Publicado el

1 de agosto: Día de la Pachamama.

Mercurio en Cáncer perfecciona su oposición a Plutón en Capricornio, mientras sigue opuesto a Júpiter y se prepara para enfrentarse a Saturno, aunque ya lo está haciendo.

La emoción y el cuerpo. El agua y la tierra. El barro de la creación, desde donde todo toma forma. Fuego que cuece las figuras y aire que les insufla espíritu. La Pachamama es casa y es hogar. Es todos los elementos, es galáctica y física. Es nutrición y manifestación.

A ella le debemos la vida en esta forma, la manera de viajar dentro de estos cuerpos físicos y cósmicos. Porque provenimos de las estrellas, pero ella también. Tomamos forma en su hábitat para aprender de y con ella.
Y sin embargo nos olvidamos que es nuestra mamá. Que nos protege, y que tiene emociones, como nosotros. Cuando se cansa de nuestro «mal comportamiento», lo demuestra. Y nos enojamos con ella, como si nos tirara calamidades porque sí, porque «la naturaleza es así». La subestimamos, es increíble cuánto. Y sin embargo sigue ahí, sosteniéndonos, esperando que despertemos.

Así que tomate un segundo el 1 de agosto, para parar. Para agradecerle que estás viva. Para hablarle, pedirle que te enseñe el camino si te sentís perdida, preguntarle cómo está, qué podés hacer hoy por ella. Porque cuando le das amor, lo devuelve. Ayni, reciprocidad. Ella ES todo amor y no dudará en ofrecértelo cuando también sos amor.

La tierra es el hogar de todos, más allá de que tengamos el tupé de ponerle precio.
Creemos que la tierra nos pertenece, cuando somos nosotros lo que le pertenecemos.

Respeto. Es lo mínimo que podemos hacer. Y agradecimiento.

Juntá tu basura. No estaciones tu auto en espacios naturales, que no están destinados para eso. No enciendas fuego en la naturaleza. Comprá natural. Comé lo más sano y natural que puedas. No mates animales por diversión. No destruyas plantas enteras si podés usar una ramita. Pedíle permiso a la Pacha. No seas egoísta.

El privilegio de tener acceso a la naturaleza no lo tenemos para que la arruinemos, sino para que tomemos consciencia y la protejamos.

Publicado el

Animales de Poder.

Estoy soñando mucho con animales.

Desde hace varios meses, comencé a indagar en profundidad sobre los animales de poder, los tótems, ya que se me aparecían en un montón de formas, pero sobretodo en el universo onírico.

Personas con caretas de pumas, panteras negras, serpientes, búhos, mariposas, pájaros, lobos, caballos, un delfín que viene nadando en el cielo desde Sirio, perros, gatos, ranas.

La rana, desde que nos mudamos, también aparece mucho en casa. Hay varias en el jardín, pequeñitas. Una vez una estaba en un balde y ni tuve la idea de que no podría salir de ahí…hasta que la encontré muerta. No saben lo mucho que lloré y la culpa que sentí. La enterré en el jardín y le pedí perdón por no haberla podido ayudar, más allá de que los tiempos divinos son sabios.

Hace un par de días, otra ranita se escondió bajo la alfombra de entrada de casa (ya aprendí que siempre debo revisarla) y no sé si la pisamos, si estuvo enferma, con hambre o frío, pero la puse en el césped y creo que no soportó el clima, se ve que no tuvo fuerzas para meterse en el pocito que le hice ni de comer. No sé bien cómo cuidarlas porque siempre les tuve fobia a los batracios, y sin embargo a estas dos ranitas me animé a tocarlas. Todo un avance, la verdad.

Así que le hicimos un funeral.

Mi conexión con la muerte en todas sus formas es uno de los aprendizajes más intensos de mi vida, y los funerales nos sirven a los que nos quedamos en la Tierra, para cerrar un ciclo y dejar ir a los que ya cumplieron el suyo. Para soltar y comprender el final, además de todo el significado ancestral y mitológico que tienen.

La medicina de la rana es la de la tierra y el agua, la lluvia que purifica y fertiliza, es la del contacto con las emociones y la propia sensibilidad. Es un animal con mucha conexión con la Luna, porque ésta rige todas las aguas. Es un tótem de metamorfosis y sintoniza mucho con el sonido, porque a través de su canto está pidiéndole a la lluvia que aparezca a limpiar el barro y a purificar nuestras aguas.

Si les gusta la info sobre animales de poder, déjenmelo saber y también pueden seguir a @animastina que es una genia al respecto.

Publicado el Deja un comentario

Receta de Agua Florida

El agua florida es una colonia que se usa para limpiezas energéticas. Hay una muy conocida que es la de Murray, una empresa de Nueva York que la vende a toda Sudamérica.

La suelen utilizar los chamanes antes y después de sus trabajos, pero sus usos no se limitan a eso. En altas alturas, como en Cusco, el agua florida te despierta cuando la altitud te afecta mucho, y también se aplica en zonas doloridas del cuerpo para aliviarlas. Sus usos cada vez se extienden más, es cuestión de probar (pero no se ingiere).

Les comparto mi propia receta, aunque cada quien tendrá la propia y de seguro cada una será distinta y poderosa.

Ingredientes

Un frasco esterilizado de vidrio de 1 lt aproximadamente (se esteriliza hirviéndolo en agua directamente)
Cáscara de una naranja
Cáscara de dos limones
7 ramitas de romero
7 ramitas de menta
Un par de hojitas de ruda (chiquitas, 3 o 4, es muy fuerte)
3 hojas de laurel
Unas ramitas de salvia, a elección
3 cucharadas de flores de lavanda
7 clavos de olor
3-5 ramas de canela
Unas gotas de aceite esencial de benjuí, sándalo, mirra e incienso.

Se ponen todos los ingredientes en el frasco, se cubren con mitad de alcohol de cereal (o el que tengas) y mitad de agua destilada (o de bidón), y ahí se agregan las gotitas de los aceites esenciales. Se tapa, se sacude para que todo se mezcle, se destapa para sacarle las burbujas y se tapa de nuevo.

El frasco debería estar de 30 a 45 días en un lugar fresco y oscuro, y es ideal sacudirlo una vez al día para que las hierbas y cáscaras liberen todas sus propiedades mágicas.
Cuando haya pasado el tiempo, se filtra (con colador y gasa o una tela finita) a un nuevo frasco o frascos con spray y ya está lista para usar. Hasta es un buen regalo para las amistades más brujiles.

Obvio que si tenés alguna conexión especial con alguna planta, árbol o hierba, ¡también es bienvenida! Porque todas tienen propiedades mágicas y seguro la que más te resuene será de acuerdo a lo que estarás necesitando.

Usala como spray para limpiar tu casa energéticamente, después del baño, y para todo momento en que sientas que precisás más energía y claridad.

¡Que te sea de utilidad!

Publicado el Deja un comentario

Guías Espirituales

En el proceso del despertar de consciencia, es decir, de despertar a la noción de que «esto no es lo único que existe» y de conocernos espiritualmente -por sintetizarlo de alguna manera- comenzamos a observar que no somos los únicos habitando este planeta. De hecho, se dice que los humanos podemos acceder hasta 9 u 11 dimensiones -de las miles probables- con todo nuestro potencial desarrollado, y en cada dimensión hay seres acordes a la vibración de la misma. E incluso, somos «visitados» por seres de muchos sistemas estelares y que están más cerca de la Fuente de Energía Divina que nosotros (la Diosa-Dios). Estos seres incluyen a los ángeles y arcángeles, maestros ascendidos (que tuvieron una o varias vidas terrenales donde masterizaron la materia), energía en forma de diosas y dioses (se dice que la energía tiene una intención y es interpretada por el humano en forma de un maestro o diosa/dios que la mente puede identificar y con quien se siente seguro, confiado, pero que por sí misma no tiene forma reconocible), seres estelares como pleyadianos, sirianos, oriones…y en un nivel más «cercano», cada ser humano cuenta con su ángel de la guarda y con un máximo de 33 guías.

Los guías no son tan conocidos como los ángeles pero para mí son igualmente importantes. Podemos contactar con ellos de manera mucho más «fácil» que con los ángeles, que tienen una vibración mucho más elevada porque siempre fueron ángeles, son energía divina. En cambio, la gran mayoría de los guías ha experimentado algún tipo de vida o existencia, sobretodo tridimensional, y ha ascendido para seguir con su tarea de servicio.

Para conectar con ellos, lo primero es reconocer que sos energía, espíritu, un Alma cósmica viviendo una experiencia material. Tu Alma es fácilmente identificable con las cosas que amás, los juegos que preferías en la infancia y tu energía primaria: activa, pasiva, enérgica y emprendedora, creativa y apasionada, aventurera y dinámica, intensa y fuerte, arremolinada y fresca, etc…

El primer paso antes de conectar con tus guías personales, es reconocer qué te gusta, qué te hace feliz, y así abrir las puertas de contacto con tu propia Alma, para alimentarla, nutrirla. ¿Cómo podés hacer esto? -Escuchando la música que más feliz y alegre te pone
-Cantando y bailando
-Celebrando estar viva
-Dándote un baño relajante con tus aromas favoritos
-Meditando
-Decorando tu casa o rincón favorito, ¡armando un altar!
-No haciendo nada
-Haciendo lo que más ames en el mundo sin sentir culpa ni excusarte (claramente no tiene que ser algo que lastime a otro ser vivo)
-Pasear en la naturaleza
-Hacer ejercicio
-Escribiéndole o hablándole, al fin y al cabo tu Alma es vos misma
-Riéndote a carcajadas
-Confesándote a vos misma qué harías si no tuvieras miedo
(el miedo es una forma en la que «somos controlados» por fuerzas dominantes que no nos quieren despiertos ni conscientes)
-Haciendo algo creativo sin importar el qué dirán: pintar, escribir, dibujar, cocinar algo nuevo, salir a caminar por una zona que no es la acostumbrada, reciclando prendas o accesorios, etc…
-Estando en silencio

Una vez que comiences a nutrir a tu Alma, el contacto será cada vez más fluído. Te sugiero que comiences hablándole como si fuera tu mejor amiga, porque cuando hacemos las cosas «para un otro» es mucho más fácil que hacerla para nosotros mismos, sobretodo al iniciar algo tan profundo…pero llegará un momento en que comiences a hablarle como parte tuya, no dual y separada, sino como tu propia esencia. El Alma sabe cuál es nuestro camino, nuestro Norte, y RECONOCERNOS COMO UN ALMA es la meta de todos estos pasos. No es algo ajeno o separado de vos, TU ALMA SOS VOS.

En astrología el Alma es vinculada con la Luna, con Neptuno y hasta con Plutón, aunque la Luna y el Sol son el fiel reflejo de su pureza, en su estado de vibración más alto. En general, creo que el Alma se refleja en toda la carta, es un combo de espíritu + personalidad (alma + ego si preferís llamarlo así).

Los Guías Espirituales han estado ligados a la tierra al menos una vez y por eso pueden ayudarnos con su visión «terrenal». Nuestros ángeles nos guían y ayudan en todo momento, pero los guías únicamente pueden hacerlo si les pedimos que así sea. Como mucho, ellos querrán atraer nuestra atención para que les pidamos ayuda porque ven cosas que nosotros no podemos percibir.

Los guías pueden ser familiares desencarnados, seres que en otra vida han colaborado de manera muy cercana con nosotros, maestros espirituales, etc… Provienen de muchas dimensiones y campos energéticos diferentes, y todos están en algún proceso de evolución de su Alma, en servicio. También pueden ser seres de otras galaxias y sistemas solares. Pero los guías más «famosos» son los animales, llamados «Animales de Poder» para el chamanismo. Nuestras mascotas ya fallecidas pueden ser guías nuestras incluso.

En general, podemos tener un máximo de 33 guías espirituales, pero a medida que expandimos nuestra consciencia y elevamos nuestra vibración, ellos pueden ser muchos más.
Hay claves para vincularte con ellos:
1- Preguntarte cuán lista estás para recibirlos
2- Aprender a aquietar la mente y a escuchar a tu interior
3- Hacer ejercicio
4- No hacerte la víctima, sino responsabilizarte 100% de tu vida
5- Perdonar y no juzgar
6- No tener expectativas
7- Comenzar por escribirles

Más adelante les voy a seguir compartiendo consejos para contactarse con sus propios guías.

 

*Créditos de ilustración desconocidos.

Publicado el Deja un comentario

El universo de los sueños

En sus libros, Carlos Castaneda cuenta sobre la segunda atención, el arte de ensoñar. Nos introduce a la idea de que nuestro mundo es solamente un mundo de tantos existentes, y que podemos acceder a ellos cambiando nuestra perspectiva (llamada punto de anclaje en la brujería que él aprendió). Una de esas formas de acceder es ensoñando, generando un tipo de control sobre los sueños en los que podemos encontrarnos en lugares que sentimos conocidos pero que jamás hemos visto, o directamente en lugares nuevos.

Se dice que para conectarte con tu doble cuántico (que Castaneda parece corresponder con nuestro cuerpo energético, ese que viaja a todos los mundos en la ensoñación), tenés que hablarle y pedirle el contacto en el momento en que te estás durmiendo, esos segundos entre la pérdida del estado de vigilia y el sueño. Entonces puede que sueñes con él y te de mensajes o tal vez hasta conversen.

Algo similar se cuenta para el sueño lúcido: si te dormís diciéndote «estoy soñando, estoy soñando, estoy soñando…» cuando estés dentro de tu sueño, tendrás ese momento de lucidez en el que te das cuenta que efectivamente estás dentro de un sueño y podés hasta probártelo a vos misma o intentar manejar el resto de lo que acontezca allí. 

Hay muchas maneras de acceder a nuestros sueños e innumerables técnicas para «controlarlos» o soñar lo que uno desee.
Sin embargo, es un tanto peligroso: yo creo que los mundos de los que Castaneda habla existen realmente y son tanto parte de un entrenamiento espiritual como algo vago a lo que accedemos en muchos sueños, sin darnos cuenta. 
Estoy segura que al menos una vez en tu vida soñaste con un mundo o ciudad desconocida o que incluso te era familiar, pero todo era distinto. La pregunta es: ¿por qué al soñar vamos a otros mundos, más allá de lo que Freud o Jung podrían analizar? 
Porque necesitamos recordar que esta realidad no es la única que existe. Somos tan infinitamente posibles, que creer que lo que vivo hoy, ahora, es lo único a lo que puedo acceder, parece que fuera una broma para que empecemos a probarnos que otras realidades son posibles (incluso dentro de esta misma realidad). 

Es sabido que con un buen conocimiento de nuestro sistema psíquico (consciente e inconsciente), es decir, de nuestra humanidad, por decirlo de alguna manera, y con un despertar de la consciencia sobre los propios patrones de conducta, podemos crear en esta realidad lo que deseemos, sea algo material o no. Sin embargo, los sueños nos muestran que hay otras realidades posibles a las que acceder para acrescentar nuestro conocimiento, no necesariamente consciente, para poder despertar partes internas que, debido a los condicionamientos de nuestra sociedad actual, hemos dejado dormidas. 

Hoy, 10 de septiembre, el Sol se opone a Neptuno retro y los asuntos en sueños pueden haber estado reveladores, ya que el Sol echa luz sobre los asuntos de Neptuno. Y, por otro lado, esta oposición negocia nuestros aspectos negadores, ilusiones e idealizaciones con la realidad posible de este momento. Y la claridad, muchas veces puede venir mientras estamos durmiendo.

¿Qué soñaste anoche?

Publicado el Deja un comentario

Renacer: los planetas despiertan

Los incas creían que el mundo se dividía en tres niveles «de experiencia», identificados por animales:

-la Serpiente representa el mundo inferior, el de los muertos, que también es el mundo de la transformación y de los que están a la espera de volver a nacer, simbolizando nuestro poder interno y la capacidad de transmutación, a través de la reflexión consciente;
-el Puma representa el mundo de los vivos, los que estamos sobre la Tierra y simboliza la fuerza, la sabiduría;
-finalmente, el Cóndor, que mira todo desde arriba, simboliza nuestro espíritu, la elevación luego de la experiencia terrenal, la conexión con el Gran Espíritu y con el Universo.

Creo que esta visión del mundo no sólo es muy acertada, sino que también encaja en muchos arquetipos, incluyendo obviamente el de la astrología.
Todo está conectado: somos energía que se mueve en ciclos. Nacemos, crecemos, morimos, y así continuamente hasta que nuestra Alma llega a un grado de evolución suficiente como para no reencarnar y seguir su servicio desde otro lado o fundirse con la energía fundamental, Dios, Gran Espíritu, Jehová, como quieran llamarlo.

La Serpiente representaría el mundo de Plutón, el inframundo, aquel conocido como el reino de la muerte, el renacimiento, la transmutación y transformación. El Puma es el Sol, la meta última de nuestra existencia que nos lleva a iluminar a los demás con nuestros dones y sabiduría. Puede representarse también con Saturno, que es el crecimiento y el tiempo.
El Cóndor es el más elevado y consideraría identificarlo como Neptuno: ya sin límites, el Alma es libre de volar hacia donde quiera, sin ataduras ni envases que la contengan, es como el agua y fluye desenvuelta.

Además de eso, podemos comprender que nosotros somos los Pumas, aprendiendo del reino de la Serpiente cuando hacemos introspección y del Cóndor, que serían los planetas ejerciendo su influencia y permitiendo así que nos movamos en los ciclos que les comentaba al principio.

Les cuento esto no sólo porque me parece una filosofía fascinante, sino también porque estamos comenzando a transitar un período en que las retrogradaciones comienzan a menguar -¡por fin!- y vamos a sentir el impulso de la acción, un último tirón hacia el final del año que llegará con la próxima temporada de eclipses. Somos la Serpiente que cambia de piel y debe abandonar la vieja cuando ya ha llegado el momento de avanzar, de dejar atrás lo que los eclipses nos han llevado a soltar: es momento de renacer de la que fuimos para ser las que necesitamos ser ahora.

Tenemos menos etiquetas, menos cargas, menos pesos muertos en la espalda. Creo que no soy la única a la que el eclipse en Acuario la llevó a limpiar casi obligadamente un montón de cosas que se ven y otras que no. ¿No sintieron ganas de liberarse de ataduras visibles e invisibles? Sigue siendo un muy buen período para limpieza física y espiritual, por si no la hicieron hasta ahora. Tener eclipses con muchos retrógrados en el cielo nos ayudó a eso, a limpiar, a soltar. Ese eclipse en Acuario se sintió muy fuerte porque se dió junto a Marte, que es acción, es movernos a purificar lo que ya debe irse. Por eso, si aún no lo hicieron, Marte volverá a tocar el punto del eclipse los días 26 y 27 de Septiembre y allí es indicado terminar de limpiar lo que quedó. Lo bueno es que vamos a estar con mucha más claridad que al momento del eclipse y eso es un respiro.

Además, ya Mercurio despertó, el 27 de Agosto lo hace Marte, el 6 de Septiembre sigue Saturno y el 30 lo hará Plutón. Así, solamente nos quedarán Neptuno, Urano y Quirón en modo retrógrado hasta que se les una Venus por un tiempo.

En Septiembre se termina la temporada de eclipses también y estaremos finalmente dejando el letargo invernal para volver a actuar por nuestras metas, proyectos y sueños.

Espero que hayan tenido grandes descubrimientos en este período y que se hayan animado a renacer, a redescubrirse y a cambiar de piel para estar más livianas durante el resto del año.