Quirón retrógrado en Aries.

2019-07-08

Quirón es un planeta centauro puente, que orbita entre Saturno y Urano, y tiene órbita irregular. 

Mitológicamente, Quirón nació de una ninfa y de Saturno, que se había convertido en caballo para seducirla. Ella, al dar a luz a Quirón, viendo que era una criatura mitad hombre mitad animal, lo abandona. Saturno lo lleva a Apollo y a Thetis que le enseñan muchas artes, entre ellas la de la curación, porque conoce muchas hierbas y sus utilidades.
Un día lo hiere una de las flechas de Hércules por error y se pasa dolorido el resto de su vida, porque a pesar de ser un curador, él no puede curarse a sí mismo.

Esto es lo que representa en la astrología, al curador o sanador herido, aquello en lo que podemos ayudar a los demás pero no nos podemos ayudar a nosotros mismos. Allí donde tengamos a Quirón en la carta natal, tenemos una herida invisible, emocional, aquella de la que más nos cuesta hablar...y sanar. Es el dolor más grande, el cual incluso nos da vergüenza reconocer, porque muestra lo vulnerables que somos ante lo que lo activa. Pero es justamente a través de la propia experiencia en el asunto, que nos volvemos muy buenos como guías para otros. Hace poquito descubrieron que parece tener anillos, así que esto sin duda hablaría del compromiso con nuestra propia sanación, con nosotros como los héroes y heroínas de ese proceso.

Ahora se encuentra en Aries, de donde se irá el 14 de Abril de 2027. Un período larguísimo, donde la sanación estará basada en actuar, en hacer algo para ser nuestra propia medicina.

Vamos a querer movernos para atravesar el dolor y la incomodidad, moviendo estructuras profundas (con muchas ayudas, ahora por ejemplo la de Saturno y Plutón en Capricornio, Júpiter en Sagitario, Neptuno en Piscis, Urano en Tauro...) y sacando de bajo la alfombra todo lo que creíamos que podíamos mantener oculto "como si nada". Es el momento en que notamos que ya no podemos cargar más estos pesos y tendremos que hacer algo al respecto, nos envalentonamos para tomar acción. Sí es posible que en su baja energía nos sintamos superadas, que nos manejemos desde el ego confundiéndolo con amor propio y que estemos impacientes por sanar, todo lo cual hará el trabajo más lento y más difícil.

Mitológicamente, a Quirón lo educa Apolo en las artes de la guerra que es tema de Marte, el regente de Aries. Esto significa que en Aries se encuentra cómodo. Ya no quiere mantener la actitud de víctima que su tránsito por Piscis le imponía, sino que quiere hacerse cargo de su propia sanación (y aquí Saturno y Plutón desde Capricornio lo ayudan a tomar responsabilidad).
Conectar con Quirón en Aries es ponernos proactivas en tomar consciencia, reparar, reconocer nuestra verdadera identidad, ir tras lo que necesitamos y sanar.

Quirón no rige ningún signo ni casa de nuestro mapa natal. Sin embargo, como mitológicamente era un centauro, se lo vincula a la energía de Sagitario. Y como era un muy buen médico que conocía de hierbas y podía curar a todo el mundo, se lo relaciona con Virgo.

Ahora bien, no olvidemos que astronómicamente, entre Escorpio (signo de cirugías, de lo que va por debajo de la piel) y Sagitario (el centauro que es muy sabio y filosófico) se encuentra una décimo tercera constelación: Ofiuco. 
Ofiuco es el conector de las energías escorpiana y sagitariana y Quirón podría ser tranquilamente su regente.

¿En qué nos afecta su retrogradación? En nuestros procesos de sanación, porque nos lleva a darnos cuenta de que todos nuestros malestares, dolores y enfermedades tienen una causa emocional. Cuando transitó Piscis, nos llevó a conectar con terapias complementarias y a desarrollar nuestra espiritualidad, a abrir nuestra cabeza a que la sanación implica los cuatro cuerpos -y más- y no sólo el cuerpo físico. Estando en Aries, ya quiere que apliquemos eso que aprendimos casi con pasión, con el reconocimiento de que para sanar nosotras somos las que tenemos que actuar, no dejarnos a merced de los médicos únicamente. Porque comprendiendo el origen, la causa de lo que nos duele, el proceso se hace consciente y así es como nos abrimos a sanar.
Sin embargo, retrogradando nos pone el freno para atendernos de verdad, internamente hablando. Con Quirón retro pensamos antes de hablar de aquello que nos duele o de aquello que puede herir a otros, porque en Aries el tema de la expresión toma relevancia. Revela heridas que ya creíste superadas, y tiene mucha, mucha fuerza para ayudarte a sanar desde el interior, sobretodo si lo hacés perdonándote de corazón. 

Es hora de revisar esos miedos y dolores que no te dejan avanzar, porque son aprendizajes para que, una vez integrados, te animes a ir más allá de lo que te creías posible. Aquello a lo que te estás resistiendo, o aquello que defendés en otros, habla de tu herida. Es momento de defender tus propios ideales, aquello que te motiva. 

Obviamente se conecta con tu Quirón natal así que prestale atención y aplicale los bálsamos que te está pidiendo. 

Asuntos para observar con Quirón retro:

-Cuánto validás lo externo en lugar de lo interno
-Cómo te afecta lo que dicen los demás sobre vos
-La soberbia de creerte siempre la mejor en todo o la que tiene razón (que habla de una inseguridad interna muy dolorosa)
-Aceptar que no sos perfecta
-Integrar tus miedos y convertirlos en combustible
-Ser honesta con vos misma, no mentirte ni engañarte
-Reconocer que sos fuerte
-Observar que lo que inicies en tu vida tiene que tener una meta y no sólo ser iniciado por impulso
-Pensar antes de actuar
-Reconocerte valiente, independiente y capaz
-Perdonarte por tus errores
-Escuchar y atender las heridas de tu infancia

Como pregunta, nos hace una muy importante: ¿YA SABÉS QUIÉN SOS?

Si desconocés la energía de tu Quirón y te gustaría trabajarla conscientemente, podés ingresar a la Tienda y solicitar una sesión de carta natal. 

  • Tribu Cósmica
  • Sesiones
  • Informes
  • Productos
  • Cursos y talleres
  • Instagram
    Ale Modarelli - Astrología Consciente

    TW FB IG