casa de lo material, los apegos. Hace muchos años era prácticamente compradora compulsiva, y tenía muchísimas cosas. Recientemente, recordando esas épocas, reconocí y decidí que de ahora en más sólo invertiría en libros y en objetos que me hagan feliz, que me nutran. Eso fue un gran cambio y ahora, cerca del eclipse, he regalado cuatro bolsas de ropa, libros y objetos varios, y ahora mi idea es seguir desapegándome de libros que no vibran conmigo. Esa es la casa II, la de cosas que mantenemos y acumulamos porque nos hacen sentir seguras, y es una apariencia, no es real. Aprender todo eso me resultó fundamental (sobretodo para mi bolsillo).

En la sección de descargas gratuitas podés encontrar un descargable para conocer de qué se trata cada casa de tu carta natal, y vincularla con el eclipse. ¿Qué se te pide limpiar, purificar y dejar atrás? Si es algo material, seguro que se reflejará en tu estado interior luego de purificar y ordenarte.

Que sea un gran eclipse y que puedas dejar ir lo que te estanca o ralentiza el andar. Porque la abundancia, en todas sus formas, está esperando ingresar ahí, donde hay algo ocupando su espacio.

Ah, y una cosa más: recordá que jugar y distraerte, es sano. No es más inteligente el que más sabe, sino el que mejor distribuye su tiempo para poder conectar con su niñe interior de vez en cuando.

Para saber más especificaciones, pueden ir a este artículo a leer más sobre este eclipse y a este a leer sobre los nodos en Géminis y Sagitario.

Publicado el Deja un comentario

Luna nueva en Géminis: temporada de eclipses.

La Luna nueva en Géminis no sólo abre el portal de seis meses de manifestación en la o las casas Géminis de nuestra carta natal, sino que abre mi período favorito: ¡la temporada de eclipses! *menea* Se perfecciona a las 14:38 hs (hora Uruguay/Argentina) en el grado 2°04′ del signo.

Estamos bajo un clima bastante confuso que requiere que nos entreguemos a la sabiduría de nuestro Yo Superior: cuando el ego está nublado, es porque hay que dejar hablar al Alma. Y escucharla, claro está. La neblina mental que podemos estar sintiendo se disipa cuando nos rendimos a ella, no cuando luchamos para obtener claridad y la queremos echar, porque como se sabe, lo que niegas, te somete.

La Luna nueva se perfecciona en trino a la triple conjunción Júpiter-Saturno-Plutón (con Júpiter en el medio haciendo de relleno en este sandwich astrológico transformador), con Marte en sextil a Urano y con Mercurio junto a Venus en cuadratura a Neptuno. Señorites, el regente de la Luna nueva se siente retrógrado -no lo está, sólo se siente un poco adormecido-, no es buen momento para buscar claridad a la fuerza, firmar contratos, ilusionarte con alguien online, comprar tecnología y vestimenta, hacerte cambios radicales de look… ¿por qué?

Porque la falta de claridad nos hace creer que deseamos algo que en realidad no estamos deseando, y mucho menos necesitando. Urano en Tauro sabe que lo que más necesitamos es cambiar nuestra manera de consumir, para poder crear un nuevo sistema económico (personal y social) y Marte desde Piscis le agrega que todo cambio es bueno si nos ayuda a despertar espiritualmente, a recordar que nuestro concepto sobre la realidad material se está desestructurando íntegro.

Géminis es un signo de curiosidad, de aprendizaje, de búsqueda de respuestas concretas, de información y medios. Con todos estos aspectos, comenzamos a sentir de qué se trata el viaje de los Nodos por el axis Géminis-Sagitario. ¿Qué es verdad y qué es mentira? ¿Cuál noticia es real y cuál es falsa? ¿Cuál de mis creencias -que traigo desde casa- debería sostener y cuál debo dejar de respetar por costumbre o dejar de idealizar, para poder renovar?

Es momento de silenciar a la mente hiper activa y volver a reconectarnos con la verdadera Mente, con la sabiduría que tiene nuestro cerebro para funcionar sin estar enchufado a nada, con nuestra conexión con esa Mente Superior que todo lo teje y lo conecta. Las conexiones piden ser más transparentes y menos idealizadas, y también necesitamos ver nuestras estructuras mentales rígidas para flexibilizarlas. Las etiquetas, lo aprendido, las respuestas que siempre nos dábamos en automático, los conceptos cerrados y cristalizados…muchas cosas en nuestra mente precisan abrirse, mutar.

Nos invita a mirarlo todo con los ojos de la inocencia, del niño o niña interior, a preguntarnos y cuestionarnos todo lo que hemos aceptado sin chistar, eso que estuvo siempre establecido pero que ahora, con toda la transformación actual, necesita actualizarse, romperse, sacudirse el polvo y/o cambiarse. Es una puerta abierta a jugar, a sentirnos creativos, a crear lo que sintamos de manera artística, con la mente abierta para recibir lo que sea que el Universo nos intenta enviar. Es la Luna nueva para cambiar creencias estancadas, y permitirnos desaprender, reaprender, redescubrir, y aprender en general.

De repente nos encontramos re-aprendiendo casi desde cero a vivir, estando bajo limitaciones que parecen ser negativas pero nos protegen. Estudiamos online, nos vinculamos online, trabajamos online. La red que nos conecta es tanto nutritiva como tóxica, por lo cual aprender a elegir lo que consumimos está siendo fundamental.

Algo más de la energía geminiana: siempre tiene problemas para decidir porque actúa como veleta, cambia una opción por otra mejor, más divertida, más interesante.
Punto uno: se aburre fácil y precisa constante estimulación, así que aprender a relajar la mente es necesario. Mediten, chiques, aunque sea 15 minutos al día una meditación guiada, para calmar la ansiedad, la impaciencia y la hiperactividad mental.
Punto dos: la diversión. ¿Por qué no ser más relajados, jugar más y estresarnos menos? A menos que el asunto sea de vida o muerte, merecemos un momento al día de distensión, risa, diversión y relax.
Punto tres: ¿quién te hizo creer que sólo debés elegir UNA cosa? ¿Será posible atender cinco quiosquitos a la vez? ¿Será posible combinar todos mis intereses en un proyecto o emprendimiento? ¿Será posible escribir un libro volcando todo lo que sé para vaciarme y poder seguir aprendiendo cosas nuevas? Todo es posible, porque Géminis es multitasking, un pulpo. Elegí, sí, pero no necesariamente una sola cosa. Si sentís que te gustan MIL, ¡dale adelante! Que en el camino quedarán diez, tal vez menos, pero sabrás combinarlas y habrás aprendido de la experiencia en el camino.

Esta segunda temporada de eclipses del año inaugura los eclipses de Nodo Sur en Sagitario, comenzando el 5 de junio con el eclipse penumbral de Luna llena a 15°34′ del signo. Viene acompañado por un eclipse solar anular el 21 de junio a 00°21′ de Cáncer y otro lunar -también penumbral- a 13°37′ de Capricornio el 5 de julio. De ellos les iré hablando más adelante.

¡Feliz Luna nueva!

Publicado el Deja un comentario

Luna llena en Escorpio

¿De dónde venimos?

El 28 de octubre de 2019 comenzó un período de seis meses de dolores de parto.

La Luna nueva en Escorpio abrió este portal que este 7 de mayo muestra resultados. Para ese momento, Mercurio estaba en sombra a punto de retrogradar en Escorpio, los dos regentes del signo (Marte y Plutón) se encontraban en tensión, Urano estaba en oposición a la Luna nueva y además Plutón ya estaba prácticamente en conjunción a Saturno… esa Luna nueva nos instaba a renacer, transformarnos, en los próximos seis meses. No fue una Luna nueva más.

En ese momento les comenté: «Sentimos tensión, la necesidad y responsabilidad de elegir un cambio, de transformar algo en nuestras vidas, de poner límites, decir basta, cortar por lo sano. El renacimiento que se nos ofrece es el de cortar con todo aquello que nos estanca y que nos es nocivo, incluso si es algo que veníamos ignorando. (…) Habrá mucho que estará en un punto de no retorno, las cosas habrán cambiado. Como siempre, para bien, para nuestra evolución.»

Y ahora…

Ahora llega la Luna al grado 17°20′ de Escorpio (a las 7:25 am hora Uruguay/Argentina) para llenarse, mostrándonos por dónde venía esa transformación, tanto en lo personal como en lo social.

Esta vez, Venus en Géminis en sombra se cuadra a Neptuno en Piscis, éste tiene un sextil al Sol que está junto a Mercurio y Júpiter se encuentra en el medio de Saturno y de Plutón, en conjunción a ambos: sentimos que los dolores de parto están en calma, pero es sólo una ilusión momentánea. El terremoto es interno. Para poder parir esto que tanto parece costar, algo tiene que morir: estructuras, pensamientos, creencias. Los Nodos ya están en Géminis y en Sagitario y si hay algo que se va a transformar durante este próximo año y medio, son las creencias, los programas que incorporamos en algún momento pero que ya no nos ayudan como en ese entonces.

Plutón, el regente moderno de Escorpio, está retrogradando. Cuando un planeta retrograda, no está trasladándose hacia atrás: como la Tierra se mueve con mayor velocidad, en determinados períodos le lleva la delantera al respecto de su traslación alrededor del Sol. Ahí es cuando el planeta parece detenerse y comenzar a moverse «hacia atrás». Astrológicamente, el planeta funciona «hacia adentro». Pero Plutón ya de por sí nos hace mirarnos, transformarnos, nos lleva a nuestras profundidades…así que ahora el trabajo es más intenso, se siente como meter la mano en un pozo negro donde tenemos que agarrar y destruir el sorete que lo está trancando todo (perdón por la metáfora). Todo esto es enfrentarnos con nuestra propia sombra, con lo que ignoramos, negamos, ocultamos (por el motivo que sea). El asunto es que, si somos Luz, si la conocemos, es porque también hay oscuridad. Y debemos darle espacio para expresarse en lugar de pelear con ella. Acá encontrás un video al respecto de la sombra.

Con la constante frecuencia 5D rondándonos, es natural que queramos elevar nuestra vibración para ser nuestra mejor versión y que nuestra consciencia se libere de la dualidad de la 3D para vivir en comunión, con paz y amor. Pero es una meta ilusoria si primero no somos capaces de integrar nuestras propias polaridades, si no podemos abrazarnos completamente, incluyendo lo que consideramos «bueno» y lo que consideramos «malo» en nosotros. No podré ser un alma elevada si miro con desprecio a los que no me caen bien, no puedo creerme guía o gurú de otres si no he sido capaz de conocerme en profundidad hoy, en esta vida.

La dualidad está absolutamente en todo en la 3D, interna y externamente. Todo va de un lado o al otro, se polariza, y con nuestro juicio somos capaces de definirle cualidades: lindo, feo, bueno, malo, verdadero, falso, honesto, mentiroso, soberbio, inseguro, etc. Para que ese juicio deje de comandar nuestros actos, tenemos que abrir los ojos a que reaccionamos a través de esa posición. Esto es bueno tenerlo presente para dejar de evitar el contacto con nuestra propia oscuridad -que de esa forma «nos domina»- y abrazarla, integrarla, para poder ascender en consciencia siendo seres completos.

Siguiendo con los aspectos, Marte, el otro regente de Escorpio, está en Acuario en contacto con el Nodo Norte geminiano y con Venus, y cuando la Luna siga camino estarán en tensión: sabemos que esta especie de muerte, de renacimiento y parto, es viral (oh, casualidad) y que la veníamos deseando, consciente o inconscientemente. Que internet y los medios pueden ayudarnos a unirnos pero también mentirnos muchísimo. Aunque nos resistamos a la transformación, las bases ya se resquebrajaron.

La diferencia es que ahora no estamos ciegos como antes, tenemos más espíritu cuestionador, no nos comemos cualquier verso. Con Saturno en Acuario las limitaciones, reglas autoritarias y la pretensión de control de masas pueden ser muy fuertes, pero tenemos muchas ansias de ser libres esta vez, de tomar consciencia. Estamos despertando para poder dar el salto, para permitir nacer a esa Nueva Tierra que nos está llamando.

Puede doler, puede ser difícil, pueden «encerrarnos». Pero con los ojos abiertos, podemos elegir qué crear y qué destruir en esta transformación.

Que renazcas con alas de Ave Fénix.
¡Feliz Luna llena!

Publicado el

Luna nueva en Tauro & Día de la Tierra

La magia del Universo hace coincidir a la Luna nueva en Tauro con el Día de la Tierra este 22 de abril.

La Luna nueva se perfecciona a las 23:25 hs -hora Uruguay/Argentina- en el grado 3°24′ de Tauro, a sólo 3 grados de Urano, en cuadratura a Júpiter, Plutón y Saturno, y sextil al Nodo Norte en Cáncer.

Metafóricamente, es como si alguien estuviera rompiendo la tierra desde abajo, para nacer desde las profundidades, autopariéndose, abriéndose camino en la luz después de mucho tiempo en la oscuridad, en la espera, en la confusión incluso. Al salir, rompe la máscara que traía y que lo protegía, entonces ve mejor, tiene la mirada más clara y ve todo con perspectiva. Así está el planeta y así estaremos nosotros, a medida que el proceso siga avanzando.

Pero no nos iremos de cabeza ante lo nuevo, porque este mes Plutón comienza a retrogradar para que, de una vez, integremos nuestra sombra antes de dar el salto. Y esta vez todo lo negado, lo no reconocido y lo criticado, se hará tan grande que no podremos evadir el trabajo que nos toca: hacernos cargo de nuestras emociones y de lo que hemos creado al evadirlas. Trascendencia es la palabra, del pasado, del ego que creemos que siempre será igual, de la realidad inventada por unos pocos que pretenden mantenernos aferrados al miedo y a lo chiquito: si tengo miedo, no doy el salto para darle toda mi magia y mi medicina al mundo, lo que generaría un mundo mejor. Y ¿quiénes no quieren un mundo mejor? Aquellos que prefieren seguir manteniendo el control, los más poderosos, los de siempre.

Esta Luna nueva es más que especial, pareciera tirar por la borda, como vomitando, desintoxicándose, la parte de la realidad donde la mitad de la humanidad que vino a despertar, se mantenía dormida. Y ya es momento de que todos juntos estemos de ojos abiertos -los tres- yendo al frente, como trabajadores cósmicos que somos. Estamos acá porque elegimos hacernos cargo de todo nuestro poder y de toda nuestra sabiduría en este momento. Que el egoísmo que te hace sentir miedo (a lo que sea) no te frene ni te retenga: ¡somos un montón para sostenerte! Contamos unos con los otros.

Cuando se vaya diluyendo el miedo al actual virus que nos ayudó a estar más en casa, con nosotros, nos daremos cuenta que nos ayudó también a valorar lo realmente importante, y tal vez hasta nos impulsó a dejar atrás lo nocivo, lo que no nos hacía feliz, lo que no nos permitía crecer. Más allá de cualquier teoría conspiratoria, con la cuarentena-aislamiento estamos limpiando nuestros cuerpos físico (comiendo más casero y algunos hasta dejando de comer carne, haciendo yoga o ejercicio), mental (menos estrés, más meditación), emocional (porque atendemos lo que sentimos) y energético (al no vincularnos con personas «externas», nuestra energía se va purificando). Todo esto permite la alineación de todos nuestros cuerpos, conformando así un Yo Superior que vive, siente, vibra y actúa en congruencia. Se va diluyendo el «siento esto pero creo que lo otro es mejor», porque al vibrar coherentemente, no necesitamos vivir en dualidad, estamos claros con nuestro Norte, con el camino que se va desarrollando mientras co-creamos nuestras experiencias.


Día de la Tierra

El Día de la Tierra es un día para tomar consciencia, esa que Urano en Tauro está haciendo calar hondo en muchos, para que nos demos cuenta de la importancia de cuidar los recursos naturales y al planeta en general, porque el cambio climático no es algo que podamos pasar de largo como lo hicimos siempre. Es necesario que nos demos cuenta que somos uno con Gaia y aprendamos a amarla mucho más. Qué casualidad que cuando los humanos dejan de salir al exterior, la Tierra respira y hasta se recupera un poco de tanto daño. ¿Qué te hemos hecho, Madre? Si tan sólo todos sobre tu superficie fuéramos conscientes y hubiera menos sistemas corruptos -y menos egoístas- agujereándote, maltratándote, intoxicándote, podríamos darnos cuenta de que a todo lo que nos das no es necesario explotarlo hasta su límite. No creo que seamos un virus, porque somos una hermosa humanidad aprendiendo todo el tiempo, pero cuánta falta nos hace más educación para concientizar sobre el cuidado del planeta…


Ritual

Es un día ideal para sembrar intenciones con una semilla de verdad. Tomá la semilla, y ponela bajo tu lengua, mientras visualizás tus intenciones hechas realidad. Cuando te sientas lista, plantala. Lo que resulte de ella -fruto, por ejemplo- será especialmente indicado para cualquier tipo de dolencia que pueda aquejarte, porque la planta se gestó en contacto con tu ADN y desarrollará características medicinales exclusivas para vos. Ojo, esto es un tema más bien «mágico» pero me resulta muy hermoso.

Este ritual lo conocí gracias a Flor Fasanella de Florecer Fitomedicina, y lo amé inmediatamente. Es parte del libro «Los cedros resonantes de Rusia» de Vladimir Megré, y acá les comparto el extracto del ritual completo:

«Cada semilla plantada por vosotros contiene en sí una enorme cantidad de información del Universo. Esta información no puede compararse ni en cantidad ni en exactitud con la que encierra algo hecho por la mano del Hombre. Con ayuda de esta información, la semilla conoce el momento en el que ha de despertar a la vida con una exactitud de fracciones de segundos, conoce cuándo germinar, qué sustancias tomar de la tierra, cómo aprovechar la irradiación de los cuerpos cósmicos: el Sol, la Luna, las estrellas; en qué debe convertirse, qué frutos dar. Los frutos tienen el propósito de abastecer vitalmente al Hombre. Estos pueden resistir o luchar contra cualquier enfermedad del organismo del Hombre, de forma efectiva y con más poder que cualquier medicamento hecho por su mano, que haya existido o exista jamás. Pero para que esto suceda, la semilla tiene que conocer el estado de la persona, para poder aportar al fruto, en el proceso de su maduración, la proporción necesaria de sustancias para la curación de esa persona concreta, de su enfermedad, si ya existe, o de su propensión a ella. Para que la semilla de un pepino, de un tomate o de cualquier otra planta criada en la huerta, tenga tal información, es necesario hacer lo siguiente:

Antes de sembrarlas hay que colocar en la boca una o varias semillitas y mantenerlas bajo la lengua no menos de nueve minutos. Después, hay que colocarlas entre las dos palmas de las manos y mantenerlas así unos treinta segundos. Al mantener las semillas entre las palmas, es necesario estar descalzos sobre el terrenito donde se va a plantar. Abre las palmas de las manos y cuidadosamente, acerca a tu boca la semilla que estás sosteniendo. Espira el aire desde tus pulmones hacia la semilla. Caliéntala con el aliento tuyo y esta semillita conocerá todo lo que hay en ti. Luego, es necesario mantener las manos abiertas durante otros treinta segundos todavía, presentando la semilla a los cuerpos celestes. Y ella determinará el instante de su nacimiento. ¡Todos los planetas la ayudarán en ello! Y regalarán a los brotecillos la luz necesaria para ti.
Luego ya puedes plantar la semilla en la tierra. En ningún caso hay que regarla enseguida, para que no se pierda con el agua tu saliva y la información que envuelve por completo a la semilla, y que ha de ser absorbida por ésta. Sólo al expirar el tercer día después de la plantación, se puede regar. Se debe plantar en los días más favorables para cada legumbre (la gente ya sabe esto, por el calendario lunar). En ausencia de riego, la siembra prematura no es tan de temer como la siembra tardía. No se deben arrancar todas las hierbas adventicias que salgan al lado del brote que nació de tu semilla. Al menos una de cada especie debe quedar en su sitio. Las hierbas adventicias también se pueden recortar…
Según Anastasia, la semilla es así capaz de integrar toda la información sobre la persona y entonces, durante el desarrollo de su fruto, recogerá al máximo del Universo y de la Tierra, la mezcla óptima de energías necesarias para esta persona concreta. No se deben quitar todas las hierbas adventicias porque éstas también tienen su propósito. Algunas sirven para proteger a la planta de enfermedades, y otras le brindan una información complementaria. Durante el tiempo de cultivo, es vital comunicarse con la planta: al menos una vez en su período de crecimiento hay que acercarse a ella y tocarla. Es deseable hacerlo durante la luna llena.

Anastasia afirmaba que los frutos cultivados, desde la semilla, de esta manera y consumidos por la persona que los ha criado, son capaces de curar a esta persona de absolutamente cualquier enfermedad de la carne, frenar considerablemente el envejecimiento del organismo, librarle de sus hábitos nocivos, aumentar en muchas veces sus facultades mentales, y darle tranquilidad a su alma. Los frutos tendrán una influencia más efectiva si se consumen en los tres primeros días de ser cosechados, no más tarde.»

Que tengan una hermosa Luna nueva y un gran despertar-renacer.

Publicado el Deja un comentario

Luna nueva en Aries.

La  Luna nueva en Aries se perfeccionará durante la madrugada/mañana del 24, y lo hará en conjunción a Quirón.
El regente, Marte, se encuentra en Capricornio junto a Júpiter y Plutón.  

¿Que si es una Luna nueva tranquilita? Todo depende del porcentaje de ganas que tengan de salir a correr sin destino. 😂

El asunto es: no estamos únicamente cambiando de paradigmas mundiales y despertando consciencia para ascender a 5D -todo va de la mano- sino que, para poder lograr todo esto, necesitamos realmente saber quiénes somos.

La respuesta no va a estar, claramente, en el certificado de nacimiento (aunque sí la hora natal para que puedan solicitar una sesión astrológica😁) pero sí en lo que el planeta nos ofrece en este momento: chance para reencontrarnos y silenciarnos.

Al estar junto a Quirón, esta reconexión con vos misma necesita ser intensa y honesta, que te lleve a quitarte todas las máscaras que usás para cubrir tus heridas. ¿Qué te duele? ¿Por qué no podés perdonar, soltar o superar asuntos específicos? ¿Qué personas te activan esos dolores? ¿Estás segura de que seguir culpando al mundo y a los demás de tus broncas y dolores es lo más sano? 

Con todo esto, hay una nueva identidad renaciendo, y es por eso que Quirón transitando Aries nos lleva a preguntarnos ¿Quién soy? ¿Soy mi ego, personalidad, mente e identidad únicamente? ¿O es que soy algo más?
Este tránsito me parece uno de los más importantes a integrar en este momento, porque habla de la deconstrucción del ego, de retomar su función original y quitarle el dominio por excelencia de todas nuestras decisiones.  El ego y la mente no son nuestros enemigos, son colaboradores para que podamos sostenernos sobre la Tierra, son aliados. Pero cuando se «van de mambo», terminan controlando nuestras vidas porque es la única manera en la que creen que pueden sobrevivir: si lo controlan todo. Entonces te etiquetan con características, talentos, defectos, yo soy así y no soy asá, yo soy esto, yo soy aquello, decimos, ignorando que cada vez que decimos lo que creemos que somos, estamos diciendo lo que somos en realidad: Yo Soy.
 
El Yo Soy es la energía divina que está conectada con el todo, en nosotros. Y eso es lo que realmente somos, lo verdadero. Cuando hagamos carne estas palabras, es que comenzaremos a andar la 5D, entendiendo que somos un todo hecho de nuestros cuerpos multidimensionales. No podemos seguir buscando cualidades o etiquetas para definirnos, o seguir creyendo que somos lo que nos dijeron, lo que terminamos creyendo, etc. No somos únicamente este cuerpo y esta personalidad, es necesario romper con la idea de que somos únicamente lo que consideramos real. Seguir creyendo eso nos dejará estancados en la dimensión material, en la del ego, donde algo que no va con mis creencias entonces no existe, donde un otro que me ofende es mi excusa para resentirme, donde mi sensibilidad es bloqueada para poder trabajar como el capitalismo quiere que haga, en un trabajo que detesto y que me aprisiona, y así.

Saturno en Acuario no trae la libertad que rompe cadenas, porque primero nos va a enseñar que toda libertad tiene que tener, en esta Tierra, limitaciones para poder vivir en comunidad. La libertad no es una utopía idealista, sino algo con lo que se convive día a día teniendo en cuenta que siempre tenemos las limitaciones de la materia…hasta que decidamos ampliar y transformar nuestro punto de vista, mover el foco de la apariencia de la realidad.

La Luna nueva se cuadra al Nodo Norte en Cáncer, ¿qué es esto? La energía ariana, de inicios, impulso, fuego y acción, no se puede quedar en casa, como dice el Nodo Norte. No me puedo calmar, si soy puro espíritu en la materia, no me pidas que me quede en casa, me duele estar ahí porque me encuentro conmigo misma.

Sí, puede doler. Pero es el inicio de  un cambio. No parece ser una Luna nueva más del montón: inicia un período de seis meses en aquella zona Aries de tu carta natal, pero también inicia un cambio de consciencia en cuanto a quién soy, qué vengo a darle al mundo, cuál es mi propósito.

Tu propósito es estar acá, ahora, en este momento. Estar presente en el presente. Porque el propósito se camina día a día, uno ES su propósito, no lo busca. Así es que, cuando escuchamos a nuestro corazón, nos transformamos porque se revela nuestra esencia. Y ella es la que nos puede llevar de la mano a entender qué estamos haciendo acá.

¡Feliz Luna nueva!

Publicado el Deja un comentario

Luna nueva en Piscis

A las 12:31hs (Uruguay/Argentina) del domingo 23, se perfecciona la Luna nueva en Piscis.

Este evento cierra el calendario lunar que se reabrirá el 24 de marzo con la Luna nueva en Aries, y nos encontrará con un ánimo energético muy distinto al actual.
Piscis representa las aguas uterinas, la no división del espacio-tiempo, la fusión con el todo que hace que nos sintamos uno con la Madre Divina. Es la paciencia de la gestación, la pausa previa a la acción, la emoción en su totalidad, la profundidad del cosmos interno y externo, el latido del Universo. 

Hay muchos aspectos fuertes al momento de la Luna nueva, y la energía está muy marcada por la presencia de Mercurio retro en conjunción: acá lo único válido es sentir. Todo lo que pienses o intentes racionalizar será en vano porque serán suposiciones, negaciones, idealizaciones. No tendrás el panorama completo y seguro que es así porque se te pide re-aprender a sentir, y dejar de idolatrar a la mente y a la inteligencia como si fueran medidores de valor. Lo que realmente nos importa es sentir amor, experimentarlo, dejarlo entrar, reconocer que su presencia es más importante que cualquier trabajo mental. No sos más inteligente por ser más analítico o por saber más, la inteligencia se mide en la capacidad que tenés de reconocer al amor en todas sus formas y de aceptarlo sin buscarle el defecto. 

Preguntas para guiarte en tu lista de intenciones:
-¿Qué estoy buscando gestar en mi vida?
-¿Cuán creativa me siento? ¿Le doy espacio a la creatividad para que aparezca u ocupo todo mi tiempo en quejarme, en «hacer» y no me permito «ser»?
-¿Le doy la razón a todos mis miedos para no salir de mi zona de confort y quedarme siempre aislada del mundo?
-¿A qué le temo? ¿Por qué? ¿Mamá vivió algo que le pudo haber despertado un temor similar cuando estaba embarazada de mí?
-¿Qué límites le pongo al amor? ¿Le permito el libre fluir en mi vida?
-¿Qué es para mí «fluir»‘
-¿Qué necesito soltar en mi vida y no me estuve dando cuenta?
-¿Fuerzo sentir claridad o me permito estar perdida cuando todo está confuso? 

En Piscis nos fundimos con el inconsciente colectivo. Sentimos cosas que no son nuestras, empatizamos tanto que sentimos al dolor ajeno en nuestra propia piel, absorbemos energía ajena como una esponja (y por eso quienes tienen a Piscis fuerte deben aprender a protegerse energéticamente). Piscis sube y baja la información del inconsciente al consciente, nos duerme el ego y nos despierta el espíritu. Nos marca las cosas importantes, nos hace eliminar las superfluas. Nos saca de la mente y nos lleva al corazón, a algo superior, a la sabiduría divina. Nos hace rendirnos como entrega y no como renuncia.

Está bien sentirte de la manera en que te estés sintiendo, aunque no debe convertirse en una excusa para no hacer nada. Mercurio retro en Piscis nos pide pausa, paciencia como El Colgado del tarot, espera pasiva, inacción. La revisión y la reestructuración irán siendo parte paso a paso.

No es necesario forzarte a actuar si no tenés fuerza, ganas, energía. Pero así como Mercurio, todo pasa. Volverá a estar directo y vos volverás a tener claridad. No te dejes hundir en la tristeza sin esperanza. Porque Piscis es el signo que diluye lo que nos estanca, que acuna y materna desde lo emocional, y también es el signo de los milagros. La esperanza no debe ser ciega, pero si la sentís, si de verdad la sentís en el fondo de tu pecho, seguro que está en lo cierto.

Que tengan una Luna nueva llena de amor.

Publicado el Deja un comentario

Luna llena en Leo

La Luna Llena en Leo se perfecciona esta madrugada a las 4:31 hora Uruguay/Argentina en el grado 20° del signo.

Es una Luna que nos pregunta si estamos haciendo lo que nos hace latir el corazón, lo que amamos; si estamos enfocadas en desarrollar nuestros dones para poder compartirlos; si nuestras relaciones realmente son desde el amor y no desde el ego y lo mismo al respecto de lo que consideramos nuestro valor, porque no es lo mismo brillar sabiendo lo que valemos que intentar brillar gritando lo que creemos que merecemos. 

Como ya tenemos activa la conjunción Venus-Quirón en Aries, y el sextil Júpiter-Neptuno junto Mercurio acercándose a él, podemos estar viendo a toda luz a nuestras heridas más profundas, haciéndolas conscientes, y para eso nos ayuda el ejercicio de preguntarnos (sin enjuiciarnos):
¿Quién soy? ¿Qué deseo? ¿Cómo están mis vínculos, considerando que nacen de mi amor propio? ¿Estoy expresando todo mi potencial? ¿Suelo hacer dramas innecesarios cuando no consigo lo que quiero?
¿Exagero en expectativas? ¿Busco crecer sin hacer el trabajo interno que me toca? ¿Realmente soy consciente de lo que me duele? ¿Estoy viendo con claridad todos mis patrones de conducta? 

Entre todas estas preguntas, con tanta energía disponible para romper patrones y creencias, y con tanto fuego, hay otra que nos hará reconocer internamente aquello a lo que debemos prestar especial atención:
¿Qué me enoja?
Porque lo que nos enoja está tocando la herida.

Si algo me irrita, me genera ira, odio, es porque está activando un punto doloroso y sensible. Como también hay mucha energía Piscis con Mercurio en sombra, la primera reacción que nos puede surgir es la de negación: Esto me enoja —> es fulano o es determinada situación, no soy yo —> es decir, lo externo me hace enojar. 
Y no, la verdad es que enojarnos con un otro o con algo que no sucede como pretendemos es actuar desde el niño interno herido, y eso, como adultos, no es sano para nadie. Esta puede ser la baja vibración que experimentemos.

Sí, es una Luna llena muy fuerte. Aprovechen para hacer terapia interna y sincerarse con ustedes mismas para bajar los humos del ego y abrir el contacto del Alma.

Publicado el 1 comentario

Luna nueva en Acuario.

El 24 de enero a las 18:42hs (hora Uruguay/Argentina) en el grado 4°21′ de Acuario, se perfecciona la Luna nueva en Acuario.

Nunca está de más recordar que las Lunas nuevas marcan una apertura, representan energía de inicios y es por eso que son momentos para sembrar intenciones (y porqué no, semillas de verdad).

Cada Luna nueva es diferente, no sólo porque se da bajo determinado signo lunar, sino porque en cada evento, los aspectos varían y «tiñen» a la Luna nueva con otra energía. 

Esta lunación en especial es muy acuariana no sólo porque el Sol y la Luna se encuentran juntos allí, sino también por la presencia de Mercurio y la cuadratura que las luminarias hacen a Urano en Tauro. También están en sextil a Quirón en Aries. Otra cuadratura importante es la que se da entre Venus y Neptuno en Piscis y Marte en Sagitario.

Entonces, ¿para qué es buena esta Luna nueva y qué podemos intencionar?

Primero, recordemos la energía más alta de Acuario: despertar de conciencia, tecnología a favor de la humanidad, movimientos y revoluciones colectivas, conocimiento universal, apertura mental, sabiduría cósmica, información de las estrellas. Es el signo del «todos para uno y uno para todos» que nos ayuda a comprender que todos somos lo mismo y que las diferencias son, como bien lo sabe este signo, una necesidad del ego para distinguirse del resto, para sentirse especial. Cuando superan esta necesidad, realmente se les nota que son algo extraterrestres. En Acuario podemos encontrar maestros que dan todo su conocimiento sin limitaciones, astronautas que desean conocer la frontera final del universo, personas hambrientas de sabiduría y con mucho genio, con capacidad de generar nuevas ideas…pero a veces les puede faltar la fuerza o el dinamismo para llevarlas a cabo, porque son todo mente y les cuesta bajar a la tierra. Viven en el cosmos, siempre pensando en qué hay más allá.

Esta Luna nueva nos ayuda a abrir los ojos a la nueva realidad que se está desarrollando en nuestra vida y a la que podemos ir creando en lugar de seguir resistiendo a los cambios que nos propone. Primero que nada se trata de ABRAZAR EL CAMBIO.

Segundo, y no menos importante: hacernos cargo de nuestras limitaciones, porque reconocerlas es el primer paso para expandir conciencia, para trabajar en nosotros mismos.

Entre todos los aspectos, podríamos deducir que las intenciones serían:

-Despertar tu conciencia
-Permitirte el cambio
-Romper patrones limitantes
-Animarte a reconocerte creativa
-Compartir lo que amás con el mundo
-Probar nuevas terapias de sanación 
-Comprometerte con tus procesos internos
-¡Aprender astrología! ¿Por qué no?
-Mostrar lo que te hace especial como marca distintiva
-Cambiar de actitud en cuanto a apegos e ideas estancadas
-Acercarte a nuevas herramientas de tecnología de conciencia
-Crear y gestar las ideas que te lleven a reconocer y compartir tu talento
-Dejar de ponerte trabas en el camino porque le temés al cambio
-Sacudir las ideas románticas e idealizaciones de tu cabeza: la realidad puede ser mucho más apasionante y fogosa
-Ver la verdad de las situaciones y personas con las que sentís tensiones: son tu reflejo
-Dejar de querer tener la razón para poder experimentar otras perspectivas
-Abrirte a recibir el cambio en la zona Acuario de tu carta natal

Otro asunto con Acuario es que es un signo regido por un planeta transpersonal (moderno) que es Urano. Y Urano nos hace conectar con nuestro propio sentido de lo transpersonal y de lo cósmico. Para aclarar esto, les comparto un párrafo de Alejandro Jodorowsky que modifiqué un poco y que me parece sumamente acuariano:

«Todas las vías del desarrollo personal parten del ego (Yo personal), pasan por el Yo Transpersonal y desembocan en el Yo Superior o Esencial, que es la instancia interna que vive en Unidad, conectada al Logos Cósmico, Mente Universal, dios, como quieran llamarlo.

Las cuatro energías (cuerpo, líbido, centro emocional e intelecto) se manifiestan en el ego y en el Yo Transpersonal: todos tenemos necesidades, deseos, sentimientos y pensamientos personales; pero también podemos cultivar necesidades, deseos, sentimientos y pensamientos transpersonales que -superando la esfera del egoísmo limitado- engloben no sólo al individuo suno también al grupo, colectivo o humanidad entera. (…) El Yo personal dice «yo» y el Yo Transpersonal dice «nosotros».

El Yo Transpersonal se origina al descubrir el Inconsciente colectivo, y supera el sentido infantil del «todo para mí», pasando al altruismo adulto del «nada para mí que no sea para todos». El Yo Transpersonal considera que todo lo que disfruta la humanidad procede del Universo y pasa por mí para ser transmitido. De un primer estado «sólido» y personal, blindado por fronteras y protegido con cerrojos, se pasa al estado de canal. (…)

Al final, el Yo Transpersonal llega a un punto en que se da cuenta de sus límites: «Yo no soy nada, yo no puedo nada, yo no sé nada». Es entonces cuando se reencuentra con su origen, el Uno Mismo, que dice: «Yo Soy Todo, Yo puedo Todo, Yo sé Todo». En este centro unitario total, no existe la vejez: lo único que hay es una eterna juventud. Nada de ignorancia: es la sabiduría total. Nada de carencias: es la abundancia total. Nada de individualismo: es la totalidad unida.

Algunas personas, al aproximarse a este estado, cristalizan una nueva ilusión individual sobre el centro universal. Caen en la trampa del ego divinizado y se imaginan ser los «elegidos» o depositarios exclusivos de la Conciencia unificada, que en realidad es un tesoro universal. Es así como se crean ciertas desviaciones: santos, gurús, maestros ególatras, etc.

El Ser esencial no es privilegio de nadie, sino un bien de todos. (…)


Cuando una persona llega a disolverse en el Ser esencial, se produce la Transfiguración. Su carne pierde el peso del sufrimiento, sus emociones se hacen sublimes, sus ideas son fluidas y sus deseos le otorgan la alegría de vivir. (…)

Cuando este estado se hace permanente, el Ser esencial se pliega en torno a la personalidad sosteniendo los egos personal y transpersonal: «ESTA PERSONA QUE LLEVA MI NOMBRE EXISTE, ESTA PERSONA QUE LLEVA MI NOMBRE VA A MORIR, PERO EN EL FONDO, ESTA PERSONA QUE LLEVA MI NOMBRE Y QUE ES MORTAL, ES UNA ILUSIÓN.» «

Publicado el Deja un comentario

Eclipse lunar penumbral en Cáncer.

¿Qué es un eclipse lunar?

En un eclipse lunar, las órbitas de los involucrados (Sol, Tierra y Luna) deben estar alineadas de una forma determinada para que se genere la sombra terrestre en la luminaria correspondiente, la Luna. Pero todo depende de la ubicación de la Luna: si está dentro de la sombra, el eclipse será total; si entra sólo un poco, será parcial; pero si sólo se ubica en la penumbra, entonces tenemos un eclipse penumbral o apulso, como el de mañana.

Los eclipses lunares se sienten muy emocionalmente, en nuestro sistema nervioso, y pueden afectar nuestra alimentación, sueño, aguas internas (físicas y emocionales) así que siempre es recomendado -como en toda Luna llena- hidratarse muy bien. No es raro que las mujeres adelantemos nuestra menstruación cerca de un eclipse.

La Luna tiene muchas maneras de enviarnos información: recoge los vientos solares con información planetaria y nos la envía «traducida», dirigiéndose a nuestro inconsciente para revelarla al consciente, nos ilumina cuando hay algo que debemos ver o tomar claridad, «dirige» los Nodos Lunares natales y en tránsito, que con cada eclipse laten internamente con el reflejo de lo que sucede en el cielo, porque así como es arriba, es abajo.

¿Sabían que los Nodos se mueven de forma retrógrada sobre el zodíaco -al revés que los planetas en el sistema solar, o sea, del último signo al primero- no para llevarnos a ser cada vez más primitivos, sino para recordar lo realmente valioso que es recuperar nuestras raíces? Humanas, naturales, sociales, individuales.

Los eclipses siempre nos piden soltar, liberar algo, ¿por qué? Porque con la existencia vamos sumando cada vez más cosas, asfixiándonos entre deber ser, creencias, status quo, ideas, cosas materiales, etc…acumulando todo el tiempo. Pero…¿cuándo vaciamos todo eso? ¿Cuándo reseteamos nuestro sistema y nos permitimos liberarnos de lo que nos atasca? Pues en temporada de eclipses.

De verdad nos movilizan evolutivamente, para que recordemos que necesitamos del vacío para ser libres y poder crear la vida de la manera en la que lo deseamos, no como nos dijeron que teníamos que vivirla. Y además en el eje Cáncer-Capri, todo tiene más fuerza.

¿Y ahora?

El eclipse ya se está sintiendo.
La Luna pasea por Cáncer y cuando el viernes 10-01-2020 (qué números, eh!) a las 16:21 hs (hora Uruguay/Argentina) llegue al grado 20°, en la penumbra que provoca la Tierra, se enfrentará al Sol que está junto a Mercurio, Saturno y Plutón. Ahí cerquita los espía Júpiter aún dentro del Nodo Sur.
Desde aquí, el mediocielo de la carta del eclipse estará en Piscis, justo donde está Neptuno. Lo que se nos pide como individuos y colectivo es permanecer juntos en lo importante, olvidar las diferencias egoístas que nos dividen cuando creemos que nuestra postura es la correcta, como si tuviéramos la única verdad en una posición rígida, obsoleta, soberbia. Tener la razón o la verdad al respeto de nuestras creencias y posturas únicamente nos separa y nos hace olvidar de la importancia del entendimiento y la empatía con el otro.
¿Creés que tu dios es mejor que otro, que tu verdad es la única válida o correcta, que tus creencias son más importantes o que tu elección política es la salvación porque la otra te sacó algo? ¿Estás pensando con tu bolsillo y tu inseguridad o con el corazón?
El eclipse viene a destruir todo lo que nos destruye como sociedad. Así como el eclipse en Capricornio del 26/12/19 seguirá haciendo efecto hasta julio (y más), éste nos muestra cuánto evolucionamos desde junio pasado, nos pone a prueba para ver si seguimos mirando sólo lo que nos toca o podemos abrir un poco más la mente y el corazón a que nuestra realidad no es la misma realidad que viven todos. Nos muestra si vamos hacia el lado del corazón o hacia el lado del déspota que abusa del poder y de las oportunidades que tiene, sabiendo que con ellas daña al resto.
Se nos pide que despertemos el corazón y que por fin transmutemos los valores que seguimos manteniendo «sólo porque me enseñaron así». Es hora de ser honestos y ver cómo con nuestra propia caca creamos caca afuera. No es el otro, soy yo. Si estoy dispuesto a cambiar, el mundo cambia. No lo hace por arte de magia. Abrí tu corazón sin miedos.
Tecnicismos:
Grado 20°00 de Cáncer, serie Saros 144. 

Buscá el grado 20° de Cáncer, Libra, Capricornio y Aries en tu carta natal. Lo que haya allí (casa, planeta, ángulo) se sentirá con fuerza con el eclipse de hoy. Podés comprender cuál tema o área de tu vida toma relevancia en este momento.

Ahora buscá el grado 4°06′ de esos mismos signos. Allí sucedió el eclipse solar anular del 26/12. Por allí algo pide salida, aunque también puede notarse en los grados que mencioné previamente.

Por último, encontrá el grado 27°10′ de Leo, Escorpio, Acuario y Tauro. Esos grados se estimularon con el eclipse de Sol y te dan información extra para comprender estos últimos eclipses del axis Cáncer-Capricornio.

Todo se combina, se articula, porque la magia del funcionamiento de la astrología es el movimiento mandálico, la conexión del todo y no el simple horóscopo de tu Sol. Somos mucho más y con cada eclipse lo podemos ir recordando.