Publicado el Deja un comentario

Una nueva realidad.

Los nodos lunares, aquellos puntos matemáticos donde suceden los eclipses, no hacen aspectos a los planetas, sino que los reciben. El planeta que los toca, de acuerdo a la cualidad del aspecto, dirá si está de acuerdo o no con lo que los Nodos quieren. 

Hoy 23 de marzo el Sol en Aries está en desacuerdo con esto de quedarnos en casa, de conectar con nuestro mundo interior y aislarnos, porque quiere acción, aventura, movimiento. Los signos de fuego necesitan expresar su energía, así que si tenés Sol en algún signo de fuego, tratá de salir al balcón, terraza, jardín, lo que puedas, para estar al sol un rato (siempre con cuidados) por lo menos.

Venus en Tauro tiene un sextil a Neptuno en Piscis: si es por interés (de algo material, de que me quieran, de obtener alguna ventaja, etc) o por apego (miedo), entonces no es amor. Necesitamos abrir la cabeza a que nuestros deseos no tienen porqué ser cumplidos por los demás, a que es preciso hacernos cargo de nuestro amor propio antes de salir a mendigar amor externo. Es un aspecto hermoso, armónico, que nos ayuda justamente a esto, a ver que lo somos todo, que el amor interno no tiene que estar necesariamente apegado a las formas y a lo que yo creo que soy desde mi vivencia terrenal. Ni el tiempo, ni mi cuerpo, ni un otro pueden determinar mi valor, valgo porque existo, merezco amor porque Soy Amor. El amor no es un otro, el amor está en todo porque es una de las caras del Gran Espíritu, de la Madre. 

Y también tenemos la conjunción Marte-Plutón en Capricornio. Este signo es la corteza terrestre, la superficie sobre la que construímos. Los dos planetas juntos pueden dinamitar lo que creemos que son estas bases, y con Saturno en trino a Urano, esto puede ser a través de algo inesperado, radical, como un trueno. No sería raro vivir terremotos o sacudidas importantes en estos días, metafórica y literalmente. Ambos planetas son una bomba de energía y quieren hacer estallar lo que creemos que es la realidad. 

Necesitamos, primero, hacernos cargo de nuestra forma, de nuestro cuerpo físico y de nuestra psique: sin amar nuestra totalidad no podremos llegar a ninguna parte. Integrar tu sombra, amarte incondicionalmente y responsabilizarte por todas y cada una de las cosas que manifestás, creás y atraés en tu vida, es el primer paso para poder elevar tu vibración y despertar tu conciencia. Un ser humano irresponsable es un ser humano dañino, para sí mismo, para sus vínculos y para la sociedad, porque siempre estará en queja, culpando al resto de sus miserias, anclado en una posición victimista y emitiendo vibraciones negativas. Un ser humano responsable de sí mismo es lo suficientemente maduro como para ayudar a cambiar la frecuencia del planeta y colaborar en el cambio dimensional. No es cuento de hadas, tenemos que bajar a la realidad antes de poder sentirnos personas «espiritualmente avanzadas», así, entre comillas. La soberbia espiritual es la demostración de no haber trabajado la propia sombra y de quien sigue permitiendo que su ego (miedos, heridas, traumas) le sigan manejando la vida. Ya no podemos seguir victimizándonos más, se acabó. En dos días el Sol se une a Quirón y ya estamos sintiendo la necesidad de sanar todos nuestros cuerpos para poder dar un salto cuántico individual y social. La Era de Acuario no va a permitir egos que pretendan evolucionar solos, porque es en conjunto. Aferrarte a tus patrones y justificarte con que «sos así» no te ayuda en absoluto, todo lo contrario. 

El cambio es colectivo porque primero es individual. Saturno en Acuario trae esa gran enseñanza: responsabilizate de tu historia, de tu ego y de tu noción del tiempo y de la realidad, para poder formar parte de un colectivo que ascienda su frecuencia vibratoria.

El cambio de consciencia a la 5D es comprender que no sólo lo que veo es lo real. De hecho, que lo que podemos ver y tocar es sólo una ilusión, una de las tantas manifestaciones de la energía. No es lo real, porque lo real es lo que está bloqueado para nuestros sentidos tan dormidos, de baja vibración. Despertar tus sentidos es animarte a reconocer lo real en lo invisible: tu Alma, tu Yo Superior, los seres que te asisten, el Amor, otras dimensiones -no sólo las de consciencia-etc. 
No sos todo lo que tu mente te diga que sos, el gran desafío de ahora en más es desestructurar a tu ego, quitarle sus armas (el miedo y el control de la realidad), tomarlo como compañero y desaprender todo lo que aprendiste hasta ahora de lo que es la vida. Los eclipses en Géminis y Sagitario te van a ayudar a eso. 

Publicado el Deja un comentario

Saturno en Acuario

La Era de Acuario, marcada por la transición a la 5D de consciencia que está siendo global, está ingresando de la manos de los tránsitos astrológicos de los últimos meses.

Cuando Saturno y Plutón se unieron en enero iniciaron un ciclo marcado por la desestructuración, ruptura y transformación de las formas y la realidad como la conocemos. Saturno quería conservar el deber ser y el status quo, con sus normas, títulos y puestos directivos, y Plutón dijo que ya era hora de que todo eso, tan conservador, se transformara. Como Saturno tenía mucha fuerza porque esta conjunción se dió en su casa, Capricornio, empezó a mostrar resistencias: que no al aborto (generando grupos que no entendían en concepto de revolución y creaban movimientos que sostenían este status quo tan carente de valores igualitarios), que sí a los gobiernos de derecha -apoyando únicamente intereses empresarios que aumentan la brecha social y siguen dándole todo a los que más tienen-, que «no me quiero transformar naditas». Pero, aunque se resista todo lo que quiera, Plutón es más poderoso, siempre gana. Esto provocó tremenda ambición en muchos sectores y las correspondientes medidas desesperadas de aferrarse a lo que siempre fue igual, total «para qué cambiar si yo estoy muy bien». El egoísmo, la avaricia, la competencia, la ambición, el hambre de poder y de control, el abuso en todas sus formas, la rigidez, las estructuras arcaicas y las organizaciones políticas, económicas y sociales abusivas, tarde o temprano, van a tener que desaparecer. La realidad como la conocemos cambia, porque cambia lo externo -como respuesta a lo interno- y tenemos nuevas necesidades. 

Saturno ingresa este 22 de marzo a Acuario, otra de sus casas -es el co-regente junto a Urano- por lo cual sigue teniendo un poco de poder, pero lo hace por un breve período. Es como si se tomara unas vacaciones de tanta intensidad plutoniana, diciendo «bueno, si no pude sostener todo lo que quise allá, con todo este equipaje a medias voy a ver qué puedo construir -o sostener- en mi otra casa», pero, no le queda otra que volver en unos meses para buscar aquellas partes que tengan que seguir manteniéndose. A fin de año ingresará junto a Júpiter para quedarse y esto muestra energías bastante opuestas, pero que buscarán conciliar: Júpiter quiere expandir la libertad y fraternidad acuarianas, fronteras, educación, cultura y leyes igualitarias, y Saturno quiere poner límites, restringir lo que se le puede ir de las manos, estructurar para poder controlar la materia.

Este inicio -llamado «La Gran Mutación»- es indicador de cambios mundiales marcados por los tránsitos y ciclos combinados de los planetas más pesados -sociales y transpersonales- del Sistema Solar. 

Cada cambio colectivo comienza primero siendo individual: lo que yo piense y exprese marca mi vibración. Como yo vibro, contagio y eso va formando al inconsciente colectivo del que todos formamos parte y que muchas personas pueden incluso percibir, si son muy sensitivas. Por eso, la frase clásica de que el cambio comienza por casa es tan acertada, sobretodo para este momento.

Saturno en Acuario va a estar todo el primer año acompañado de Júpiter, por lo cual no trabajará solo. Responderá a un Urano en Tauro que quiere derribar nuestros apegos, manera de (no) valorarnos, sistema de valores fijos, economía capitalista, y mucho más. Trabajarán a través de una cuadratura: Saturno querrá sostener los cambios que se van fijando y Urano querrá seguir moviendo las bases. Este aspecto, aire y tierra, lo fijo y lo que precisa cambiar, la estabilidad y seguridad contra la necesidad de mutación, puede provocar terremotos metafóricos y literales. No sería raro que la Tierra se volviera a manifestar, sacudiéndose, porque necesita seguir limpiándose de todos aquellos que siguen sin respetarla. No es mala, ninguno de estos cambios lo es, pasa que estamos constantemente siendo bombardeados por miedos-medios, inseguridades, apegos, ansias de control de nuestro ego, y otras tantas cosas que nos hacen creer que el movimiento y el cambio son malos. Claro, son malos para nuestras creencias de estabilidad, como si ésta significara que todo lo externo deba quedarse quieto y no ser un concepto que, como todo, debe sentirse por dentro.

Estos tres años serán de una búsqueda de fijar y sostener las movidas actuales, pero también de diálogo, comunicación colectiva, unión, esfuerzos y sacrificios en pos de un mundo mejor. Podrá renacer una nueva era espacial, habrá grandes cambios en cuanto a ideales políticos -más acordes a repartir las riquezas con mayor consciencia y menor diferencia social-, habrá nuevas obligaciones al respecto del trabajo internacional, comunicaciones, tecnología… Los medios masivos de vinculación como internet o redes sociales, por citar un ejemplo, podrán llegar a tener alguna limitación o restricción pero no será como una «quita de derechos», sino más bien puede ser que, por ejemplo, los medios tradicionales pierdan poder o que haya cosas que se le cedan al pueblo y se limite el uso para que sea para todos por igual, son ejemplos que se me ocurren solamente. La ciencia podrá tener relevancia, como también la astrología, cosa que ya hemos venido notando. Habrá mucha tela que cortar en este tránsito y poco a poco les iré hablando más de ello.

Lo más importante: estamos ingresando de manera más intensa a la Era de Acuario, lo que nos lleva a un despertar masivo de conciencia para ascender de nivel evolutivo y volver a la Tierra, a sanar al planeta después de todo el daño que le hemos estado haciendo. ¿No sentiste que estos días en aislamiento te tocaron fibras sensibles de cuidado y amor planetario? Gaia lo sabe, nos está ayudando a evolucionar. Esta cosa de ermitaños también nos ayuda a purificar nuestras energías y nuestros auras, para de este modo poder ser canales más claros de nuestro propósito y misión dentro de la humanidad, e incluso sirve para conectarnos con nuestro Yo Superior, ángeles, guías, acompañantes estelares y Maestros Ascendidos, para solicitarles ayuda y consultarles sobre nuestro camino a seguir.

Este ingreso inicia el retorno de Saturno de los nacidos entre 1991 y enero de 1994, la gran conjunción de Saturno en tránsito sobre el Saturno natal que marca el inicio de una nueva madurez. Si tienen dudas sobre su retorno de Saturno, les dejo este artículo y si quieren saber más, pueden solicitarme una sesión personal para hablar al respecto (y sobre mucho más también).

En YouTube les dejé un video sobre éste tránsito y todos los más fuertes de 2020, lo encuentran aquí.

Que sea un tránsito que nos ayude a sostener la bandera de la igualdad en todos los ámbitos.

Publicado el Deja un comentario

Año nuevo astrológico

Hoy comienza el año nuevo astrológico, el Sol pasa por el punto vernal Aries, el grado 0° del signo y así se inicia una nueva etapa.

Podemos, de a poco, ir sintiendo un alivio interno. Ya sólo queda que Saturno ingrese a Acuario y el aire bajará más las tensiones. Marte se une a Júpiter y ambos están en conjunción a Plutón. Si observamos bien al mundo en este momento, nada está exento de transformación: los trabajos, relaciones, la economía, la política, la fe, las religiones. Estamos re-aprendiendo a convivir con nosotros mismos, la humanidad está renaciendo, desaprendiendo, volviendo a ser. Júpiter puede expandir el impulso marciano de buscar certezas, estructuras, orden conocido.

La Tierra está latiendo a otro ritmo, nosotros estamos recordando cómo bajar el ritmo. No sería raro que cuando te toque volver a un trabajo que no te hace feliz, renuncies para lanzarte a hacer lo que amás. Porque, como les dije hace poquito, el mundo necesita eso que sólo vos podés darle.

Viendo cómo la naturaleza está demostrando que puede recuperar su dominio y que no somos enemigos, habrá cosas que ya no podrán seguir iguales. Cuando podamos salir de casa libremente tendremos una perspectiva completamente nueva de la vida en sociedad, como si nos hubieran quitado un velo de los ojos…o como si de repente se hubiera activado nuestro tercer ojo para permitirnos tener una visión «más allá».

En la antigüedad la gente se regía por los ciclos de la naturaleza, más específicamente del Sol y de la Luna. Estos ciclos son más acordes a nuestros cuerpos y ritmos que el calendario actual con su idea limitada del tiempo. Recuperar lo ancestral es parte de toda la desestructuración del patriarcado y del capitalismo, limitantes de todo lo que sea conectar con la energía nutricia de la Madre Tierra, que tanto está renaciendo y se está haciendo escuchar.

Durante todo este año astrológico, el sistema económico y el modelo neoliberal van a sufrir grandes caídas. No es de alarmista, es lo que necesitamos que suceda para acabar con tanta desigualdad social, abusos y violencia, entre otras cosas.

Encendemos un fuego, el fuego interno, la chispa creadora. La urgencia por crear independencia y vivir sin responderle a otros incentiva nuestra búsqueda de propósito, pero antes será necesario derribar estructuras internas capricornianas vinculadas a lo que creemos que es el trabajo, las estructuras, normas internas, deber ser, status quo, responsabilidad y compromiso. No es que tengamos que romperlo todo, sino aprender a elegir con qué queremos comprometernos, qué tipo de responsabilidades deseamos crear…y se vinculan a nuestra noción de merecimiento. Todo se basa en lo que creo que merezco, que nace de mi sistema de valores.

Si me valoro, voy a buscar crear lo que merezco, la abundancia de la que sé que puedo ser canal y vasija, en todas las áreas de mi vida. Si no creo que la merezco, seguiré obedeciendo a mis mandatos limitantes hasta que todo explote como un volcán y ya no lo soporte más: hasta que Júpiter y Saturno en Acuario y Urano en Tauro te influencien tan fuerte que no quede otra que romper patrones y creencias.

En este equinoccio de otoño, en el hemisferio sur celebramos Mabon, la segunda festividad celta vinculada al agradecimiento y la cosecha. Y está bueno ser agradecido hoy, por todo lo que tenemos y por, incluso, los cambios que se avecinan. Quienes tengan mi agenda de este año, tienen un ritual al respecto.

Este nuevo año es diferente: con el regente del signo del tránsito solar -Marte- en conjunción a Júpiter, de verdad sentimos que estamos para algo más, para algo grande. Marte en unos meses va a retrogradar allí, en su casa, Aries, y nos va a recordar estos asuntos, entre otros.

Que sea un inicio realmente transformador y que tu gratitud inunde a tu corazón de esperanza por lo que estamos creando: un mundo mejor.
¡Feliz nuevo año y feliz retorno solar, Aries!

Publicado el Deja un comentario

Meditaciones de sanación mundial y personal.

Todos tenemos un cristal etérico dentro de nuestro corazón multidimensional, donde residen el Poder y la Vida. El Poder del Amor, que es igual a Vida. Se puede interpretar como el lugar donde se encuentra la Triple Llama Divina. Amor, Voluntad y Sabiduría.

El cristal es como el de la imagen, tal vez para otras personas sea de otra forma, puede ir mutando y transformándose a medida que la persona evoluciona en conciencia, o puede que siempre sea el mismo. Eso es muy personal.

Para el siguiente ejercicio, tendrás que imaginarte al cristal dentro de tu corazón.

Ejercicio 1:

-Imagina que el cristal se abre, como si tuviera puertas.

-Visualiza que enfrente tuyo, a la altura de tu corazón, se encuentra la Tierra, en un tamaño que quepa en tus manos. Está llena de edificios, contaminación, abusos, emociones negativas, lo que crea una atmósfera gris que la cubre entera.

-De tu cristal del corazón, ya abierto, sale energía en forma de neblina blanca. Es la niebla de Avalon. Cubre a todo el planeta con una confusión más grata que la actual, porque no todos los humanos serán capaces de poder soportar y sostener la energía que puede aparecer frente a sus ojos, puede ser shockeante. Entonces la niebla es protectora, para que no nos asustemos de ver a tantos seres divinos, celestiales y cósmicos asistiéndonos. 

-Poco a poco, esa neblina se disipa y transforma en energía luminosa de colores blanco, verde, dorado y violeta. Puedes imaginar un color a la vez, mutando al siguiente, o todos juntos en diferentes capas. Su función es limpiar, purificar, sanar, proteger y transmutar.

-El planeta absorbe todas esas energías, lo sigues sosteniendo en tus manos. Gaia comienza a desperezarse y sonreír, iluminada. Los animales, las plantas, los minerales, todo en el planeta sonríe y agradece. La Tierra se llena de color, luz y calor. Reverdece.

-Ya es una Nueva Tierra cubierta, hecha por, a través de y para el Amor únicamente. Es una Tierra en 5D que superó la ilusión (matrix) de la 3D y trascendió a través del puente dimensional 4D.

-Toda la humanidad siente el cambio y el amor en el corazón, y quienes se resisten al cambio amoroso porque creen que no les conviene, quienes se frustran y sienten odiosos, sencillamente se esfuman o transmutan su energía. La baja vibración del ego ya no puede ser soportada y se destruye.

-Has creado una Nueva Tierra, siendo partícipe de ella. 

-Dejala delante tuyo para que se vaya agrandando y expandiendo, hasta cubrir las dimensiones reales del planeta. Las rejillas energéticas sabrán qué hacer y ajustarán el cambio vibracional a la actualidad del planeta. Se asienta.

-Siéntete siendo parte del cambio.

-Cierra el cristal de tu corazón multidimensional, y cúbrelo de amor.

-Ahora tú también eres parte del cambio, de la Nueva Tierra. Ve en paz, sonríe y sé amor. Nada más requieres para ser feliz en este nuevo nivel de consciencia y existencia.

-Que así sea, y así es.

 

Ejercicio 2:

-Imagina esto mismo que hiciste con la Tierra, pero con tu Yo en miniatura. 
-Cubre todos tus cuerpos con esa energía que sale del cristal en el centro de tu corazón multidimensional.
-Expándelo sobre tu cuerpo físico para que te cubra como una nueva piel protectora, energética.
-Sanarás. Si haces esto seguido, tu energía comenzará a adaptarse a la nueva frecuencia vibratoria y la sanación se hará más rápidamente y de manera placentera.

-Por favor, considera que esto no suplanta ningún tipo de medicina, sino que es un ejercicio complementario.

Ejercicio 3:

Sanación y energetización.

-Abre el cristal dentro de tu corazón multidimensional.

-Desde allí, se desprende una cantidad ilimitada de cristales transparentes etéricos con forma de MerKaBa y otras geometrías sagradas, que comienza a desparramarse por todo tus cuerpos físico, emocional, mental y áurico. 

-Se concentran en mayor cantidad en las zonas de dolor o enfermedad.

-Todos tus cuerpos se energizan y cada célula ahora es transparente, tu ADN cambia y en lugar de dos hebras tiene doce. Comienzas a sentir cómo se eleva la energía a medida que subes de vibración.

-Ahora todo tu cuerpo físico es transparente, lleno de energía de cristales que contienen todo el potencial de luz, sanación, limpieza y transmutación. 

-Permitite estar allí.

-Cierra el cristal y descansa.

-Todos tus cuerpos estarán energetizados y en proceso de ascensión vibracional ahora.

-Durante los próximos días ingiere mucho agua e intenta comer lo más sano y liviano posible. La activación se ha iniciado.

Merlín, 19 de marzo 2020 a través de quien escribe, Alejandra Modarelli.

Publicado el Deja un comentario

El Universo trabaja de maneras misteriosas.

Estamos al borde de la cornisa, casi a punto de caer.
De caer, o de saltar.
El Sol en el grado 29 de Piscis, Saturno en el grado 29 de Capricornio. 
El salto es inminente.
Se abren las puertas de una nueva estación, la conjunción Marte-Júpiter ya hace sentir la necesidad de actuar en grande dentro de un cambio mundial que se está haciendo notar de la manera más radical en la historia de la humanidad, desde el inicio del capitalismo.
La Era de Acuario cae poco a poco sobre nosotros y nos pide cambios individuales y colectivos, nos exige despertar la conciencia para salir de la ilusión de lo que llamamos realidad.
El mundo social se está desestructurando para que la Tierra sane. Ella está respirando de nuevo con tranquilidad, ¿han visto las maravillas de la naturaleza recuperarse a sí mismas gracias a nuestra ausencia en las calles?
Esto no es la realidad.
Estamos cambiando el paradigma del mundo como lo conocemos. Ya nada será igual después de esto, aunque lo neguemos con pánico, miedo, inseguridad e incertidumbre -lógicos- esto era necesario.
La crisis es oportunidad y el cambio ya no podía esperar.
Los sistemas políticos y económicos están decayendo y lo seguirán haciendo. 
Nadie se imagina viviendo sin dinero o sin propiedad privada, nadie se imagina en un mundo de igualdad porque no tenemos precedentes, o al menos no los recordamos. 
Vamos a recuperar nuestro poder, pero a costa de que la baja vibración del planeta se transmute de una buena vez.
El egoísmo, la ambición, el control, el deseo de poder, las emociones negativas, todo, poco a poco, se irá desvaneciendo.
Puede que pasen meses, años o una década, pero está pasando. Lo hicimos suceder. 
El despertar nos tocó a todos por igual, qué inteligente el Universo al mostrarnos que todo está conectado y se mueve de maneras misteriosas, que para despertar a un mayor porcentaje de la humanidad, era necesario parar.
Detenerse. Semáforo en rojo. Precaución. 
Cuando se ponga en verde, avanzaremos para ver todo con nuevos ojos.
Bienvenido si estás despertando.
Te estábamos esperando.

Publicado el Deja un comentario

Compartí tu medicina.

¿Viste cómo la Tierra demuestra sus cambios en la superficie cuando, por unos pocos días, le damos un respiro?
Así como aparecen cardúmenes y cisnes en Venecia o el aire de repente se siente menos sucio sin los humanos contaminando día y noche, se puede sentir tu mente si dejás de abrumarla con miedos.

No, no te digo que de repente tenés que dejar de sentir miedo o emociones negativas, sino que mantenerte en ese círculo vicioso de miedo-alerta-inseguridad únicamente aumenta tus niveles de estrés. Si la Tierra pudo sacudirnos de encima un rato para sanar, entonces vos tenés la capacidad para sacudirte la energía que baja tu vibración. Te propongo algo: dejemos de usar las palabras «crisis» y «caos» por un rato, para que tu mente se relaje. El ego las tiene incorporadas como palabras ante las cuales alertarse, así que, mientras tratamos de cambiar nuestra perspectiva al respecto -para entender que hablan de oportunidades creativas-, usemos la palabra «despertar». Al fin y al cabo, eso es lo que es. 

La Tierra está desperezándose, sacudiéndose lo que la intoxica, lo que la daña. Y esos somos nosotros con nuestro egoísmo, capitalismo, contaminación, falta de consciencia. Si nosotros no elegimos despertar, la Tierra lo hace.  ¿No te pasaba que de chica no entendías cosas -o hacías como que no entendías- hasta que alguno de tus papás ponía el grito en el cielo? Gaia, el espíritu del planeta, está haciendo lo mismo. Se cansó de que no la escucháramos.

Y todo esto no es desesperanza, al contrario: llegó la hora de hacerte cargo de tu misión, de tu propósito en esta vida. No importa la edad de tu cuerpo, lo que importa es lo que tu Alma te grita a través de lo que amás hacer. Porque es este el momento indicado, porque Gaia nos precisa haciendo lo que amamos porque con amor la ayudamos a sanar. Porque si seguimos nuestro camino, estamos más felices, menos quejosos, observamos todo con otra visión. Nos amamos más entre todos y nos impulsamos a sanar.

Por favor, compartí tu medicina. No importa si es arte, terapia, números, leyes. Tu medicina es lo que tu Alma te demuestra que ama hacer porque te hace vibrar, hace que tu corazón se exalte de alegría. Compartila sin vergüenza ni inseguridad (nadie lo sabe todo ni es el mejor en lo que hace, creéme, hay público para todo el mundo) y si sentís demasiado temor, trabajá tu sombra en terapia psicológica. La psicología no es para los «locos», a menos que la locura signifique querer desear un mundo mejor. Si todos los humanos nos responsabilizáramos de nuestra propia oscuridad, la Tierra estaría mucho menos dolida.

De nuevo: por favor, compartí tu medicina. Alguien busca eso que vos tenés y que podés ofrecer. Y alguien quiere dar lo que estás buscando. Es el momento para que los trabajadores de la Luz salgan de sus escondites y se animen a dar lo que son, a convertirse en su propio Quirón: aquel que crea una Nueva Tierra.